Burócrata: ¿comechado o patriota?

El Estado peruano debe ponerse al día en la rapidez de las gestiones democráticas y en la digitalización de la misma.

Herbert Mujica Rojas - Universidad Nacional Mayor de San Marcos - Perú | LinkedIn
Herbert Mujica Rojas
hcmujica@gmail.com
vividoresEstado
27 de diciembre del 2023

Informe
Señal de Alerta-Herbert Mujica Rojas
28-12-2023

___

Comechado es el considerado ocioso, flojo, que vive a expensas de los demás, como quien come echado, sin mayor esfuerzo.

El término se endereza al burócrata del Estado con y sin uniforme que muchas veces tuerce su designio laboral, no hace nada, y lo poco en que incurre está mal y representa un lastre pesadísimo para todos los gobiernos.

Por mal ejemplo: ¿quién o quiénes son los responsables de elaborar los reglamentos a muchas leyes que no pueden ser aplicadas por la recriminable orfandad de esas disposiciones?

El burócrata perverso, aquél a quien no preocupa perder el tiempo y tampoco hacer las tareas porque a fin de mes, invariablemente, recibirá su sueldo (las coimas son tema aparte), constituye otro modo de robo al dinero del contribuyente.

¿Piensan los colectivos políticos, clubes electorales, maquinarias asaltantes del fisco, en educar, corregir y castigar al oficinista y funcionario público que requiere de un entrenamiento muy exigente para que aprenda a ser patriota?

El burócrata del Estado no se debe a ningún partido o patota. Su única misión, directa o indirecta, consiste en servir al público usuario con la eficacia de los trámites, el aligeramiento de gestiones de salud o de títulos, es decir, en buena cuenta, el cuerpo social peruano debe contar con una burocracia formidable, honesta e impoluta.

Durante décadas hay quienes han hecho de las dependencias del Estado reales guaridas en que se planean asaltos y robos que pasan desapercibidos o que prescriben bajo castigos de juguete tan solo en términos administrativos. Quien le roba un lápiz o un camión o un contrato al Estado, es tan ladrón como el que más, descartado el truco de la “proporcionalidad”.

Estoy oyendo ya, las no desinteresadas protestas de los abogados. Sus congéneres, los abogángsteres, han hecho, de modo individual o en pandilla (grandes estudios), un ejercicio rentable el saqueo del Estado y en eso son demócratas: ¡con todos los gobiernos!

¿No hemos visto cómo, a pañuelazo limpio, llamadas de atención inanes y tapaderas ridículas, los “sancionados” –felices y raudos- “cumplen” sus puniciones y vuelven, perfeccionadas las estafas y el modus operandi, a continuar sus latrocinios?

El burócrata puede ser un vulgar comechado o un patriota. Un miserable ladrón del dinero de los peruanos o alfil de una potente dinámica que satisfaga el requerimiento de los clientes.

¿Por qué hay gobiernos, en los últimos 40 años, con sospechas de deshonestidad, robo, estafa, favorecimientos indebidos y, en casi el 100% de los casos, una absoluta ausencia de castigos? O se refugian en la prescripción o se meten un tiro cobardemente y nadie puede reabrir el caso.

¡Toda la burocracia en veremos! Ningún empleado público debe considerarse indispensable. Los honestos y limpios no tendrán miedo a un examen exhaustivo o juicio de residencia, si se va del empleo y sin salida del país durante 24 meses para que rinda cuentas.

El gran problema administrativo del Perú es la burocracia. Miles de servidores y funcionarios que han interpretado mal su rol y creen que le hacen un favor al país. ¡Y es al contrario, ellos son pagados con los impuestos, ergo, son apenas comisionados del mandato popular que reclama buen servicio!

Ciertamente los estafadores profesionales, rateros con muchos años de ejercicio y expertos en lidiar en los tribunales con jueces y magistrados muy amigos y con los que han compartido no pocas ganancias, odiarán este planteamiento que impulsa una radiografía intensa a los funcionarios del Estado.

Leí que cuando llegó, desde el 3 de octubre de 1968, el gobierno militar de Juan Velasco, se optó por prescindir masivamente de los empleados más antiguos y se los reemplazó con otros más jóvenes.

Lo del gobierno militar admite mucha polémica porque nació de un golpe de Estado y se pretendió hacer una revolución a la que le faltaba un elemento esencial: pueblo. La cosmética duró años, no obstante, tuvieron que abrir la puerta a la Asamblea Constituyente de 1978 y cuya presidencia ganara con más de 1 millón de votos preferenciales, Víctor Raúl Haya de la Torre (entonces de 83 años).

La revolución del Perú consiste en el remozamiento de los cuadros dirigentes y la burocracia es el alma esencial de cualquier gobierno y Estado. Un pésimo equipo –como el actual en todo el país- producirá resultados catastróficos de dispendio, falta de honradez, mal servicio, en suma un caos total.

Pero lo contrario, una burocracia remozada, con funciones 24/7, todos los días, representa el reordenamiento del país y eso pasa por adiestrar a los más jóvenes en el espíritu de servicio y la comprensión que ¡sólo así se hace Patria!

La burocracia en el Perú: ¿Por qué es una de las peores del mundo? - Revista Si crees innovas

*****

La burocracia en el Perú:  es una de las peores del mundo

Somos testigos que un funcionario público sin capacidades puede ser presa de la corrupción y su actuación puede generar ineficiencias.

Archivo: Luis Alberto Pintado Córdova

Negocios DEL MUNDO: La burocracia peruana es el gran obstáculo para crear empresas en Perú

La burocracia peruana es el gran obstáculo para crear empresas en Perú.

Es por ello, que un reto principal que tenemos como sociedad peruana es realizar reformas de segunda generación, como mejorar la administración del Estado. Un aporte en esta tarea, es la universidad pública peruana que debe auto organizarse respetándose la autonomía universitaria, reforma, aunque lenta, necesita el apoyo del sector privado. Por eso, con la finalidad de contribuir con el país enfrentar este desafío, las universidades públicas deben organizar eventos de Capacitación de Gestión Pública para cerrar las brechas de capacidades del sector público. Buscar cubrir la demanda insatisfecha de servicios de estudios de posgrado, consultoría, investigación y asistencia técnica por parte de los funcionarios públicos y de otros profesionales que interactúan con ellos. Es lamentable reconocer que por casi todo el sector público se hace agua en los procedimientos de gestión, principalmente, por la incapacidad de sus directivos.

Somos testigos que un funcionario público sin capacidades puede ser presa de la corrupción y su actuación puede generar ineficiencias. La corrupción y la ineficiencia generan sobrecostos que impactan negativamente en el crecimiento y retrasan el desarrollo. Por eso, debemos apoyarlos firmemente desde el sector privado y la academia para que puedan realizar eficientemente su labor. Así lo señala del Dr. José Luis Bonifaz, docente de la Escuela de Gestión Pública de la Universidad del Pacifico.

Otra investigación proveniente de la encuesta anual de empresas del Foro Económico Mundial 2016, sitúa al Perú en el puesto 134 de los 138 países considerados a nivel de mayor carga gubernamental. Estas cifras, para Lydia Arbaiza, docente de Gerencia Estratégica de ESAN Graduate School of Business, genera una posición desalentadora para la inversión extranjera y el desarrollo económico nacional, ya que se traduce para diversas industrias, en retrasos administrativos en los cumplimientos de plazos, lo cual a su vez afecta directamente los presupuestos, generando a su vez desconfianza empresarial con la turbulencia social y política que al 2019 sacude al país en una crisis gubernamental.

36.300+ Burocracia Fotografías de stock, fotos e imágenes libres de derechos - iStock | Funcionario, Administracion, Burocracia corporativa

“La burocracia estatal deviene en un conjunto de funciones y trámites destinados a la ejecución de una tarea relacionada con la administración, principalmente de carácter político y del Estado. Es una complicación y lentitud excesiva en la realización de grandes obras, el Estado debe marchar a la velocidad vertiginosa del mundo digital”. LPC.

Esperemos que para el 2024 la situación respecto a la alta carga burocrática que enfrenta el país mejore, dado que esto permitirá que el usuario realmente sienta que accede a un servicio público no solo eficiente, sino ágil y dinámico, beneficiándolo en todo el sentido de la palabra.

*****

Humor académico

ÍNDICE GRUPO # 4 TEORIA BUROCRATICA 2

 

TEORIAS DE LA ADMINISTRACION: TEORIA BUROCRATICA

14 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Hay que buscar cubrir la demanda insatisfecha de servicios de estudios de posgrado, consultoría, investigación y asistencia técnica por parte de los funcionarios públicos y de otros profesionales que interactúan con ellos. Es lamentable reconocer que por casi todo el sector público se hace agua en los procedimientos de gestión, principalmente, por la incapacidad de sus directivos.

  2. La revolución del Perú consiste en el remozamiento de los cuadros dirigentes y la burocracia es el alma esencial de cualquier gobierno y Estado. Un pésimo equipo –como el actual en todo el país- producirá resultados catastróficos de dispendio, falta de honradez, mal servicio, en suma un caos total. Vale

  3. Totalemnte de acuerdo. Somos testigos que un funcionario público sin capacidades puede ser presa de la corrupción y su actuación puede generar ineficiencias.

  4. El burócrata del Estado no se debe a ningún partido o patota. Su única misión, directa o indirecta, consiste en servir al público usuario con la eficacia de los trámites, el aligeramiento de gestiones de salud o de títulos, es decir, en buena cuenta, el cuerpo social peruano debe contar con una burocracia formidable, honesta e impoluta. Su esencia es de servicio y al bienestar social.

  5. El término se endereza al burócrata del Estado con y sin uniforme que muchas veces tuerce su designio laboral, no hace nada, y lo poco en que incurre está mal y representa un lastre pesadísimo para todos los gobiernos. Cieto

  6. El Estado peruano debe ponerse al día en la rapidez de las gestiones democráticas y en la digitalización de la misma. Una tramitolgía, agobiante y colapsa en en el Estado.