Subsidios: Una herramienta vital, pero su mala administración perpetúa la desigualdad.

La mala administración de los subsidios en el Perú, no solo se traduce en desigualdades, sino que  colabora a la falta de incentivos para el crecimiento sostenible. Puesto que, al recibir subsidios sin una evaluación adecuada, los ciudadanos pueden volverse dependientes de estas ayudas, descuidando la innovación y la eficiencia. La asignación de subsidios puede causar prácticas corruptas.

 

Por: Faya Vasquez, Alanis Luciana- Lucas Bolaños, Milagros Xiomara – Quispe Velazque, Leidy Kiara. Analistas de gestión de Innovas de la Universidad Tecnológica del Perú.

Instructor académico: Dr. Juan Carlos Antón LLanos

SUBSIDIOS en el Perú: ¿realmente funciona esta medida económica?

 Los subsidios son una ayuda que brinda el gobierno con la intención de apoyar a las personas que se encuentran en extrema pobreza o para quienes más lo requieran, este apoyo económico es crucial para cubrir las necesidades básicas que una persona o familia necesite.

Hasta hace unos años, antes de la pandemia del Covid – 19, el Perú ya contaba con programas de asistencia social que estaban dirigidos específicamente a personas que se encontraban en escasos recursos o para quienes se encontraban en extrema pobreza.

Los subsidios y bonos sociales tenían como finalidad combatir la pobreza extrema y mejorar la calidad de vida de las personas. Sin embargo, cuando se vio la llegada del famoso Coronavirus, el panorama dio un giro de 180°, generando grandes alteraciones en la administración y entrega de los subsidios. Ante el caso ocurrido, el gobierno implementó nuevas medidas y a la vez ampliaron los programas existentes, con la intención de llegar a muchos más ciudadanos afectados y hacerle frente a las consecuencias que se estaban generando a causa de la pandemia.

Ante este contexto, el gobierno peruano ha implementado diversos programas de subsidios en diferentes momentos para abordar situaciones económicas particulares y ayudar a sectores específicos de la población. Se ha venido evolucionando de manera constante ante las diversas  necesidades y problemas durante el transcurso de los años.

En la actualidad, existen diversas áreas que abarcan distintos tipos de subsidios, desde los que están destinados a fomentar el desarrollo agrario, el impulso de la producción y sostenibilidad en el campo, hasta aquellos que van dirigidos a la electricidad. Asimismo, existen subsidios dirigidos al sector educativo para facilitar el acceso a la educación. Durante la emergencia sanitaria producto del Covid – 19 se han venido brindando bonos y subsidios para las personas vulnerables, ante ello mencionaremos los siguientes:  El bono “Yo me quedo en casa” y el bono “Indepenidente” suelen beneficiar a otros programas como pensión 65 y a los trabajadores independientes que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad, estos dos bonos estan divididos en 2 pagos de s/380 cada uno, que equivaldria a un total de S/760 nuevos soles. Asimismo, se encuentra disponible el «bono rural», el cual está destinado a las áreas rurales, con un único desembolso de S/760.00. Finalmente, se entregó el «subsidio universal familiar», dirigido a los lugares en situación de vulnerabilidad que no han sido favorecidos por otros subsidios gubernamentales, también con un pago único de S/760.

Si bien es cierto, en nuestro país se manifiestan distintos efectos negativos como la desigualdad y la falta de apoyo efectivo a quienes más lo necesitan. La distribución ineficiente de los recursos, combinada con prácticas empresariales irresponsables, contribuye a un panorama desafiante para los ciudadanos. La revisión y mejora de las políticas de subsidios se convierte, así, en una necesidad urgente para construir una sociedad más justa y resistente.

La causa principal de estos efectos es de que el gobierno muestra una gran deficiencia en la administración de las políticas sociales ya que las reformas han sido aplicadas de forma incompleta, debido a que tiene severos problemas de información y falta de acceso de amplios sectores sociales por distancias geográficas y deficiencias de ingresos. Esto puede representar un retroceso antes que un avance hacia el objetivo. La pandemia pudo ser un motivo para realizar una redefinición de la política social, para así identificar a los sectores empobrecidos.

Sin embargo, se hicieron de la vista gorda y entregaron bonos a personas que no califican como pobres, evadiendo a los que realmente lo necesitaban.

Es sostenible para la economía mantener los bonos del Estado ...
Recibir esta ayuda para algunos peruanos es vital, dicen algunos economistas. Sin embargo, otros opinan que este subsidio es un alivio temporal de la pobreza que no resolverá los problemas de fondo, como el incremento del desempleo y la informalidad. El Gobierno deberá afinar sus estrategias para reflotar la economía a largo plazo.  Si queremos resolver el problema de fondo, la solución sostenible es la mejora en la competitividad y la promoción de la inversión.

 

Si un ciudadano escucha bono en las noticias, definitivamente se alegra, ya que para la gran mayoría de ciudadanos peruanos, la recepción de esta asistencia se considera crucial, pues obtienen dinero “gratis” y no saben cómo esto puede impactar en la economía del país.

En ese sentido, ¿el país tiene la capacidad fiscal para afrontar el gasto que implican los bonos? Nuestra respuesta es un rotundo no.

En la actualidad, resulta más lógico y eficaz crear las circunstancias que propicien la aparición de oportunidades, es decir, promover una mayor inversión privada y fomentar la generación de empleo formal. La población no busca recibir obsequios del gobierno, sino oportunidades para mejorar su situación. Aunque pareciera que el gobierno está más orientado en sentido contrario.

Desde la perspectiva de las políticas públicas, tiene más sentido invertir e impulsar  el desarrollo de habilidades en los jóvenes, de modo que puedan mejorar su empleabilidad y capacidad para generar ingresos, reduciendo los problemas económicos como la pobreza, es uno de los principales problemas que destaca en la sociedad, ante este caso en particular, existen programas como transferencias monetarias como las condicionadas que buscan ofrecer mejores oportunidades para los ciudadanos. Por otro lado, tenemos al desempleo que  también es una preocupación constante en muchas sociedades. Los subsidios pueden tomar la forma de asistencia financiera temporal, para ayudar a los desempleados a encontrar trabajo y mantener la estabilidad financiera durante tiempos difíciles. Y por último, está el problema ambiental, que actualmente cuenta mucha presencia en nuestro país y a nivel mundial, como es el caso del “Fenómeno de El Niño”, ya que este generó impactos negativos en la agricultura, economía y el bienestar de las personas, ante ello, los subsidios están destinados a la reconstrucción, el apoyo a la producción afectada y medidas preventivas para reducir las consecuencias de los desastres naturales.

A continuación, presentaremos algunas de las consecuencias que nosotras consideramos a causa de la mala administración de los subsidios en el Perú,  ya que no solo se traduce en desigualdades, sino que también colabora a la falta de incentivos para el crecimiento sostenible. Puesto que, al recibir subsidios sin una evaluación adecuada, los ciudadanos pueden volverse dependientes de estas ayudas, descuidando la innovación y la eficiencia. Además, la asignación de subsidios puede causar prácticas corruptas.

Evidentemente, los subsidios han sido de gran ayuda para muchas personas y familias peruanas, pero su mala gestión ha generado efectos negativos como la desigualdad, a pesar de estar destinado originalmente a la ayuda social para combatir la pobreza y mejorar la calidad de vida,  el gobierno ha mostrado una gran deficiencia en la distribución justa e igualitaria, no se puede brindar bonos si no hay un motivo que resulte problemático y relevante. Ante ello, la llegada de la Covid – 19, fue un factor importante que desencadenó cambios drásticos en la administración y distribución de estos subsidios, contradiciendo el objetivo principal que es impulsar el crecimiento social y económico de nuestro país, contribuyendo a una sociedad más justa e igualitaria.

*****

Vídeos relacionados:

 

12 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Todos son paliativos, el gobierno peruano ha implementado diversos programas de subsidios en diferentes momentos para abordar situaciones económicas particulares y ayudar a sectores específicos de la población. Sin embargo poco o nada se hace en obras productivas para los más pobres.

  2. Recibir esta ayuda para algunos peruanos es vital, dicen algunos economistas. Sin embargo, otros opinan que este subsidio es un alivio temporal de la pobreza que no resolverá los problemas de fondo, como el incremento del desempleo y la informalidad. El Gobierno deberá afinar sus estrategias para reflotar la economía a largo plazo. Si queremos resolver el problema de fondo, la solución sostenible es la mejora en la competitividad y la promoción de la inversión.

  3. En vez de aliviar la pobreza a través de estas transferencias, el Gobierno de turno debe preocuparse en realizar políticas más efectivas, que promuevan la inversión y el desarrollo de negocios, ya que solo así se genera empleo sostenible y de calidad. Los bonos y subsidios destruyen un país cuando hacen dependientes a la población y el gobierno sólo busca votos. Mira Cuba, Venezuela, Nicaragua, Argentina y lo que quisieron hacer con Perú los comunistas corruptos.

  4. Hay que tener en cuenta, la informalidad es un problema que prima en nuestro país, donde el 70% de la población económicamente activa pertenece al sector informal. Es decir, esta población carece de mecanismos de protección para suavizar sus fluctuaciones de ingresos, como un sistema de salud, fondos de pensiones contributivos, acceso al sistema de ahorro, entre otros.
    Si bien el apoyo monetario o las transferencias en especie han sido parte de una respuesta rápida para combatir la COVID-19, no han sido efectivas por todos los problemas estructurales que enfrenta nuestro país. Además, como se ha mencionado, la deuda pública se ha elevado a niveles históricos; por lo tanto, realizar este tipo de intervenciones, sin un sustento financiero, implicaría que la deuda siga incrementándose, con lo que finalmente se volvería insostenible. Buen art´çiculo.

  5. La cantidad de intervenciones que ha realizado el Estado evidenciaría que estas medidas no son eficientes. La poca inclusión financiera es uno de los impedimentos para que el Gobierno peruano pueda atender a la verdadera población vulnerable. Esto se debe a que el cobro de estos subsidios se realiza a través de la banca y, de acuerdo con la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP, solo el 41% de los peruanos tiene una cuenta en el sistema financiero. Con Castillo y Boluarte desconfía de todos los gobernates en sus sectores respectivos.

  6. HASTA DONDE SABÍA, el caso del Perú, se implementará el Bono Yanapay, luego de efectuarse intervenciones más focalizadas como el Bono Yo me quedo en casa, diseñado para hogares vulnerables ubicados en ámbitos geográficos con mayor riesgo sanitario; el Bono Independiente, para los trabajadores independientes; el Bono Rural, para los hogares de estas zonas; y el Bono Familiar Universal, que otorga S/ 760 a todos quienes no fueron contemplados en los subsidios previos.