En poco más de un mes, Guayaquil bajó de 460 muertos por día a causa de la pandemia a no tener ni un muerto. EXPRESO conversó con Cynthia Viteri, alcaldesa de Guayaquil.

FOTO: AFP.

lunes, 15 de junio de 2020 – 9:30 am

Por: Jorge Alania

El 6 de abril de este año, Guayaquil, la más grande y poblada ciudad del Ecuador, tuvo, según las estadísticas oficiales (que el propio presidente Lenín Moreno señalaba que no eran las correctas pues había un subregistro evidente), 460 muertos a causa del coronavirus. Un mes después esa cifra disminuyó a niveles increíbles para quienes vivían o seguían de cerca el drama guayaquileño. Una estrategia sencilla, inteligente, eficiente y de acción rápida, había logrado lo imposible. Conversamos con Cynthia Viteri, alcaldesa de Guayaquil desde hace exactamente un año, sobre esta verdadera gesta cívica y política contra la pandemia mundial. El año de Viteri ha sido el más duro de toda la historia de esa pujante y trabajadora ciudad costera: hubo en octubre levantamientos y saqueos, luego una aguda crisis económica, más tarde el coronavirus y hace muy poco la erupción de un gran volcán que regó de cenizas dicha urbe. No es pues poca cosa. La entrevista fue hecha este viernes.

-¿Cuántos muertos por coronavirus hubo ayer en Guayaquil, alcaldesa?
Ninguno. Llevamos veinte días con cero muertos y una notable disminución de los infectados. Y algo más, importante para la situación general del país: ahora Guayaquil recibe enfermos de otras provincias del Ecuador en tres hospitales. Previamente instalamos, en tiempo récord, cinco hospitales en las fronteras de la ciudad para tratar a los infectados que ingresaban allí mismo y evitar que entraran a contagiar. Además, desinfectamos 25 cantones, lo cual era clave para la previsión.

-¿Hambre o coronavirus? ¿Cómo resolvió ese dilema alcaldesa, considerando que el aislamiento social obligatorio priva de su fuente de sustento a cientos de miles de familias en nuestras ciudades?
Trabajando. Quien le habla y como líder del municipio salía y salgo todos los días a visitar casa por casa –con todo mi equipo– 5 mil hogares diarios que albergan 25 mil personas en promedio, es decir, de lunes a viernes cien mil personas. Sábados y domingos vamos a zonas rurales. ¿Qué llevamos? Por supuesto, no discursos, sino alimentos. Todos los días a la 1 pm tenemos listo todo. Los kits que entregamos –con nuestro concurso y el apoyo del sector privado– no son fundas sino cajas grandes de alimentos comprados a través de las Naciones Unidas, la iglesia local y nuestro banco de alimentos. Aparte de ello les damos otro kit para desinfección intradomiciliaria –jabones, alcohol, cloro–, adicionalmente les entregamos comida para gato y perro porque casi todas las familias tienen mascotas.

-¿Y hubo participación ciudadana en esta cruzada?
Por supuesto. Le contaré que hice un convenio con una fundación de mujeres trabajadoras que se quedaron sin empleo para confeccionar en total 4 millones y medio de mascarillas de uso diario para personas que están en la calle para regalárselas. Cada kit viene con una caja de mascarillas. Hay una ordenanza que dice que es obligatoria la mascarilla, si es obligatoria la mascarilla, la gente tiene que comprarla; no hay mascarillas si no hay plata, y si no hay plata ni mascarillas, ¿cómo hago para hacer cumplir la ordenanza a la gente?

-Y tampoco podía multarlas porque nadie le iba a poder pagar…
En efecto. Unimos dos cosas, la necesidad de las madres de familia, la mayoría cabezas de hogar, para que hicieran las mascarillas y tuvieran un empleo y alimenten a sus familias, y a 28 centavos, un precio muy módico, para yo poder darles mascarillas en su cajita.

-A propósito de lo que acaba de mencionar, usted es mujer y es líder. ¿Cuál ha sido el papel de la mujer guayaquileña en esta dramática circunstancia?
Vital. Yo me he dirigido en todas las declaraciones básicamente a ellas, sobre todo cuando cambiamos a semáforo amarillo. Cuando era rojo, les dije que teníamos protección porque estábamos en la casa, ahora en semáforo amarillo significa que la protección se debe triplicar porque estamos en la calle: los adultos que cuiden a los niños, las mujeres a sus hijos y a sus ancianos, los varones a su familia con las medidas de bioseguridad y cuanto más vamos soltando las restricciones, mayor cuidado en las medidas de bioseguridad. Y a las personas en situación de pobreza –que son cientos de miles–, les llevamos agua gratis durante toda la pandemia, agua gratis a ellos, y condonamos todas las multas de todos los locales que abrieron e incumplieron el semáforo en rojo para vender en esa época.

-Descríbame sus caravanas, alcaldesa…
Salgo con un contingente de 600 personas aproximadamente, en la que van además de voluntarios, bomberos, el grupo de fumigación contra el dengue y desinfección por coronavirus y voy también con desratización. Son tres brigadas distintas y vamos casa por casa. Adiciono una brigada diaria, con médicos que tocan cada puerta y hacen un triaje, preguntan si hay alguien con síntomas, si tiene les hacemos la prueba y aquel que necesita ser trasladado, lo hacemos con 25 ambulancias y los llevamos a nuestro centros de atención primaria para que no se congestionen los hospitales.

-¿Y esa estrategia le dio y les van dando resultados? ¿O hay asuntos que no funcionan como lo planificaron?
Déjeme decirle que cambiamos la estrategia, porque la del Gobierno durante el primer mes de la emergencia fue un caos, esperar que la gente llegue a los hospitales a las emergencias para internarlos directamente en las UCI que colapsaron con ella.

-Y así llegamos al 6 de abril, entonces…
Al día siguiente salimos 500 médicos a buscar a los enfermos en Guayaquil casa por casa, para desde un comienzo del día darles el tratamiento y si ya estaban con necesidad de oxígeno, trasladarla a nuestras camas para salvarles la vida. Debo aclarar que todo el sistema de salud le pertenece al Gobierno, no a los municipios; nosotros hemos hecho una tarea que no ha hecho ninguna ciudad porque era necesario hacerlo para salvarnos. Anulé todas las celebraciones de este año, cambié monumentos por hospitales, paramos en 66 días un hospital gigantesco, que era la antigua maternidad Enrique Sotomayor, que había estaba abandonada 4 años. Eso hizo posible que atendiéramos a 74,900 personas en nuestros 50 puntos de salud y también a través de sistemas online. Y visitando a los pacientes que superaron la enfermedad para darles fisioterapia respiratoria. A la par, construimos dos cementerios con todas las especificaciones de una pandemia, para que no se filtren líquidos a la tierra y dañen tierra y agua, 4 mil tumbas en una y 2 mil tumbas en el otro, en 2 meses.

-¿Cómo miraba el Gobierno nacional ese esfuerzo municipal?
A la par que empezamos a trabajar, el 16 de abril, el Gobierno nacional hizo un anuncio, que habían empezado a bajar las llamadas a emergencia, las llegabas a emergencias a los hospitales del ministerio de Salud. Cómo no iban a bajar si atendimos a 80 mil personas que ellos no recibieron nunca y además la gente no quería ir allá, tenían miedo.

-Pero debía haber coordinaciones necesariamente con el Gobierno nacional…
Pertenecemos a líneas políticas distintas y discrepamos públicamente, pero debíamos coordinar como adultos las acciones. No fue un obstáculo, felizmente, porque había cosas qué hacer y las hicimos. Fíjese, que sin tener competencia, firmamos un convenio con una fundación Aprofi para ver el caso de las mujeres embarazadas, porque en medio de la pandemia no dejaron de haber mujeres embarazadas, gente con diálisis, gente que las atropellaban y demás patologías, dejamos tres de nuestros hospitales para ello. Así, con medio millón de dólares del convenio estamos atendiendo a las mujeres a punto de dar a luz y que no tenían a donde ir porque ningún hospital las recibían, pudimos cubrir este aspecto que no nos corresponde pero es vital dar vida en medio de la muerte, ¿no le parece?

-En cuanto a los informales, esa pléyade de trabajadores urbanos, que venden en las calles y quioscos, ¿participan ordenadamente y respetan las medidas de bioseguridad que se adoptaron desde su despacho?
Comprendemos la situación de hambre que vive la ciudad. Hay controles sí, para que puedan trabajar más seguros, que cumplan el nuevo plan post coronavirus, que está diseñado para que hayan pequeñas ciudades en la cuidad, desde ciclo-rutas hasta la descentralización de los servicios municipales para poder tener, por lo menos, hasta el 25 de julio, entre 5 y 7 oficinas. Quiero que tengan el municipio en su barrio, y que en estas tengan registro civil, atención de impuestos y pagos prediales. Con pequeñas ciudades en la gran ciudad, evito la congestión del transporte y el contagio.

-¿Cómo van al respecto?
Hago mediciones todas la semanas, contraté a una empresa internacional que hace mediciones y pongo la prueba, he bajado la proporción de contagios de 3.3 a 1.2 en la última medición, ahora voy a hacer 50 mil pruebas más, que se llaman pruebas de prevalencia, con la mesa técnica de médicos, epidemiólogos, infectólogos para saber en qué momento Guayaquil puede cambiar de semáforo.

-¿Por qué le condonaron multas a dueños de locales y comerciantes que abrieron en pandemia?
Porque venía otra etapa. Guayaquil empieza a abrir los ojos para hacer lo que siempre hemos hecho, trabajar. Esta ciudad es eminentemente comercial, los guayaquileños no piden favores, piden oportunidades, entonces también nosotros entramos en esa construcción de oportunidades, sin ser nuestra competencia, con dos tipos de créditos distintos. En uno, con la banca privada, pusimos 10 millones y en el otro 50 millones de dólares. En el de 10 millones, la gente puede pedir créditos que van de 500 dólares a 1,000 dólares sin garantías; y en el de 50 millones, créditos de 5 mil dólares a 7 mil dólares sin garantías, y hasta 10 mil dólares con garantía solidaria. Ellos quieren oportunidad, ahí está la oportunidad, tienen 3 meses en que no paguen nada, son meses de gracia, meses de plazo para que puedan levantar sus negocios, para que no despidan a sus empleados y para que paguen sus obligaciones en el seguro social. Ese es un trabajo en conjunto, pero mientras tanto tengo que alimentar a la ciudad, una familia no se recupera de un día para el otro. Ahora veo con emoción que Guayaquil saca banderas, veo en mis recorridos niños con la bandera de Guayaquil, no se trata de un partido político, se trata de Guayaquil. Después de una tragedia a nivel mundial, de ser uno de los epicentros de una pandemia mundial, se recobró más rápidamente que cualquier otra ciudad, porque nuestra gente es valiente. Si no puede vender pan, vender tortillas y si no, caramelos, pero nunca se queda sin hacer nada. El ver las banderas flameando es síntoma que tenemos los ojos abiertos, Guayaquil volvió a abrir los ojos y a vestirse de celeste y blanco.

Fuente: Diario Expreso

Imagen del Universo

Vídeo:La alcaldesa de GUAYAQUIL manda invadir la pista para evitar que aterrice un avión …

 

Fuente: El País

24 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Excelente articulo, es digno de admirar la valentía y el compromiso por sus ciudadanos tomando radicales decisiones para contrarrestar el COVID-19, esto al gran aumento de casos de contagio y fallecidos, hace falta personas como ella para tomar las riendas de una ciudad y poner ciertas restricciones para el bienestar de la población de Guayaquil, sin duda demuestra que cuando hay compromiso y vocación de servicio, las cosas pueden cambiar para mejor, ya que como países sub desarrollados lo que necesitamos son lideres, políticos y ciudadanos comprometidos con su patria, para construir un camino para el bien común de todos.
    Se espera que sea de gran ejemplo para que los ciudadanos tomen conciencia ante tanta fatalidad que existe en nuestro país.

  2. Es necesario felicitar a la Alcadesa de Guayaquil por su extensa y laboriosa gestión que tuvo para poder contener los efectos del nuevo coronavirus. Al sopesar los estragos de la pandemia global, ha permitido salvar muchas vidas, disminuir el nivel de contagios y poder reactivar las actividades económicas en su ciudad, para poder asegurar los puestos de muchos trabajadores.
    La creación de centro hospitalarios, del correcto uso del presupuesto público y las herramientas que les otorgaba a los ciudadanos para poder tomar medidas de prevención y disminuir el nivel de contagios. Ha demostrado ser todo eminencia de la gestión publica, excelente ejemplo a seguir.

  3. Es muy esperanzador ver que la ciudad más afectada en el mundo al impactar el Coronavirus en Latinoamerica, ha superado esta situación con estrategias rápidas y enfocadas sobretodo a la población. Se aplaude la enorme labor que está realizando la alcaldesa de Guayaquil, se admira la gran responsabilidad que asume para poder superar esta situación, dar apoyo a los ciudadados y también dándole herramientas para poder cuidarse. Lo mejor de su gestión que debería enorgullecer al país, es crear centros hospitalarios en tiempo récord y en lugares muy precisos, que evita que su ciudad se contagie por gente que viene de otros sectores. La situación es complicada, pero se puede proyectar que si esto se aplica en todos los lugares, en todas las ciudades y países podemos superar esta pandemia y hacer que la nueva normalidad se parezca mucho a la anterior que vivíamos. Excelente publicación.

  4. Definitivamente un claro ejemplo de que con planificación y estrategias eficientes se puede combatir la crisis del covid-19, aquí también tiene que ver mucho el control y dirección de la población para lograr que se acaten todas las disposiciones por parte del estado.

  5. En este tipos de situaciones las estrategias rápidas tomadas por la alcaldesa para contrarrestar el impactado económico y social fueran muy eficientes ya que logro reducir notablemente el expansión de infectados por covid creando hospitales, enviando brigadas, brindando oportunidades a los comerciantes, no fue un trabajo fácil ya que como sabemos Ecuador fue uno de los primero países latinoamericanos afectados por el covid que sin no fuera por la rápida gestión del municipio que lidero una mujer con mucha valentía ya que no solo lo demostró ante esta situación sino que ya Guayaquil venia golpeado de una crisis económica, saqueos en la que ella no se amilano y siguió con pasos firme ante esta pandemia.

  6. En este tipos de situaciones las estrategias rápidas tomadas por la alcaldesa para contrarrestar el impactado económico y social fueran muy eficientes ya que logro reducir notablemente el expansión de infectados por covid creando hospitales, enviando brigadas, brindando oportunidades a los comerciantes, no fue un trabajo fácil ya que como sabemos Ecuador fue uno de los primero países latinoamericanos afectados por el covid que sin no fuera por la rápida gestión del municipio que lidero una mujer con mucha valentía ya que no solo lo demostró ante esta situación sino que ya Guayaquil venia golpeado de una crisis económica, saqueos en la que ella no se amilano y siguió con pasos firme ante esta pandemia.

  7. En este tipos de situaciones las estrategias rápidas tomadas por la alcaldesa para contrarrestar el impactado económico y social fueran muy eficientes ya que logro reducir notablemente el expansión de infectados por covid creando hospitales, enviando brigadas, brindando oportunidades a los comerciantes, no fue un trabajo fácil ya que como sabemos Ecuador fue uno de los primero países latinoamericanos afectados por el covid que sin no fuera por la rápida gestión del municipio que lidero una mujer con mucha valentía ya que no solo lo demostró ante esta situación sino que ya Guayaquil venia golpeado de una crisis económica, saqueos en la que ella no se amilano y siguió con pasos firme ante esta pandemia.

  8. En este tipos de situaciones las estrategias rápidas tomadas por la alcaldesa para contrarrestar el impactado económico y social fueran muy eficientes ya que logro reducir notablemente el expansión de infectados por covid creando hospitales, enviando brigadas, brindando oportunidades a los comerciantes, no fue un trabajo fácil ya que como sabemos Ecuador fue uno de los primero países latinoamericanos afectados por el covid que sin no fuera por la rápida gestión del municipio que lidero una mujer con mucha valentía ya que no solo lo demostró ante esta situación sino que ya Guayaquil venia golpeado de una crisis económica, saqueos en la que ella no se amilano y siguió con pasos firme ante esta pandemia.

  9. En este tipos de situaciones las estrategias rápidas tomadas por la alcaldesa para contrarrestar el impactado económico y social fueran muy eficientes ya que logro reducir notablemente el expansión de infectados por covid creando hospitales, enviando brigadas, brindando oportunidades a los comerciantes, no fue un trabajo fácil ya que como sabemos Ecuador fue uno de los primero países latinoamericanos afectados por el covid que sin no fuera por la rápida gestión del municipio que lidero una mujer con mucha valentía ya que no solo lo demostró ante esta situación sino que ya Guayaquil venia golpeado de una crisis económica, saqueos en la que ella no se amilano y siguió con pasos firme ante esta pandemia.

  10. Gran artículo, muestra lo que esta alcaldesa pudo hacer para contraarrestar el virus a traves de sus campañas y acciones. Como olvidar cuando Guayaquil se hizo tedencia en el mundo por las muertes que se veian en plena calle, pero estoy segura que acciones como estas son las que debemos replicar y ademas de eso, dar a conocer al mundo. Es digno de mencionar tambien que esta mujer haya decidido exponerse a este virus, pese a lo que sabia podria ocurrirle, esto no mermo su intento y esfuerzo de sacar a su ciudad y pais adelante. Dignas acciones de admirar de esta valiente mujer.

  11. Honorable articulo, impresionante el trabajo de esta alcaldesa y la toma de decisiones que ha tenido esta mujer demostrando su fortaleza en liderar un Estado en emergencia en la que a nivel mundial estamos enfrentando. Ha sido de suma importancia desde mi punto critico, la construcción de hospitales, base clave para detener el avance de esta pandemia. Acción admirable ha sido que la alcaldesa se haya expuesto a contraer este virus pero sus ganas de trabajar no la han detenido para sacar adelante Guayaquil, trabajo admirable de esta mujer. un punto que también que me pareció importante ha sido la condonacion de multas al no cumplir con las reglas sanitarias respecto al trabajo, ya que las personas no solo están enfrentando la pandemia si no también enfrentan el desempleo laboral de hoy en día del que se vive. Me encanta el trabajo de esta mujer y su fortaleza que ha tenido.

  12. Gran artículo ya que con esta experiencoa podemos entender que la tan nomvrada dicotomía acérrima entre salud y economía no es tan real sino es mejor unas medidas que permitan ejercer sus actividades económicas con seguridad sin ser marginados ni tampoco dejarlos trabajar sin ninguna medida. Ambos extremos son insanos y traen una mayor desigualdad social y daño a las economías familiares de un gran número de personas en nuestro país. Para ello, se hacen uso de herramientas brindadas por la ciencia y aplicadas sin discursos populistas ni falsas promesas que quieren servir de paliativos, trayendo consigo solo ña indignación de los ciudadanos.

  13. Como quisiera que el presidente Vizcarra tenga el coraje e iniciativa de esta alcaldesa que con valor afronto frenar el Covid 19 logrando una baja increíble.

  14. Guayaquil volvió a abrir los ojos y a vestirse de celeste y blanco. Buena entrevistam alentadora y nos da esperanza.

  15. Guayaquil empieza a abrir los ojos para hacer lo que siempre hemos hecho, trabajar. Esta ciudad es eminentemente comercial, los guayaquileños no piden favores, piden oportunidades, entonces también nosotros entramos en esa construcción de oportunidades. Vale la entervista. Realza a la mujer.

  16. Gran sensibilidad a necesidad de las madres de familia, la mayoría cabezas de hogar, para que hicieran las mascarillas y tuvieran un empleo y alimenten a sus familias, y a 28 centavos, un precio muy módico, para yo poder darles mascarillas en su cajita.

  17. GRAN EJEMPLO DE LIDRERAZGO EN TIEMPOS DE CRISIS, REQUIERE VALOR. Realizo un convenio con una fundación de mujeres trabajadoras que se quedaron sin empleo para confeccionar en total 4 millones y medio de mascarillas de uso diario para personas que están en la calle para regalárselas. Cada kit viene con una caja de mascarillas. Una mujer de gran coraje.