21.1 C
Lima, Perú
jueves, diciembre 2, 2021
El fracaso total de la nacionalización de gas de Bolivia y el...

El fracaso total de la nacionalización de gas de Bolivia y el modelo de Ecuador de Hidrcarburos serían perjudiciales para el Perú

Castillo pretende copiar el modelo de Morales para Perú, justo cuando Bolivia se prepara para desecharlo. Mientras tanto el gas volvió a subir a precios exhorbitante.

1248
66

El fracaso total de la nacionalización del gas en Bolivia 

Bolivia, GLP y masificación del gas | La República

Bolivia se queda sin gas y en 10 años podría importar para su consumo interno, originando que las empresas no tengan confianza de inversión extranjera y ven con riego e inccertidumbre la exploración de nuevos yacimientos.

Por: Luis Alberto Pintado Córdova y  Juan Carlos Antón

El expresidente de Bolivia Evo Morales comenzó a tener más presencia en el Perú gracias a Perú Libre (Foto: Anthony Niño de Guzmán / @photo.gec)
El expresidente de Bolivia Evo Morales comenzó a tener más presencia en el Perú gracias a Perú Libre  como si fuera un guru de la gestión gubernamentall. Foto: Anthony Niño de Guzmán / @photo.gec)

El su visita al Perú, desde Arequipa, Evo Morales exhortó al gobierno a “nacionalizar los recursos naturales”. Al día siguiente, el premier Guido Bellido soltó su amenaza contra el Consorcio Camisea dejando en claro su intención de seguir la fracasada política de gobierno del político boliviano sobre el manejo del gas. Hoy Pedro Castillo y los membros de partido oficialista Perú Libre siguen esa predica.

Caen producción e ingresos de YPFB y el Gobierno proyecta una reactivación – eju.tv

Gas natural: El caso de gestión negativa de la nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia

Sobre ello, el periodista boliviano Carlos Valverde, detallo que la medida de Morales fue un fracaso total, pues generó la “destrucción del interés de la empresa privada por explorar más yacimientos; lo que generó que los pozos que actualmente tenemos se queden vacios. En un año y medio no habrá más. Se mal gastaron todo el dinero que entró y ahora estamos en problemas gravísimos”.

Esto en referencia a la información publicada por el diario El Deber (ver imagen), donde se informó que en reunión entre Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) con entidades del sector gasífero se anunció que Bolivia no tiene cómo abastecer el mercado interno y externo de gas natural.

No hay. Expresidente boliviano, Jorge Quiroga, criticó el despilfarro del dinero producto de la nacionalización del gas.

La producción de gas cayó de 55 a 34 MMmcd durante 2018 | Diario Pagina Siete
En 2018 fue un año malo para la producción de gas natural porque cayó de 55,5 millones de metros cúbicos día (MMmcd) a 34,9 MMmcd, de acuerdo con datos de YPFB y elaborados por la Gobernación de Santa Cruz. Un experto atribuye la cifra a que los megacampos entregan más agua que gas. El hecho también repercutió en un menor volumen de líquidos (petróleo y condensado). La producción de los mismos disminuyó de 50.500 barriles por día en enero a 35.500 barriles por día en diciembre.Fuente: Página Siete

Por su parte, el director ejecutivo de la SNMPE, Pablo de la Flor, cuestionó que el Gobierno intente emular el proyecto que Morales vende en el Perú. “Esa idea de seguir el modelo boliviano como un proyecto a imitar es descabellado. La experiencia gasífera ha sido espantosa. Y ya están teniendo problemas para poder suministrar. Tienen problemas para suministrar a Argentina y Brasil. Mal haríamos nosotros en imitar esta experiencia fallida”, anotó. Perú 21.

La producción de gas desciende de 51,5 MMmcd a 35,6 MMmcd
La producción nacional de gas natural del país continúa a la baja. A la fecha, el promedio diario registró 35,6 millones de metros cúbicos día (MMmcd). En 2018 cerró con 51,5 MMmcd. Expertos atribuyen a la falta de una política exploratoria. Su fracaso del gobierno era evidente. Fuente: P+agina Siete

En el Perú con la incapacidad gubernamental demostrada por Pedro Castillo, cada vez que se habla de implementar la política de  ‘nacionalización’ emerge en la política nacional, la imagen de un país como Bolivia sale a relucir. Y es que el país altiplánico se ha erigido en el imaginario de izquierda como un modelo de gestión de los recursos naturales, particularmente, del gas y el petróleo, gracias a las iniciativas nacionalistas adoptadas por Evo Morales (2006-2019), que cayo en deasgracia por la corrupción y ptender seguir gobernando implantando un gobierno totalitario.

«Por eso, no causa sorpresa que Guido Bellido hiciera pública su intención de imitar la experiencia boliviana. Pero, ¿qué tan realista es esta imagen y qué opinan los especialistas del país altiplánico sobre esta apreciación?». Juan Saldarriaga. El Comercio.

Castillo pretende copiar el modelo de Morales para Perú, justo cuando Bolivia se prepara para desecharlo - La Gaceta de la Iberosfera
Castillo pretende copiar el modelo de Morales para Perú, justo cuando Bolivia se prepara para desecharlo. Mientras tanto el gas volvió a subir a precios exhorbitante.

Modelos boliviano y ecuatoriano de hidrocarburos serían perjudiciales para el Perú

Según el diario El Comercio,  conversaron con dos exministros de hidrocarburos y un economista boliviano para que nos ilustren al respecto.

NACIONALIZACIÓN SIN EXPROPIACIÓN

A lo largo de su historia, Bolivia ha experimentado dos procesos de nacionalización: el de 1937, que condujo a la expropiación y expulsión de la Standard Oil, y el de 1969, que hizo otro tanto con la Gulf Oil Company.

En ambos casos, explica Mauricio Medinaceli, exministro de hidrocarburos de Bolivia, se tuvo que indemnizar a las empresas expropiadas (US$27,9 millones para Standard Oil y US$242millones para Gulf ).

La ‘nacionalización’ del 2006, sin embargo, no conllevó el desembolso de un solo dólar de indemnización, porque “no hubo una nacionalización en el sentido ortodoxo del término”, apunta Medinaceli.

En otras palabras, ninguna de las empresas petroleras que operaban en Bolivia fue expropiada o expulsada.

La nacionalización de los recursos de hidrocarburos en Bolivia no conllevó a la expropiación de ningún activo ni a la expulsión de ninguna empresa petrolera. Todas continuaron operando, pero con otros contratos.
La nacionalización de los recursos de hidrocarburos en Bolivia no conllevó a la expropiación de ningún activo ni a la expulsión de ninguna empresa petrolera. Todas continuaron operando, pero con otros contratos.

 

Lo que hubo fue una firma obligada de contratos de exploración y explotación, que cambió las condiciones que tenía Bolivia con las empresas petroleras”, explica Medinacelli.

Amenazadas por Morales, las empresas de hidrocarburos (Petrobras, y Repsol entre ellas) se sentaron a negociar un nuevo contrato que convirtió al Estado boliviano en el dueño nominal de los recursos de gas y petróleo, a cambio de un aumento en los impuestos.

Precisamente, el esquema que pretende aplicar Perú Libre y Guido Bellido actualmente.

NEGOCIACIÓN FORZADA

En su plan de hidrocarburos publicado presentado en la campaña política, Perú Libre proponía sentar a las empresas petroleras en una mesa de negociación para discutir “el establecimiento de nuevas condiciones contractuales” durante el lapso de un año.

Para ello, la agrupación política advertía en su momento que trabajaría en la promulgación de un marco normativo que las obligará a renegociar “desde una posición de fuerza”.

El objetivo es imponer nuevos impuestos y regalías “para aumentar sustancialmente la inversión en educación y salud”, como explica el partido en su programa de gobierno ‘Perú al Bicentenario sin Corrupción’.

Ni más ni menos que la misma estrategia aplicada por Evo Morales en Bolivia en el 2006. ¿Pero, cuál fue el impacto de este proceso en ese país?

El nuevo plan de hidrocarburos de Perú Libre plantea renegociar los contratos petroleros “desde una posición de fuerza”, el mismo modelo aplicado por Evo Morales en Bolivia.
El nuevo plan de hidrocarburos de Perú Libre plantea renegociar los contratos petroleros “desde una posición de fuerza”, el mismo modelo aplicado por Evo Morales en Bolivia.

 

De acuerdo a Medinaccelli, el impacto fue muy limitado, pues solo produjo un leve incremento de los impuestos, el cual hizo subir la renta petrolera “de manera muy ligera”.

Gonzalo Chávez, economista de la Universidad Católica Boliviana, es tajante al respecto: “La nacionalización de los recursos de hidrocarburos no tiene nada que ver con el auge del gas que experimentó Bolivia en 2008-2014”.

Desde su perspectiva, este boom se debió a dos factores principales: al alza del precio del petróleo (ligado al del gas) que anotó récords históricos durante la primera mitad del gobierno de Evo Morales (2006-2014), y al efecto recaudador del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), que fue creado un año antes que Morales accediera al poder.

Dicho impuesto, según todos los especialistas consultados para este informe, fue el que capturó la mayor parte de la renta petrolera y ayudó a Bolivia a tener los ingresos que impulsaron su crecimiento durante la era dorada del gas. ¿Cuál fue, entonces, el impacto de la nacionalización?

MODELO EN CRISIS

Para Chávez, el efecto fue, más que todo, propagandístico, pues permitió a Evo Morales vender a Latinoamérica la idea de que nacionalizar es el maná para todos los males de la economía.

La nacionalización es un show que es muy difícil de revertir, porque se encuentra en los tuétanos de muchos latinoamericanos. ¿Pero, que ha pasado ahora en Bolivia? Pues, que todo se fue al diablo porque el precio del petróleo cayó, y eso confirma que el boom se debió a los precios. Nunca a la nacionalización”, anota Chávez.

De acuerdo al economista boliviano Gonzalo Chávez, la nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia no trajo ningún cambio significativo al sector gasífero. Su impacto fue, ante todo, político. Y en eso sí fue muy exitoso.(Getty Images).
De acuerdo al economista boliviano Gonzalo Chávez, la nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia no trajo ningún cambio significativo al sector gasífero. Su impacto fue, ante todo, político. Y en eso sí fue muy exitoso.(Getty Images).

 

El derrumbe del precio del petróleo a partir del 2014 desvaneció, efectivamente, el sueño del gas de Bolivia. Eso y la nacionalización de los hidrocarburos, que traía en su concepción un germen nocivo.

Y es que la renegociación de los nuevos contratos de hidrocarburos indujo a las empresas privadas a acotar sus inversiones y poner su atención en lo más simple: “exprimir las naranjas”, es decir, explotar sus campos petroleros, dejando la labor de explorar (más riesgosa) a la dueña nominal de los recursos: Bolivia, que lo ha hecho con pobres resultados.

Álvaro Ríos, exministro de Hidrocarburos de Bolivia, es claro al respecto: “El boom se termina porque se caen los precios y porque la exploración comienza a escasear y no hay reposición de reservas por parte de las empresas privadas, lo que obliga a que YPFB – la estatal boliviana – invierta en pozos sin el menor resultado”.

Reflejo de ello es que desde el 2006, año de la nacionalización de los hidrocarburos, no se ha producido ningún nuevo descubrimiento de gas en Bolivia.

Como resultado, su producción de gas natural comienza a declinar lentamente, lo mismo que los volúmenes de exportación a Brasil y Argentina, sus dos principales mercados. Esto conlleva a que en 2019 y 2020, el gobierno boliviano tenga que re-negociar con ambos países una reducción en sus exportaciones.

La estatal boliviana YPFB se encuentra en crisis y sin capacidad para reponer reservas de gas. En este contexto, es posible que Bolivia necesite importar este recursos en diez años más.
La estatal boliviana YPFB se encuentra en crisis y sin capacidad para reponer reservas de gas. En este contexto, es posible que Bolivia necesite importar este recursos en diez años más.

 

En conclusión, si usted me pregunta cuál es el resultado de la nacionalización en Bolivia, yo le diré que en el largo plazo el sector hidrocarburos está en franca declinación”, apunta Medinaccelli.

Para Ríos el diagnóstico es dramático: “Si no hay un cambio de modelo, en 10 años más Bolivia va a necesitar importar gas natural para abastecer su mercado interno, porque YPFB se ha quedado sin recursos y no tiene capacidad financiera ni técnica para reponer reservas”, explica.

Un epílogo angustioso para una nacionalización iniciada con bombos y platillos.

Se actualizó el este artículo debido a la coyuntura actual luego de las declaraciones del presidente de Gabinete de Ministros Guido Bellido sobre la posible nacionalización del Gas de Camisea. Anteriormente la nota llevaba el título de: Gas natural: ¿Qué tan exitosa fue la nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia?

Fuente: El Comercio .El artículo original fue publicado el 29 de mayo 2021

Modelo de hidrocarburos boliviano y ecuatoriano

Modelos boliviano y ecuatoriano de hidrocarburos serían perjudiciales para el Perú

Implementar estos modelos en el país no solo ahuyentaría las inversiones, también pondrían en riesgo reservas petroleras y gasíferas.

 

Los modelos boliviano y ecuatoriano no deben replicarse en la industria hidrocarburífera peruana, por sus fracasos y grandes riesgos que plantean para el crecimiento de la inversión, la producción y las reservas petroleras y gasíferas.

Así lo señalaron el exministro de Hidrocarburos de Bolivia, Mauricio Medinaceli Monrroy, y el ex Secretario de Hidrocarburos de Ecuador, Andrés Donoso Fabara, durante su participación en el foro virtual “Modelos de Desarrollo para el Sector Hidrocarburos implementados en Bolivia, Ecuador y Perú”, organizado por la Escuela de Post Grado GĚRENS.

El economista y exministro de Hidrocarburos de Bolivia, Mauricio Medinaceli, explicó que entre los años 2005 y 2014, la participación del fisco en la exploración y explotación de hidrocarburos —el llamado upstream— se incrementó debido a la aprobación del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), equivalente al 32% de la producción bruta de las empresas, y en menor medida, a la llamada “nacionalización” de los hidrocarburos, que se produjo en el 2006 durante el gobierno de Evo Morales.

Comentó que el gobierno del expresidente Morales estableció que la petrolera estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) participará de hasta un 32% adicional de la producción de hidrocarburos en aquellos campos de gas natural que producían 100 millones de pies cúbicos diarios (mpcd) al año 2005.

Bajo este esquema —anotó—, a las regalías del orden de 18% se añadió el IDH ascendiente al 32% y, en algunos casos, también se consideró la participación de YPFB, que fluctuó entre 10% y 15%, con lo que la participación total del Estado boliviano en algunos campos llego a ingresos en boca de pozo que oscilaban entre 60 y 65%.

Asimismo, se tomó el control y la regulación de toda la cadena operativa del sector, desde la explotación, refinación, transporte, almacenaje, hasta la comercialización.

Estas medidas -sostuvo- provocaron un incremento efímero de los ingresos fiscales para el Estado boliviano. “Esto se produjo no solamente como resultado de la nacionalización, sino también como consecuencia del aumento de la producción de proyectos que ya estaban en marcha antes de la llegada de Evo Morales; y por el alza de los precios internacionales en la segunda mitad de la década del 2000 (el precio del gas se multiplicó por 10 y el barril de petróleo cotizó sobre los US$ 100)”, añadió Medinaceli.

También agregó que en dicho periodo no se brindó ningún tipo de incentivos a la inversión privada y que más bien la política del gobierno se focalizó en la sobreexplotación de los campos gasíferos ya descubiertos, más no se alentaron nuevos proyectos que garanticen la reposición de las reservas de gas natural.

“Las reservas de gas natural disminuyeron de 24 trillones de pies cúbicos en el 2005 a 10 trillones en el 2018, por lo que el Gobierno boliviano se vio obligado a renegociar los contratos de exportación de gas hacia Argentina y Brasil, debido a su incapacidad para cumplir con los compromisos establecidos”, comentó.

El costo de los daños institucionales

Medinaceli, remarcó que, “todas las reformas de corte fiscal y político partidario que se aplicaron en Bolivia dañaron seriamente la estructura institucional del sector hidrocarburífero, generando mayores trabas a la inversión y prácticamente la política energética perdió claridad y horizonte”.

Por el contrario, en el Perú —señaló— aún existe un ordenamiento legal e institucional que permite reglas claras y transparentes, lo que facilita las labores de control y regulación; y da garantías para que el sector privado realice inversiones con un menor riesgo.

Por su parte, Andrés Donoso Fabara, ex Secretario General de Hidrocarburos de Ecuador, manifestó que los cambios que imprimió el ex presidente Rafael Correa en la política energética de su país a partir del 2017 frenaron el crecimiento de la inversión privada en la industria hidrocarburífera.

“Mientras que los precios del petróleo eran bajos, el Estado ecuatoriano estuvo de acuerdo y fomentó la suscripción de contratos de participación que auspiciaban las inversiones de riesgo de las compañías operadoras, pero cuando los precios del petróleo se incrementaron internacionalmente, el Gobierno optó de manera arbitraria por llevar adelante renegociaciones con el fin de adoptar la modalidad actual de prestación de servicios, donde existe el pago de una tarifa por barril producido”, indicó.

Asimismo, explicó que al igual que el caso boliviano, la bonanza de los precios internacionales del petróleo significó una mayor captura de la renta petrolera que fue destinada al gasto social; no obstante este esquema se cayó ante la drástica reducción del precio del petróleo en los últimos años, mermando los ingresos fiscales.

Donoso subrayó que el modelo de contratación (en el sector de hidrocarburos) ecuatoriano ha traído serias desventajas a la inversión privada nacional y extranjera por la falta de claridad, certeza y seguridad jurídica que han estado asociados a los constantes cambios normativos, así como a los desincentivos para la fase de exploración.

“Los límites impuestos a las actividades de exploración y explotación han ocasionado que en la actualidad Ecuador sufra una gran incertidumbre en torno a sus reservas petroleras. No se ha descubierto ningún campo significativo, ni se ha desarrollado ningún nuevo horizonte en las regiones en donde se estima que hay un potencial hidrocarburífero”, citó.

Arce dice que Perú está interesado en el gas boliviano - El País - Opinión Bolivia
Arce dice que Perú está interesado en el gas boliviano. El presidente Luis Arce junto a su homólogo Pedro Castillo. Foto: Agencia Andina publicada en ERBOL El presidente Luis Arce junto a su homólogo Pedro Castillo. Foto: Agencia Andina publicada en ERBOL. Sobre el tema, el ministro de Hidrocarburos y Energía, Franklin Molina, destacó que el país tiene mercados para el gas natural. “Tenemos una gran ventaja porque contamos con importante información geológica, técnica y lo principal, tenemos mercado. Hoy estábamos en el Perú y nuestro hermano presidente Pedro Castillo nos manifestó el deseo de comprar gas boliviano”.

La contribución del sector al país

En tanto, Arturo Vásquez, ex viceministro de Energía del Perú, expresó que no es exacto que la industria del gas y petróleo obtiene muchas ganancias y deja poco para nuestro país.

“Las operaciones de producción de hidrocarburos en la industria del gas y el petróleo en el Perú aportan cada año, entre impuestos, contribuciones y otros pagos al Estado, entre el 56% y el 67.7% de sus utilidades en promedio. La carga fiscal efectiva del Lote 88 de Camisea ascendería a un máximo de 75% de sus utilidades”, destacó.

Además, refirió que esta industria genera aproximadamente el 3% del PBI y que en los últimos 12 años el valor agregado generado por el sector asciende a US$ 58,315 millones.

Vásquez expresó que el Modelo Peruano de Gestión de la Industria Hidrocarburífera constituido a partir de la Ley Orgánica de Hidrocarburos de 1993 ha generado recursos suficientes para que las autoridades públicas realicen obras que permitan cerrar las brechas sociales en las zonas de extrema pobreza del país.

“En los últimos 20 años el sector hidrocarburos ha contribuido con S/. 99,177 millones de soles en tributos internos y regalías. Además, se han redistribuido a los gobiernos regionales y locales S/. 47,120 millones de soles entre 1991 y el 2020 por concepto de canon y sobrecanon petrolero y gasífero. Solo en el Cusco, los recursos generados por la industria del gas natural han financiado más del 50% del presupuesto de los gobiernos regional y locales en esta región del sur del país”, precisó.

Sin embargo, —anotó— que la falta de capacidad de gestión de los gobiernos subnacionales para invertir de manera oportuna y efciente los fondos provenientes por la explotación de los hidrocarburos es un reto que debe abordar el Estado peruano en su conjunto, a fin de contribuir a la lucha contra la pobreza, cerrar las brechas sociales, y mejorar la calidad de vida de los peruanos.

Modelo de hidrocarburos boliviano y ecuatoriano

Fuente: Desde Adentro

 

66 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Cada vez que la palabra ‘nacionalización’ emerge en la campaña electoral, la imagen de Bolivia sale a relucir. Y es que el país altiplánico se ha erigido en el imaginario popular como un modelo de gestión de los recursos naturales, particularmente, del gas y el petróleo, gracias a las iniciativas nacionalistas adoptadas por Evo Morales.
    Gonzalo Tamayo, economista y exministro de Energía y Minas asegura que la carga tributaria del Estado altiplánico al sector hidrocarburos funcionó a corto plazo, pero impidió que privados sigan explorando más recursos y sus pocas reservas se están agotando, sumado a la caída de los precios de los mercados internacionales. No puede replicarse en el Perú, afirma.

  2. Es un articulo muy interesante ya nos habla acerca de la política de Bolivia sobre la nacionalización del sector de hidrocarburos como el gas y el petróleo, el cual nos dice que fue una mala política de gobierno ya que hubo una disminución considerable de las reservas de gas y que en unos años, el estado no podrá satisfacer la demanda interna y comenzara a importar, el cual nos habla acerca de la disminución de la exportación del gas a paises como argentina y Brasil, lo cual produjo una disminución en el ingreso fiscal lo cual afecto a la economía nacional, ya que en los primeros años no se noto debido al aumento de precio del petróleo, como conclusión la medida de nacionalización del gas no es una buena medida, por el cual el gobierno peruano no debería implementarlo, pero si tratar de negociar para poder disminuir el precio de gas o hacer proyecto de inversión para implementar gas natural a domicilio

  3. Durante las últimas semanas, hemos visto o escuchado noticias donde el presidente indica que va a nacionalizar Camisea, el cual es el yacimiento de gas más importante del país, este discurso también lo tuvo el ex primer ministro, Guido Bellido, ambos discursos tienen un elemento en común: Evo Morales, ya que este exhortó al gobierno a nacionalizar los recursos naturales como en Bolivia. Sin embargo, periodistas de este país indican que este proceso es un fracaso total, ya que las empresas privadas pierden interés por explorar más yacimientos, por otro lado, también han pedido renegociar los contratos para que el Estado tenga un mayor porcentaje de ganancias por parte de las empresas que explotan los recursos naturales de nuestro país. Cabe indicar que este modelo en Bolivia, lo está poniendo en riesgo de importar el gas. El periodista Tuto Quiroga ve la escasez de gas en Bolivia como escasez de hielo en el Polo Norte.

  4. Una noticia alarmante, que están pasando nuestros hermanos Bolivianos y que si nosotros como Peruanos lo permitimos puede ser una realidad en el futuro, pienso que las ideas buenas y exitosas están para repetirlas, mejorarlas y aplicarlas, pero como se dice que tengan resultados positivos, la idea de seguir el modelo Boliviano es totalmente descabellada, ya estamos viendo los efectos que esta causando en Bolivia, porque hacerse los ciegos. Aquí viene la importancia de generar estabilidad política, económica y asegurar la inversión para poder salir adelante como país, porque se necesita de capital extranjero, para llevar acabo proyectos y generar puestos de trabajo y dinamizar la economía, podemos ver a Bolivia que a pesar de tener mucho gas está a punto de tener escases y llegar al punto de no tener ni para su consumo interno y esto viene de la falta de inversión en la exploración en nuevos yacimientos de gas.

  5. En Perú, con la incompetencia del gobierno mostrada por Pedro Castillo, cada vez que el tema de la implementación de la política de «nacionalización» resurgía en la política nacional, la imagen de un país como Bolivia hoy. Y fue el país del altiplano que surgió en el imaginario de la izquierda como modelo para el manejo de los recursos naturales, especialmente el gas y el petróleo, gracias a las iniciativas nacionalistas que adoptó Evo Morales (2006-2019), se ha derrumbado. en desgracia. por la corrupción y mientras tanto seguir gobernando implantando un gobierno autoritario. Morales intenta hacer creer a los peruanos que ha formado un gobierno honesto cuando se sabe que es extremadamente corrupto. Este es el modelo que quería hacer Castillo. Como Venezuela.

  6. Excelente artículo. El presente articulo nos detalla sobre los diferentes modelos de gestión los países sudamericanos como es del gas boliviano y ecuatoriano. Y que tenemos como referencia para no replicarlo en la industria hidrocarburífera peruana, por sus fracasos y grandes riesgos que plantean para el crecimiento de la inversión, la producción y las reservas petroleras y gasíferas. Estas medidas sí provocaron ingresos fiscales para el Estado boliviano, pero fue de manera corta a los ingresos fiscales. Esta es una gran industria que genera aproximadamente el 3% del PBI y que en los últimos 12 años el valor agregado generado por el sector asciende a US$ 58,315 millones. Por último, se han presentado informes técnicos a los funcionarios donde se observa la poca viabilidad del proyecto aplicado en Ecuador y Bolivia.

  7. Hace tiempo el presidente Castillo menciono que la planta de gas que tenía el Perú, debería pertenecer al pueblo, pero lo que en verdad quiso decir fue que, la planta de gas debería estar en poder del estado, de los políticos, que están en la cabeza, lo que quiso hacer el presidente era engañar al pueblo con simples palabras. Gracias al autor por el artículo, que es una realidad que se vivió o vivirá.

  8. En los últimos 20 años el sector hidrocarburos ha contribuido con S/. 99,177 millones de soles en tributos internos y regalías. Además, se han redistribuido a los gobiernos regionales y locales S/. 47,120 millones de soles entre 1991 y el 2020 por concepto de canon y sobre canon petrolero y gasífero. Solo en el Cusco, los recursos generados por la industria del gas natural han financiado más del 50% del presupuesto de los gobiernos regional y locales en esta región del sur del país. Es obvio que la falta de capacidad de gestión de los gobiernos subnacionales para invertir de manera oportuna y eficiente los fondos provenientes por la explotación de los hidrocarburos es un reto que debe abordar el Estado peruano en su conjunto, a fin de contribuir a la lucha contra la pobreza, cerrar las brechas sociales, y mejorar la calidad de vida de los peruanos.

  9. El país no debe seguir modelos de otras naciones, hay que tener en cuenta no solo la realidad nacional si no que hay factores de inversión y de corrupción que no van hacer posible que estos modelos sean beneficiosos, se debe optar por apoyar la inversión extranjera claro con su control adecuado y no dejando a una solo empresa tener todo el poder sino dándole competencia sana de modo que no pueda manejar los precios a su antojo, la situación del gas cada vez es peor en pandemia el gas subió increíblemente y lo sigue haciendo si no se propone un modelo funcional y se administra de manera correcta los recursos nos veremos en aprietos.

  10. El peor error que podemos cometer , en todo aspecto, es tratar de copiar algo que no esta dando resultado o nunca dio resultados positivos. Al parecer Evo es figura santificada para el partido de nuestro presidente. Esperemos mejores decisiones de parte de nuestro gobierno.

  11. En múltiples ocasiones el estado ha demostrado no tener la capacidad de administrar una empresa; por lo que, de nacionalizarse el gas natural, Perú se vería afectado por una subida exponencial del precio de la electricidad.
    Si Camisea dejará de abastecer a las generadoras térmicas, estas tendrían que recurrir al uso del diésel cuyo precio es más alto que Camisea y que el país importa, lo traería como resultado que sea hasta diez veces más caro la producción eléctrica en el país. Sin mencionar que, todos los mercados internacionales le cerrarían las puertas al Perú, con lo cual toda la producción se verá rápidamente afectada.
    Si bien es cierto, al corto plazo probablemente nos beneficiemos con precios más bajos, pero a mediano y largo cambia la situación puesto que se va a requerir mano de obra calificada que realice el mantenimiento o el control de seguridad; caso contrario, esto podría terminar en un desastre. Recordemos que el gas natural es bastante inflamable, lo que terminaría en explosión.

  12. Estos proyectos por el actual gobierno peruano, en vez de ser un ejemplo a seguir, debe ser un ejemplo para darse cuenta de que los fracasos llevaran consigo un efecto negativo para el país, ya que no solo ahuyenta las inversiones, sino la producción y las reservas petroleras y gasíferas. El Perú no cuenta con la estructura, ¿tecnología para abastecerse cuando haya menos inversión, entonces que pasará? ¿Subirán los impuestos?

    Por ello es importante, tomar como aprendizaje la situación boliviana y no seguir sus pasos ante sus fracasos actuales.

  13. Es un artículo muy informativo e importante ya que nos hace saber el fracaso a largo plazo que ha tenido la implantación de este modelo “nacionalización” En Bolivia y Ecuador, considero que el presidente Pedro Castillo debería tener una mejor asesoría con el fin de que pueda cambiar las ideas erróneas que quiere implantar en el Perú, porque al final este rubro es muy importante ya que como se menciona al finalizar este artículo aporta aproximadamente el 3% del PBI.

  14. La nacionalización de los recursos es una idea que ya fracasó en otros países de Latinoamérica y también en nuestro país. En el pasado se ha demostrado que el Estado no es un buen empresario y esto se debe a la falta de interés en explorar nuevos yacimientos, pues al no haber rentabilidad de por medio, los privados pierden el interés en ello. Ante tal hecho, surge el miedo y la incertidumbre de que, en el futuro, nosotros como país experimentemos ello, ya que esto lo vimos cuando disminuyó la producción de gas natural, este hecho también repercutió en un menor volumen de líquidos (petróleo y condensado). Por eso copiar modelos económicos extranjerizantes no siempre lleva a un mejor resultado económico, si nuestro presidente Castillo sigue el modelo que se ha implementado en Ecuador, podría llevar al Perú en una crisis económica muy grande. Pues no hay nada más destructivo que gobernadores ignorantes que no ven la realidad que viven los otros países, en comparación al nuestro, debemos mejorar las tomas de decisiones donde debe ser de las tareas más importantes del gobierno. La vida de muchas personas no es un juego del gobierno de intentar implementar algo sin saber si nos irá bien, es por eso que se debe de tener un previo estudio que mejore no solo al Estado sino el futuro del país.

  15. Debido a sus fallas y peligros significativos para la inversión, la producción y las reservas de petróleo y gas, los modelos boliviano y ecuatoriano no deben repetirse en el negocio de hidrocarburos peruano.
    Las medidas tomadas en Bolivia resultaron en un aumento a corto plazo de los ingresos tributarios para el gobierno boliviano, no solo como resultado de la nacionalización, sino también como resultado de una mayor producción de proyectos que ya estaban en marcha antes de la llegada de Evo Morales; y por el alza de los precios internacionales en la segunda mitad de la década de 2000 (el precio del gas se multiplicó por diez y el barril de petróleo se cotizaba a más de US $ 100, sin embargo, no hubo incentivos para la inversión privada durante ese tiempo, y la política del gobierno se centró en la sobreexplotación de los campos de gas identificados existentes, en lugar de nuevos proyectos que aseguraran la reposición de las reservas de gas natural, por lo que sus reservas de petróleo son muy especulativas.
    Por tanto sostengo que no se puede replicar sus modelos en la industria peruana que aporta significativamente al PBI.

  16. Las operaciones de producción de hidrocarburos en la industria del gas y el petróleo en el Perú aportan cada año, entre impuestos, contribuciones y otros pagos al Estado, entre el 56% y el 67.7% de sus utilidades en promedio. La carga fiscal efectiva del Lote 88 de Camisea ascendería a un máximo de 75% de sus utilidades que la falta de capacidad de gestión de los gobiernos subnacionales para invertir de manera oportuna y efciente los fondos provenientes por la explotación de los hidrocarburos es un reto que debe abordar el Estado peruano en su conjunto, a fin de contribuir a la lucha contra la pobreza, cerrar las brechas sociales, y mejorar la calidad de vida de los peruanos.

  17. Los modelos boliviano y ecuatoriano no deben replicarse en la industria hidrocarburífera peruana, por sus fracasos y grandes riesgos que plantean para el crecimiento de la inversión, la producción y las reservas petroleras y gasíferas.

  18. El gobierno de Pedro Castillo quiere seguir el modelo económico de Bolivia donde se busca implementar una política de ‘nacionalización’ con un modelo de gestión del manejo de los recursos naturales como el gas y petróleo. Sin embargo este tipo de gestión genero corrupción y la apropiación del gobierno para seguir gobernando de manera totalitario, algo que no queremos ver reflejado en nuestro pais.

  19. Sin duda las autoridadea de este pais a sido totalmente mal orientadas ya quw no es posible que siendo bolivida pais de minerales haya perdido todo el gas de todas Mneras hubo una fuga politicamnetw hablando ya que el.presidente en ese entonces no aupo como administrar y dirigir los recursos en el.pais de bolivia espero que esto pueda mejoeae y seguir todo en marcha

    • Gracias por tu comentario y preferencia, éxitos profesionales en esta nueva etapa de tu vida en el campo dew la gestión.

  20. Es de suma importancia tener conocimiento de lo sucedido con la nacionalización del gas en Bolivia, ahora que el gestor de este proyecto en fracaso, Evo Morales, está «asesorando» o «aconsejando» al presidente peruano Pedro Castillo. Y después de leer este articulo y conocer las estadísticas del impacto de la nacionalización del gas, es casi inexplicable que se le haga caso a los consejos de la persona responsable de acabar con los recursos de los yacimientos petrolíferos de su país y que debido a mala gestión gastó todo el dinero preveniente de estos yacimientos sin invertir en nuevas búsquedas de pozos que puedan seguir abasteciendo de gas a su población; ¿Cómo es posible que sigamos el ejemplo de un proyecto que sabemos que ha llegado a este nivel de fracaso? es por este proyecto y muchos otros que planea implantar el actual gobierno, que debemos seguir expectantes a toda acción que se de en el poder ejecutivo y legislativo.

    • Gracias por el comentario y preferencia. Éxitos profesionales en tu nueva etapa de vida en el campo de la gestión.

  21. Valiosa información sobre las consecuencias reales de la nacionalización de gas, pues los resultados favorables obtenidos en la economía boliviana cuando se dio el proceso de nacionalización no era una consecuencia directa de esta, sino mas bien de factores como el alza de precio del petróleo y la recaudación del Impuesto Directo a los Hidrocarburos. La nacionalización, mas bien, ha tenido consecuencias negativas que se están empezando a acentuar, como el desinterés de la inversión extranjera y el riesgo de no contar con reservas petroleras y gasíferas a largo plazo, lo cual hasta la fecha ha sido el recurso de mayor representatividad en las exportaciones de Bolivia. Este tema de nacionalización en el Perú, está siendo comentado desde el inicio de las campañas del partido al que pertenece nuestro actual presidente, es de esperar que se evalúe nuevamente y no tomen decisiones sin antes haberlas estudiado a detenimiento, conociendo así las consecuencias reales de iniciar un proceso de nacionalización.

  22. Se dio un claro ejemplo en el presente articulo sobre el estatizar el gas en Bolivia siendo un fracaso total, el seguir pasos de alguien que hunde a su país y tratarlo como un sabio y erudito en toma de decisiones es clásico de un partido con poco sentido común de lo que significa estabilidad en el país y avance, lo que demuestra que el partido del lápiz tenga a autoridades como bellido, que gracias a dios renunció, después de amenazar a las empresas privadas de estatizar estas, y así poniendo en peligro la inversión privada y sostenibilidad económica del país, si bien es cierto las decisiones que se toman en el gobierno son muy importante para el avance y seguir medidas con un fracaso cierto en otros paises, es algo inédito, Gran articulo y de conciencia para el pueblo peruano.

  23. El presente articulo nos detalla acerca de los modelos de gestión del gas boliviano y ecuatoriano que no deben replicarse en la industria hidrocarburífera peruana, por sus fracasos y grandes riesgos que plantean para el crecimiento de la inversión, la producción y las reservas petroleras y gasíferas. Estas medidas provocaron un incremento efímero de los ingresos fiscales para el Estado boliviano. Las reservas de gas natural disminuyeron de 24 trillones de pies cúbicos en el 2005 a 10 trillones en el 2018, por lo que el Gobierno boliviano se vio obligado a renegociar los contratos de exportación de gas hacia Argentina y Brasil, es por ello que no es exacto que la industria del gas y petróleo obtiene muchas ganancias y deja poco para nuestro país. Esta industria genera aproximadamente el 3% del PBI y que en los últimos 12 años el valor agregado generado por el sector asciende a US$ 58,315 millones.

  24. El caso de Bolivia es un claro ejemplo del porqué no debería nacionalizarle los hidrocarburos ya que es una manera de acotar las inversiones privadas, y con ello solo se produce una caída en la producción del gas natural y la exploración comienza a escasear lo que conlleva a que no haya reposición de reservas y eso genera que las empresas privadas inviertan en pozos donde no se obtendrán buenos resultados.

  25. Al leer este gran artículo, se informa que en 2018 fue un año malo para la producción de gas natural porque cayó de 55,5 millones de metros cúbicos día a 34,9 millones de metros cúbicos día, de acuerdo con datos de YPFB y elaborados por la Gobernación de Santa Cruz. Por eso implementar estos modelos en el país no solo ahuyentaría las inversiones, también pondrían en riesgo reservas petroleras y gasíferas.

  26. Completamente de acuerdo, esta política errónea de Pedro Castillo nos quiere llevar a una negociación forzada.En su plan de hidrocarburos publicado presentado en la campaña política, Perú Libre proponía sentar a las empresas petroleras en una mesa de negociación para discutir “el establecimiento de nuevas condiciones contractuales” durante el lapso de un año.
    Para ello, la agrupación política advertía en su momento que trabajaría en la promulgación de un marco normativo que las obligará a renegociar “desde una posición de fuerza”.
    El objetivo es imponer nuevos impuestos y regalías “para aumentar sustancialmente la inversión en educación y salud”, como explica el partido en su programa de gobierno ‘Perú al Bicentenario sin Corrupción’.
    Coincidimos que este gobierno es un fracaso pasado ya 70 días donde un nuevo gobierno debería demostrar lo mejor de su vitrina y es al revés. Los dos gabinete de Perú Libre tienen partidarios de senedro luminoso y no se ve mejporas en la economía peruana.

  27. La posición del artículo es clara, la nacionalización de los recursos es una idea que ya FRACASÓ en otros países de Latinoamérica, y también en nuestro país. En el pasado se ha demostrado que el estado no es un buen empresario, y al parecer parte de la cartera donde era premier Bellido no comprende esto. Pero hay un tema contemplado por el que escribe, y es la falta de interés en explorar nuevos yacimientos, pues al no haber rentabilidad de por medio, los privados pierden el interés en ello. Ante tal hecho, surge el miedo y la incertidumbre de que, en futuro, nosotros como país experimentemos ello, pues no hay nada más destructivo (según el presente artículo) que gobernadores ignorantes de la historia y de las experiencias latinoamericanas. Definitivamente, en temas económicos, no puede entrar un improvisado.

  28. En el Perú con la incapacidad gubernamental demostrada por Pedro Castillo, cada vez que se habla de implementar la política de ‘nacionalización’ emerge en la política nacional, la imagen de un país como Bolivia sale a relucir. Y es que el país altiplánico se ha erigido en el imaginario de izquierda como un modelo de gestión de los recursos naturales, particularmente, del gas y el petróleo, gracias a las iniciativas nacionalistas adoptadas por Evo Morales (2006-2019), que cayo en desgracia por la corrupción y pender seguir gobernando implantando un gobierno totalitario. Morales pretende hacer creer a los peruanos que hizo un gobierno honesto cuando es sabido que es tremendamente corrupto. Es el modelo que Castillo quiere implantar. Al igual que Venezuela.

  29. Lo que sostiene este artículo de no aplicar estas recetas para el Perú son para estar alertados de no caer en los errores de los países vecinos. En la década de los 70 se utilizó el término “nacionalización” para referirse a la confiscación, esto no debería asustarnos porque en este caso también involucra que este recurso pueda ser transferido al sector privado nacional.
    Hay que tener encuentra que hay puntos del contrato que deben renegociarse, como los precios de exportación del gas natural, así como destinar una parte del gas extraído de Melchorita en Cañete para el consumo interno. “Los grandes vehículos podrían funcionar con gas natural licuefactado, que es una especie de gasolina que no es tan contaminante”, recomendó Ochoa un reconocido especialista en temas económicos y energético, añadiendo que en vez de subsidiar el Diesel, el Estado podría subvencionar el cambio de motores a los vehículos a fin de hacerlos compatibles con este combustible.
    Por otro lado, otro punto a renegociar es el precio del Gas Licuado de Petróleo, ya que en nuestro “país se paga como si lo importásemos al 100%”, siendo el 80% de este recurso el que se extrae en nuestro territorio. No tiene sentido tener un Camisea y pagar como si -el gas- viniera del exterior
    Como se recuerda, uno de los puntos a renegociar sería el reparto de las utilidades del gas de Camisea. Consultado al respecto, Ochoa informó el analista que las regalías -término adecuado para referirse a este ingreso- del lote 88 de Camisea correspondiente al mercado interno, son equivalentes al 50% o 55%, por lo que no habría que renegociarse ya que es una renta alta.
    Con sinceridad con este gobierno de Castillo, no es nada positivo el futuro económico del Perú y creo que esa es la gran tarea, si -Pedro Castillo- dice que quiere combatir la pobreza, la única manera es generar trabajo y el empleo duradero y bien pagado lo genera la inversión privada. Sin inversion extranjera y privada no hay trabajo ni desarrollo.

  30. Los límites impuestos a las actividades de exploración y explotación han ocasionado que en la actualidad Ecuador sufra una gran incertidumbre en torno a sus reservas petroleras. No se ha descubierto ningún campo significativo, ni se ha desarrollado ningún nuevo horizonte en las regiones en donde se estima que hay un potencial hidrocarburífero. Sería un fracaso para el Perú.
    La estatal boliviana YPFB se encuentra en crisis y sin capacidad para reponer reservas de gas. En este contexto, es posible que Bolivia necesite importar este recursos en diez años más.
    Copiar modelos económicos extranjerizantes son siempre nefastos para los que copian modelo fracasados. Si Castillo prosigue ese modelo cuesta abajo y su Constitución y nombramiento de ministros no calificados y con proclividad y antecedentes terroristas el único camino en la vacancia o la insurgencia civil amparada en la constitución Política del Perú.

  31. Al leer este excelente artículo de catualidad económica y política cuya objetividad tiene relvancia académica. En 2018 fue un año malo para la producción de gas natural porque cayó de 55,5 millones de metros cúbicos día (MMmcd) a 34,9 MMmcd, de acuerdo con datos de YPFB y elaborados por la Gobernación de Santa Cruz. Un experto atribuye la cifra a que los megacampos entregan más agua que gas. El hecho también repercutió en un menor volumen de líquidos (petróleo y condensado). La producción de los mismos disminuyó de 50.500 barriles por día en enero a 35.500 barriles por día en diciembre.Fuente: Si Castillo prosigue este camino nos conducira a un mayor fracaso económico.

  32. Modelos boliviano y ecuatoriano de hidrocarburos serían perjudiciales para el Perú Implementar estos modelos en el país no solo ahuyentaría las inversiones, también pondrían en riesgo reservas petroleras y gasíferas. La terquedad de Guido Bellido, ex Premier y la incapacidad de Pedro Castillo continua adelante en los modelos fracasados del nacionalización del gas e hidrocarburos serían un fracaso total para la alicaída economía peruana producto de la incapacidad de gobierno comunista y pro Sendero Luminoso que gobierna el Perú.