Al Qaeda, el Talibán, Estado Islámico e ISIS-K una amenaza mundial del terrorismo

Estado Islámico: la amenaza continúa. La ideología que sustenta al grupo terrorista conserva su capacidad para golpear en Europa y en todo el mundo

Por: Luis Alberto Pintado Córdova y ABC

Estado Islámico, la amenaza continúa - Estado Islámico ISIS

Estado Islámico: la amenaza continúa. La ideología que sustenta al grupo terrorista conserva su capacidad para golpear en Europa y en todo el mundo

Según explica Frank Gardner, corresponsal de Seguridad de la BBC, ISIS-K es el más extremo y violento de todos los grupos militantes yihadistas que operan en Afganistán.

Fue creado en enero de 2015 en el apogeo del poder de EI en Irak y Siria, antes de que su autoproclamado califato fuera derrotado y desmantelado por una coalición liderada por EE.UU.

El grupo recluta tanto a yihadistas afganos como paquistaníes, especialmente miembros desertores de los talibanes afganos que no ven su propia organización como «suficientemente extremista».

Fuentes de inteligencia han atribuido al grupo algunas de las peores atrocidades que han tenido lugar en Afganistán en los últimos años como ataques dirigidos a escuelas de niñas, hospitales e incluso una sala de maternidad donde, según informes, mataron a tiros a mujeres embarazadas y enfermeras.

A diferencia de los talibanes, cuyo interés se limita a Afganistán, ISIS-K es parte de la red global de EI que busca llevar a cabo ataques contra objetivos occidentales, internacionales y humanitarios donde sea que puedan alcanzarlos.

ISIS-K tiene su sede en la provincia oriental de Nangarhar en Afganistán, cerca de las rutas de tráfico de drogas y personas que entran y salen de Pakistán.

En su momento de máximo poder, el grupo contaba con unos 3.000 combatientes, pero ha sufrido bajas significativas en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad estadounidenses y afganas, y también con los talibanes.

ISIS-K y su red con los talibanes

ISIS-K tiene grandes diferencias con los talibanes, a los que acusa de abandonar la yihad y el campo de batalla a favor de un acuerdo de paz con EE.UU. negociado en «hoteles elegantes» en Doha, Qatar.

En su comunicado en el que se atribuyeron el ataque de este jueves, acusaron a los talibanes de «colaborar» con las fuerzas estadounidenses para evacuar «espías».

Sin embargo, periféricamente están conectados a los talibanes a través de un tercer grupo.

Según los investigadores, existen fuertes vínculos entre ISIS-K y la llamada red Haqqani, que a su vez está estrechamente vinculada a los talibanes.

Heridos llegan al hospital.

GETTY IMAGES. Heridos y fallecidos tras el ataque fueron transportados al hospital.

____

El líder de esa red, Khalil Haqqani, está ahora a cargo de la seguridad en Kabul.

Sajjan Gohel, de la Fundación Asia Pacífico, ha estado monitoreando las redes militantes en Afganistán durante años.

El experto cree que «varios ataques importantes entre 2019 y 2021 involucraron la colaboración entre ISIS-K, la red Haqqani de los talibanes y otros grupos terroristas con sede en Pakistán».

Cuando los talibanes se apoderaron de Kabul el 15 de agosto, el grupo liberó a un gran número de prisioneros de la cárcel de Pul-e-Charki entre los que, según los informes, se encontraban militantes del Estado Islámico y de Al Qaeda. Estas personas ahora están en libertad.

Los militantes de EI representan ahora un gran desafío de seguridad para el gobierno talibán entrante, una preocupación que comparte con las agencias de inteligencia occidentales.

Heridos llegan al hospital.

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

Una amenaza global

«La amenaza a nuestras fuerzas, particularmente por parte de ISIS-K, es muy real como hemos visto hoy», dijo este jueves el general Kenneth McKenzie, comandante de Comando Central de Estados Unidos.

En un mensaje a la nación tras los ataques, el presidente Biden aseguró que «estos terroristas de EI no ganarán» y prometió una respuesta con «fuerza y precisión».

«No perdonaremos, no olvidaremos. Los cazaremos y les haremos pagar», dijo el mandatario, a la vez que informó que ordenó a sus comandantes desarrollar planes para atacar objetivos y líderes de ISIS-K.

«Creemos saber quiénes son y realizaremos la operación para alcanzarlos donde quiera que estén», agregó.

Diferencias de al Qaeda, el Talibán y Estado Islámico

Tres grupos extremistas cohabitan en un convulso juego de poder en Afganistán: el Talibán, al Qaeda y Estado Islámico. José Carlos Cueto, internacionalista de BBc de News mundo 2021.

Tras la salida de las fuerzas occidentales y la llegada del Talibán al poder, los expertos temen una posible nueva era del yihadismo en Oriente Medio y Asia central.

Al Qaeda y Estado Islámico (EI) puede que hayan sido debilitados en los últimos años, pero siguen activos y ahora podrían reforzarse.

Comparten una ideología fundamentalista al igual que el Talibán, pero estos tres grupos tienen aspiraciones y métodos distintos.

El Estado Islámico de Khorasán (ISIS-K), una filial del mando central, ha reivindicado la autoría del ataque a través de publicaciones en Amaq, la agencia de propaganda del grupo terrorista, y en Telegram.

«El Talibán es el jugador más significativo de Afganistán. Al Qaeda es un grupo transnacional yihadista que busca reconstruir sus redes. Estado Islámico también, pero tendrá una batalla cuesta arriba dado que es enemigo mortal tanto de al Qaeda como el Talibán«, resume Colin Clarke, investigador y analista de seguridad en el Soufan Center de Nueva York.

El Estado Islámico de Khorasán (ISIS-K) nació de manera oficial a finales del año 2014, cuando juró lealtad a Abu Bakr al Bagdadi, entonces jefe máximo del Estado Islámico que había proclamado en junio de ese año un califato islámico en Irak y Siria.

Una investigación del internacionalista Roger Zuzunaga Ruiz, publicada en El Comercio 2024, indica que ISIS-K surgió en el este de Afganistán, país donde actualmente tiene su base,y rápidamente se ganó una reputación de brutalidad extrema. Son enemigos de los talibanes, que volvieron al poder en el 2021, coincidiendo con el retiro de las tropas de Estados Unidos que estaban en la nación desde el 2001.

En cuanto a sus objetivos, el ISIS-K pretende restablecer su propio califato en Asia Central, en una región histórica llamada “Khorasan”, a caballo entre Afganistán, Irán, Pakistán y Turkmenistán, explica la agencia AFP.

En el 2021, Naciones Unidas calculó que el ISIS-K tendría entre 500 y varios miles de combatientes en Afganistán, principalmente en el norte y el este del país, y dispone de células en Kabul.

Desde el 2020 es dirigido por el misterioso Shahab al Muhajir, por cuya cabeza Estados Unidos ofrece una recompensa de 10 millones de dólares.

Shahab al Muhajir, cabecilla de ISIS-K. (Departamento de Justicia de Estados Unidos).
Shahab al Muhajir, cabecilla de ISIS-K. (Departamento de Justicia de Estados Unidos).

____

Roger Zuzunaga Ruiz, señala que de acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, en junio del 2020, el liderazgo central del Estado Islámico nombró a Shahab al Muhajir, también conocido como Sanaullah Ghafari, líder de ISIS-K.

Nacido en 1994 en AfganistánAl Muhajir es responsable de aprobar todas las operaciones del ISIS-K y de conseguir la financiación para llevar a cabo las acciones terroristas.

“El grupo armado se ha convertido en pocos años en un conglomerado de antiguas organizaciones yihadistas, entre ellas uigures y uzbekos, o talibanes desertores”, explicó a la agencia AFP Jean-Luc Marret, investigador de la Fundación para la Investigación Estratégica.

Hasta el 2020, el ISIS-K era una organización que estaba en decadencia, explica AFP. La dirigencia de la organización terrorista había sido diezmada por los ataques estadounidenses.

Pero la llegada de Al Muhajir “desembocó en un cambio radical para la organización, que pasó de ser una red fragmentada y debilitada a la temida falange que es hoy”, dijo a la AFP Abedul Sabed, experto en temas de seguridad en el Medio Oriente.

Bajo su dirección, los combatientes clandestinos “hicieron hincapié en la guerra urbana y la violencia simbólica”, siguió Sabed.

El ISIS-K tiene un largo historial de ataques dentro y fuera de Afganistán. Entre sus blancos figuran hasta mezquitas.

En el 2021, el ISIS-K reivindicó más de 220 ataques en Afganistán, incluidos tres atentados suicidas mortales desde que los talibanes volvieron al poder: contra el aeropuerto de Kabul, una mezquita en la capital y otra mezquita chita en Kunduz.

El atentado contra el aeropuerto en agosto del 2021, cuando Estados Unidos se retiraba del país, dejó más de 100 muertos, entre ellos 13 soldados estadounidenses. Mientras que el de Kunduz acabó con la vida de 55 personas.

Afganos heridos yacen en una cama en un hospital después de una explosión mortal afuera del aeropuerto en Kabul, Afganistán, el jueves 26 de agosto de 2021. (Foto AP / Mohammad Asif Khan).
Afganos heridos yacen en una cama en un hospital después de una explosión mortal afuera del aeropuerto en Kabul, Afganistán, el jueves 26 de agosto de 2021. (Foto AP / Mohammad Asif Khan).
_____

En setiembre del 2022, militantes del ISIS-K reivindicaron la autoría de un atentado suicida contra la embajada rusa en Kabul.

A principios de este año, Estados Unidos interceptó comunicaciones que confirmaban que el ISIS-K perpetró dos atentados con bomba en Irán en los que murieron casi 100 personas.

Este mes, el principal general estadounidense en Medio Oriente alertó que ISIS-K podría atacar intereses estadounidenses y occidentales fuera de Afganistán “en tan sólo seis meses y con poca o ninguna advertencia”.

En cuanto a su relación con los talibanes, ambas organizaciones son sunitas y por momentos combatieron juntos, pero actualmente son enemigos. Los talibanes se ciñen al territorio de Afganistán, mientras que el ISIS-K busca internacionalizar la guerra santa, explica AFP.

El ISIS-K también acusa de los talibanes de haberse “vendido a los estadounidenses”.

Asking the Right Questions about ISIS: Between Politics and Ideology - Atlantic Council

¿Qué pretende ISIS-K atacando en Rusia?

La organización matriz, el ISIS-K pretende crear un «Estado islámico puro», según el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés), que describe la visión del grupo de un «califato global y transnacional» regido por la sharia.

El ISIS-K siente un odio mutuo hacia los talibanes y atrae a quienes tienen opiniones aún más radicales que el grupo islamista que gobierna Afganistán. Se niega a reconocer a los talibanes como líderes islámicos legítimos porque se apoya en una base estrecha «en lugar de comprometerse con una yihad islámica universal», de acuerdo con el CSIS.

Por ello, los recientes atentados del ISIS-K se han dirigido en gran medida contra los talibanes y otros objetivos simbólicos, así como contra las minorías musulmanas chiíes de Afganistán, en particular la etnia hazara.

El odio del grupo a Occidente, incluidos Estados Unidos, el Reino Unido y Europa, también ocupa un lugar destacado en su agenda, al igual que su enemistad con Rusia.

De acuerdo con The Conversation, si el ISIS-K es realmente responsable del atentado de Moscú, Occidente debe prepararse para nuevos intentos de atentado, no sólo en Rusia, sino en toda Europa.

¿Por qué esta vez le tocó a Rusia? Tanto el Estado Islámico como el ISIS-K llevan mucho tiempo proclamando su intención de atacar a Rusia.

En cuanto a la motivación, los terroristas han mencionado la ocupación militar de Afganistán por parte de Rusia en la década de 1980 y su largo historial de represión de las comunidades musulmanas en Rusia, especialmente en el Cáucaso Norte.

También han citado el papel de Rusia como el mayor aliado del brutal régimen de Bashar al Asad en Siria, a quien los rusos salvaron durante la guerra civil cuando las facciones opositoras ya dominaban grandes extensiones de territorio.

The Conversation recordó que el Estado Islámico ya perpetró múltiples atentados en Rusia entre el 2016 y 2019, mientras que varios complots fueron desbaratados entre el 2021 y 2023.

Además, muchos de los militantes del ISIS-K detenidos en toda Europa, incluida Rusia, en los últimos dos años eran ciudadanos rusos y personas procedentes de Asia Central con vínculos con Rusia.

Daniel Byman, investigador principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, dijo el lunes a The Washington Post que “Rusia ha sido durante mucho tiempo un enemigo del amplio movimiento islamista, que se remonta a la lucha antisoviética en la década de 1980″.

Además, agregó que el apoyo a los chechenos contra Rusia en las décadas de 1990 y 2000 fue una “causa célebre entre los yihadistas”.

“En los años siguientes, muchos yihadistas del Cáucaso Asia Central fueron a la zona de Afganistán-Pakistán, donde se mezclaron con lo que ahora es ISIS-K, dándole al grupo una visión anti-Rusia desde sus inicios, así como a las redes en la propia Rusia“, añadió Byman.

La amenaza ISIS-K en Rusia: desde una bomba en un avión hasta un ataque frustrado a una sinagoga - Infobae

ISIS-K en Afganistán

__

El Washington Post recordó que durante la larga intervención militar de Rusia en Siria, el presidente ruso Vladimir Putin denunció de manera reiterada al Estado Islámico como un enemigo y proclamó la victoria sobre el grupo terrorista en 2017.

El año pasado, documentos militares estadounidenses clasificados filtrados en Discord señalaron complots del ISIS-K para atacar varios países, incluidos Suecia, Turquía y Rusia, indicó el Washington Post.

Mientras que funcionarios estadounidenses vincularon a los militantes del ISIS-K con al menos 15 planes específicos para atacar embajadas, iglesias, centros de negocios y la Copa Mundial de Fútbol de la FIFA, que atrajo a millones de espectadores a Qatar en el 2022.

De la religión a la geopolítica

Una investigación de Jessie Yeung, internacionalista de CNN, 2024, indica que la amenaza de la organización del Estado Islámico no se puede entender solamente como un problema fundamentalmente religioso. Factores geopolíticos y de lucha por la hegemonía del poder en la región se esconden detrás de una ideología que legitiman a través de la religión.

Según explica Antoni Segura, profesor de Historia Contemporánea de la UB y presidente del CIDOB, Estado Islámico nace en Irak del rechazo a la ocupación norteamericana y de una política sectaria y antisunita del presidente iraquí Nuri al-Maliki (2006-2014). En este contexto, las tribus sunitas se rebelan en contra del poder de Bagdad y aquí es donde el ISIS encuentra un apoyo social.

El terrorismo es una amenaza mundial

París y Francia han sido objetivo prioritarios del yihadismo de Estado Islámico, lo que ha llevado a reforzar la seguridad en lugares turísticos emblemáticos como la Torre Eiffel (Michel EUler / AP)
____

“Eso no significa que haya dirigentes y militantes que se lo crean, pero gran parte de sus estrategas militares proceden del antiguo ejército de Saddam Hussein, a quién no se puede catalogar de fanatismo”, comenta Segura. Además, el historiador señala que este ejército fue vencido y por eso “hay un cierto sentimiento de revancha”.

El ataque contra Occidente se hace evidente en el aparato propagandístico del pretendido EI y recoge un sentimiento presente en el mundo islámico. Xavier Torrens considera que estos grupos terroristas propagan un discurso del odio basado en los tres grandes prejuicios de las sociedades musulmanas: antisemitismo, antiamericanismo y antioccidentalismo. Llevándolos al extremo se genera un proceso de radicalización con el que captan a miles de personas. El problema, según este experto, es que la mayoría de los países musulmanes son dictaduras donde no se puede trabajar el discurso del odio.

Sin embargo, Antoni Segura destaca las guerras perpetradas por EEUU y sus aliados en Irak y Afganistán. “A veces olvidamos que las guerras también traen recuerdos, y ellos recuerdan sus víctimas igual que hacemos nosotros con las víctimas de los atentados”, defiende.

 

Mario Toboso, quién ha estudiado el proceso de captación de adeptos países occidentales, asegura que hay factores sociales diversos para la radicalización pero subraya el discurso de “ellos” contra “nosotros” que se promueve mediante una “narrativa excluyente, violenta y manipuladora”.

Más de 60 muertos y 115 hospitalizados en un ataque en Moscú: el Estado Islámico se adjudicó el atentado
En un ataque en Moscú: el Estado Islámico se adjudicó el atentado

Una revolución mediática permanente

El aparato propagandístico permitió a la organización del Estado Islámico darse a conocer en todo el mundo mediante vídeos con escenas obscenas de periodistas decapitados, torturas y violencia extrema. “Hicieron una revolución mediática a través del márquetin que los ha llevado al liderato del imaginario yihadista global”, explica Montoto.

Los vídeos pasaron de contener imágenes con personas rezando a usar la estética del videojuego para ensalzar la violencia a través de la humillación de las víctimas y la percepción de que cada asesinato es banal. Así, ISIS consiguió superar a Al-Qaeda, proyectando una imagen de “caballo ganador”, como la describe Toboso.

Pensábamos que Al Qaeda en Iraq había tocado techo en el uso de la violencia en los vídeos, pero la evolución a Estado Islámico acarreó niveles de violencia aún mayores”

 

“Las cifras de combatientes terroristas extranjeros tras la proclamación del califato en el año 2014 han sido las más elevadas respecto a anteriores conflictos como Afganistán, Bosnia o Iraq”, explica Toboso. Alrededor de 40.000 combatientes de 110 nacionalidades fueron a Siria e Iraq, de los cuales unos 5.000 eran residentes de la Unión Europea, según datos de 2017 de la Red de Conocimiento de Radicalización de la Comisión Europea (RAN).

“Estos vídeos sorprendieron mucho a los analistas porque nos pensábamos que Al Qaeda en Iraq había tocado techo en el uso de la violencia. Pero estos evolucionan hacia el Estado Islámico con niveles de violencia aún mayores. Y lo más sorprendente es que niños de 15 años tengan estómago vara per esto y seguir”, apunta Montoto.

 

 

“El impacto de lo visual, el relato apocalíptico o la fascinación por la violencia contrarrestan el nihilismo de muchos jóvenes llenando su vacío existencial, reafirmando su participación en una causa trascendental”, comenta Toboso. “Una propuesta muy sugerente entre jóvenes musulmanes que no tienen un sentimiento de pertenencia a ningún país concreto”, añade.

Combatir la problemática de la ideología

Si una parte del problema es la ideología, entonces la lucha debe trasladarse también al campo de las ideas. En Europa se han empezado a desarrollar programas de desradicalización y contranarrativa. Su objetivo es erosionar, deslegitimar y desacreditar los argumentos de los grupos terroristas. Por ejemplo, cómo es que la ideología que promulgan es el Islam “puro” cuando va en contra de El Corán o si dicen defender el Islam de Occidente porqué la mayoría de víctimas son civiles musulmanes.

Tanto Mario Toboso, Jofre Montoto como Xavier Torrens creen que la respuesta no debe ser solamente policial sino que debe incluir políticas públicas con diversidad de actores. “Se tendrían que destinar más recursos, pero el problema es que son caras y a largo plazo”, comenta Montoto.

El problema es que nadie habla la lengua árabe en la cual está escrito El Corán y así en las traducciones los que gobiernan pueden decir lo que ellos quieran”, explica Dolors Bramon

 

Xavier Torrens considera que se tienen que trabajar los prejuicios desde la escuela de manera específica. Para Toboso, un problema tan complejo como el terrorismo requiere la participación de actores sociales entre educadores, medios de información, representantes de las comunidades islámicas, fuerzas de seguridad, profesionales penitenciarios, etc., para crear una “cultura de la seguridad”.

“El terrorismo, por definición, busca el impacto del terror. En una sociedad resiliente el mensaje del miedo tiene muchas más dificultades para propagarse y responde de una forma más responsable y madura ante cualquier manifestación de la amenaza”, explica Toboso.

Respuestas en esta línea fueron los lemas de “Boston Strong” y “No tinc por” tras el atentado de la maratón de Boston en 2013 y los atentados de Barcelona y Cambrils respectivamente. Pero queda mucho por hacer, mientras la organización terrorista Estado Islámico muta y se transforma y mantiene su amenaza con formatos diferentes.

Fuentes: 

Washington Post – BBC News Mundo – El Comercio – AFP – Reuters – Si Crees, Innovas

Vídeos recomendados:

20 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. La libertad de expresión implica poder comunicarnos y expresarnos libremente. Un derecho fundamental para vivir en una sociedad justa y abierta en la que se pueda acceder a la justicia y disfrutar de los derechos humanos.
    El derecho a expresar y difundir, buscar, recibir y compartir información e ideas sin miedo ni injerencias ilegítimas es esencial para nuestra educación, para desarrollarnos como personas, ayudar a nuestras comunidades, acceder a la justicia y disfrutar de todos y cada uno de los derechos fundamentales.

    El derecho a la libertad de expresión está consagrado en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Humanos, que describe sus elementos fundamentales como derecho consustancial a todas las personas. Posteriormente, ese derecho ha quedado protegido en infinidad de tratados internacionales y regionales.
    Internet se usa cada día más como fuente para expresar nuestro derecho a la libertad de expresión, libertad de información, libertad de opinión, de pensamiento y de prensa para alzar la voz contra el poder y para ejercer presión por un mayor respeto a los derechos humanos. Las redes sociales alimentan un nuevo activismo que los gobiernos luchan por controlar.
    Nuestra revista es acdémico, científico, emprearial y cultural que abarca un marco universal tal como nos predicó el fundador de la UNFV Víctor Raúl Haya de la Torre.
    El terrorismo es un problema y una amenaza global. Agrdecemos su generoso comentario.

  2. Tengo entendido que este Chat es para Tocar temas políticos y partidarios.
    Para información de este tipo, tenemos un sin fin de páginas que lo buscas encuentras..
    Gracias.

    • La libertad de expresión implica poder comunicarnos y expresarnos libremente. Un derecho fundamental para vivir en una sociedad justa y abierta en la que se pueda acceder a la justicia y disfrutar de los derechos humanos.
      El derecho a expresar y difundir, buscar, recibir y compartir información e ideas sin miedo ni injerencias ilegítimas es esencial para nuestra educación, para desarrollarnos como personas, ayudar a nuestras comunidades, acceder a la justicia y disfrutar de todos y cada uno de los derechos fundamentales.

      El derecho a la libertad de expresión está consagrado en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Humanos, que describe sus elementos fundamentales como derecho consustancial a todas las personas. Posteriormente, ese derecho ha quedado protegido en infinidad de tratados internacionales y regionales.
      Internet se usa cada día más como fuente para expresar nuestro derecho a la libertad de expresión, libertad de información, libertad de opinión, de pensamiento y de prensa para alzar la voz contra el poder y para ejercer presión por un mayor respeto a los derechos humanos. Las redes sociales alimentan un nuevo activismo que los gobiernos luchan por controlar.
      Nuestra revista es acdémico, científico, emprearial y cultural que abarca un marco universal tal como nos predicó el fundador de la UNFV Víctor Raúl Haya de la Torre.
      El terrorismo es un problema y una amenaza global. Agrdecemos su generoso comentario.

  3. Una investigación de Jessie Yeung, internacionalista de CNN, 2024, indica que la amenaza de la organización del Estado Islámico no se puede entender solamente como un problema fundamentalmente religioso. Factores geopolíticos y de lucha por la hegemonía del poder en la región se esconden detrás de una ideología que legitiman a través de la religión. Una de las mejores estrategias para la lucha polóitoca es el debate político ideológico, pero ante un sectario, no puedes, porquie son fanátoicos.

  4. CONDENANDO A LA LACRA TERRORISTA DEL ESTADO ISLAMICO, SIN EMBARGO PARECE SER UNA VENGANZA DE ISIS POR SU DERROTA Y MASACRE DE LA POBLACION CIVIL EN ALEPO Y RAQA ( SIRIA) A MANO DE LOS RUSOS Y EL GOBIERNO SIRIO.

  5. Tres grupos extremistas cohabitan en un convulso juego de poder en Afganistán: el Talibán, al Qaeda y Estado Islámico. José Carlos Cueto, internacionalista de BBc de News mundo 2021.
    Tras la salida de las fuerzas occidentales y la llegada del Talibán al poder, los expertos temen una posible nueva era del yihadismo en Oriente Medio y Asia central.
    Al Qaeda y Estado Islámico (EI) puede que hayan sido debilitados en los últimos años, pero siguen activos y ahora podrían reforzarse. Hoy con ISIS-K hay una amenaza peor de tipo de terrorismo más brutal.

  6. ISIS-K tiene su sede en la provincia oriental de Nangarhar en Afganistán, cerca de las rutas de tráfico de drogas y personas que entran y salen de Pakistán.
    En su momento de máximo poder, el grupo contaba con unos 3.000 combatientes, pero ha sufrido bajas significativas en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad estadounidenses y afganas, y también con los talibanes.
    Un excelente artículo de actualidad mundial.

  7. Sajjan Gohel, de la Fundación Asia Pacífico, ha estado monitoreando las redes militantes en Afganistán durante años.
    El experto cree que «varios ataques importantes entre 2019 y 2021 involucraron la colaboración entre ISIS-K, la red Haqqani de los talibanes y otros grupos terroristas con sede en Pakistán».
    Cuando los talibanes se apoderaron de Kabul el 15 de agosto, el grupo liberó a un gran número de prisioneros de la cárcel de Pul-e-Charki entre los que, según los informes, se encontraban militantes del Estado Islámico y de Al Qaeda. Estas personas ahora están en libertad.
    UIn artículo bien investigado, excelnte.

  8. ISIS-K es el más extremo y violento de todos los grupos militantes yihadistas que operan en Afganistán. Fue creado en enero de 2015 en el apogeo del poder de EI en Irak y Siria, antes de que su autoproclamado califato fuera derrotado y desmantelado por una coalición liderada por EE.UU.

  9. Estado Islámico: la amenaza continúa. La ideología que sustenta al grupo terrorista conserva su capacidad para golpear en Europa y en todo el mundo. Un grave peligro para la humanidad con terroristas psicopatas.