18.3 C
Lima, Perú
sábado, mayo 11, 2024
La caída de Constantinopla que asestó un golpe de gracia al cristianismo

La caída de Constantinopla que asestó un golpe de gracia al cristianismo

El efecto de los bombardeos fue devastador. Las murallas que habían resistido siglos de ataques empezaron a desmoronarse.

1084
30

La caída de Constantinopla: el final de la Edad Media 

La larga lucha entre los otomanos y el Imperio bizantino concluyó el 29 de mayo de 1453, cuando Constantinopla fue conquistada por las tropas de Mehmed II al término de uno de los mayores asedios de la historia. El hecho marcó el fin de la Edad Media y produjo una gran conmoción en la cristiandad. En cierto modo, cabría decir que la caída de Constantinopla causó en su tiempo un impacto comparable al que los hechos del 11-S de 2001 han tenido en nuestra época.

 

30 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. La caída de Constantinopla en 1453 marcó el fin de la Edad Media y tuvo un impacto significativo en la cristiandad. El asedio, liderado por Mehmed II, resultó en la conquista de la ciudad después de un intenso enfrentamiento. A pesar de la valiente resistencia de los defensores, las murallas de Constantinopla finalmente cedieron. La toma de la ciudad tuvo consecuencias históricas, simbolizando el avance de los otomanos en Europa y el fin de la era clásica. El hecho fue comparado con la conmoción causada por los eventos del 11 de septiembre de 2001 en tiempos modernos.

  2. El asedio y toma de Constantinopla marcó el fin de la Edad Media.
    Marcaron el fin del mundo clásico, la aparición definitiva de los turcos en la escena europea y el desarrollo de la tecnología de la pólvora.
    Este desastre cubre todo el mundo cristiano. Constantinopla es la ciudad fundadora del cristianismo, la consideran eterna.
    Documentos de esa época muestran que la gente recordaba dónde estaba cuando se enteró del desastre.
    La población de Constantinopla estaba alarmada porque una vieja profecía decía que la ciudad jamás podría ser tomada con luna creciente; por eso, la noche del 24 de mayo, cuando la luna empezó a menguar, el miedo se apoderó de la gente.

  3. En la guerra psicológica, los cristianos interpretaron estos acontecimientos como una señal divina de una victoria inminente, mientras que la moral dentro del campo otomano declinaba. Aun así, las armas continuaron disparando. Los defensores trabajaron incansablemente para reparar sus murallas, y los turcos lanzaron ataques nocturnos, pero fueron repelidos, aunque con cada ataque el número de defensores disminuyó y el cansancio aumentó.
    Mehmed, todavía dolido por su derrota naval, estaba decidido a neutralizar la flota cristiana del Cuerno de Oro. Sus barcos hicieron muchas incursiones con la intención de romper la cadena y atacar el puerto, pero no tuvieron éxito. Sin embargo, tenía una gran ventaja en números enormes y resolvió el problema con un plan audaz. En gran secreto construyó una carretera de madera para aceite desde su puerto hasta la parte superior del Cuerno de Oro y a medianoche atracó en ella a 70 barcos de su flota.

  4. En la guerra psicológica, los cristianos interpretaron estos acontecimientos como una señal divina de una victoria inminente, mientras que la moral dentro del campo otomano declinaba. Aun así, las armas continuaron disparando. Los defensores trabajaron incansablemente para reparar sus murallas, y los turcos lanzaron ataques nocturnos, pero fueron repelidos, aunque con cada ataque el número de defensores disminuyó y el cansancio aumentó.
    Mehmed, todavía dolido por su derrota naval, estaba decidido a neutralizar la flota cristiana del Cuerno de Oro. Sus barcos hicieron muchas incursiones con la intención de romper la cadena y atacar el puerto, pero no tuvieron éxito. Sin embargo, tenía una gran ventaja en números enormes y resolvió el problema con un plan audaz. En gran secreto construyó una carretera de madera para aceite desde su puerto hasta la parte superior del Cuerno de Oro y a medianoche atracó en ella a 70 barcos de su flota.

  5. La caída de Constantinopla en 1453 fue un evento trascendental que marcó el fin del Imperio Bizantino y el ascenso del Imperio Otomano. Este suceso impactó enormemente en el equilibrio de poder en Europa y el Mediterráneo, abriendo las rutas comerciales hacia Asia y obligando a Europa a buscar nuevas rutas marítimas. Además, impulsó la difusión del Renacimiento al empujar a muchos eruditos y artistas bizantinos a buscar refugio en Europa occidental, lo que tuvo un impacto cultural significativo. Políticamente, la caída de Constantinopla cambió el mapa geopolítico de la región y contribuyó a la expansión del poder otomano, influyendo en la historia política y territorial de Europa Oriental y Medio Oriente durante siglos.

  6. El devenir del mundo cambio radicalmente con la caída del gran imperio, poniendo fin a la edad media como lo conocemos, sobre todo indirectamente causaraia el descubrimiento de America y la búsqueda de nuevas rutas comerciales, pero enfocándose en la caída en si, el como un evento se dio por una serie de circunstancias como el exceso de confianza puede ocasionar , la caída total de un dia para otro ocasionando el inicio de conflictos religiosos y políticos que perduraron por otro puñado de tiempo

  7. La caída de Constantinopla fue un evento trascendental que no solo puso fin a la Edad Media, sino que también dio forma al curso de la historia occidental y oriental, su legado perdura como un recordatorio de cómo los eventos individuales pueden tener repercusiones profundas y duraderas en el devenir de la humanidad. Además la caída de Constantinopla desencadenó cambios en las rutas comerciales, llevando a la búsqueda de nuevas vías para llegar a Asia y contribuyendo a la Era de los Descubrimientos. Este hecho también estimuló tensiones políticas y religiosas en Europa, influyendo en conflictos como las Guerras Otomano-Habsburgo.

  8. La caída de Constantinopla en 1453 marcó el fin de la Edad Media y tuvo un impacto significativo en la cristiandad. Después de más de un siglo de avances otomanos, la ciudad estaba sitiada por un vasto ejército dirigido por Mehmed II. A pesar de la desventaja numérica, los defensores liderados por Constantino XI confiaban en las formidables murallas de la ciudad. El asedio incluyó un bombardeo devastador con cañones, pero los defensores respondieron construyendo barreras improvisadas. La flota de apoyo esperada desde Italia fue bloqueada por una nueva flota otomana. A medida que la frustración aumentaba entre las tropas otomanas y con la llegada de refuerzos genoveses para los defensores, Mehmed II se enfrentó a desafíos imprevistos.

  9. Para los defensores, los efectos psicológicos del bombardeo fueron tan graves como sus daños materiales. El ruido y la vibración de las baterías de cañones, las nubes de humo y los demoledores impactos en las murallas consternaban a los más curtidos defensores. La población civil lo consideró una señal del Apocalipsis y corrió a rezar a las iglesias. De repente, parecía que las grandes murallas que habían defendido la ciudad durante un millar de años habían quedado obsoletas. La moral de la resistencia estaba quebrada y empezo la caída.

  10. Con los turcos expandiéndose a su antojo en todas direcciones desde mediados del siglo anterior, y sin una acción militar coordinada, contundente y decisiva por parte de las potencias cristianas, el fin de la Romania parecía inminente, y sólo se salvó in extremis del sitio turco en 1402 gracias a la providencial irrupción de los mongoles en Asia Menor, que desarticuló el dominio otomano en Anatolia y provocó una crisis sucesoria entre los hijos del sultán Bayaceto que tardaría veinte años en resolverse a favor de Murad II (1421-1451). Asentado en el Trono, Murad lanzó a sus soldados contra Constantinopla en 1423, pero la falta de máquinas de asedio, la insuficiencia naval y los problemas internos hicieron que el desfalleciente Imperio pudiese mantenerse precariamente a flote tres décadas más. Sería el hijo y sucesor de Murad, el joven Mohamed II (1451-1481), el que -decidido a poner punto y final a aquel anacronismo histórico situado en el centro de sus dominios- movilizase todos sus recursos económicos y militares con un único objetivo: tomar Constantinopla. Iniciado el asedio por mar y tierra a principios de abril de 1453, la ciudad fue tomada al asalto el 29 de mayo de 1453. ocmenzo con matanza de cristaianos y acoso a la población civil como a los sabios e intelectuales más prolíficos.

  11. Valioso artículo histórico, la caída de Constantinopla representó el cierre de comercio de Occidente con la India y la China lo que generó que los reinos de Castilla y Portugal decidieran investigar nuevas rutas y la mejor fue la que descubrió Cristóbal Colón el 12 de octubre de 1492 cuando llegó a nuestro hermoso continente. Lo también cierto, sobre la caída de Constantinopla, es que la mayoría de los reinos occidentales, sea Francia, Inglaterra Portugal y Castilla, no entendieron que la defensa de Constantinopla no era un tema exclusivo del Emperador Constantino XI sino de todo Occidente porque el Imperio Romano de Oriente fue baluarte de la cristiandad y de la libertad versus al totalitarismo del Islam. Por eso, es importante luchar por la defensa de las libertades a pesar de cualquier adversidad. Vale

  12. Constantinopla fue llamada desde el principio Nueva Roma, por haber heredado la capitalidad de un Imperio en un momento de crisis de la ciudad de Roma, que se había vuelto ingobernable, llegando a ejercer su poder sobre todo el imperio. También fue apodada Nueva Jerusalén, porque luego de la caída de esta población ante el Islam, Constantinopla fue el nuevo baluarte del Cristianismo en su máxima expresión, y su pueblo se creía el más profundamente cristiano del mundo. Por estas razones fue tomada por los musulmanes.

  13. Constantinopla no era una urbe paradisíaca, ya que siempre había revueltas y el ejército controlaba cualquier disturbio y efectuaba permanentemente tareas de policía, necesarias también para reprimir las habituales revoluciones de su inquieto pueblo y mantener un cierto orden, que era fundamental para responder a las agresiones exteriores.
    De todas formas, la envidia y la codicia fueron triunfando sobre la admiración con el correr de los siglos, especialmente luego del Cisma de 1054, transformando a la Ciudad en una joya hereje pretendida por muchos, especialmente por los latinos que durante las cruzadas pudieron comprobar lo maravillosa que era y lo cerca que habían estado como para derrotarla y saquearla.
    Podemos concluir que asombro, admiración, esperanza, codicia, envidia, odio, eran los sentimientos que más comúnmente sentían los pueblos del mundo con respecto a la Ciudad, y que Constantinopla no es comparable a ninguna ciudad de su época.
    Los turcos siempre la codiciaron por las buenas y las malas.

  14. Un argumento que hoy le da un tiro de gracia al terrorismo fundamentalista islámico ge güera santa para dominar como Estado TOTALITARIO al pueblo y a las mujeres sin derechos básicos.