Biosoluciones: qué son y qué aportan a la agricultura

“En Argentina, las biosoluciones están en una etapa de adopción inicial, pero en franco crecimiento”, afirma Daniel Germinara, el nuevo gerente de Biosoluciones de UPL Argentina.

Maní tratado con Biozyme
Los bioestimulantes actúan sobre la mitigación del estrés que sufre un cultivo, promoviendo el desarrollo de raíces, las partes vegetativas o los frutos. En esta categoría se incluyen, además, los mejoradores de suelo. Por su parte, los biocontroladores son Las sustancias naturales que controlan plagas y enfermedades, también macro-organismos como, por ejemplo, los insectos benéficos.

 

Lunes 22 de Marzo de 2021

La creciente demanda de alimentos, el cambio climático y la necesidad de reducir el impacto ambiental de la producción agropecuaria potencian el protagonismo de los productos biológicos en la agricultura. En la industria de los insumos agrícolas se los denomina biosoluciones, y se trata de productos de origen natural que, de acuerdo a su uso, se dividen en bioestimulantes, biofertilizantes y biocontroladores.

La compañía UPL cuenta con un programa exclusivo que denomina Pronutiva, bajo el cual integra las biosoluciones con los productos de protección de cultivos cubriendo las necesidades del productor a lo largo de todo el ciclo de vida del cultivo. En Argentina, el segmento de las biosoluciones cuenta con un nuevo gerente: se trata de Daniel Germinara, especialista en fertilidad de suelos y fertilización de cultivos con amplia trayectoria en la industria.

“En nuestro país, las biosoluciones están en una etapa de adopción inicial, pero en franco crecimiento. Dejando de lado el mercado de inoculantes en soja, un segmento muy conocido por los productores, cada vez son más los que comienzan a experimentar los beneficios que este tipo de productos aportan al rendimiento, la calidad y/o estabilidad de la producción, y la contribución a problemas como la competencia con las malezas, la eficiencia en el uso de los nutrientes, y de recursos clave como el agua. Es todo un mundo de conocimientos con aplicaciones concretas que los productores tienen por descubrir”, detalla Germinara.

Biosoluciones: futuro de la producción agrícola
Biosoluciones: futuro de la producción agrícola. Arysta tiene como base fundamental hacer de una práctica sustentable el futuro de la producción agrícola,por medio de fabricar, formular y vender productos para el campo agrícola directamente y de manera natural. El 70% de su negocio trabaja por el lado químico y en los últimos años, la línea de productos natural ha crecido entre los productores del campo, alcanzando hoy en día el 30% de la producción interna.

 

Pero ¿qué aportan las biosoluciones? Por un lado, los bioestimulantes actúan sobre la mitigación del estrés que sufre un cultivo, promoviendo el desarrollo de raíces, las partes vegetativas o los frutos. En esta categoría se incluyen, además, los mejoradores de suelo. Por su parte, los biocontroladores son sustancias naturales que controlan plagas y enfermedades, también macro-organismos como, por ejemplo, los insectos benéficos. Por último están los biofertilizantes, que apuntan a mejorar o potenciar la nutrición de un cultivo. Entre ellos se encuadran los inoculantes utilizados en soja.

El mercado

Según las estadísticas de DunhamTrimmer LLC, la principal empresa de investigación de biológicos a nivel mundial, el mercado global de biocontrol y bioestimulantes se estima en un valor de más de 8 mil millones de dólares para 2021. La Unión Europea y Estados Unidos lideran la adopción, seguidos por Asia-Pacífico y, en cuarto lugar, Latinoamérica.

REGULADORES DE CRECIMIENTO, herbi, insecti, fungicidas y otros productos tiene UPL. - Suplemento Verde
La biosoluciones en el tratamiento de semillas habiendo solucionado sus problemas, implusando la producción agr´cola-

 

Según la misma fuente, el mercado de biocontrol está creciendo globalmente a una tasa del 17% y el de bioestimulantes lo hace entre el 10 y el 15% anual. Y aunque Latinoamérica es el mercado de menor aplicación, es el que crece a tasas más aceleradas.

Detrás de este crecimiento está el cambio climático. “Las condiciones ambientales extremas a los que están siendo sometidos los cultivos hacen necesario la inclusión de herramientas que ayuden a mitigar el estrés. Allí los bioestimulantes son de gran valor. También es importante la tendencia a bajar el impacto ambiental de la producción agropecuaria que impulsa la inclusión de herramientas de biocontrol para combatir plagas y enfermedades”, argumenta Germinara y destaca que en la Argentina comienza a darse un cambio cultural vinculado a la incorporación de biosoluciones a la agricultura extensiva. “La ganancia está en maximizar el uso de recursos como el agua, la luz, el ambiente edáfico, el potencial genético de los materiales, entre otros. Este es el eje de trabajo que encaramos desde el programa Pronutiva”, aclara.

Uno de los casos de éxito en agricultura extensiva citados por Germinara tiene como protagonista al cultivo de maní. “Desde UPL venimos trabajando mucho y con gran éxito en atender el rápido y uniforme establecimiento del cultivo con tecnologías como Biozyme, un fertilizante con actividad bioestimulante”, describe. A su vez, en el marco del trabajo que UPL viene realizando junto a RAVIT en el norte de Córdoba “hemos incorporado el manejo del estrés en maíz con biosoluciones. Una línea de investigación y experimentación que abre un panorama nuevo, muy auspicioso y que también permite desmitificar la viabilidad económica y agronómica de las biosoluciones en los principales cultivos agrícolas”, concluye Germinara.

Fuente: Agroclave

BioSoluciones UPL | Bioactivador – Sustancias húmicas- UPL México

Sinergia Químico-biológica: las biosoluciones ganan terreno. Agro TV

 

12 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. las biosoluciones están en una etapa de adopción inicial, pero en franco crecimiento. Dejando de lado el mercado de inoculantes en soja, un segmento muy conocido por los productores, cada vez son más los que comienzan a experimentar los beneficios que este tipo de productos aportan al rendimiento, la calidad y/o estabilidad de la producción, y la contribución a problemas como la competencia con las malezas, la eficiencia en el uso de los nutrientes, y de recursos clave como el agua. Es todo un mundo de conocimientos con aplicaciones concretas que los productores tienen por descubrir.

  2. El aumento de la demanda de alimentos, el cambio climático y la necesidad de reducir el impacto ambiental de lEn la industria de los insumos agrícolas se los denomina biosoluciones, y se trata de productos de origen natural que, de acuerdo a su uso, se dividen en bioestimulantes, biofertilizantes y biocontroladores.a agricultura. a producción agropecuaria potencian el protagonismo de los productos biológicos en la agricultura.

  3. Es sólo mediante este tipo de acciones que realmente podremos asegurar la Salud Vegetal del campo. Con este concepto hacemos alusión a un escenario en donde todos aquellos que forman parte del ciclo de consumo de cultivos y hortalizas en nuestro país puedan ser beneficiados con cosechas de mejor calidad. Además, los productores contarían con productos que ayudan a conservar por mayor tiempo su producto final, conservan sus propiedades nutrimentales y generan menores residuos; mientras que los consumidores recibirían un producto final de mejor calidad. Las biosoluciones son el futuro para la calidad de visa y para la salud.

  4. Provengo de una familia campesina y amo el campo. Los agricultores mas progresistas aplican nuevas técnicas. los aportes de las biosoluciones son muy importantes. Los bioestimulantes actúan sobre la mitigación del estrés que sufre un cultivo, promoviendo el desarrollo de raíces, las partes vegetativas o los frutos. En esta categoría se incluyen, además, los mejoradores de suelo. Por su parte, los biocontroladores son sustancias naturales que controlan plagas y enfermedades, también macro-organismos como, por ejemplo, los insectos benéficos. Por último están los biofertilizantes, que apuntan a mejorar o potenciar la nutrición de un cultivo. Entre ellos se encuadran los inoculantes utilizados en soja

  5. Este artículo es muy bueno. me permitió ampliar la investigación, hay informes técnicos y científicos que estos productos actúan como complementos a los diversos agroquímicos que puede llegar a ser utilizados durante el manejo del cultivo y producción de alimentos. De esta forma, al incorporar Biosoluciones en la producción de cultivos se puede contar con distintos beneficios tangibles entre los cuales están: la optimización de aspectos fisiológicos en la planta, y cuando estos son usados al suelo el aumento de las propiedades físico-químicas del suelo o el favorecimiento de desarrollo de micro-organismos para mejorar la calidad de los cultivos.

  6. El campo mexicano se encuentra ante una encrucijada. La producción nacional de alimentos en México no tiene la capacidad para cubrir las necesidades de la población, por lo que para asegurar la disponibilidad de alimentos en ocasiones se tiene que recurrir a la importación de distintos granos y cultivos para satisfacer la demanda de los mexicanos. Todo esto es consecuencia de diversos factores. Los efectos del cambio climático, la deforestación, el crecimiento de la población, la reducción de áreas cultivables aunados a la crisis financiera, energética y alimentaria de 2008 han mermado de manera considerable la capacidad de producción de la industria agroalimentaria de nuestro país.
    Ante tal escenario, es de suma importancia que todos los actores involucrados en la producción de alimentos en nuestro país tomen decisiones puntuales que no solo contribuyan a mejorar la calidad y cantidad de cultivos en México; sino que también ayuden a consolidar el potencial con el que cuenta la industria agroalimentaria nacional.

    El reto es importante. Para que esta visión del campo mexicano pueda volverse tangible no solo hay que satisfacer las expectativas de los clientes y las necesidades nutricionales de los diferentes cultivos sino que también es imperante minimizar el impacto ambiental.
    Una forma de lograr esto es a través de la utilización de Biosoluciones (bionutrientes y bioestimulantes) en los cultivos. Los bionutrientes y bioestimulantes son sustancias biológicas que se aplican a las plantas y/o al suelo para así poder regular y mejorar los diferentes procesos fisiológicos de los cultivos, haciéndolos más eficientes.