PAUL GREENGARD Y LA NEUROQUÍMICA

Catéter Doble Jota on X: "El 11/12/1925 nació Paul Greengard, galardonado en el año 2000 con el premio Nobel de Medicina junto a Arvid Carlsson y Eric Kandel por sus descubrimientos sobre
Paul Greengard, galardonado en el año 2000 con el premio Nobel de Medicina junto a Arvid Carlsson y Eric Kandel por sus descubrimientos sobre la transducción de señal en el sistema nervioso

Paul Greengard falleció a los 93 años. Dedicó tres lustros de su vida a investigar la transducción de información entre las células cerebrales, intrigado por desentrañar los fundamentos moleculares de las enfermedades psiquiátricas. Sus estudios le hicieron merecedor del Premio Nobel de Fisiología y Medicina en el año 2000 

 

Paul Greengard falleció a los 93 años en ManhattanNew York. Dedicó tres lustros de su vida a investigar la transducción de información entre las células cerebrales, intrigado por desentrañar los fundamentos moleculares de las enfermedades psiquiátricas. Sus estudios le hicieron merecedor del Premio Nobel de Fisiología y Medicina en el año 2000 ex aequo Eric R. Kandel y Arvid Carlsson.

Paul Greengard utilizó los emolumentos del galardón ($40,000, la tercera parte del total) para crear un premio en reconocimiento de su madre, a la que no conoció.

Las investigaciones de los dos estadounidenses (Paul Greengard y Eric Kandel) y el sueco (Arvid Carlsson) contribuyeron a la comprensión de los errores de comunicación intercelular que subyacen en patologías tan diversas como la enfermedad de Parkinson (parálisis agitante), esquizofrenia, trastorno bipolar, y adicción a drogas.

En particular, Paul Greengard se centró en el neurotransmisor dopamina muy relacionado con las alteraciones psicóticas.

Los experimentos realizados por Paul Greengard entre finales de los años 60 y mediados de la década de 1980 contravenían la opinión entonces imperante en el ámbito científico de que las células cerebrales se comunicaban fundamentalmente mediante señales eléctricas (ondas despolarizadoras).

Uno de los logros más importantes de sus trabajos fue el cambio de paradigma que supuso la aceptación de la coexistencia de señalización eléctrica y química en la transducción de información entre las neuronas.

Así mismo descubrió que la dopamina desencadena rutas de señalización celular en las que la fosforilación de moléculas juega un trascendente papel.

Transmisión sináptica «lenta»

A finales de la década de 1960 se conocía de modo indubitado que moléculas como dopamina, noradrenalina y serotonina actuaban como transmisores de información en el sistema nervioso central, si bien se ignoraba el mecanismo preciso. Las investigaciones llevadas a cabo por Paul Greengard lograron descifrar el mecanismo sináptico mediante el que estas moléculas contribuyen a la transmisión del impulso nervioso.

Estos neurotransmisores, y otros como los neuropéptidos, intervienen en la denominada comunicación sináptica «lenta». Este modo de transmisión sináptica parece ser responsable de funciones mentales como el estado de alerta y el humor; y modular otras funciones mentales vinculadas con la transmisión sináptica «rápida» (mediante ondas despolarizadoras) tales como la percepción sensorial y el lenguaje, entre otras.

Paul Greengard, 93, Nobel Prize-Winning Neuroscientist, Is Dead - The New York Times
Paul Greengard , uno de los neurocienciólogos más importantes de la historia gracias a su descubrimiento de cómo las células cerebrales se comunican entre sí y que contribuyó a avances importantes en el tratamiento de una amplia gama de enfermedades neurológicas y psiquiátricas

 

Fosforilación de proteínas de las células nerviosas

Paul Greengard mostró que la transmisión sináptica «lenta» involucra reacciones de fosforilación de proteínas. La adición de grupos fosfato (PO4-3) en determinados puntos de la cadena proteica modifica su función. Paul Greengard descubrió que la dopamina activa una molécula receptora situada en la membrana sináptica que da lugar a un incremento de los niveles de AMPC en el citosol. El AMPC activa la proteína-quinasa-A, que, a su vez, da lugar a la fosforilación de otras proteínas de la célula nerviosa.

El resultado final de la fosforilación concatenada de diversas proteínas celulares trasunta en la apertura de canales iónicos que causan una rápida despolarización. La onda de despolarización generada se transmite rápidamente por el axón. De alguna manera, la neuroquímica modifica la excitabilidad de la célula nerviosa generando las ondas de despolarización que constituyen el impulso nervioso.

DARPP32: una proteína reguladora central

Darpp-32 and TH expression in the adult zebrafish brain. (A–C)... | Download Scientific Diagram

 

La dopamina, y otros neurotransmisores, influyen en una importante proteína reguladora, DARPP32, que indirectamente modifica la actividad de un gran número de otras proteínas. Esta proteína actúa a la manera de un director. Cuando DARPP32 se activa, se modifica la estructura y función de muchos canales iónicos de la membrana celular. DARPP es el acrónimo de Dopamine [3’,5’-cyclic] Adenosine [monophosphate-Regulated neuronal] Phospho-Protein.

Paul Greengard nació el 11 de diciembre de 1925 en Brooklyn. Su padre fue primero artista de vodevil y más tarde vendedor de perfumes. Su madre falleció en el parto. Cuando Paul tenía 13 meses, su padre, judío, se casó en segundas nupcias, con una cristiana. Él y sus dos hermanas fueron educados en la tradición cristiana. No supo que su madre murió durante su alumbramiento hasta que accedió a la universidad, hecho que le traumatizó, no conservando de ella ni siquiera una fotografía. Se resarció usando el dinero obtenido con la concesión del Premio Nobel para crear un galardón al que llamó como su madre biológica, Meister Greengard, dirigido a mujeres que trabajasen en investigación biomédica. Fue su forma de revivir a una madre  a la que no conoció, y de la que no tenía recuerdo alguno.

Se alistó en la Armada, siendo enviado al MIT (Massachusetts Institute of Technology) para integrarse en un proyecto de investigación de un sistema de alerta temprana frente a ataques a buques en el contexto de la Segunda Guerra Mundial.

Paul Greengard tuvo que luchar también contra los prejuicios de su familia (padre y madrastra) que no consideraban útil sus estudios universitarios. No obstante, logró su licenciatura en 1948, continuando sus estudios de posgrado.

Su gran interés en física teórica se vio modulado por la inquietud que le provocaba que sus investigaciones se pudieran aplicar al desarrollo de armas nucleares, un área de investigación emergente en los años de posguerra.

Esta circunstancia hizo que su interés científico se dirigiese al campo, entonces incipiente, de la biofísica. En aquellos años, la mayoría de las investigaciones en biofísica se centraban en la transmisión eléctrica de los impulsos nerviosos, desdeñando la neuroquímica cerebral. Y ese, por novedoso y vanguardista, fue el campo donde Paul Greengard decidió inmiscuirse.

Se doctoró en la John Hopkins University en el año 1953, una de las pocas instituciones académicas que incluían la biofísica en su programa curricular. Tras cinco años en esta universidad, se adscribió a la universidad de Yale en 1968; y, a partir de 1983, a la Rockefeller University, donde trabajó hasta su jubilación.

Los últimos años de su vida profesional los dedicó a intentar comprender los defectos de señalización celular en diversas enfermedades, como la demencia de alzhéimer, la parálisis agitante de Parkinson, la esquizofrenia y la depresión.

Antes de integrarse en la universidad de YalePaul Greengard trabajó en la Vanderbilt University con Earl W. Sutherland Jr, un eminente bioquímico que había llevado a cabo trascendentes descubrimientos sobre la actividad neuroquímica desencadenada por acción hormonal en los tejidos adiposo y muscular, trabajos por los que se le concedió el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en el año 1971Paul Greengard buscó en las células nerviosas mecanismos de activación similares a los descubiertos por Sutherland en el tejido muscular y adiposo en respuesta a determinadas hormonas.En aquella época las investigaciones de Paul Greengard contravenían la convicción científica aceptada de que la transmisión de los impulsos nerviosos solo se fundamentaba pulsos eléctricos. Paul Greengard logró un cambio de paradigma: la aceptación de la neuroquímica como mecanismo de transmisión nerviosa. Este hallazgo ha hecho posible explicar, al menos bioquímicamente, el mecanismo de acción de los psicofármacos, entre ellos los medicamentos antipsicóticos.

Zaragoza, a 30 de abril de 2019

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

*******

Homenaje al Nobel que descubrió cómo sentimos la alegría

El neurocientífico que revolucionó la comprensión de cómo las células cerebrales se comunican entre sí.

ABC Ciencia 

 

Paul Greengard , uno de los neurocienciólogos más importantes de la historia gracias a su descubrimiento de cómo las células cerebrales se comunican entre sí y que contribuyó a avances importantes en el tratamiento de una amplia gama de enfermedades neurológicas y psiquiátricas -no en vano ganó el Premio Nobel en el año 2000-, ha muerto este 13 de abril a los 93 años. Así lo ha confirmado la Universidad Rockefeller , donde trabajaba desde 1983.

Greengard recibió el Premio Nobel Medicina en el año 2000 junto con el científico sueco Arvid Carlsson y el estadounidense Eric R. Kandel por sus descubrimientos independientes relacionados con las formas en que las células cerebrales transmiten mensajes sobre el movimiento, la memoria y los estados mentales. Sus hallazgos ofrecieron nuevos conocimientos sobre trastornos relacionados con errores en la comunicación celular , como la enfermedad de Parkinson , la esquizofrenia , el trastorno bipolar y la adicción a las drogas .

En contra de los dogmas establecidos

Cuando Greengard comenzó su carrera en la década de 1950, los científicos creían que la transmisión nerviosa era puramente eléctrica, ya que se pensaba que las células nerviosas se comunicaban exclusivamente a través de neurotransmisores que provocaban impulsos eléctricos. Los biólogos que estudiaron el cerebro estaban, por lo tanto, principalmente interesados en las propiedades eléctricas de sus células nerviosas especializadas o neuronas.

En contra de sus colegas, Greengard decidió investigar la bioquímica subyacente a la comunicación neuronal . A lo largo de 15 años, Greengard demostró que este método de señalización alternativo, ahora conocido como transmisión sináptica lenta, es de hecho el medio predominante por el cual las neuronas se comunican entre sí, y lo que le llevó a conseguir el Nobel.

La investigación de Greengard describió cómo las células reaccionan a la dopamina , un importante mensajero químico en el cerebro relacionado con el placer y la recompensa -y, por tanto, nuestros sentimientos alegres-. Su trabajo proporcionó la ciencia que sería la base para muchos fármacos antipsicóticos, que modulan la fuerza de las señales químicas en el cerebro.

«Paul era un científico icónico cuya extraordinaria carrera de siete décadas transformó nuestra comprensión de la neurociencia », ha afirmado en un comunicado Richard P. Lifton , presidente de Rockefeller. «Sus descubrimientos establecieron un nuevo paradigma que requiere la comprensión de la bioquímica de las células nerviosas en lugar de simplemente sus actividades eléctricas. Este trabajo ha tenido un gran impacto. Hoy en día, se reconoce que las anomalías en la señalización entre las neuronas son la base de muchos trastornos neurológicos y psiquiátricos, como la enfermedad de Parkinson, la esquizofrenia, la depresión, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad y el abuso de sustancias», sentencia.

Creó un premio para reconocer a científicas destacadas en biomedicina

Con su esposa, la reconocida escultora Ursula von Rydingsvard , Greengard utilizó todo el dinero ganado por el Premio Nobel para crear un premio para mujeres destacadas en investigación biomédica. Greengard bautizó el galardon en honor a su madre Pearl Meister Greengard , quien murió al dar a luz. Con este gesto esperaba que aumentara la probabilidad de que las mujeres recibieran su parte justa de los más altos honores en la ciencia.

A Greengard le sobreviven su esposa; hermana Linda Greengard ; sus hijos Claude y Leslie Greengard y su hija Ursula von Rydingsvard; y seis nietos: Daniel, Philip y Annie Greengard y Natasha Delfine y Emerson Greeve. La familia ha solicitado que, en lugar de flores, se hagan contribuciones al Premio Pearl Meister Greengard.

72 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. El reconocimiento de Paul Greengard con el Nobel de Medicina destaca su contribución excepcional a la neuroquímica. Su trabajo revolucionario sobre la transmisión de señales en el sistema nervioso ha sido fundamental para comprender trastornos neurológicos. Este premio no solo celebra sus logros, sino también resalta la importancia de la investigación en neurociencia para avanzar en la comprensión y tratamiento de enfermedades cerebrales, impactando positivamente en la salud global.

  2. Este artìculo habla sobre el fallecimiento de Paul Greengard y lo que marca el final de una carrera científica excepcional. Su contribución a la comprensión de enfermedades neuropsiquiátricas, su enfoque innovador en la comunicación cerebral y su legado filantrópico con el galardón en honor a su madre, muestran no solo un impacto científico profundo, sino también un compromiso personal y ético admirable. Su vida y obra dejan una huella perdurable en la neurociencia y en la búsqueda de soluciones para desafíos médicos cruciales.

  3. Paul Greengard recibió el Premio Nobel de Medicina por sus investigaciones sobre la neuroquímica. Su trabajo ha contribuido a nuestro entendimiento de cómo funciona el sistema nervioso y cómo se producen las enfermedades mentales.

  4. Este artículo rinde un homenaje detallado y respetuoso a la vida y carrera de Paul Greengard, un renombrado neurocientífico cuyas contribuciones revolucionaron nuestra comprensión de la comunicación entre las células cerebrales. A lo largo de su trayectoria, se dedicó a explorar la transducción de información neuronal, desafiando las creencias predominantes sobre la comunicación exclusivamente eléctrica en el cerebro. Se destaca su papel clave en cambiar el paradigma científico al reconocer la coexistencia de señalización eléctrica y química entre las neuronas. Un aspecto fascinante del artículo es cómo Greengard utilizó los fondos de su Premio Nobel para establecer un galardón en memoria de su madre biológica, con el objetivo de destacar y reconocer a mujeres sobresalientes en la investigación biomédica. Este gesto subraya su compromiso con la equidad de género en el ámbito científico.

  5. Paul Greengard, fallecido a los 93 años, fue un destacado neurocientífico cuyos innovadores estudios sobre la transmisión sináptica cambiaron el paradigma científico, revelando la importancia de la señalización química en las células cerebrales. Su trabajo, premiado con el Nobel en 2000, impactó en la comprensión de enfermedades neurológicas y psiquiátricas. Además, su legado incluye la creación de un premio para reconocer a mujeres en la investigación biomédica, demostrando su compromiso con la equidad de género en la ciencia.

  6. coexistencia de señalización eléctrica y química en las neuronas. Se centró en el neurotransmisor dopamina y descubrió que la fosforilación de proteínas desempeña un papel fundamental en la transmisión de señales neuronales.
    Greengard reveló la importancia de la comunicación sináptica «lenta», donde neurotransmisores como la dopamina intervienen en funciones mentales como el estado de alerta y el humor. Además, identificó que la fosforilación de proteínas influye en la excitabilidad celular y la transmisión del impulso nervioso.
    Su vida fue marcada por la pérdida temprana de su madre, hecho que lo llevó a crear un premio en su honor. A pesar de los desafíos personales y profesionales, Greengard dedicó su carrera a comprender los errores de señalización celular en enfermedades como el Alzheimer, Parkinson, esquizofrenia y depresión, contribuyendo significativamente al campo de la neurociencia.

  7. La vida del neurocientífico Paul Greengard nos deja un legado invaluable en la comprensión de cómo nuestras células cerebrales se comunican, revelando secretos cruciales para abordar enfermedades neurológicas y psiquiátricas. Su dedicación y visión revolucionaron el paradigma científico, destacando la importancia de la transmisión sináptica ‘lenta’ y la interacción química en nuestras mentes.

    Paul Greengard no solo desafió las creencias establecidas, sino que también dejó un impacto duradero al crear un premio en honor a su madre, buscando equidad de género en la ciencia. Su historia nos recuerda que la curiosidad y la empatía pueden impulsar descubrimientos significativos.

  8. Los estudios de Greengard, realizados entre finales de los años 60 y mediados de la década de 1980, desafiaron la creencia prevalente en ese momento de que las células cerebrales se comunicaban principalmente a través de señales eléctricas. Logró un cambio de paradigma al demostrar la coexistencia de señalización eléctrica y química en la transducción de información entre las neuronas. Su investigación también reveló que la dopamina desencadena rutas de señalización celular donde la fosforilación de moléculas desempeña un papel crucial, contribuyendo significativamente al entendimiento de enfermedades neurológicas y psiquiátricas.

  9. Los descubrimientos del famoso neurocientífico y premio Nobel Paul Greengard sobre la comunicación de las células cerebrales han dado lugar a importantes avances en el tratamiento de enfermedades neurológicas y psiquiátricas.
    Greengard desafió el dogma establecido al estudiar la bioquímica de la comunicación neuronal y descubrió la importancia de la transmisión sináptica lenta.
    Las comunidades científica y médica están de luto por la muerte de un ícono cuya carrera de siete décadas transformó la neurociencia.

  10. Paul Greengard murió a la edad de 93 años.
    Pasó tres décadas de su vida estudiando la transmisión de información entre las células cerebrales, fascinado por las pistas sobre las bases moleculares de las enfermedades mentales.
    Por sus investigaciones recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 2000.
    Uno de los logros más importantes de su trabajo fue el cambio de paradigma que representó la aceptación de la coexistencia de señales eléctricas y químicas en la transmisión de información entre neuronas.
    También se descubrió que la dopamina activa vías de señalización celular en las que la fosforilación de moléculas juega un papel importante.

  11. Paul Greengard compartió el premio con Arvid Carlsson y Eric Kandel por sus descubrimientos sobre la transmisión de señales en el sistema nervioso. Los tres científicos obtuvieron contribuciones significativas en el campo de la neuroquímica y la comprensión de cómo las células nerviosas se comunican entre sí.
    En particular, Paul Greengard fue reconocido por sus investigaciones sobre los mecanismos de señalización intracelular en las neuronas. Descubrió cómo las células cerebrales responden a los neurotransmisores y cómo estas señales afectan a las funciones cerebrales. Su trabajo ha tenido implicaciones importantes para la comprensión de enfermedades neuropsiquiátricas y ha abierto nuevas vías para el desarrollo de tratamientos.

  12. Un gran articulo, desde ya una perspectiva crítica, es importante señalar que, aunque los premios Nobel son un reconocimiento significativo de los logros científicos, también hay aspectos en el sistema de premios que han sido objeto de críticas. Pero el trabajo de Paul Greengard y su contribución a la neuroquímica ha sido fundamental para la comprensión de las enfermedades psiquiátricas y los procesos de transmisión sináptica en el sistema nervioso. Sus investigaciones han abierto nuevas puertas en el campo de la neurociencia y han cambiado paradigmas en cuanto a la forma en que entendemos la comunicación entre las células cerebrales.

  13. El difunto novel de medicina Paul Greengard, quien se centró en la transmisión cerebral y su trabajo ayudó a entender enfermedades como Parkinson y esquizofrenia. Su enfoque en la dopamina reveló la coexistencia de señales eléctricas y químicas en neuronas, cambiando paradigmas. Descubrió la importancia de la fosforilación de proteínas y la proteína DARPP32. Su vida, marcada por luchas personales, dejó un legado significativo en la comprensión de enfermedades neurológicas y psiquiátricas.

  14. El trabajo de Paul Greengard y su contribución a la neuroquímica ha sido fundamental para la comprensión de las enfermedades psiquiátricas y los procesos de transmisión sináptica en el sistema nervioso. Sus investigaciones han abierto nuevas puertas en el campo de la neurociencia y han cambiado paradigmas en cuanto a la forma en que entendemos la comunicación entre las células cerebrales. Su premio Nobel y su dedicación a la investigación demuestran la importancia de su trabajo para el avance de la medicina y la comprensión de las enfermedades mentales. ¡Sin duda se lo merece!

  15. El Nobel de Medicina de 2000 fue otorgado al neurocientífico estadounidense Paul Greengard por sus contribuciones a la neuroquímica. Greengard descubrió cómo funcionan las proteínas en las células cerebrales, lo que ha sido invaluable para la investigación de enfermedades neurológicas como la enfermedad de Parkinson, el Alzheimer y la esquizofrenia. Greengard fue capaz de demostrar que las proteínas son esenciales para la señalización correcta dentro del cerebro, lo que les permite a las células cerebrales comunicarse y realizar funciones específicas. Su investigación ha tenido un impacto significativo en la comprensión de los trastornos neurológicos y en el desarrollo de nuevos tratamientos. Además de su investigación en neuroquímica, Greengard también ha desempeñado un papel clave en la organización de la comunidad científica y ha sido un defensor activo de la educación y la investigación en ciencias biológicas. En resumen, las contribuciones de Paul Greengard a la neuroquímica han sido de gran importancia para el estudio y tratamiento de trastornos neurológicos, y su dedicación a la educación y promoción de la ciencia ha dejado un impacto duradero tanto en la comunidad científica como en la sociedad en general.

  16. Paul Greengard, eminente neurocientífico y Premio Nobel, realizo descubrimientos sobre la comunicación celular en el cerebro proporcionaron avances cruciales en el tratamiento de enfermedades neurológicas y psiquiátricas. Greengard desafió los dogmas establecidos al investigar la bioquímica subyacente a la comunicación neuronal, revelando la importancia de la transmisión sináptica lenta. La ciencia y la medicina lamentan la pérdida de este icono cuya carrera de siete décadas transformó la neurociencia.

  17. El artículo ofrece un homenaje a Paul Greengard, quien, durante tres décadas, se dedicó a investigar la transducción de información entre las células cerebrales, profundizando en los fundamentos moleculares de enfermedades psiquiátricas. Su trabajo le otorgó el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en el año 2000, demostrando su contribución significativa al campo científico. Destaca cómo Greengard desveló el mecanismo de la transmisión sináptica lenta mediante la fosforilación de proteínas, identificando el papel crucial de DARPP32, una proteína reguladora central influenciada por neurotransmisores como la dopamina. Su enfoque revolucionario desafiaba las creencias establecidas sobre la transmisión nerviosa, y sus descubrimientos cambiaron la comprensión de la comunicación entre células cerebrales. Además, resalta su legado altruista al destinar su premio Nobel para crear un galardón que reconoce a mujeres destacadas en la investigación biomédica, mostrando su compromiso con la equidad de género en la ciencia. En resumen, el artículo rinde tributo a Paul Greengard, resaltando no solo sus logros científicos revolucionarios, sino también su generosidad y contribución al reconocimiento de mujeres científicas destacadas en el campo de la biomedicina.

  18. La muerte de Paul Greengard deja un vacío en la neuroquímica. Su investigación pionera sobre la comunicación entre células cerebrales, especialmente en relación con la dopamina, cambió el paradigma en neurociencia. Su legado perdura en el desarrollo de psicofármacos y la comprensión de trastornos mentales. Greengard, más allá de su excelencia científica, conectó la investigación con lo personal al crear un premio en honor a su madre. Su dedicación deja una huella indeleble en la intersección entre la ciencia y las experiencias individuales.

  19. Paul Greengard, galardonado con el Premio Nobel de Medicina en 2000, revolucionó la neuroquímica. Su investigación sobre la comunicación entre células nerviosas y la influencia en enfermedades neuropsiquiátricas como el Parkinson abrió puertas para entender mejor el cerebro y desarrollar tratamientos. Sus descubrimientos marcaron un hito crucial en la comprensión de la señalización celular en el sistema nervioso.

  20. El Nobel de Medicina otorgado a Paul Greengard por sus contribuciones a la neuroquímica destaca su impacto significativo en la comprensión de los procesos bioquímicos en el sistema nervioso. Greengard ha sido fundamental para descifrar la señalización celular en el cerebro, lo que ha llevado a avances cruciales en la investigación neurológica. Este reconocimiento no solo celebra sus logros individuales, sino también la importancia de la neuroquímica en el avance de la medicina y la comprensión de enfermedades neurológicas.

  21. Paul Greengard, un renombrado neurocientífico, transformó nuestra comprensión de la neurociencia con su innovadora investigación en comunicación celular en el cerebro. Desafiando la creencia predominante de que la transmisión nerviosa era puramente eléctrica, Greengard demostró que la señalización química, en particular a través de neurotransmisores como la dopamina, juega un papel crucial. Su trabajo no solo cambió paradigmas, sino que también allanó el camino para avances en el tratamiento de enfermedades neurológicas y psiquiátricas, como la enfermedad de Parkinson y la esquizofrenia. Greengard, cuyos descubrimientos le valieron el Premio Nobel en 2000, dejó un legado duradero en la neurociencia.

  22. Paul Greengard, un renombrado neurocientífico, es reconocido por su contribución pionera al campo de la neurobiología y la comprensión de los mecanismos celulares del cerebro. Ganador del Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 2000, su investigación se centró en particular en el estudio de las señales químicas en el cerebro, especialmente en relación con los neurotransmisores y los efectos de las drogas psicoactivas. Greengard revolucionó la comprensión de cómo las células nerviosas se comunican entre sí y cómo estas señales juegan un papel fundamental en la memoria, el aprendizaje y otras funciones cerebrales.

  23. El fallecimiento de Paul Greengard, Premio Nobel de Medicina en 2000, representa una gran pérdida para la comunidad científica y para la sociedad. Greengard no solo destacó en el área de la neurociencia y la bioquímica, sino que también demostró su compromiso con la igualdad de género en la investigación biomédica, al utilizar el dinero de su premio para reconocer a mujeres destacadas en este ámbito, en honor a su madre. Sus investigaciones han tenido un gran impacto en la comprensión y tratamiento de enfermedades neurológicas y psiquiátricas, desde la enfermedad de Parkinson hasta la esquizofrenia, el trastorno bipolar y la adicción a las drogas. Por ello, ha dejado un legado duradero que ha influido significativamente en la ciencia, mejorando la vida de millones de personas, así como también en la promoción de una comunidad científica más inclusiva.

  24. El fallecimiento de Paul Greengard, premio Nobel de Medicina en el año 2000, marca la pérdida de un pionero en la comprensión de la comunicación entre células cerebrales. Su valiente desviación de los dogmas establecidos sobre la transmisión nerviosa eléctrica hacia la investigación de la bioquímica neuronal reveló el papel esencial de la dopamina y otros neurotransmisores en la transmisión sináptica «lenta». Este cambio de paradigma no solo transformó nuestra comprensión de la neurociencia, sino que también sentó las bases para el desarrollo de fármacos antipsicóticos. Greengard no solo dejó un legado científico significativo, sino que también demostró su compromiso con la equidad de género al utilizar su premio Nobel para crear un galardón para mujeres destacadas en investigación biomédica, honrando a su madre. Su impacto perdura en el entendimiento de trastornos neurológicos y psiquiátricos, consolidando su lugar como un líder visionario en la investigación médica.

  25. Los estudios de Greengard sobre la comunicación entre las células cerebrales y la bioquímica subyacente a la comunicación neuronal han sido fundamentales para comprender cómo funcionan los neurotransmisores y su papel en la transmisión de mensajes entre las células cerebrales. Sus investigaciones sobre la dopamina y su relación con la enfermedad de Parkinson han sido cruciales para el desarrollo de tratamientos eficaces para esta enfermedad. El legado de Paul Greengard vivirá en la memoria de los científicos y la comunidad científica en general. Su trabajo ha dejado un impacto significativo en el campo de la neurociencia y ha contribuido a mejorar la calidad de vida de millones de personas que padecen enfermedades neurológicas y psiquiátricas. Es importante que la comunidad científica continúe construyendo sobre los descubrimientos de Greengard y siga avanzando en la investigación de la neuroquímica para mejorar la comprensión y el tratamiento de enfermedades neurológicas y psiquiátricas.

  26. Paul Greengard fue un pionero en la neurociencia, revolucionando la comprensión de la comunicación neuronal. Sus descubrimientos sobre la transmisión sináptica lenta y el papel de la dopamina han sido fundamentales para el tratamiento de enfermedades neurológicas y psiquiátricas. Su enfoque innovador, desafiando las ideas convencionales de señalización nerviosa puramente eléctrica, cambió el paradigma en neurociencia. Además, su decisión de honrar a su madre mediante un premio para científicas en biomedicina refleja un legado de integridad y apoyo a la igualdad de género en la ciencia.

  27. Este artículo ofrece un completo y respetuoso homenaje a la vida y carrera de Paul Greengard, un destacado neurocientífico que contribuyó al entendimiento de cómo las células cerebrales se comunican entre sí. A lo largo de su vida, se dedicó a investigar la transducción de información entre las células cerebrales, centrándose en la neuroquímica y desafiando la opinión imperante de la época sobre la comunicación puramente eléctrica en el cerebro. Además, un punto clave es el cambio en el paradigma científico al aceptar la coexistencia de señalización eléctrica y química en la transducción de información entre las neuronas. En el artículo, algo que me parece interesante es el hecho que utiliza los fondos del Premio Nobel para crear un premio en honor a su madre biológica, buscando reconocer a mujeres destacadas en investigación biomédica. Este gesto refleja su compromiso con la igualdad de género en la ciencia.

  28. El fallecimiento de Paul Greengard marca la pérdida de un pionero en la neuroquímica cuyos avances revolucionaron la comprensión de las enfermedades mentales. Su investigación sobre la transducción de información entre células cerebrales y la importancia de la comunicación química, especialmente en relación con la dopamina, ha dejado un legado duradero en la neurociencia. El cambio de paradigma logrado por Greengard, al demostrar la coexistencia de señalización eléctrica y química en la transmisión nerviosa, ha tenido implicaciones significativas en el desarrollo de psicofármacos y la comprensión de trastornos como la esquizofrenia y la enfermedad de Parkinson. Su dedicación a la investigación biomédica, impulsada también por un sentido emotivo al crear un premio en honor a su madre, destaca la conexión entre la ciencia y las experiencias personales.

  29. Despues de leer el articulo, desde una perspectiva crítica, es importante señalar que, aunque los premios Nobel son un reconocimiento significativo de los logros científicos, también hay aspectos en el sistema de premios que han sido objeto de críticas. En algunos casos, ciertos descubrimientos cruciales pueden pasar desapercibidos o ser atribuidos a un número limitado de investigadores, cuando en realidad la investigación científica a menudo es un esfuerzo colaborativo.

    Además, la distribución de recursos y el reconocimiento en la comunidad científica pueden influir en las áreas de investigación prioritarias. Esto podría llevar a que se dé más énfasis a ciertos campos en detrimento de otros, a pesar de que la investigación científica es intrínsecamente diversa y multifacética.

  30. Paul Greengard logró un cambio de paradigma: la aceptación de la neuroquímica como mecanismo de transmisión nerviosa. Este hallazgo ha hecho posible explicar, al menos bioquímicamente, el mecanismo de acción de los psicofármacos, entre ellos los medicamentos antipsicóticos.

  31. Greengard nació en la ciudad de Nueva York, hijo de Pearl (de soltera Meister) y Benjamin Greengard, un comediante de vodevil. Su hermana mayor fue la actriz Irene Kane, quién más tarde se convertiría en la escritora Chris Chase, fallecida en 2013 a los 89 años. Su madre murió durante su infancia y su padre se volvió a casar en 1927. El apellido Greengard de sus padres es judío, pero su madrastra era episcopaliana. Él y su hermana crecieron en la tradición cristiana.
    Durante la Segunda Guerra Mundial sirvió en la Marina de los Estados Unidos como técnico en electrónica en el Massachusetts Institute of Technology trabajando en los primeros sistemas de aviso contra los ataques de los aviones japoneses kamikazes. Después de la Segunda Guerra Mundial, asistió al Hamilton College donde se graduó en 1948 con una licenciatura en matemáticas y en física. Decidió graduarse en física porque muchos físicos de la posguerra se estaban enfocando sus investigaciones hacia las armas nucleares y, en su lugar, dirigió su interés hacia la biofísica. Inició sus estudios en la Universidad Johns Hopkins en el laboratorio de Haldan Keffer Hartline. Inspirado en la lectura de Alan Hogkin, Greengard comenzó a trabajar en la función molécular y celular de las neuronas. En 1953 recibió su título PdH y comenzó a trabajar en la Universidad de Londres, en la Universidad de Cambridge y en la Universidad de Ámsterdam.
    Fue director del Departamento de Bioquímica de Geigy y posteriormente catedrático de Farmacología y Psiquiatría en Nueva York y en New Haven.

  32. Paul Greengard mostró que la transmisión sináptica «lenta» involucra reacciones de fosforilación de proteínas. La adición de grupos fosfato (PO4-3) en determinados puntos de la cadena proteica modifica su función. Paul Greengard descubrió que la dopamina activa una molécula receptora situada en la membrana sináptica que da lugar a un incremento de los niveles de AMPC en el citosol. El AMPC activa la proteína-quinasa-A, que, a su vez, da lugar a la fosforilación de otras proteínas de la célula nerviosa.
    El resultado final de la fosforilación concatenada de diversas proteínas celulares trasunta en la apertura de canales iónicos que causan una rápida despolarización. La onda de despolarización generada se transmite rápidamente por el axón. De alguna manera, la neuroquímica modifica la excitabilidad de la célula nerviosa generando las ondas de despolarización que constituyen el impulso nervioso.

  33. Greengard recibió el Premio Nobel Medicina en el año 2000, fue un neurólogo estadounidense, un neurocientífico conocido por su trabajo en la función molecular y celular de las neuronas. En 2000 Greengard, Arvid Carlsson y Eric Kandel fueron galardonados por el Premio Nobel en Fisiología y en Medicina por sus descubrimientos concernientes a las señales de transducción en el sistema nervioso. Dejo muchos aportes a la medicina y a la neuroquímica.

  34. Los experimentos realizados por Paul Greengard entre finales de los años 60 y mediados de la década de 1980 contravenían la opinión entonces imperante en el ámbito científico de que las células cerebrales se comunicaban fundamentalmente mediante señales eléctricas (ondas despolarizadoras), por eso rompió paradigmas.

  35. Las investigaciones de los dos estadounidenses (Paul Greengard y Eric Kandel) y el sueco (Arvid Carlsson) contribuyeron a la comprensión de los errores de comunicación intercelular que subyacen en patologías tan diversas como la enfermedad de Parkinson (parálisis agitante), esquizofrenia, trastorno bipolar, y adicción a drogas. Los vídeos estan superbuenos.

  36. El neurocientífico que revolucionó la comprensión de cómo las células cerebrales se comunican entre sí. Dejo un gran legado al mundo en el campo de la neuroquímica y en las enfermedades neurológicas.