¿Cómo sería el mundo sin turistas?

La covid-19 nos ha regalado un experimento imposible de imaginar hace solo un año: destinos antes masificados, ahora completamente vacíos. ¿Es mejor el mundo sin turistas? Expertos de diferentes partes del mundo cuentan la experiencia de vivir en sus lugares de origen sin visitantes forasteros.

Por Paco Nadal

                                                

El Palacio Real de Bangkok, uno de los lugares más visitados de Tailandia, con un solo turista (la foto está tomada en noviembre de 2020). POL COMAPOSAD 

Entre otras muchas cosas, la actual pandemia nos ha traído un experimento único en la historia y que nadie podía —ni de lejos— imaginar que ocurriría: un mundo sin turistas. Tantos años debatiendo sobre si el turismo se nos había ido de las manos, sobre si era más o menos destructivo, sobre cómo gestionar la turismofobia y la gentrificación. Y mira por donde, un virus microscópico nos ha permitido hacer la prueba de laboratorio hasta ahora impensable: destinos tradicionales del turismo masivo completamente vacíos.

El parque nacional Ang Thong, en Tailandia, sin un solo turista.
El parque nacional Ang Thong, en Tailandia, sin un solo turista. POL COMAPOSADA 

Pol Comaposada explica que “en Tailandia, el sector del turismo está arrasado. Desde hoteles a aerolíneas, pasando por pequeñas agencias de calle, hostales, restaurantes para turistas, todo. De hecho, la mayoría de negocios están cerrados o en hibernación esperando mejores tiempos”.  Y añade: “Las zonas más afectadas son las islas y las playas, que tradicionalmente viven solo del turismo. Los lugares que antaño eran los centros del turismo internacional son los que más lo han sufrido, como el pueblo de Patong, en Phuket; la playa de Chaweng, en Koh Samui; Ao Nang, en Krabi o el pueblo de Khao Lak. Ahora mismo son pueblos-fantasma donde han cerrado hasta los 7 Eleven. Los conductores del mundo del turismo son de los más afectados. Uno de nuestros conductores se ha metido a monje, la última carta que les queda a los hombres tailandeses cuando ya no saben qué hacer”.

En Victoria Falls, la ciudad de Zimbabwe a orillas de las míticas cataratas Victoria, más de 7.000 familias dependen exclusivamente de los turistas que visitan el salto de agua más famoso de África. Desde marzo de 2020, no tienen ningún ingreso. Mediante donaciones de viajeros que pasaron por allí y se sienten involucrados con el entorno y de otras organizaciones se han montado comedores del hambre y repartos semanales de bolsas de alimentos básicos para paliar una situación dramática, según informa José Luis Regot, que regenta el único restaurante español de la zona. Y en Zimbabwe, como en otras muchas zonas del mundo, cambiar ese monocultivo del turismo es imposible. Ni las condiciones climáticas permiten más agricultura o ganadería ni las sociales y políticas ponerse a fabricar microchips, aviones o alta tecnología.

La Fontana de Trevi (Roma), en la más absoluta soledad.
La Fontana de Trevi (Roma), en la más absoluta soledad. REUTERS / ALBERTO LINGRIA

En Vietnam, el golpe económico lo ha parado el turismo nacional. Pero en otros aspectos, esto ha sido solo como cambiar Guatemala por Guatepeor.

“El auge del turismo nacional ha tenido un impacto en destinos como Sapa o Dalat que habitualmente recibían pocos turistas internacionales por estar alejados del circuito clásico”, dice Alberto Moreno, otro español que montó un negocio turístico en el Sudeste Asiático, Baolau, una agencia de venta de billetes en Vietnam, donde reside. Y añade: “Ahora se encuentran totalmente desbordados por turistas vietnamitas y se han modificado los hábitos de consumo. Tuve la ocasión de viajar a Sapa en septiembre de 2020. En todo el fin de semana solo vi a una pareja de turistas extranjeros. El pueblo, en cambio, estaba abarrotado de turistas locales, que iban saltando de un mirador a otro para hacerse selfis y fotos sentados en decoración extravagante con el valle de fondo. Es la nueva moda entre los jóvenes de Vietnam: viajar a un sitio solo para hacer check-in y postear la foto en redes sociales. A las afueras de Sapa, las aldeas estaban desiertas y los caminos de tierra vacíos. Y cuando pasamos por ellas todo estaba cerrado y los habitantes habían salido, estaban vendiendo souvernirs en la plaza de Sapa a los turistas vietnamitas”.

La conclusión más apetecible de esta extraña situación sería aceptar que necesitamos del turismo, pero que también necesitamos controlarlo, reorganizarlo y hacerlo menos depredador. Y que esta situación provocada por la pandemia sería el momento y la excusa perfecta para hacerlo, para abordar un nuevo modelo turístico más sostenible. Ahora bien… ¿somos los humanos lo suficientemente inteligentes como para hacer una cosa así?

Joan Lluís Ferrer subraya. “Soy totalmente pesimista al respecto y no albergo la más mínima esperanza de que vaya a aprovecharse este parón para recapacitar o corregir errores. Es más, temo que cuando se esfume definitivamente el miedo a la covid (tal vez dentro de dos o tres años) resurgirá como nunca la maquinaria turística con sus mismos errores y excesos de siempre. Saldremos del periodo de restricciones con una euforia y unas ansias de disfrutar como si no hubiera un mañana”.

Similar opinión tiene María Ángels Serra: “Soy un poco pesimista en ese sentido. Pienso que, si todo esto pasa y se puede viajar con seguridad, las cosas volverán a ser como antes en casi todos los destinos, más pronto que tarde. Está claro que habrá un grupo de destinos, yo creo que pequeño, que realizará cambios importantes, pero, al final, las presiones de los grupos económicos y del sector público para que todo vuelva a ser como antes, será muy grande. Sí que pienso que se va a mejorar mucho en digitalización, pero, lamentablemente, creo que no tanto en sostenibilidad”.

La asamblea de barrios barceloneses por el decrecimiento del turismo critica que “realmente no debería haber hecho falta semejante desastre para concienciar del problema estructural de la economía turística global y local, y para revertirlo: todo lo que ahora está quedando en evidencia viene siendo denunciado por organizaciones y colectivos sociales desde hace años”.

Si quieren mi opinión, difiere poco de la de ellos. Tenemos una oportunidad única para corregir errores. Pero no la vamos a aprovechar. Volveremos a viajar, sí. Pero igual o peor que antes. Los humanos somos así.

Fuente. El País

 

21 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. El turismo para muchos países alrededor del mundo es uno de los ingresos principales para sus economías, sin embargo la pandemia ha causado que este sea uno de los sectores mas afectados. Como bien lo menciona el articulo este mas allá de ser un experimento para medir la vital importancia que representa el turismo, esto debe servirnos para reformular las formas en la que las cosas se han venido dado. Sobre todo ahora que es fundamental incorporar protocolos de seguridad con el fin de resguardar la salud de los visitantes y reactivar de una manera optima el turismo.

  2. En el contexto de la pandemia el turismo experimenta un gran golpe, afectando a varios. Países como Tailandia, tienen zonas afectadas como las playas y también las personas que trabajaban en este rubro. En cambio ahora surge el turismo local tal como en Sapa.
    Expertos comentan que se debe de realizar un cambio en la organización del turismo y que ahora es el momento de plantearlo, sin embargo, no son optimistas, alegan que las cosas seguirán igual, y se volverá al mismo sistema de un turismo no sostenible.

  3. Alfredo Moises Vilchez Palomino Adm. de Negocios Internacionales UNFV decimo ciclo C2.1 sección A

    El sector turismo ha sido ,sin lugar a dudas, uno de los más afectados en todos el mundo debido a la pandemia. Esto a su vez a afectado a los negocios locales que se mantenían con el turismo, como restaurantes, tiendas de recuerdos, artesanos, agentes turísticos, guías, etc. Quienes han tenido que buscar otra manera de solventar a sus familias durante esta época de crisis. Reactivar el turismo es una tarea difícil y aún no es segura al 100%. Por un lado, el hecho que no haya turistas ayuda a mantener la limpieza de las ciudades; también reduce la contaminación pero deja a muchas familia sin sustento.

  4. El turismo es un sector muy importante, ya que es el sustento de muchas familias e incluso representa un gran porcentaje del PBI. Esta pandemia y con su confinamiento obligatorio ha provocado que este sector se estanque totalmente e incluso muchas familias queden sin su sustento, no solo en europa si no en todo el mundo. Pero vemos tambien la otra cara de la moneda, donde antes el turismo maltrataba, tambien, los paisajes y el medio ambiente. Este articulo nos habla de como debmos también controlar y reorganizar el turismo cuando esta pandemia acabe ya que es muy depredador. Claro ejemplo tenemos en el Perú donde años atras podíamos visitar y meternos en las piscinas naturales de Ayacucho, pero el ser humano lo lleno de contaminación. Muchos especialistas creen que por la alegría de que se reactive este sector, las malas costumbres no cambiaran. Pero esto ya es un tema de conciencia de nosotros, si deseamos hacer turismo debemos ser mas cuidados con las maravillas que existen.

  5. El turismo es importante, demasiado importante diría yo. Hay países que solo sobreviven por el turismo y los beneficios que este les otorga, sin in muy lejos, Cuzco, la ciudadela de Machu Picchu, este departamento vive de loas artesanías que se venden, de los hoteles, de los restaurantes, etc. Así como en nuestro país, alrededor del mundo muchos de los destinos han quedado totalmente vacíos. Ciertamente que no haya turistas significa que las ciudades están más limpias, menos contaminación, quizá hasta más cuidadas, pero muchas de ellas no pueden subsistir solo con el turismo nacional. Es importante, realmente importante reactivar lo antes posible este sector, existen muchas familias que viven del turismo, y a diferencia de otros países, nuestro país aún se encuentra rezagado en este tema.

  6. Como sabemos en casi todos los países del mundo el turismo representa una de las principales actividades, ya que genera entrada de divisas, puestos de trabajo, lo cual incluye una amplia gama de actividades como alojamientos, restaurant, compras de productos artesanales del local, servicio de agencia de viajes. Los países desarrollados reciben mayor cantidad de turistas como Alemania, EE. UU, Inglaterra, Francia, Canadá, Italia. Pero el año pasado (2020) y el primer trimestre del 2021, los países ya no reciben la misma cantidad de visitantes, ya que cerraron sus fronteras con el objetivo de contener la propagación del COVID 19, por ende, el sector tuvo su caída. Esto podemos ver en nuestro país, antes mucha gente visitaba a Cuzco, Arequipa, Tumbes, Piura, pero en 2020 tuvieron que cerrar, las personas que trabajaban en ese rubro perdieron sus puestos, algunas agencias tuvieron que cerrar, otros buscaron nuevas oportunidades. Espero que todo esto pase para así seguir promoviendo el turismo.

  7. Sin duda alguna debido a la pandemia el sector turismo ha sido uno de los más afectados en todo mundo ejemplo de ello son los lugares turísticos de Tailandia y Roma que menciona el artículo; asimismo nuestro país no es ajeno a este problema, incluso debido a la falta de turistas también se han visto afectados los artesanos pues la venta de artesanías y souvenirs han disminuido considerablemente, al punto de dedicarse a otro rubro por ejemplo los artesanos cuzqueños han decidido brindar clases virtuales del idioma quechua siendo este un ingreso para su familia. Luchar contra los efectos es una tarea de largo plazo, reactivar dicho sector será una tarea difícil pero no imposible.
    Por otro lado recalco que es momento de reorganizar el turismo y hacerlo menos depredador para ello se debe plantear y ejecutar estrategias con la finalidad de corregir ciertos errores.

  8. Con la aparición de las nuevas tecnologías, los usuarios hemos ido cambiando nuestra forma de vivir, nuestra forma de consumir. Y esto no es algo que vaya a estabilizarse a largo plazo, porque las nuevas tecnologías son un tren sin rumbo y cada vez con más vagones al que las nuevas generaciones no temen subirse. Por esta razón, todas las industrias tienen su mira puesta en este sector, principalmente la industria del turismo. Una que se ha visto siempre beneficiada por la tecnología a la hora de minimizar tiempo y costos promoviendo así un consumo mayor.
    Es el único camino de los emprendedores que nos toca trabajar con ingenio.

  9. En Zimbabwe, como en otras muchas zonas del mundo, cambiar ese monocultivo del turismo es imposible. Ni las condiciones climáticas permiten más agricultura o ganadería ni las sociales y políticas ponerse a fabricar microchips, aviones o alta tecnología. Solo queda buscar otros nicho y tener protección de los gobiernos para iniciar otras actividades.

  10. “en Tailandia, el sector del turismo está arrasado. Desde hoteles a aerolíneas, pasando por pequeñas agencias de calle, hostales, restaurantes para turistas, todo. De hecho, la mayoría de negocios están cerrados o en hibernación esperando mejores tiempos”. Y añade: “Las zonas más afectadas son las islas y las playas, que tradicionalmente viven solo del turismo. Los lugares que antaño eran los centros del turismo internacional son los que más lo han sufrido han sido las islas que sólo vivían del turismo. … hay que ser fuertes y aguantar y resistir para vencer… sobrevivir es vencer…Los turistas llegaran poco a poco, la ayuda debe venir de sus gobiernos.

  11. Tantos años debatiendo sobre si el turismo se nos había ido de las manos, sobre si era más o menos destructivo, sobre cómo gestionar la turismofobia y la gentrificación. Solo queda adaptarnos al nuevo modo de vida por la pandemia, sobrevivir, aprender a hacer turismo virtual…nos permite conocer a la distancia hasta que pase todo esto.