Un movimiento que crece

El fenómeno libertario: quiénes son los jóvenes que militan entre el orgullo de ser de derecha y el anarcocapitalismo

Tienen fuerte presencia en las redes y cada vez son más en las marchas opositoras. Sus referentes son Javier Milei, José Luis Espert, e incluso Patricia Bullrich, además de un grupo de influencers con miles de seguidores.

Los referentes de los jóvenes libertarios.

Por Alejandra Fernández Guída

 

Zoom de Historia de cuarto año de una escuela de gestión privada de la provincia de Buenos Aires. La profesora habla sobre la economía keynesiana en la recuperación de la Gran Depresión de 1929. Pablo, 15 años, pide la palabra, abre el micrófono y cuestiona: “Profe, ¿por qué nunca vemos teorías liberales?”. 

Son estudiantes secundarios y universitarios que tienen entre 15 y 23 años. La mayoría, de clases medias y altas. Tienen fuerte presencia en las redes sociales, con miles de seguidores y el meme como herramienta política. También salen a las calles. En las marchas opositoras se los ve con sus remeras con la Bandera de Gadsden, que tiene una serpiente con el lema Don’t Tread on Me (No me pises), o el logo de prohibido el Che Guevara.

Repiten que la minoría que produce mantiene al resto con sus impuestos. Se oponen a la cuarta ola del feminismo y al uso del lenguaje inclusivo. Intercambian libros entre ellos y participan de conferencias. Son los jóvenes libertarios.

El perfil generalizador sirve para identificar a una generación que comenzó a crecer con fuerza desde 2015, en coincidencia con la llegada de Juntos por el Cambio al poder. En la genealogía libertaria, el máximo referente político y mediático de estos jóvenes es Javier Milei. Y sus influencers, Álvaro Zicarelli, Emmanuel Danann, “Tipito Enojado” y Lilia Lemoine, entre otros. Con un discurso punitivista y de “mano dura” en seguridad, la que asoma desde el mainstream de la política al mundo libertario es Patricia Bullrich.

El scanner ideológico de un libertario devuelve distintas respuestas. En Argentina abundan los que se definen como minarquistas o anarcocapitalistas. Más fácil: los que creen que debe haber una participación mínima del Estado, específicamente en temas de Seguridad, Defensa y Justicia; o quienes directamente promueven su abolición. Todos devotos del libre mercado.

Bandera “ancap”. Milei sostuvo el símbolo “anarcocapitalista” para selfies. Foto Cristian Fuertes.

Bandera “ancap”. Milei sostuvo el símbolo “anarcocapitalista” para selfies. Foto Cristian Fuertes.

Acá están, ellos son

Hace algunos años, cuando viajaba a otro país, como por ejemplo Chile, veía que había productos importados, cosas baratas que se producían en Estados Unidos, y me preguntaba por qué eso no pasaba en Argentina. Un razonamiento básico, pero que ya me planteaba de chico”.

Lucio tiene 16 años, vive en Recoleta y se presenta como presidente de Pibes Libertarios, un grupo que tiene su origen en las redes sociales y que se expandió a 15 ciudades de todo el país. Cuenta que su ingreso a la política tiene que ver con su preocupación por “los avances del kirchnerismo contra la libertad” y que su aspiración de máxima es ser presidente…. pero de la Nación.

Sus ideas rectoras las resume en tres palabras: vida, libertad y propiedad privada. “Vida en el sentido del respeto a la vida humana. Por más que mi postura personal sea provida, en el movimiento hay un debate y diferentes posiciones. Libertad es tomar decisiones a partir de nuestra propia consciencia, y propiedad privada porque para llevar a cabo acciones se necesita un espacio. Nada sin sustento a la tierra, que lo plantea Camino de servidumbre, de Friedrich A.Hayek”.

Lucio, Zicarelli y Milei en una marcha.

Lucio, Zicarelli y Milei en una marcha.

Para el economista Javier Milei hay una explicación para entender el brote libertario entre centennials: “Primero, en Argentina ganó Gramsci, que es el que diseña cómo meter el socialismo en la sociedad, tanto en la cultura, como en los medios y la educación, y a partir de ahí se produce el lavado de cerebro. Cuanto más joven sos menos exposición a ese lavado tenés porque estás menos contaminado”.

“El segundo elemento central tiene que ver con la rebeldía. Argentina viene abrazando dosis crecientes de socialismo en los últimos 100 años, en un proceso paulatino que arrancó con Hipólito Yrigoyen. Entonces hoy la rebelión no es ser de izquierda, es ser liberal”, dice.

José Luis Espert, otro referente de la generación libertaria, aporta: “Son jóvenes muy contestatarios, revolucionarios, refractarios, hartos de ver a sus familiares perder empresas, perder empleos y perder proyectos. Son hijos de una generación muy frustrada en lo económico. Están viendo que las ideas liberales son justamente las ideas revolucionarias, así como en su momento las ideas revolucionarias en el mundo eran las ideas de izquierda”.

Álvaro Zicarelli, uno de los líderes de la agrupación Nueva Centro Derecha, le pone fecha al surgimiento y ebullición de estas ideas libertarias: “Los jóvenes que empiezan a militar en la centro derecha son los emergentes tardíos de la crisis de 2001 y el movimiento liberal libertario encuentra en estos últimos cinco, seis años un espacio de pertenencia y de identidad, organizado o no, que no es sólo político sino cultural y económico”.

“Hoy vemos una generación que muestra una rebeldía con formación, con conocimiento, con lectura. Son inconformistas, siempre quieren mejorar y saber más. Lo que menos quieren estos chicos es irse del país, por eso están militando”, remarca.

La influencer libertaria Lilia Lemoine, tambien conocida en su rol cosplayerinsiste al igual que Milei con que los libertarios no son de derecha ni de izquierda, sostiene que esta generación busca “una revolución, un cambio” y no lo encuentra en “los artistas que forman parte del establishment, ni tampoco en deportistas y mucho menos en políticos”.

“Los jóvenes libertarios disfrutan del debate, se apoyan en datos, les gusta razonar. Los jóvenes de la izquierda repiten un relato que no terminan de comprender y que apenas se enfrenta a datos empíricos se desmorona”, compara.

El sociólogo e investigador del Conicet Ezequiel Saferstein resalta “que en un país donde casi nadie se reconocía como de derechas, por la carga negativa asociada a las dictaduras, muchos de los jóvenes libertarios se reconocen como parte de ese espacio y actúan políticamente en ámbitos partidarios y extra partidarios: desde algunos partidos y alianzas políticas como el Partido Libertario y Republicanos Unidos que van articulando con espacios de derecha más tradicionales hoy marginales, como el Partido Demócrata, la Ucedé y el Partido Autonomista; hasta think tanks y centros de estudios no explícitamente partidarios, como la Fundación Libre, de Agustín Laje o Estudiantes por la Libertad, una fundación internacional con presencia local, pasando por centros de estudiantes y otras instancias de agrupamiento universitario”.

Para el politólogo Sergio Morresi, que se especializa en las formaciones políticas de derecha en Argentina, “hay un fenómeno novedoso, que se da al mismo tiempo que el PRO triunfa en las elecciones, y es que los grupos libertarios empiezan a tener éxito por fuera del radar. Se ve el crecimiento de este fenómeno de una manera exponencial, por ejemplo, en las charlas que dan los referentes de estos jóvenes: van a hablar a una universidad, hay una marcha para rechazar la charla, entonces se presentan en otro auditorio cercano y llenan con jóvenes de entre 15 y veintipico de años, la mayoría varones”.

referentes libertarios

Incorrectos, pero no tanto

Si el cartel y el volante es el merchandising militante de la izquierda; los libertarios tienen al meme como instrumento político. Esa pieza humorística de fácil viralización es su arma cargada de “incorrección política”. Pero qué pasa cuando esa incorrección habilita la violencia, los discursos de odio y el trolleo o ataque masivo en redes.

Zicarelli, que se agrupa junto a otros influencers en lo que llaman “El Ministerio del Odio”, cuestiona “el correctismo de tener que pensar cuatro veces lo que vas a decir porque cualquier desliz es tomado como xenofobia, homofobia, misoginia y transfobia” y asegura que “extremistas violentos hay en la derecha y la izquierda, pero las tintas se cargan siempre sobre la derecha”.

Sin embargo, sí pone el foco en los grupos de extrema derecha o nacionalistas que comparten las marchas opositoras con los jóvenes libertarios: “A mí me repugnan, me dan asco, pero hay un gran debate en el movimiento liberal sobre la libertad de manifestarse. Yo proscribiría todo partido totalitario de izquierda o de derecha”.

En esta misma línea, Lucio, el presidente de Pibes Libertarios, cuenta que fueron acosados por neonazis en una marcha el año pasado. “Muchas veces nos intentan relacionar con estos grupos y nosotros no tenemos nada que ver, somos enemigos, y a otro nivel que el kirchnerismo. Incluso tengo amigos kirchneristas”.

“La forma de militar de nuestros chicos es absolutamente pacífica, no tiene nada del revolucionario que empuñaba armas como los de izquierda. Esta no es una revolución de izquierda, por eso es que somos liberales, porque respetamos la libertad de elección, de las ideas del otro; el comunismo se impuso en base a la violencia”, agrega Espert.

Patricia Bullrich y Álvaro Zicarelli.

Patricia Bullrich y Álvaro Zicarelli.

Lejos de las ideas liberales progresistas, muchos de estos jóvenes libertarios se manifiestan contra reivindicaciones y luchas feministas como el aborto legal, las leyes de cupo o el avance en la diferenciación entre el sexo biológico y el género.

“El feminismo en Argentina, como en todo el mundo, es un negocio de la política y está contaminado por la ‘ideología de género’. Según esta ideología, es mujer cualquiera que se autoperciba mujer; entonces ¿cómo definimos nuestros derechos a partir de esa definición? No sirve para solucionar los problemas que tenemos las mujeres, los ahonda. Es más, hasta me resulta misógino”, considera Lemoine, que fue noticia hace algunos meses por agredir a huevazos a un móvil de C5N.

“Somos anti cuarta ola del feminismo que es la actual tendencia mayoritaria, a las que se las ve manifestándose con los senos al aire, las axilas peludas, que hacen performance en las que se visten de la Virgen María, abortan y dicen ‘abortalo antes de que te salga radical o policía’. Nosotros tenemos feministas como Gloria Álvarez, María Blanco y Roxana Kraimer, que son liberales y científicas y que no creen que el feminismo es la lucha contra el hombre sobre la base del supremacismo, sí sobre la base de la igualdad ante la ley”, asegura Zicarelli, que actualmente es secretario político de Amalia Granata.

Para Saferstein, “si bien en las redes sociales muchos se presenten e intervienen de manera violenta, por las características propias que tiene ese espacio virtual, el anonimato y los modos de interacción virulentos, en el espacio público los jóvenes libertarios no actúan necesariamente de la misma manera”.

“Como todo ámbito de sociabilidad juvenil, tienen sus redes de contacto, van a la universidad o al colegio, se juntan con amigos ‘no libertarios’, van a manifestaciones políticas (como las manifestaciones anti cuarentena que ocurrieron en 2020), van a eventos a escuchar a sus referentes como Milei, leen sus libros, los intercambian, los discuten”, señala.

Morresi, docente de la Universidad Nacional del Litoral, enfatiza que estos jóvenes suelen sublevarse “contra lo que ellos ven como mandatos del feminismo, que ‘no los dejan ser’, que los reprimen” y remarca que “hay una violencia discursiva o simbólica, donde se coloca a algunos sectores de la sociedad en el lugar de enemistad, pero esa violencia no es física”.

Libertarios, a las urnas

“Es fundamental que empiecen a incorporar importantes dosis de realismo, pragmatismo y decisión de ser conducidos para que esto no sea anárquico y plenamente asambleario. ‘La organización vence al tiempo’. Yo quiero ser una bisagra entre el ideal liberal libertario con el realismo político”. Con frase peronista, Zicarelli hace un llamado a los jóvenes a unificar las voluntades libertarias y de centro derecha detrás de un candidato o candidata.

¿El fantasma? Que la dispersión de votos del centro a la derecha “le haga el juego al kirchnerismo” en las próximas legislativas.

Desde una postura mucho más cercana al PRO que otros referentes libertarios, Zicarelli, que se define como minarquista y de centro derecha, quiere la “construcción de un gran polo republicano que sea la suma de aquellos que han hecho bien o muy bien las cosas en el gobierno de Mauricio Macri y aquellos de afuera que vengan a hacer bien o muy bien las cosas que en ese gobierno se hicieron muy mal, en especial la política macroeconómica. La línea de los halcones de Juntos por el Cambio con Milei, Miguel Boggiano, Fausto Spotorno, Agustín Etchebarne, Ricardo López Murphy”.

El crossover Bullrich-Milei en la última marcha opositora, con saludo y sonrisa para las cámaras incluidos, va en línea con el reclamo de ciertos referentes libertarios. También la conformación del “Frente Vamos” con dirigentes liberales y conservadores.

Milei, que ya hace campaña como candidato a diputado por Avanza Libertad, asegura que su espacio no le resta votos a Juntos por el Cambio: “Nosotros somos antiestatistas, y ahí son colectivistas los kirchneristas o Juntos por el Cambio. De hecho, dentro de Juntos por el Cambio está la UCR, que es la Internacional Socialista. Así que nosotros no le sacamos votos a nadie porque el oficialista y la oposición son todos colectivistas”.

El tuit de José Luis Espert con la presentación del Frente Vamos.

El tuit de José Luis Espert con la presentación del Frente Vamos.

“Si bien en Argentina son todavía electoralmente marginales, sí son claros sus avances en dos direcciones de manera simultánea: en su presencia cada vez mayor en el debate público, que lleva a tensar ciertas discusiones y ampliar el margen de lo decible, desde una postura que se presenta como ‘políticamente incorrecta’ y que la vemos en las redes y cada vez más en los medios masivos. Y en los cruces que se hacen cada vez más visibles entre agrupaciones de esta nueva derecha alternativa y las derechas mainstream”, grafica el sociólogo Ezequiel Saferstein.

Los jóvenes libertarios ya no se mueven en la deep web. Militan en el espacio público y se multiplican entre millennials centennials  con ideas “incorrectas”  y posturas rebeldes. Faltan algunos meses para saber si este fenómeno es marginal o alcanza para cambiar el rumbo de una elección.

Fuente: Clarín

Vídeo relacionado: Tipos y Diferencias de Liberales y Libertarios. El Gentilhombre

10 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. El libertarismo (del inglés: libertarianism, este a su vez del latín: libertas, “libertad”) es una filosofía política y legal que defiende la libertad del individuo en sociedad5​, los derechos de propiedad privada y la asignación de los recursos a través de la economía de mercado (capitalismo de libre mercado). El libertarismo considera la propiedad y los mercados libres como las bases más sólidas para garantizar la libertad individual

  2. Bien dicho lo que declara un mozo juvenil respecto al elemento central tiene que ver con la rebeldía. Argentina viene abrazando dosis crecientes de socialismo en los últimos 100 años, en un proceso paulatino que arrancó con Hipólito Yrigoyen. Entonces hoy la rebelión no es ser de izquierda, es ser liberal”, dice.
    José Luis Espert, otro referente de la generación libertaria, aporta: “Son jóvenes muy contestatarios, revolucionarios, refractarios, hartos de ver a sus familiares perder empresas, perder empleos y perder proyectos. Son hijos de una generación muy frustrada en lo económico. Están viendo que las ideas liberales son justamente las ideas revolucionarias, así como en su momento las ideas revolucionarias en el mundo eran las ideas de izquierda”. En Perú los sabiondos de las universidades enseñan cosas inservibles de ppura teoría sin aplicar argumentos actualizados.

  3. Que buenos que existan jóvenes de centro derecha, ojala que en el Perú hubiese una juventud acomodaticia y utilitarista que se alinea con la izquierda y caen en posiciones estúpidas que cuando lo que necesitamos es la propiedad privada para generar riqueza.

  4. un excelente artículo que impresiono mucho en el contenido. José Luis Espert, otro referente de la generación libertaria, aporta: “Son jóvenes muy contestatarios, revolucionarios, refractarios, hartos de ver a sus familiares perder empresas, perder empleos y perder proyectos. Son hijos de una generación muy frustrada en lo económico. Están viendo que las ideas liberales son justamente las ideas revolucionarias, así como en su momento las ideas revolucionarias en el mundo eran las ideas de izquierda”. Vale.

  5. Repiten que la minoría que produce mantiene al resto con sus impuestos. Se oponen a la cuarta ola del feminismo y al uso del lenguaje inclusivo. Intercambian libros entre ellos y participan de conferencias. Son los jóvenes libertarios. Sus ideas rectoras las resume en tres palabras: vida, libertad y propiedad privada. “Vida en el sentido del respeto a la vida humana. Por más que mi postura personal sea provida, en el movimiento hay un debate y diferentes posiciones. Libertad es tomar decisiones a partir de nuestra propia consciencia, y propiedad privada porque para llevar a cabo acciones se necesita un espacio. Nada sin sustento a la tierra, que lo plantea Camino de servidumbre, de Friedrich A.Hayek”.
    Son jóvenes bien preparados listos para confrontar el peligro del comunismo.