Constantino I el Grande

Hay cuatro razones principales por las que vale la pena morir: la fe, el hogar, la familia y el basileus. Ahora ustedes deben estar dispuestos a sacrificar sus vidas para estas cosas, así como yo también estoy dispuesto a sacrificar mi propia vida”. Constantino

La creación del sólido romano, el “dólar” de oro de la Antigüedad obra de Constantino I - Oroinformación

Por: Luis Alberto Pintado Córdova – ABC Alfonso Barba Caballero

Cayo Flavio Valerio Claudio Constantino; Naissus, Dacia, actual Serbia, h. 280 – Ancycrona, Ponto, actual Turquía, 337.

Era hijo de un oficial griego, Constancio Cloro, en el año 305 fue nombrado Augusto a la vez que Galerio, y de una mujer que llegaría a ser santa, Helena. Al morir su padre en el 306, Constantino es aclamado emperador por las tropas locales, en medio de una crisis política, agravada por las tensiones con el antiguo emperador, Maximiano, y su hijo Majencio.

Fue el primer emperador en detener la persecución de los cristianos y dar libertad de culto al cristianismo, junto con todas las demás religiones en el Imperio romano, con el Edicto de Milán en 313. Constantino es conocido también por haber refundado la ciudad de Bizancio (actual Estambul, en Turquía), llamándola «Nueva Roma» o Constantinopla (Constantini-polis; la ciudad de Constantino).

El milagro de Constantino: el verdadero motivo por el que el emperador se convirtió al cristianismo
Roma vivía una etapa de inestabilidad política tras la abdicación del emperador Diocleciano. Sin una presencia dominante, el nuevo sistema de poder compartido degeneró en una guerra civil, en tales circunstancias, Constantino I fue proclamado emperador y en una de sus campañas militares experimentó un acontecimiento sobrenatural la visión de la cruz

 

Facilitó la convocatoria del Primer Concilio de Nicea en 325, que produjo la declaración de la creencia cristiana conocida como el Credo de Nicea. Se considera que esto fue esencial para la expansión de esta religión, y los historiadores, desde Lactancio y Eusebio de Cesarea hasta nuestros días, lo presentan como el primer emperador cristiano, si bien fue bautizado cuando ya se encontraba en su lecho de muerte, tras un largo catecumenado.

Constantino derrotó primero a Maximiano en el 310 y luego a Majencio en la batalla de Ponte Milvio, el 28 de octubre del 312. La historia recoge la versión de Constantino antes de esa batalla tuvo una visión. Mirando al sol, al que como pagano daba culto, vio una cruz y ordenó que sus soldados pusieran en los escudos el monograma de Cristo (las dos primeras letras del nombre griego superpuestas). Desde esa victoria se mostró favorable a los cristianos. Con Licinio, emperador en oriente, promulgó el llamado “Edicto de Milán” estableciendo la libertad de culto. Posteriormente los dos emperadores se enfrentaron, y en el año 324 Constantino derrotó a Licinio y se convirtió en el único Augusto del imperio.

Constantino I: biografía, gobierno, guerras, muerte
Entrada triunfal de Constantino I a Roma, by Peter Paul Rubens [Public domain], via Wikimedia Commons.. Las profecías le vaticinaron a Constantino las siguientes palabras: “El enemigo de Roma morirá hoy”. Eso fue considerado por Majencio una clara señal de que no podía perder en la batalla contra Constantino y se dirigió con plena confianza al campo, que tuvo lugar en la otra orilla del Tíber.

Constantino libro duras batallas contra sus rivales hasta que, en la batalla del puente Milvio (312), derrotó a Majencio y controlo  con Roma. Esto le permitió extenderse hasta la parte occidental del Imperio, mientras que la oriental, controlada por Licinio, no pasó bajo su poder hasta el 323 (batalla de Adrianópolis). Desde entonces hasta su muerte ejerció como emperador único (Totius orbis imperator).

Con el Edicto de Milán (313) acabó con el culto estatal pagano en Roma, decretó el fin de las persecuciones contra los cristianos y la devolución a éstos de los bienes expropiados. Aunque no convirtió al cristianismo en religión oficial del Estado (un paso que daría Teodosio en el 391), concedió importantes privilegios y donaciones a la Iglesia, apoyó la construcción de grandes templos y dio preferencia a los cristianos a la hora de seleccionar a sus colaboradores.

Vida de Constantino I - Escuelapedia - Recursos Educativos
La entrada de Constantino a Roma llevó consigo felicidad a los moradores de la ciudad y centro político del Imperio romano. Fue muy importante para su gobierno aprovechar la simpatía que había generado en los ciudadanos. Cartago, que había continuado ofreciendo resistencia al poder de Constantino, se tornó sumisa al recibir la cabeza del antiguo Augusto, Majencio.

Su conversión le permitió afrontar con valor que las disputas teológicas rompieran la unidad de la religión cristiana, puso el poder a disposición de la jerarquía eclesiástica para combatir las numerosas herejías de la época. Ya en el 317 dictó leyes contra los donatistas, a quienes el Concilio de Arlés había situado fuera de la ortodoxia cristiana. Repitió la operación contra los arrianos, convocando y haciendo aplicar el primer concilio general de la Iglesia (Nicea, 325), en el cual se aprobó el Credo que recogía las propuestas de San Atanasio frente a las de Arrio.

La Iglesia ortodoxa venera a Constantino I como santo y le dio el título de Equiapóstolico (ισαπόστολος Κωνσταντίνος, isapóstolos Konstantínos, “igual a los apóstoles”) por sus servicios a la iglesia.​ Su fiesta es el 21 de mayo. Las Iglesias católicas orientales también lo consideran un santo. Su nombre figura en el Calendario de Santos Luterano.

Referencias:

J. de la Torre Fernández y A. García y García, “Constantino I, el Grande”, en GER VI, Rialp, Madrid 21979, 309-312;

M. Forlin Patrucco, “Constantino I”, en Diccionario Patrístico y de la Antigüedad Cristiana (ed. A. di Berardino), Sígueme, Salamanca 1991, 475-477;

A. Alfoldi, Costantino tra paganesimo e cristianesimo, Laterza, Bari 1976

CONSTANTINO I. Fuente: Mr. David Castillo 

El Coloso de Constantino encuentra su mano en los Museos Capitolinos de Roma

Es una de las estatuas más icónicas de la antigua Roma, que data del siglo IV: se recompone el dedo índice de la mano de la colosal estatua de unos 12,5 metros, con un fragmento que llegó a París en 1860, tras siglos en el mercado de antigüedades.

El Coloso de Constantino encuentra su mano en los Museos Capitolinos de Roma
El Coloso de Constantino, con su mano recompuesta, en los Museos Capitalinos – Efe

Ángel Gómez FuentesÁngel Gómez Fuentes. Escritor y Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid y titulado en periodismo por la Escuela Oficial de la Iglesia de Madrid.

Actualizado:

En Roma se puede admirar desde hoy un trozo más de su historia excepcional. Se trata de la mano recompuesta del Coloso de Constantino con el fragmento del dedo índice en bronce, al que se han ensamblado las dos falanges superiores, procedentes del Museo del Louvre, a donde llegaron en 1860. Se concluye una historia fantástica, a la altura de la colosal estatua.

La colosal mano de Constantino
La colosal mano de Constantino – Efe

 

El Coloso de Constantino, que data del siglo IV d.C., es una de las obras más importantes de los Museos Capitolinos de Roma. La mano se conserva junto con la cabeza y el globo terráqueo en la gran sala del principal museo municipal de Roma, la llamada Exedra de Marco Aurelio. La sala, con grandes ventanales, fue construida en lo que se denominaba el Jardín Romano del Palacio de los Conservadores. En este sugestivo ambiente, además de la estatua ecuestre del citado emperador romano, heredero de Trajano y Adriano, se encuentran los grandes bronces capitalinos, donados por el papa Sixto IV en 1471 al pueblo romano, entre otros el Hércules de bronce dorado procedente del Foro Boario de la Antigua Roma y los restos de bronce de Constantino.

La estatua, se presume que sedente a juzgar por los restos, representaba al emperador Constantino I el Grande (gobernó desde el 306 al 337). Fue una de las obras más importantes de la escultura romana tardía. Medía aproximadamente unos 12,5 metros de alto, con una cabeza de 2,6 metros de altura (una medida impresionante para transmitir la idea del emperador casi como un dios) y cada pie de 2 metros de largo. Cabeza, brazos y piernas se tallaron en mármol. El resto de la colosal estatua se construyó sobre una estructura de soporte en madera y ladrillos, cubierta de bronce dorado.

Restos del Coloso de Constantino
Restos del Coloso de Constantino – Efe

El coloso fue saqueado y en 1486 se encontraron los restos, que fueron restaurados entre el año 2000 y 2001 y se conservan en los Museos Capitolinos. Son una mano y el brazo derecho, los dos pies, la rodilla y el fémur derecho, rótula de la rodilla izquierda, la cabeza y el globo terráqueo que sostenía en una mano. Por la majestuosidad de los restos, se reconoció en ellos durante mucho tiempo al coloso del Sol, erigido en su día en el anfiteatro Flavio, llamado Coliseo porque se le asemejaba. La preciosidad del material fue descrita en numerosos escritos medievales y del siglo XV.

La identificación

El fragmento en bronce del dedo índice llegó a París en 1860 junto con gran parte de la colección del marqués Giampietro Campana, uno de los protagonistas del coleccionismo romano de los años centrales del siglo XIX. Los expertos creen que, probablemente, ya en el siglo XVI habría entrado a formar parte del circuito del mercado de antigüedades. En los últimos años se ha podido reconocer que ese fragmento pertenecía a una de las esculturas más emblemáticas de la antigüedad romana: el Coloso de Constantino.

El fragmento en bronce del dedo índice
El fragmento en bronce del dedo índice – Efe

La confirmación del descubrimiento excepcional se produjo en mayo de 2018, gracias a una prueba realizada en Roma con un modelo 3D del fragmento parisino, una operación coordinada por Françoise Gaultier del Louvre y Claudio Parisi, superintendente de Bienes Culturales de Roma. Al éxito de la operación de identificación le siguió la creación de un molde de fibra de vidrio de la porción del dedo recompuesta y la presentación de la mano original, completada con las dos falanges que faltaban.

Dada la historia de la estatua, se comprende la gran satisfacción del director de los Museos Capitalinos al mostrar la recomposición de la mano de Constantino: «Es de gran importancia que esta extraordinaria recomposición de la mano con su fragmento, fruto de una fructífera colaboración entre la Superintendencia Capitolina del Patrimonio Cultural y el Museo del Louvre, tiene lugar con motivo del 550 aniversario de la donación Sixtina (la entrega de los bronces por parte del papa Sixto IV a los romanos), que constituyó un verdadero acto de fundación de las colecciones capitolinas».

Fuente: ABC Cultura

Vídeo turístico super recomendable. No vales nada sino contemplas este museo

Museos Capitolinos de Roma.| Luperca de Rómulo y Remo. Constantino. M. Aurelio. Obras Importantes. Olivier Rodríguez

El imperio Romano 10 Constantino el Grande. Pablo Cesar C

12 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. MAJESTUOSA SABER LO HERMODO DEL ARTE CLÀSICO: La estatua, se presume que sedente a juzgar por los restos, representaba al emperador Constantino I el Grande (gobernó desde el 306 al 337). Fue una de las obras más importantes de la escultura romana tardía. Medía aproximadamente unos 12,5 metros de alto, con una cabeza de 2,6 metros de altura (una medida impresionante para transmitir la idea del emperador casi como un dios) y cada pie de 2 metros de largo. Cabeza, brazos y piernas se tallaron en mármol. El resto de la colosal estatua se construyó sobre una estructura de soporte en madera y ladrillos, cubierta de bronce dorado. FELICITACIONES POR ESTA GRAN PUBLICACIÓN.

  2. Un gran aporte de Constantino a la humanidad y al cristianismo que permitió afianzar la cultura occidental. Permitió el Edicto de Milán (313) acabó con el culto estatal pagano en Roma, decretó el fin de las persecuciones contra los cristianos y la devolución a éstos de los bienes expropiados. Aunque no convirtió al cristianismo en religión oficial del Estado (un paso que daría Teodosio en el 391), concedió importantes privilegios y donaciones a la Iglesia, apoyó la construcción de grandes templos y dio preferencia a los cristianos a la hora de seleccionar a sus colaboradores. En cuanto al hallazgo de la mano del Coloso de Constantino El Grande que verdaderamente fue un gran emperador de Roma en grave crisis es algo que resalta la presencia y el recuerdo de su aporte en favor de la iglesia.

  3. Constantino pasa a la historia el primer emperador en detener la persecución de los cristianos y dar libertad de culto al cristianismo, junto con todas las demás religiones en el Imperio romano, con el Edicto de Milán en 313. Cambia el curso de la humanidad. Constantino es conocido también por haber refundado la ciudad de Bizancio (actual Estambul, en Turquía), llamándola «Nueva Roma» o Constantinopla (Constantini-polis; la ciudad de Constantino). Testigos históricos lo podemos apreciar en el Museo del Coloso que despiertan con el hallazgo de su mano dando un mensaje cual mito en favor de la humanidad.

  4. Su conversión le permitió afrontar con valor que las disputas teológicas rompieran la unidad de la religión cristiana, puso el poder a disposición de la jerarquía eclesiástica para combatir las numerosas herejías de la época.
    Respecto al hallazgo, para los que estamos en la gestión de turismo la confirmación del descubrimiento excepcional se produjo en mayo de 2018, gracias a una prueba realizada en Roma con un modelo 3D del fragmento parisino, una operación coordinada por Françoise Gaultier del Louvre y Claudio Parisi, superintendente de Bienes Culturales de Roma. Al éxito de la operación de identificación le siguió la creación de un molde de fibra de vidrio de la porción del dedo recompuesta y la presentación de la mano original, completada con las dos falanges que faltaban.

  5. El artículo es excelente. Los vídeos muy buenos y los argumento de los dos artículo son historia viva para nuestra fe cristiana. Me encanto: “Hay cuatro razones principales por las que vale la pena morir: la fe, el hogar, la familia y el basileus. Ahora ustedes deben estar dispuestos a sacrificar sus vidas para estas cosas, así como yo también estoy dispuesto a sacrificar mi propia vida”. Constantino

  6. Roma vivía una etapa de inestabilidad política tras la abdicación del emperador Diocleciano. Sin una presencia dominante, el nuevo sistema de poder compartido degeneró en una guerra civil, en tales circunstancias, Constantino I fue proclamado emperador y en una de sus campañas militares experimentó un acontecimiento sobrenatural la visión de la cruz. Revoluciono el mundo antiguo. Por lo que el cristianismo tiene que recordarlo siempre. El museo del Coloso es extraordinario y el hallazgo, como si fuera obra de Dios es extraordinariamente histórico.