El pañuelo de Lucila y el último viaje de Alfonso Ugarte (Última parte)

Había dejado todo, su fortuna, su madre y hasta a la mujer con la cual juró casarse por defender al Perú. Pues antes era así, morir por la patria era el máximo de los honores, por eso el tal Ugarte, partió a la guerra con su tan querido batallón del cual yo también formaba parte. Este es nuestro trágico final...

55
3725

“En Iquique cuatro de noviembre de 1879 yo, el abajo suscrito, Alfonso Ugarte, hago el primero y quizá el último testamento, con motivo de encontrarme de Coronel del Batallón Iquique, de la Guardia Nacional y tener que afrontar el peligro contra los ejércitos chilenos que hoy invaden el santo suelo de mi patria y a cuya defensa voy dispuesto a perder mi vida por la fuerza de mi mando”.

Así empezó todo. Este fue el testamento de Alfonso Ugarte meses antes de morir defendiendo el Perú. ¡Aquí sucumbiremos todos antes de entregar Arica!, recuerdo que dijo un viejo coronel, ya retirado. Sin embargo todavía queda un poco más para que se desate una tragedia que quizá se pudo haber evitado…

1879, después de sostener por seis meses el embate del poderío naval chileno, el Huáscar fue derrotado en Angamos, la tragedia había llegado a los telégrafos con una noticia increíble: ¡La guerra había pedido ya la muerte de Grau! El héroe que en solitario se había ganado el respeto hasta del enemigo, había caído tras un terrible combate.

Todos los peruanos que antes celebraban la guerra ahora se miran con incertidumbre, las luchas en el mar habían terminado. El siguiente objetivo del enemigo era invadir el Perú por el sur.

El tal Ugarte sabía que a la lucha su pueblo, Iquique, tendría que ir también. Así que preparó un batallón con su propio dinero y él mismo pidió ser incorporado al ejército, incluso antes de la declaratoria de guerra. Por si no lo sabían, Ugarte no era militar de carrera, pero temple y don de mando no le faltaban.

Las rabonas, que eran las esposas o madres de los soldados de Iquique, no dudaron en acompañarlos en las campañas venideras. No sé si es importante que lo sepan, pero los soldados son los mismos vecinos del pueblo, sin ninguna preparación militar, nadie había disparado un fusil, ¡nadie había tenido la necesitar de matar! Lo sé porque yo también formé parte del Batallón Iquique, lo sé porque yo solo era un zapatero, lo sé porque Lucila y yo decidimos seguir juntos a Alfonso Ugarte.

Tras desembarcar en Pisagua y luego de las batallas de San Francisco y Tarapacá en 1879, el sur del Perú estaba siendo acorralado. La sed y el hambre se convirtieron en enemigos despiadados con los que también había que combatir. El calor del desierto no conocía de misericordia y la desorganización de las tropas nos rendía cuentas.

Algunas rabonas se acercaban al tal Ugarte para cambiarle la venda que tenía en la cabeza producto de una herida de bala que había sufrido peleando en la batalla de Tarapacá, hasta el taita Cáceres le reconoció tal valor con un fuerte apretón de manos. Yo estaba herido en una pierna y si no fuera por los cuidados de Lucila, me la hubiesen amputado. Una esquirla de metralla por poco y me destroza la extremidad inferior.

La guerra a penas comenzaba y ya cobraba cientos de muertos, no había un pedazo de desierto que esté limpio de cadáveres, por el contrario el sol y la arena serían la ultima morada de valientes peruanos que murieron defendiendo lo que consideraban justo y sagrado.

Intenté secarle el sudor de la frente a Lucila con el pañuelo que me había bordado hace algunos años, sin embargo ella no me lo permitió. ¡Es para ti, bellaco!, me dijo. El pañuelo así como mi corazón te pertenecen. Ambos nos abrazamos, mientras Ugarte pasa a caballo para revisar al batallón, no tardó en acercarse solo para decirme: ¡zapatero, tómelo con calma! ¡Guarde cariño para el enemigo!, y con una sonrisa cómplice como aquellos buenos años se retiró.

26 de mayo de 1880, la batalla que cambiaría la guerra y le daría un giro inesperado había dado comienzo. El mejor de los ejércitos aliados, peruano-boliviano contra el mejor ejército chileno se verían las caras en Tacna, para librar lo que fue una de las batallas más brutales de la guerra, la llamada Batalla del Alto de la Alianza.

Mi batallón, al mando del tal Ugarte, había recibido la orden de posicionarse en Arica junto con una pequeña fuerza que se había quedado para resguardar el puerto. Casi todo Tarapacá se movilizó con destino a lo que sería nuestra última morada. Tras la retirada del grueso de nuestro ejército hacia Tacna para la decisiva batalla, aquí en Arica, nos encontrábamos todos bajo el mando de un viejo coronel, quien no solo había sido participe también de las batallas de San Francisco y Tarapacá, sino también por haber defendido la patria frente a España. A pesar de no haber luchado en el combate del 2 de mayo de 1866, las compras de armamento que realizó en Europa, fueron de vital importancia para expulsar definitivamente a los extranjeros.

Ugarte fue nombrado comandante de la Octava División, bajo su mando estaba también otro millonario quien otorgó toda su fortuna para formar su batallón, su nombre era Ramón Zavala y a penas tenía 26 años de edad. Del Batallón Iquique, del cual yo formaba parte, había quedado bajo el cargo de un coronel con una extraña forma de hablar, Lucila, que era más letrada y no una mula como yo, decía que ese coronel venía de tierras muy lejanas, fuera de la patria. Era el argentino Roque Sáenz Peña. ¡No te olvides de mencionar a don Justo! ella me reprochaba. ¡Y cómo no hacerle caso a una mujer furiosa!, pensé; por eso estas líneas van para el tacneño Justo Arias y Aragüez. Este señor había peleado en guerras civiles y contra España, sin duda uno de los mejores coroneles que tenía el Perú y estaba aquí, dispuesto a pelear a mi lado junto con su batallón Granaderos de Tacna.

La batalla de Arica no fue un 7 de junio como todos creen, fue inmediatamente después de ser derrotados en la batalla del Alto de la Alianza, pues el puerto de Arica y la ciudad eran bombardeados incanzablemente por los buques enemigos. No podía dormir, los ruidos de los diversos bombazos del monitor peruano Manco Cápac para defender el puerto eran ensordecedores, ese viejo monitor a pesar de que casi no andaba, defendía con valor nuestro puerto, el valiente a cargo de esa intrépida nave era José Sánchez Lagomarsino.

La noticia de la derrota del Alto de la Alianza nos llegó rápido, un soldado que había sobrevivido a la brutal contienda caminó desde Tacna a Arica, para informarnos de los ocurrido. Triste fue observar el rostro del viejo Bolognesi, quien confiaba que los restos que pudiesen quedar del ejército peruano acudirían a reforzar nuestra plaza. Terrible para él escuchar del soldado decir que nuestro diezmado ejército se retiraba al norte mientras los bolivianos a su tierras. Fue la última batalla que peleó Bolivia, de aquí en adelante es solamente cosa del Perú.

5 de junio de 1880, el viejo Bolognesi recibe a un emisario chileno, algunos en el batallón, me cuentan que este mensajero era muy amigo del jefe del Batallón Tarapacá, Ramón Zavala. Se trataba de Juan José de la Cruz Salvo, un sargento que había venido a intimar rendición. Lucila y yo nos manteníamos a la expectativa, todos los soldados así como el pueblo de Arica estaban atentos ante la respuesta del coronel Bolognesi.

Suena la campanilla, el viejo coronel demanda la presencia de todos los jefes, entre ellos Alfonso Ugarte. ¡Arica no se rinde! Se escuchó dentro de la pequeña casita en donde Bolognesi había recibido al parlamentario chileno. Se había resuelto que aquí sucumbiremos todos antes de entregar Arica.

El viejo coronel tenía la fe que le llegaran refuerzos provenientes de Moquegua o Arequipa, había enviado constantes telegramas pidiendo ayuda a penas se supo la derrota en Tacna. Sin embargo no obtuvo respuesta, por lo que resolvió quedarse en Arica y morir si la patria así lo exigía.

7 de junio de 1880, Lucila y yo nos dimos el beso más apasionado que pudimos darnos, ¡adiós mi amor!, le dije. Estaré esperándote para vendarte la cabezota, me dijo mientras me abrazaba. Los bombazos no se hicieron esperar, Chile había decidido que hoy no toma prisioneros y nos lanzó lo mejor que tenía. Ni siquiera llegábamos a los dos mil hombres cuando el enemigo nos ataca con lo mejor de su arsenal.

Poco a poco los escasos batallones que teníamos fueron exterminados, los heridos repasados y los rendidos fusilados, no había cuartel. Todo Arica incluyendo el pueblo debía defenderse. La lucha se libraba casa por casa, no había un solo lugar donde refugiarse sin ser visto por el enemigo. Ni la iglesia se salvó, fue incendiada y sus escaleras fueron utilizadas para acribillar a los capturados.

Los gritos de las mujeres no se hacían esperar, cada una pidiendo por la vida de su hijo, esposo o padre. Lucila me busca entre los muertos que habían en el pueblo, sin embargo yo estaba en el último pedacito de tierra que seguía resistiendo, el morro. los ya rebasados batallones se replegaban en la cima para continuar la lucha. Ahí estaba el tal Ugarte que arengaba a los nuestros hasta quedarse sin voz. La sangre que me brotaba del cuerpo manchaba mis manos haciéndolas resbaladizas y débiles para seguir cargando mi pesado fusil. No sabía dónde me habían disparado, el miedo era tal que mis sentidos se agudizaron sobrepasando el dolor.

Desde el morro pude ver cómo estalló un polvorín, destrozando tanto a chilenos como peruanos. Alfredo Maldonado, un joven de dieciséis años, había hecho explotar la santabárbara, el impacto había sido de tal magnitud, que la tierra se levantó con restos de arena enrojecida y cuerpos humanos mutilados.

Esta explosión embruteció a la soldados enemigos que buscaron venganza asesinando sin cuartel a cualquier cholo, como ellos nos llamaban, que estuviese o no en condiciones de pelear. El morro estaba rápidamente siendo rebasado, uno a uno los máximos héroes fueron cayendo, lo mejor del Perú estaba siendo aniquilado. Ya no había batallones, no había órdenes que seguir, ya era cada uno por su cuenta, era matar o morir.

¡Lucila!, pensé. Si la encuentran la matan, no dejaba de repetir, mientras corría de un lado a otro. Las balas parecían cruzar por mis ojos, tarde o temprano una me destrozaría la cabeza. ¡Sálvate, zapatero!, me dijo Ugarte, cuando se subió a su caballo. ¡Búscala!, me ordenó.

Traté de correr y al mirar atrás para observarlo, tomó el estandarte de su querido batallón y se perdió del alcance de mi vista, esa fue la última vez que lo vi. Al bajar del morro fui capturado y llevado a las puertas de la ya destruida iglesia. Sabía lo que me esperaba, debía ser pasado por las armas. Saqué de mi bolsillo el pañuelo que Lucila me había bordado, para sostenerlo fuertemente entre mis manos, mientras rogaba que ella estuviera bien.

En el trayecto, me topé con cadáveres regados por todas partes, hombres, mujeres y hasta niños interrumpían inertes mi camino hacia la muerte. ¡Dónde estás, Lucila!, quería gritar. Me consolaba un poco saber que entre todos esos cuerpos sin vida no estaba ella, la mirada que en un principio la tenía perdida, ahora estaba enterrada en el suelo buscando algún muerto que pudiese ser mi esposa.

¡No está!, respiré algo aliviado. Al levantar mi cabeza me di cuenta que había llegado a mi destino, un pequeño grupo de peruanos compuesto por soldados capturados y algunos civiles iban a ser fusilados. Todos tenían un pañuelo cubriéndoles los ojos, todos menos una mujer, Lucila.

Rogué por su vida, lloré por ella, pedí misericordia y a cambio recibía golpes en la cabeza con la culata del fúsil. ¡Pronto será tu turno, cholito!, me dijeron. Los soldados chilenos formaron una línea y apuntaron con sus armas a los prisioneros. Lucila me miraba como buscando respuesta ante tanta barbarie. ¡Haz algo!, ¡sálvame!, parecía leer en su mirada. Yo a penas podía gritar su nombre, cuando una feroz descarga impacta en su pecho haciendo caer estrepitosamente su cuerpo al suelo. Algunos sobrevivieron a la descarga, sangrantes y con convulsiones eran repasados a la bayoneta.

Sentí como si las balas me hubieran impactado, el dolor en mi corazón fue indescriptible, mientras veía su rostro ensangrentado recordaba cada momento a su lado, nunca me enteré que Lucila, luego de recibir la noticia años atrás que era estéril, estaba embarazada. Tenía casi dos semanas de embarazo y yo no lo sabía. Ella lo había reservado para cuando nos fuéramos de Arica.

¡Nombre y batallón, perro!, me interrogaron mientras me colocaron en uno de los escalones justo al costado del cuerpo de Lucila. ¡Sebastían! ¡Soldado del Batallón Iquique N°33!, respondí mirando al cielo. Este cholo es uno de los soldados que está bajo el mando del que se tiró del morro con su bandera, dijo un chileno.

No había dudas de que era él, mi cólera por Alfonso Ugarte se había transformado desde que inició la guerra en admiración. Los fusiles enemigos se levantaron y se prepararon para otra descarga, sabía bien que al momento de caer bajo el fuego enemigo me reencontraría con Lucila, mi hijo y el tal Ugarte, por lo que solo decidí derramar una lágrima más. Al escuchar brevemente la explosión de los disparos, aprieto el pañuelo para luego dejarlo caer cerca del cuerpo de mi esposa. Nunca supe qué pasó después, solo sé que hoy en día la guerra contra la indiferencia la seguimos peleando…

 

Colaboración: Instituto de Estudios Históricos del Pacífico

Bibliografía: Arosemena Garland, Geraldo. “El Coronel Alfonso Ugarte”. Tudela, Alejandro. “Alfonso Ugarte, de la leyenda a la realidad”.

55 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Actos como los que hicieron estos personajes y sobre todo Alfonso Ugarte nos llena de orgullo y una sensibilidad indescriptible de patriotismo y honor ante la insania y crueldad del enemigo,que no lo amilano ni doblegó, sino más bien elevó su fervor patriótico y ofrendaron sus vidas por su patria.
    Por lo tanto un reconocimiento patriótico, espiritual y moral, por nuestros héroes que ordenaron sus vidas por nuestra patria en una guerra desigual y en inferioridad numérica y militar y a su caudillo y ejemplo Alfonso Ugarte que inculcaba patriotismo y honor en sus presentaciones y entrego su vida antes de entregar derrotado y ver caída la bandera bicolor

  2. Definitivamente el gran amor y patriotismo que tenían los peruanos de aquellas épocas se ven reflejadas en historias como esta , a héroes como Ugarte y también personas comunes les importaba poco su vida, y hasta sacrificaban el volver a ver a sus familias para ellos prevalecía la tranquilidad y la paz de nuestro territorio derramaron sus sangre por lo que hoy en día tenemos y deberíamos sentirnos agradecidos . El patriotismo y el amor por nuestro país es algo que se esta perdiendo y muchos lo demuestran con acciones como el dañar monumentos históricos , contaminar las calles . Demostremos a las futuras generaciones que fuimos una sociedad con valores y que hicimos muchas cosas positivas con nuestros actos como estos representantes del nuestro Perú .

  3. Este artículo nos muestra el gran nivel de patriotismo que tenían nuestros antepasados, que al parecer se ha perdido en la actualidad y solo se acuerdan de él en el futbol.
    Es deber de los ciudadanos, inculcar la identidad y el amor por su país a sus hijos y próximas generaciones, debemos de aprender la honorabilidad y lealtad de los grandes héroes para revalorizar nuestra historia. Tenemos que sentirnos orgullosos pero a la vez también responsable de la historia que se seguirá escribiendo con nuestros actos. Me encanto el articulo.

  4. La guerra que tuvimos con Chile nos dejo algo, ganamos algo, ganamos héroes que hoy en día son relatados sus historias para recordar el amor que le tuvieron a su patria, para recordar sus actos de heorismo que nos hacen inflar el pecho cuando uno los escucha. Esta historia es triste y conmovedora, cuenta desde una perspectiva diferente, y nos relata como poco a poco sucedieron las cosas, con una triste historia de amor que fue condenada por la muerte a manos de Chile. Me encanto simplemente la forma de redactarla y a la vez contar sobre Alfonso Ugarte.

  5. Me encanto el articulo, pero triste a la vez porque nos cuenta lo que tuvo que pasar el héroe Alfonso Ugarte en la guerra contra chile pese a que permanecieron hasta el último en la guerra , son héroes que que dieron todo sin pedir nada a cambio; héroes que dejaron su vida por la patria pese a que tenían familia y sabían que no iban a volver ;son una muestra de amor y lealtad a su patria.

  6. este articulo me transmite emocion y transporta en el tiempo hechos de tan grande entrega de cariño y amor a la nuestra patria .Sus herederos que somos nosotros debemos tomar su ejemplo y nunca vuelva a suceder tanto desastre por culpa del descuido de los gobernantes corruptos, quienes se preocupan de enriquecerse con el pueblo

  7. Aquellos heroes peruanos que dieron todo en la guerra contra Chile, son personas a las cual se les admira y genera respeto. Personas que dieron la vida por su pais sin pedir nada a cambio. Aun asi este triste articulo nos narra todo lo que tuvo que pasar Alfonso Ugarte desgarradora y cruel final. Sin embargo con este artículo nos sensibiliza de alguna forma como una persona pudo luchar tanto por nuestra país dar todo y no recibir nada a cambio.quede maravillada con tremendo relato.

  8. Excelente articulo que nos hace recordar el esfuerzo de héroes que en algun momento de la historia de nuestro pais dieron su vida por defender a nuestro Perú es necesario explicar la participación de los diversos actores (mujeres, soldados, campesinos, mestizos) quienes con sus acciones y actos de valor determinaron los triunfos, de los que conocemos comúnmente como los grandes héroes. Algunos heroes mas recordados son Grau, Bolognesi y Cáceres, desconociendo la presencia de otros actores importantísimos y de igual trascendencia. Por otro lado hay personajes que no tomaron las armas y enfrentaron directamente al enemigo, tal es el caso por ejemplo del digno gobierno de García Calderón en Magdalena.

  9. Es admirable todo el esfuerzo de nuestros héroes por luchar y defender nuestra patria, hasta dieron su vida por culpa de una guerra que lo único que provocó fueron muertes de muchas personas inocentes que fueron involucrados. Una gran historia que todo peruano debería conocer, el sacrificio y entrega de estas personas como Ugarte, Bolognesi, entre otros; que permanecieron hasta último ante la Guerra con Chile y nunca se rindieron, siempre siguieron adelante a pesar de las circunstancias.

  10. Es realmente admirable todo el esfuerzo de nuestros héroes por luchar y defender nuestra patria. Hasta dieron su vida por culpa de una guerra que lo único que provocó fueron muertes de muchas personas inocentes que fueron involucrados. La última parte me causó nostalgia de estos dos jóvenes al saber que murieron con la esperanza de reencontrarse. Una gran historia que todo peruano debería conocer del sacrificio y entrega de estas personas como Ugarte, Bolognesi, entre otros; que permanecieron hasta último ante la Guerra con Chile.

  11. Que final tan conmovedor, resalta todo el amor y patriotismo. Realmente cada peruano que estuvo presente en esta guerra es un héroe.
    Un pañuelo que acompaño la historia tanto de amor como de guerra. Muchas gracias por tan linda explicación.

  12. La parte final de una bonita historia de amor que esta relataba de la más romántica manera, que nos expresa de una manera muy diferente una guerra que solo la veíamos de un lado histórica mas no del lado real, como todos lo veían en ese momento y todo lo que perdían en ese momento, un agradecimiento al escritos por explicarlo de la manera mas fácil y hermosa.

  13. EN LAS BATALLAS QUE TUVIMOS CON CHILE MUCHOS HÉROES DANDO LA VIDA POR DEFENDER NUESTRA PATRIA, EL GRAN ALFONSO UGARTE NO FUE LA EXCEPCIÓN UN REPRESENTANTE MAS QUE MURIÓ DEFENDIENDO A LA PATRIA SIN DEJAR QUE NADIE HUMILLE AL PAÍS, ERAMOS MUY POCOS CONTRA GRANDES CANTIDADES DE SOLDADOS DE CHILE QUE SOLO BUSCABAN GANAR TERRITORIO Y DEJARNOS EN NADA, PERO JAMAS NUESTROS SOLDADOS SE DABAN POR VENCIDOS. ESTE ESPÍRITU DE LUCHA DEBE ESTAR PRESENTE AHORA TAMBIÉN.

  14. un articulo que nos hace retroceder al pasado sobre heroes peruanos tal como su carrera de Alfonso Ugarte revela cuanto era capaz esa alma verdaderamente grande. Acosado por innumerables enemigos, vencido en el Morro histórico y, la forma en la que murió presenciando la mutilación de los caídos. nos recuerda a todos nuestros héroes: alma, corazón y vida, de la misma manera me impulsa y nos motiva a que todos aquel que reconoce la entrega con pasión de todo ellos saquemos adelante a nuestra sociedad

  15. Un final baste triste para una bonita historia, el relato nos muestra muchos temas desde el amor hasta guerras, pues el periodo del contexto de la historia es la guerra con Chile. Aparte de la bonita historia de lucia y su esposo, llama mucho la atención del papel de Alfonso Ugarte, un héroe nacional y podemos obtener detalles de su faceta como burgomaestre de la ciudad de Iquique.

  16. Que mejor forma de explicar nuestra historia,nuestros héroes que cada año debemos conmemorarlo .aunque en la actualidad el prestigio de nuestros héroes está quedando en duda ya que la mayoría de personas dudan si las narraciones que nos explicaban en el colegio son cierta sin embargo con este artículo nos sensibiliza de alguna forma como una persona pudo luchar tanto por nuestra país dar todo y no recibir nada a cambio.quede maravillada con tremendo relato.

  17. Realmente conmovedor este artículo, excelente narración!
    Este artículo nos muestra el amor de héroes peruanos como el famoso Alfonso Ugarte y no tan conocidos como son los soldados, por ejemplo Justo Arias y Aragüez y las rabonas, las cuales desempeñaron también un papel importante en las batallas de nuestro querido Perú.
    Con estos artículos como estos se fomenta el amor a nuestra patria.

  18. Mis respetos por este emprendimiento histórico y literario que nos permite conocer nuestra realidad histórica, una historia de amor en plena guerra algo romántico y épico a la vez. Simplemente hermosa historia de amor.

  19. Como sabemos en una de las tantas batallas que tuvieron que enfrentar los peruanos contra los chilenos, una de estas es Iquique.
    Luego de la muerte de Grau en angamos.alfonso Ugarte otro héroe de nuestro Perú; el no necesito ser general o algo por el estilo él solo tenía amor por su patria y ganas de defenderla que eso lucho y lucho hasta su muerte.como sabemos habían mujeres que atendían a los hombres de la guerra y una de ellas era Lucila quien le obsequió su pañuelo a un joven luchador.a la cual después hizo su esposa. Luego de perder la batalla como sabemos ambos murieron. Muy muy buen artículo.

  20. Es una historia con un desenlace triste pero que nos deja una gran enseñanza. Saber y sentir ,durante la lectura de ésta publicación, el gran amor que tenia por Lucila es quizás el amor que en estos tiempos se encuentra extinto. Por otro lado, no puedo entender que una guerra desencadene a tantos malas acciones de los chilenos que mataron a su antojo a miles de peruanos inocentes, en particular esta historia, en la que Lucila estaba esperando a un bebe. Definitivamente, una historia que jamás se debe volver a repetir.

  21. Que mejor forma de relatar nuestra historia! Enriqueciéndonos de cultura y llevándonos al pasado a situarnos en aquellas época dónde se desarrolló tan terrible guerra que cobró la vida de muchos ciudadanos que sin tener instrucción militar dieron su vida por defender su patria.
    Qué mejor muestra de amor por la patria para estar dispuesto a defender nuestro territorio, es en los tiempos difíciles dónde se ve la unión de los cuidados. Hoy en día se sigue en la lucha contra la indiferencia , discriminación y corrupción que tanto daño hacen a nuestro país.

  22. Importante testimonio de un romance trágico y valiente así como de una historia que reafirma a Alfonso Ugarte como uno de los héroes de nuestra patria al dar su vida. Desgarrador relato sobre como batallones conformado por civiles liderados por los actuales héroes del país han sido devastados por el enemigo, dando lección que el Perú tiene valientes patriotas que entregarán su vida ante la adversidad.

  23. El relato de una historia de amor que nos sigue encandilando y a su vez relatando la entrada a la guerra como Chile, así mismo del aplomo y el buen gobierno de Alfonso Ugarte en la época enfrentándose a una dura etapa en plena tranquilidad del gobierno del alcalde.

  24. Muy conmovedor este articulo, Grande ugarte por dejarlo todo por su patria cabe recalcar que en esos tiempos de la guerra con chile los peruanos pensaban diferente si tu le preguntabas a un peruano por quien luchas te respondia por sus tierras por sus casas y en caso de chile sucedia todo lo contrario al hacerle esa pregunta mencionaban que luchaban por chile por su pais por su patria, habian pocos peruanos que peleaban por su pais y eso me lleno un poco de colera al leerlo en un libro de un historiador peruano, Ygarte fue uno de esos grandes heroes que quedo grabado en la historia peruana…

  25. Ultima parte de gran historia, la cual evoca aquella época sangrienta durante la guerra con chile, en la cual lucharon miles de personas ya sean militares o no, lo que importaba era defender la patria, es por ello que incluso civiles acompañados de sus mujeres lucharon contra los chilenos defendiendo a la patria; hubieron muchas batallas de las cuales una de ellas la batalla de Arica es aquella en la que se inmoló el Coronel Alfonso Ugarte defendiendo a nuestro Perú.

  26. Y pensar q hay peruanos que dicen q tanto Grau, como tupac amaru, Alfonso ugarte, etc lo hicieron por intereses económicos o por defender sus riquezas. El heroísmo y el valor de estos personajes esta fuera de duda.

  27. Esta historia llena de tragedia y sangre, llega a soportar la gran muestra de valentía y coraje de nuestro héroe nacional Alfonso Ugarte , que a pesar de no haber ganado esa ultima batalla. logro salvar nuestro pabellón arrojándose del morro y quedando grabado en la mente de todos los peruanos.

  28. Al que no se le ponga los ojos llorosos con este articulo no es humano. Conmovedora historia que nos narra la Guerra del Pacifico donde Alfonso Ugarte sin ser un militar seguido por todo su pueblo de Iquique, quienes hasta el final de sus momentos lo admiraban, deciden ir armados de valor a defender su querido Peru. La rabia me invadia con solo leer partes de esta guerra. Todos como peruanos deberiamos tener todo ese amor y pasion que tenia Alfonso Ugarte hacia nuestro pais y terminar de una vez por todas con esta situacion que actualmente esta sufriendo el pais. Gracias por el articulo

  29. Un capitulo que nos trae nostalgia y trágica este personaje y sus compañeros, muerte de personas, niños, adultos y ancianos, inocentes que se les involucro en esta guerra con Chile. Situaciones y circunstancias que nos llevan a una reflexión por nuestros antepasados.

  30. Es realmente admirable todo el esfuerzo de nuestros héroes por luchar y defender nuestra patria hasta dieron su vida por culpa de una guerra que lo único que provocó fueron muertes de muchas personas inocentes que fueron involucrados. La última parte me causó nostalgia de estos dos jóvenes al saber que murieron con la esperanza de reencontrarse. Una gran historia que todo peruano debería conocer del sacrificio y entrega de estas personas como Ugarte, Bolognesi, entre otros; que permanecieron hasta último ante la Guerra con Chile.

  31. Sin duda muchos compatriotas peruanos no saben la verdadera historia de las guerras que tuvo que enfrentar nuestro Perú y sinceramente me incluyo.
    Pero me encanta leer historias como esto., donde nos demuestra la verdadera historia, detrás de la guerra, los sentimientos encontrados, los valores sumergidos, y sobre todo el patriotismo destacado por cada unos de los héroes que murieron dando su vida por nuestro Perú. Como es el gran Alfonso Ugarte uno de los tantos héroes del Perú que admiró.
    Sólo me queda agradecer al narrador y editor para que siga difundiendo cultura y con ella el gran amor a la Patria.

  32. La historia peruana es fascinante pero también triste y trágica al saber que nuestros compatriotas sin siquiera ser soldado, lucharon y dieron su vida por nuestra patria. En tiempos de guerra no existe la misericordia y esto se hizo notar en estas sangrientas batallas que se libraron contra los chilenos, que como dice este articulo no tuvieron clemencia ni siquiera por los niños. Son estos tipos de artículos los que nos deben llevar a la reflexión y la conciencia patria.

  33. Muchos Peruanos no saben la verdadera historia y su heroica actuación por defender y morir defendiendo nuestra patria. Sería injusto reducir el heroísmo de Alfonso Ugarte a su épica muerte en el morro de Arica.En realidad su heroísmo comienza ni bien empieza la guerra, pues siendo un joven adinerado y proyectando un viaje de negocios a Europa, decidió quedarse en su patria para contribuir personalmente con su defensa. Los recursos económicos de su familia los puso a disposición de su país amenazado, en un singular gesto de desprendimiento.Su heroico sacrificio en Arica fue la culminación natural de una entrega constante y persistente al servicio de su patria.

  34. Grandes figuras peruanas que destacaron en la guerra contra Chile, nos deja mucho que aprender como a trabajar en equipo y sentirnos identificados con nuestro país. A pesar de las adversidades de aquellos y estos tiempos deberíamos trabajar todos en conjunto por sacar adelante a nuestro país.

  35. Alfonso Ugarte defendiendo nuestra patria durante la batalla mostrando valentía y amor a la nación ,
    sería injusto reducir el heroísmo de Alfonso Ugarte a su épica muerte en el morro de Arica ya que el asumir una responsabilidad en momentos difíciles es digno de admiración. En realidad su heroísmo comienza ni bien empieza la guerra, pues siendo un joven adinerado y proyectando un viaje de negocios a Europa, decidió quedarse en su patria para contribuir personalmente con su defensa.

  36. Esta historia no solo es para darnos a conocer el hombre que fue Alfonso Ugarte
    Mas bien nos enseña una parte de la historia en el que vivio Sebastian y Lucila creo yo que esto nos ayudara a pensar no solo en el heroe sino tambien en los otros protagonistas esos de los cuales no se habla pero que fueron importantes ya que ellos dieron sus vidas y hasta a su propia familia para defender su patria

  37. Una historia muy devastadoras, nos enseña como fueron las guerras desde una perspectiva interna, dentro del amor de una pareja de esposos que tuvieron que luchar para defender su patria, sus tierras, costumbres y creencias. Nos enseña a valorar nuestros antepasados, como lucharon para proteger y cuidar nuestra patria. A falta de la democracia, hubo mucha guerras para enseñar quien era el mas “poderoso”.

  38. Triste historia de nuestro pais, injusto y conmovedora saber como lucharon para defender nuestra patria primero en grupo y luego sin importarle su propia vida seguir su lucha interior; pero apesar de eso no lo lograron. Se ve como por el amor a la patria uno es capaz de enfrentarse a otro sin importar si estan preparados de la misma manera, como sucedio que los peruanos no eramos militares ni nada pero aun asi no lo pensaron.
    Como no recordad a esos heroes que dieron su vida por su patria…

  39. Excelente manera de narrar esa tan admirada Batalla de Arica, un relato con palabras llenas de sentimiento y amor por la patria, amor que todos deberíamos tener, como el de Alfonso Ugarte, tan grande fue su amor, que murió defendiendo a su país. Lamentablemente no es asi, y nos lo muestra el artículo, con el ejemplo de Arequipa que en ese entonces no llego en ayuda de sus compatriotas a esa honorosa batalla, muchos son indiferentes con la gente de su propia nación, ojalá y algún día se acabe esa indiferencia de la gran mayoría, solo asi tendríamos un país mejor, con autoridades que se preocupen más por los nuestros, por ayudar a esos niños de Puno por ejemplo, y dejen de ser tan insensibles ante las muertes de estos pequeños, causadas por las inclementes olas de frio. Porque la indiferencia mata!

  40. Excelente manera de narrar esa tan admirada Batalla de Arica, un relato con palabras llenas de sentimiento y amor por la patria, amor que todos deberíamos tener, como el de Alfonso Ugarte, tan grande fue su amor, que murió defendiendo a su país. Lamentablemente no es asi, y nos lo muestra el artículo, con el ejemplo de Arequipa que en ese entonces no llego en ayuda de sus compatriotas a esa honorosa batalla, muchos son indiferentes con la gente de su propia nación, ojalá y algún día se acabe esa indiferencia de la gran mayoría, solo asi tendríamos un país mejor, con autoridades que se preocupen más por losI’m here without you baby
    But you’re still with me in my dreams nuestros, por ayudar a esos niños de Puno por ejemplo, y dejen de ser tan insensibles ante las muertes de estos pequeños, causadas por las inclementes olas de frio. Porque la indiferencia mata!

  41. Que historia tan conmovedora, que dolor y que impotencia habrán sentido los héroes de esa época que lucharon hasta el final y ver como su gente era masacrada sin piedad, todos ellos se sacrificaron por su país sabiendo que eran muy pocos y sin preparación militar y eso demuestra valentía y honor. Mis respetos para el escritor de la historia.

  42. Se ha cuestionado respecto a la existencia o no de Alfonso Ugarte, dado que historiadores afirman que jamás se llegó a encontrar sus restos. Sin embargo este relato tiene la magia de transportarnos en el tiempo y ubicarnos a aquella época sin duda alguna un excelente articulo para iniciar el día.

  43. Me he quedado absorto con este hecho que sucedió. Este artículo me hace imaginar como en la Guerra con Chile fuimos humillados en todos los aspectos, nuestros hombres del ejercito, nuestros campesinos, nuestras rabonas y todo aquel que dio su vida por defender su patria en ese entonces; todos ellos son unos héroes. Como no conmemorar Coronel Alfonso Ugarte si diste tu vida por defender nuestro Perú. Este relato revive en mi un amor por mi Perú que siempre lo llevaré. Se que ahora no estamos en guerra, se que no se necesita estar en guerra para poder darlo todo por nuestra patria, con el ejemplo que nos dieron todos nuestros héroes: alma, corazón y vida, de la misma manera me impulsa y nos motiva a que todos aquel que reconoce la entrega con pasión de todo ellos saquemos adelante a nuestra sociedad, nuestra comunidad, nuestro barrio y todo rincón de nuestro Perú. Orgulloso de ser peruano, con el ejemplo de lucha de Ramón Zavala, Lucila, Alfonso Ugarte, Francisco Bolognesi, etc. Con esa misma pasión daré todo por sacar adelante a nuestra país. ¡ VIVA EL PERÚ!

  44. Una historia triste y un final impactante.
    Es una realidad impactante de nuestros héroes, que a pesar de no haber ganado la guerra, sin duda a quedado en la historia por su coraje y valentía y, su carrera de Alfonso Ugarte revela cuanto era capaz esa alma verdaderamente grande. Acosado por innumerables enemigos, vencido en el Morro histórico y, la forma en la que murió presenciando la mutilación de los caídos.
    Todo Arica incluyendo el pueblo debía defenderse. La lucha se libraba casa por casa, no había un solo lugar donde refugiarse sin ser visto por el enemigo. Ni la iglesia se salvó, fue incendiada y sus escaleras fueron utilizadas para acribillar a los capturados.
    Los gritos de las mujeres no se hacían esperar, cada una pidiendo por la vida de su hijo, esposo o padre.
    Lucila capturada y fusilada frente a su amado y el sin poder hacer nada.

  45. Que triste final y que cólera por esos chilenos, tan salvajes e inhumanos fueron con las personas del batallón Peruano, pero siento admiración por estas personas que lucharon hasta el final por amor a su patria, su lealtad a su líder Ugarte que también es digno de admirar, ya que lo dejo todo por defender al Perú frente a los chilenos. La guerra contra Chile fue desastrosa para los peruanos, miles murieron de la peor forma, la mayoría en batalla pero hoy en día se les recuerda con mucho honor!!

  46. Triste y desgarradora historia de la vida amorosa de un mártir peruano hacia su patria, las batallas que libro y tubo qe pasará por las dificultades en las qe tubo qe sobreponerse la vida es un sin fin de batallas y este mártir pudo levantar.
    Después de sostener tantas batallas llegó al final de una gloriosa historia llena de alegrías y tristesas para el Perú.

  47. El último acto de la corta pero interesante carrera de Alfonso Ugarte revela cuanto era capaz esa alma verdaderamente grande. Acosado por innumerables enemigos, vencido ya en la cumbre del Morro histórico, presenciando la mutilación de los caídos, la profanación de esas reliquias sagradas del heroísmo, quiso sustraerse a las manos enemigas y clavando las espuelas en los ijares de su caballo, se lanzó al espacio desde aquella inmensa altura para caer despedazado sobre las rocas de la orilla del mar

  48. Coraje me da, que sea realidad esta historia y peor que sea parte de la mía. Por qué siempre votan por el egoismo o mejor dicho, por sus propios intereses. Todos somos seres vivos, nosotros los humanos con todos los derechos que siguen en pie convivimos con la indiferencia de personas que no los hacen valer como tal y no son denunciados como tal. La indiferencia mata. Y este relato es cruel ejemplo de esto.
    Felicitaciones por el grandioso artículo.

  49. IMPRESIONANTE NUESTRA HISTORIA, PARA ESTAR ORGULLOSO DE SER PEERUANO… EXCELENTE PLUMA AL NARRAR.
    “Los pocos batallones que teníamos fueron exterminados, los heridos repasados y los rendidos fusilados, no había cuartel. Todo Arica incluyendo el pueblo debía defenderse. La lucha se libraba casa por casa, no había un solo lugar donde refugiarse sin ser visto por el enemigo. Ni la iglesia se salvó, fue incendiada y sus escaleras fueron utilizadas para acribillar a los capturados.
    Los gritos de las mujeres no se hacían esperar, cada una pidiendo por la vida de su hijo, esposo o padre. Lucila me busca entre los muertos que habían en el pueblo, sin embargo yo estaba en el último pedacito de tierra que seguía resistiendo, el morro. los ya rebasados batallones se replegaban en la cima para continuar la lucha. Ahí estaba el tal Ugarte que arengaba a los nuestros hasta quedarse sin voz. La sangre que me brotaba del cuerpo manchaba mis manos haciéndolas resbaladizas y débiles para seguir cargando mi pesado fusil. No sabía dónde me habían disparado, el miedo era tal que mis sentidos se agudizaron sobrepasando el dolor”.
    “Sentí como si las balas me hubieran impactado, el dolor en mi corazón fue indescriptible, mientras veía su rostro ensangrentado recordaba cada momento a su lado, nunca me enteré que Lucila, luego de recibir la noticia años atrás que era estéril, estaba embarazada. Tenía casi dos semanas de embarazo y yo no lo sabía. Ella lo había reservado para cuando nos fuéramos de Arica”.
    Linda y conmovedora historia de amor donde la cólera el cela a nuestro héroe Alfonso Ugarte se convierte en admiración, respeto y lealtad patriótica. Felicitaciones Lucho por tu capacidad literaria e histórica, Un abrazo

  50. Interesante manera de contar una historia, llena de tragedia anticipada, ya que todos conocemos cómo terminó esa guerra, pero se ve cómo ante cualquier circunstancia uno lleva si propia batalla interior y aún así sigue, lucha sin rendirse, asumiendo todas las consecuencias.

  51. Y quien no recuerda al heroe Alfonso Ugarte quien murió en la batalla de Arica estaba bajo el mando del coronel Francisco Bolognesi. Participó heroicamente en la batalla de Arica (7 de junio de 1880), defendiendo la bandera patria de las manos del enemigo durante la batalla, cuando se vio rodeado por el enemigo en el morro, se lanzó al mar defendiendo el honor de la bandera nacional porque su amor al Peru fue mas grande que sus convicciones.

  52. Realmente es una realidad impactante de nuestros héroes, que a pesar de no haberse ganado la guerra, sin duda a quedado en la historia por su coraje y valentía. la forma en la que murió Alfonso Ugarte Algunos han puesto en duda y han considerado como “romántica” esta forma en que acabó su vida, otros consideran que no hubo versiones directas, sino que es un “mito peruano fabricado muchos años después”, otros señalan que no falleció en la cima del morro, algunos dicen que nunca fue encontrado su cadáver porque fue arrojado al mar después de muerto.
    Pero el historiador Jorge Basadre es un artículo de La Patria de Lima, del día 21 de junio de 1880: escribe lo siguiente. “El último acto de la corta pero interesante carrera de Alfonso Ugarte revela cuanto era capaz esa alma verdaderamente grande. Acosado por innumerables enemigos, vencido ya en la cumbre del Morro histórico, presenciando la mutilación de los caídos, la profanación de esas reliquias sagradas del heroísmo, quiso sustraerse a las manos enemigas y clavando las espuelas en los ijares de su caballo, se lanzó al espacio desde aquella inmensa altura para caer despedazado sobre las rocas de la orilla del mar”.