Niños héroes inmolados en defensa del Perú en la Guerra con Chile

Para recordarlos siempre: niños y jóvenes que murieron en batalla defendiendo al Perú

Por: Joao Manuel Upiachihuay Barranzuela, director ejecutivo de gestón de marketing de Si Crees, Innovas 2023

Asesoría: Luis Alberto Pintado Córdova

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

 

Esta es la historia de los niños que se inmolaron por el Perú, ofrecieron su vida en la Guerra del Pacífico contra Chile (algunos con menos de 14 años y más patriotismo que experiencia) y se enfrentaron en una batalla desigual que devastó al país.

En los difíciles años de la guerra con Chile, se reveló con gran acento el patriotismo de los peruanos. La oleada terrible que nos acechó entre 1879-1883 hizo que surjan nuestros héroes. Allí estuvo presente junto a nuestro ejército, la adultez sobria y la entusiasta juventud que no dudó en marchar a los arenales del sur, trincheras y breñas andinas, ávida de combatir hasta hallar casi siempre la muerte. Todos los campos de batalla conocieron el heroísmo de nuestros jóvenes, muchos casi niños.

La Guerra con Chile fue uno de los momentos más tristes y recordados de la historia del Perú. Con apenas 58 años de independencia, el país se enfrentó a Chile en una batalla desigual que devastó a la sociedad.

En los momentos difíciles se suele reconocer a los héroes. En el Perú, Miguel GrauAndrés Avelino Cáceres y Francisco Bolognesi (entre otros) aparecieron con luces de esperanza, junto a tantos otros que defendieron al país.

No obstante, hay muchos que han quedado en el anonimato, jóvenes que con poco menos de 14 años se inmolaban para defender a su patria. Muchos de ellos se encuentran hoy en la Cripta de los héroes, en el cementerio Presbítero Matías Maestro.

Conociéndose en Lima la aproximación del ejército chileno explotó gran decisión y fervor para rechazarlo. Cientos fueron los niños soldados que se alistaron para la defensa de la capital. El 13 de enero de 1881 se batieron en San Juan soldados casi niños como Julio Zapata, de 13 años, quien cayó víctima de una bala enemiga en su improvisada atalaya del pino de la casa hacienda San Juan; Isaías Clivio Roca, chinchano de 16 años, quien sucumbió cuando su batería fue flanqueada por los invasores; César Escobar de 15 años, que sentó plaza en el batallón 21 de diciembre, luchando como un veterano hasta ofrendar la vida, entre otros combatientes anónimos más.
El día 15 los campos de Miraflores fueron gloriosas tumbas de héroes como el subteniente Braulio Suárez Bandini, alumno de la Escuela de Clases, quien hizo toda la campaña del sur; Alejandro Tirado Bascones de 13 años, encontrado muerto con el fusil en las manos; de los alumnos del Colegio Nacional Nuestra Señora de Guadalupe: Manuel Bonilla Elrhant, chalaco de 13 años, al servicio del batallón N° 6 de la Reserva; Hortencio Santa Gadea y César Figueroa Toledo, cuyo cadáver fue encontrado quemado y acribillado a bayonetazos. Otros inmolados aquel día fueron el subteniente Germán Grimaldo Amézaga; el soldado José Valqui, natural de Chachapoyas de 13 años, combatiente en el batallón Unión N° 83; Ricardo Murga de 16 años, militante del batallón Ica, y cientos más.

Pin on Fondos de pantalla

Hubo batallones de Los Cabitos, compuestos por estudiantes escolares del Colegio Guadalupe y del Callao que se inmolaron en defensa de la patria.

¡Gloria a los niños héroes que lucharon en la defensa de Lima!

Marina de Guerra del Perú | ¿Quiénes son los niños héroes que dieron la vida en la guerra del Pacífico contra Chile? | 8 de octubre | combate de Angamos | Miguel Grau | Mundo | La República

Nuestros Héroes de la Guerra del Pacífico es una serie de televisión de ficción histórica de 1979, dirigida por Carlos Barrios Porras y que fue emitida en el canal estatal peruano Canal 7 con motivo del centenario del inicio de la Guerra del Pacífico, conflicto armado iniciado en 1879 entre Bolivia, Chile y Perú.

Para recordarlos siempre: niños y jóvenes que murieron en batalla defendiendo al Perú en la guerra con Chile

Sus historias nos recuerdan que el amor por la patria no conoce de edades ni clases sociales y llevó a cientos de niños y jóvenes a dar la vida por el honor y la paz y para recordarles a las próximas generaciones que el Perú debe estar por encima de todo.

Una estudiosa de temas nacionales, Mery Jimenez, nos recuerda La Guerra con Chile fue uno de los eventos más dolorosos de nuestra historia, ya que marcó un punto de inflexión para el país como nación recientemente independizada. Pero también marca una etapa en la que la moral de la ciudadanía fue aplastada por las constantes derrotas y se perdieron miles de vidas tanto de soldados como de civiles que valientemente se enlistaron para defender el Perú.

Muchos de ellos son recordados hasta nuestros días y se les sigue rindiendo homenaje, sin embargo, también hay otro grupo de valientes que son un poco menos conocidos, pero que se caracterizaron por su patriotismo, coraje y, sobre todo, por la corta edad que tenían al momento de entregar la vida por el país.

Los niños héroes de la Guerra del Pacífico

Corría el año 1879 y oficialmente la guerra había iniciado, posteriormente, una serie de movilizaciones militares se darían en diversos espacios, donde el ejército chileno demostró gran supremacía frente a las tropas nacionales y los aliados bolivianos. El conflicto se extendió durante algún tiempo dando espacio para el nacimiento de figuras que han pasado a los anales de la historia. Mery Jimenez 2024.

En este contexto es donde ubicamos a los conocidos como ‘niños héroes’. Muchos de ellos procedían de instituciones como el Colegio Guadalupe, el colegio San Ramón de Cajamarca o la Escuela de Clases de Chorrillos. Asimismo, cuenta la historia que muchos otros se enlistaron en medio de la contienda debido a su deseo de defender el territorio nacional.

Cabe mencionar que en esas épocas hubo un fomento en la formación militar, incluso antes de la guerra, razón por la cual se crearon entidades para estos fines que entrenaban a jóvenes entre 14 y 18 años, como la Escuela de Clases de Chorrillos, conocida también como ‘cabitos’. Varios alumnos participaron de batallas como la de San Juan o Miraflores. Muchos de ellos reposan hoy en la cripta de los Héroes, en el cementerio Presbítero Maestro.

Isaías Clivio

Cuartel de Santa Catalina, donde se enlistó Isaías. (Wikipedia)Cuartel de Santa Catalina, donde se enlistó Isaías. (Wikipedia)
____

El joven Isaías tenía tan solo 16 años cuando se enlistó voluntariamente en el Ejército peruano para pelear en la Batalla de San Juan. Sus padres se llamaban Juan Clivio y María de la Roca de Vergalo, quien fuera hermana de Nicanor de la Roca de Vergalo, famoso poeta del siglo XIX. Según explica el libro “Niños héroes de la Guerra del Pacífico”.

Perteneció al Cuartel de Santa Catalina y formó parte de la unidad de artillería rodada bajo el mando del capitán Hernando de Lavalle, que a la vez estaba al mando del coronel Ezequiel Piérola. La tarea principal de este batallón era defender la zona de Pamplona, en Chorrillos.

Parte de la emotiva misiva reza: ”Madre querida, madre de mi alma. No puedo ir a comer con usted porque partimos enseguida para campaña. En este instante solemne comprendo lo que vas a sufrir. Perdóname madre mía si ofuscado por el amor a mi patria te abandoné. Si tengo la suerte de volver ya no me separaré de ti y te haré olvidar con mis caricias mi ingratitud”.

Juan José Soto Siles

Nacido en Tacna, Juan Siles y su padre se alistaron en el “Batallón de Artesanos de Tacna Nº 29″, bajo el mando del sargento mayor Armando Blondel y con la consigna de defender el Puerto de Arica. Según Alejandro Borboy, el joven Juan José desempeñó el papel de corneta del regimiento.

Durante la batalla del Alto de la Alianza, que abarcó las campañas del sur, Tacna y Arica, el joven presenció la incansable lucha de Bolognesi y su caída. Finalmente, fue alcanzado por una descarga de fusilería que lo hirió mortalmente, siendo rematado por las fuerzas chilenas que ocuparon el Morro de Arica.

Néstor Batanero Infantas

Nestor Batanero Infantas. (Facebook Historia del Perú)Nestor Batanero Infantas. (Facebook Historia del Perú)
______

Natural de Cajamarca y huérfano desde muy temprana edad, Néstor se enlistó en el cuartel de Santa Catalina, llegando a ostentar el cargo de sargento con tan solo 12 años. Un año después era subteniente y estaba listo para dejar la vida en la batalla. Bajo las órdenes del coronel Lorenzo Iglesias, defendió valerosamente la ciudad desde el Morro Solar.

Para el año 1882 formaba parte del Cuerpo “Libres de Trujillo”, como teniente, para luego pelear en la Batalla de San Pablo. Conforme a los partes de guerra, Batanero luchó contra un pelotón de chilenos con tan solo siete hombres, un movimiento estratégico que permitió ganar tiempo para esperar a los refuerzos y obtener la victoria en lo que se considera uno de los pocos encuentros bélicos en los que el Perú tuvo buenos resultados durante la guerra.

Vale destacar que durante la batalla participaron también los llamados ‘héroes sanramonianos’, alumnos del Colegio San Ramón de Cajamarca: Gregorio Pita García, José Manuel Quiroz Goicochea y Enrique Villanueva, protagonistas del ‘juramento de los escolares’, que se habría hecho en el patio de la entidad educativa.

Braulio Badani

Hoy en día sus restos descansan para la eternidad en la Cripta de los Héroes, pero en su paso por este mundo perteneció a la Escuela de Clases en Chorrillos y como sargento estuvo en las campañas del sur y la defensa de Lima. Perteneció al batallón ‘Canta’, donde resultó herido para luego enrolarse en la batalla de Miraflores, donde finalmente perdió la vida.

Esteban Gómez

El joven Esteban, natural de Ayacucho, también fue una de las víctimas de la guerra. Se dedicaba a tocar el tambor en uno de los primeros batallones que pelearon en la batalla del sur. Asimismo, recogía los rifles de los soldados heridos o fallecidos para abrir fuego delante de sus compañeros. Su labor lo llevó a morir acribillado en la batalla de Tacna.

Niño Héroe Huaracino luchó junto a Cáceres en la Guerra con Chile: Viviano Paredes Macedo, un niño huaracino, que hasta ahora todavía ha pasado casi como anónimo.

La historia de  Oscar Azaña Camones, culminada la batalla de Arica, el 7 de Junio de 1880, los chilenos se preparaban para invadir Lima, es así que el dictador y comandante del ejercito peruano Nicolas de Piérola, invita a los peruanos de las provincias a enrrolarse a nuestro ejército para la defensa de Lima, es así que artesanos, zapateros, sástres, albañiles, panaderos, etc. del valle del Mantaro, Carhuamayo, Cerro de Pasco, Callejón de Huaylas, entre otro, se presentan como voluntarios.

Fue en octubre de 1880 que nuestros paisanos huaracinos se preparan para su viaje a la capital, tal es el caso de un humilde zapatero que se despide de su esposa, deja encargando al mayor de sus hijos que cuide a su madre y demás hermanos, ese niño fue VIVIANO PAREDES MACEDO de apenas 11 años de edad, el mismo que se rehusó a quedarse en casa , pidiéndole a sus padres viajar a Lima acompañando a su padre.

Pese a la negativa de sus padres, estos fueron convencidos, recibiendo, finalmente, la bendición de su madre para su viaje. Ambos parten en caminata conjuntamente con cientos de paisanos huaracinos por el camino de herradura, ruta Punta Callán, llegando en dos días a Casma donde se embarcan en un vapor llegando a Lima en varios días, formando luego, en el parque » Las Reservas» cerca al actual estadio Nacional.

La Batalla de San Juan

El día 13 de enero de 1881 se inició la batalla de San Juan de Miraflores – Lima, comandada por el General Andres A. Cáceres, donde las tropas de reserva compuesta por los huaracinos se encontraban en una larga trinchera (surcos profundos en el suelo para protegerse de los proyectiles ) allí el pequeño Viviano apoyaba a las tropas a abastecer de munición y pólvora.

En esas circunstancias, un pelotón de soldados chilenos aniquilan al soldado porta estandarte del batallón peruano, llevándose nuestra bandera para izarla como símbolo de triunfo, en ese escenario de pánico y confusión por los sonidos estruendosos de disparos de rifles, cañones, gemidos de heridos y moribundos, aguerridas arengas, en una envolvente y tupida humareda, surge el pequeño VIVIANO, motivado por su profundo amor por la patria, quien sale de la trinchera para seguir con sigilo y agilidad a los enemigos y arrebatarle la bandera nacional, luego retorna raudamente hacia la trinchera.

Los chilenos al verse burlados siguen al pequeño y al no lograr alcanzarlo, le disparan tres veces en la espalda de su frágil cuerpecito, el niño hace un esfuerzo descomunal y logra llegar a la trinchera y entrega la bandera a su padre diciendo: «cuida nuestra bandera» y luego muere.

Ejemplar heroísmo

Este extraordinario acto sublime de elevado nivel de heroísmo, puesto que no se trata de un soldado común, con la edad y preparación suficiente, solo fue un niño, merece nuestro más profundo reconocimiento y admiración, es un referente de patriotismo, lealtad y dignidad, por lo que debemos estar muy orgullosos.

Por todo esto, nuestro Ejército Peruano colocó su nombre en un cenotafio o mural ubicado en el puente Atocongo – San Juan de Miraflores – Lima, junto al nombre de grandes héroes, jefes y oficiales de nuestro ejército con alto grado, asimismo en el C.P. de Uquia distrito de Independencia – prov. de Huaraz, existe una I. E. » Viviano Paredes Macedo», en su honor, también en Huaraz una calle de apenas dos cuadras lleva su nombre.

Referencias:

Museo de los combatientes del Morro de Arica

La República – Revista Innovas – El Cmercio –    Infobae – Áncash Noticias – Archivo Alfonso Barba Caballero

20 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Este emotivo relato rinde homenaje al valiente niño héroe, Juan Siles, nacido en Tacna. Su participación en la batalla del Alto de la Alianza es conmovedora, desempeñando el papel de corneta y siendo testigo de la feroz lucha liderada por Bolognesi. Su trágico destino, herido mortalmente y rematado por fuerzas chilenas, lo consagra como un símbolo de sacrificio y valentía. Su memoria merece perdurar como un recordatorio de la devoción a la patria.

  2. UNA CARTA MUY EMOTIVA, HISTÓRICA Y PATRIOTA DE UN NIÑO HEROE. Para el año 1882 formaba parte del Cuerpo “Libres de Trujillo”, como teniente, para luego pelear en la Batalla de San Pablo. Conforme a los partes de guerra, Batanero luchó contra un pelotón de chilenos con tan solo siete hombres, un movimiento estratégico que permitió ganar tiempo para esperar a los refuerzos y obtener la victoria en lo que se considera uno de los pocos encuentros bélicos en los que el Perú tuvo buenos resultados durante la guerra.
    Vale destacar que durante la batalla participaron también los llamados ‘héroes sanramonianos’, alumnos del Colegio San Ramón de Cajamarca: Gregorio Pita García, José Manuel Quiroz Goicochea y Enrique Villanueva, protagonistas del ‘juramento de los escolares’, que se habría hecho en el patio de la entidad educativa.

  3. Rindo homenaje al niño heroe nacido en Tacna, Juan Siles y su padre se alistaron en el “Batallón de Artesanos de Tacna Nº 29″, bajo el mando del sargento mayor Armando Blondel y con la consigna de defender el Puerto de Arica. Según Alejandro Borboy, el joven Juan José desempeñó el papel de corneta del regimiento.
    Durante la batalla del Alto de la Alianza, que abarcó las campañas del sur, Tacna y Arica, el joven presenció la incansable lucha de Bolognesi y su caída. Finalmente, fue alcanzado por una descarga de fusilería que lo hirió mortalmente, siendo rematado por las fuerzas chilenas que ocuparon el Morro de Arica.Murió como un hombre que debe ser siempre recordado.

  4. Los niños héroes que se inmolaron en defensa del Perú durante la Guerra con Chile merecen un tributo eterno. Su sacrificio enaltece el espíritu de patriotismo y resiliencia, recordándonos la valentía de aquellos que luchan por la soberanía de su país incluso en las circunstancias más difíciles.

  5. Los «Niños Héroes», sacrificados en la Guerra con Chile, personifican el coraje y la lealtad patriótica. Su inmolación defiende la integridad del Perú, inspirando un profundo respeto. Este sacrificio, aunque trágico, es un recordatorio perdurable de la valentía que florece incluso en los momentos más oscuros de la historia, sirviendo como fuente de inspiración para generaciones futuras y subrayando el compromiso indomable con la defensa de la patria.

  6. Sus historias de los niños héroes nos recuerdan que el amor por la patria no conoce de edades ni clases sociales y llevó a cientos de niños y jóvenes a dar la vida por el honor y la paz y para recordarles a las próximas generaciones que el Perú debe estar por encima de todo. Excelente artículo.

  7. Me encanto este detalle. Un pelotón de soldados chilenos aniquilan al soldado porta estandarte del batallón peruano, llevándose nuestra bandera para izarla como símbolo de triunfo, en ese escenario de pánico y confusión por los sonidos estruendosos de disparos de rifles, cañones, gemidos de heridos y moribundos, aguerridas arengas, en una envolvente y tupida humareda, surge el pequeño VIVIANO, motivado por su profundo amor por la patria, quien sale de la trinchera para seguir con sigilo y agilidad a los enemigos y arrebatarle la bandera nacional, luego retorna raudamente hacia la trinchera. Un hecho hitórico que debe difundirse en los colegios y por todas las universidades.

  8. Homenaje a estos niños muy poco conocidos. Muchos que han quedado en el anonimato, jóvenes que con poco menos de 14 años se inmolaban para defender a su patria. Muchos de ellos se encuentran hoy en la Cripta de los héroes, en el cementerio Presbítero Matías Maestro.

  9. Hermosa historia que con toda sinceridad desconocía. En los difíciles años de la guerra con Chile, se reveló con gran acento el patriotismo de los peruanos. La oleada terrible que nos acechó entre 1879-1883 hizo que surjan nuestros héroes. Allí estuvo presente junto a nuestro ejército, la adultez sobria y la entusiasta juventud que no dudó en marchar a los arenales del sur, trincheras y breñas andinas, ávida de combatir hasta hallar casi siempre la muerte. Todos los campos de batalla conocieron el heroísmo de nuestros jóvenes, muchos casi niños.

  10. Esta es la historia de los niños que se inmolaron por el Perú, ofrecieron su vida en la Guerra del Pacífico contra Chile (algunos con menos de 14 años y más patriotismo que experiencia) y se enfrentaron en una batalla desigual que devastó al país. Excelente artículo. Felicito al autor.