Beijing incrementa rápidamente su influencia en el mundo musulmán

La rápida alianza de Beijing con el régimen talibán en Afganistán fue una muestra de la eficiencia de la realpolitik china en el mundo musulmán

 

Beijing se esfuerza por proyectar su poderío económico y militar a escala global mediante la iniciativa del cinturón y la ruta de la seda (BRI), que proyecta una red económica y de infraestructura mediante tres ramales. Uno que dividiría a Asia Central en dos, por Rusia hacia Europa Oriental y por Asia Central y el sur de Rusia al Mar Negro y el Mediterráneo; el otro ramal sería el marítimo, que a través de África y el Medio Oriente se extienda hacia Europa y proyecte al Atlántico. Para garantizar esa ruta marítima Beijing adelanta su proyecto imperial africano y persigue una hegemonía militar sobre el Sudeste de Asía que se proyecte hacia todo el Indo-Pacífico.

Para asegurar Asía Central, China cuenta con Moscú, pero para asegurar su posición en el Medio Oriente necesita una política de largo plazo hacia el mundo musulmán. Beijing está logrando que cada vez más políticos musulmanes miren a otro lado ante el genocidio Uigur y estrechen lazos con China. La rápida alianza de Beijing con el régimen talibán en Afganistán, tras el desastre que ocasionó la apresurada retirada de las fuerzas americanas, fue una muestra de la eficiencia de la realpolitik china en el mundo musulmán.

Mientras China avanza, Biden desperdicia los logros de la administración Trump en el Medio Oriente y retoma la fallida política de Obama apuntando a negociar un acuerdo nuclear renovado con Irán respaldado por Moscú.

China Beijing

 

Una señal de lo que está logrando Beijing es que el Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores de la Organización de Cooperación Islámica (OCI), invitase recientemente al Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi a su reunión del 22 y 23 de marzo de éste año. La OCI está integrada por 57 estados miembros, lo que la hace en la segunda mayor organización multinacional del planeta. En su discurso ante la OCI Wang afirmó que:

“China seguirá manteniéndose firme del lado del pueblo palestino y apoyará la pronta convocatoria de una conferencia de paz internacional más autorizada y representativa sobre la base de la solución de dos Estados para promover una solución integral y justa del problema palestino” (…) “China está lista para trabajar con los países islámicos para promover un mundo multipolar, la democracia en las relaciones internacionales y la diversidad de civilizaciones humanas, y hacer esfuerzos incansables para construir una comunidad de destino para la humanidad”.

MENRI TV destaca que en la OIC los chinos sostuvieron conversaciones sobre la desdolarización del comercio internacional, entre ellas conversaciones con Arabia Saudita sobre el uso del Yuan en el intercambio comercial sino-saudí.

“En un artículo, el presidente del tanque de pensamiento Jinnah Rafi Foundation, con sede en Lahore, y el destacado escritor paquistaní Imtiaz Rafi Butt analizaron las implicaciones de la reunión de ministros de Relaciones Exteriores de la OCI, y destacaron cómo el papel de Pakistán se ha vuelto fundamental para acercar al mundo islámico y China. El artículo de Imtiaz Rafi Butt destaca por su silencio total sobre la persecución de los musulmanes uigures en la provincia de Xinjiang por parte de China.”

Beijing está incrementando su influencia y mejorando su imagen en el mundo musulmán. Que Pakistán sea ya casi un satélite chino ha resultado una de sus mejores herramientas para lograrlo. Pero lo que más importa, es que como reportó el diario pakistaní The Express Tribune Beijing ya está invirtiendo más de $400 mil millones en cerca de 600 proyectos en el mundo musulmán con el BRI. Así logró Beijing que en la OCI nadie señalase a Wang el genocidio chino de musulmanes uigures.

If Joe Biden was a Dog Breed, What Breed Would he be?*
 
 

This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.

Las inversiones del BRI en el mundo musulmán son una parte clave del esfuerzo estratégico de largo plazo para mejorar la posición de Beijing. Es dentro de ese marco estratégico estable a largo plazo que la intensa actividad diplomática de China en el Medio Oriente busca capitalizar a corto plazo el creciente descontento árabe con la errada política de la administración Biden.

Fuente: El american

Vídeos relacionados:

Putin y el régimen Talibán: ¿Se avecina una GUERRA o ALIANZA? MilitarMente

China: comunidad de Ningxia mantiene tradiciones del mundo musulmán.Tele SUR tv

https://www.youtube.com/watch?v=_h_BlcspbBY

Musulmanes en China: ¿apocalípticos o integrados? | Internacional. El País

 

12 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Es impactante como China se ha ido recuperando del desastre que vivió, y que en la actualidad sea considerada una economía de gran escala a nivel mundial y que en muchos países ha reemplazado a su par de estados unidos en alianzas con distintas economías que le ha permitido expandir su política y economía a nivel global y que sigue buscando esa expansión. Muchas economías en vías de desarrollo en la actualidad buscan en China un socio estratégico, incluso en el continente americano, y viendo como estados unidos ha dejado de lado a las economías de américa del sur pues China busca posicionarse en ellas como en el caso Musulmán mencionado en el artículo. Sin embargo, considero que los gobernantes de economías en desarrollo deben tener visión al firmar alianzas con China que en muchas veces la política y economía China termina por debilitar la del país en desarrollo

  2. Mientras China avanza, Biden desperdicia los logros de la administración Trump en el Medio Oriente y retoma la fallida política de Obama apuntando a negociar un acuerdo nuclear renovado con Irán respaldado por Moscú.
    Mientras Beijing está incrementando su influencia y mejorando su imagen en el mundo musulmán. Que Pakistán sea ya casi un satélite chino ha resultado una de sus mejores herramientas para lograrlo. Pero lo que más importa, es que como reportó el diario pakistaní The Express Tribune Beijing ya está invirtiendo más de $400 mil millones en cerca de 600 proyectos en el mundo musulmán con el BRI.

  3. “China seguirá manteniéndose firme del lado del pueblo palestino y apoyará la pronta convocatoria de una conferencia de paz internacional más autorizada y representativa sobre la base de la solución de dos Estados para promover una solución integral y justa del problema palestino” (…) “China está lista para trabajar con los países islámicos para promover un mundo multipolar, la democracia en las relaciones internacionales y la diversidad de civilizaciones humanas, y hacer esfuerzos incansables para construir una comunidad de destino para la humanidad”.
    Comentarios de un analista internacional de respeto que debemos tener presente.

  4. Mi humilde opinión es que esta alianza expansionista china y el avance musulmán por el mundo en forma intolerante es una amenaza para el mundo. Soba dos alianzas extremistas que la historia nos enseña que son totalmente peligrosas.

  5. China se esfuerza por su expansionismo. se esfuerza por proyectar su poderío económico y militar a escala global mediante la iniciativa del cinturón y la ruta de la seda (BRI), que proyecta una red económica y de infraestructura mediante tres ramales. Uno que dividiría a Asia Central en dos, por Rusia hacia Europa Oriental y por Asia Central y el sur de Rusia al Mar Negro y el Mediterráneo; el otro ramal sería el marítimo, que a través de África y el Medio Oriente se extienda hacia Europa y proyecte al Atlántico. Para garantizar esa ruta marítima Beijing adelanta su proyecto imperial africano y persigue una hegemonía militar sobre el Sudeste de Asía que se proyecte hacia todo el Indo-Pacífico. Excelente artículo.

  6. Beijing incrementa rápidamente su influencia en el mundo musulmán Todo por su ruta de la seda expansionista totalitario.. Hay que tener cuidado.
    La rápida alianza de Beijing con el régimen talibán en Afganistán fue una muestra de la eficiencia de la realpolitik china en el mundo musulmán