Opinión 

El Perú y América Latina: algunas reflexiones, por José Antonio Torres Iriarte

En Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú o Bolivia especialmente, se organizaron movimientos guerrilleros. La caída del Muro de Berlín, la democratización de Europa del Este, la reunificación de Alemania y la disolución de la Unión Soviética en 1991 mostraron al mundo el fracaso de un sistema quebrado e incapaz de competir con las economías occidentales.

Dr. José Antonio Torres Iriarte

Abogado y analista político

Durante las primeras décadas del siglo XX, el Perú fue gobernado por representantes de la llamada República Aristocrática, quienes dieron paso a la hegemonía de Augusto B. Leguía durante once años. La crisis internacional derivada del crac de 1929 tuvo un impacto frontal en la economía nacional, creándose las condiciones para que el comandante Sánchez Cerro se hiciera del poder a través de un golpe militar en agosto de 1930.

Sánchez Cerro por la Unión Revolucionaria y Víctor Raúl Haya de la Torre por el APRA compitieron en el proceso electoral de octubre de 1931. Sánchez Cerro, en apariencia lejos de la oligarquía, sin embargo, fue siempre un instrumento de los grupos de poder que no tuvieron reparo en perseguir a sus opositores o reprimir cualquier intento insurreccional, como el ocurrido en Trujillo en julio de 1932. El fraude electoral marcó la elección de 1931; posteriormente, el desafuero de los 27 constituyentes apristas en febrero de 1932 y la posterior prisión de Haya de la Torre en el Panóptico de Lima marcaron un escenario nacional de abierta confrontación política. El comunismo peruano adscrito a la Tercera Internacional no cuestionó ni la represión ni la proscripción política del APRA.

Tercer Militarismo - Historia del Perú
 El tercer militarismo es la etapa en la cual se sucedieron varios gobiernos militares, primero con el gobierno de Sanchez Cerro y luego de su muerte con la De Oscaar R. Benvides. Sánchez Cerro convoco a una junta de gobierno; sin embargo, alzamientos militares y manifestaciones de obreros y estudiantes desataron una grave crisis social y política que lo obligaron a dimitir.

 

El aprismo, con una mirada continental antimperialista, afirmaba la alianza de clases apoyada en el frente único de trabajadores manuales e intelectuales, mientras que el Partido Comunista prosoviético promovía la dictadura del proletariado y la lucha de clases. Haya de la Torre había negado dialécticamente el marxismo decimonónico y el leninismo, con una mirada puesta en la integración de América Latina o Indoamérica.

La gran depresión, la hegemonía del nacionalsocialismo en Alemania o del fascismo en Italia tuvieron repercusión en América Latina. La formación del Eje por un lado y el papel de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial marcaron parte del devenir político latinoamericano en esos años. Bajo un escenario de Guerra Fría, Estados Unidos promovió «golpes de Estado» en Centro y Sudamérica. Sin embargo, Costa Rica y Venezuela, bajo los liderazgos de José Figueres y Rómulo Betancourt respectivamente (influenciados por las tesis apristas), fueron capaces de sentar las bases de procesos democratizadores que, en el caso de Costa Rica, no han sido interrumpidos a pesar del paso del tiempo.

La Revolución Cubana, en 1959, pudo insertarse y seguir las grandes pautas establecidas en Costa Rica (1948) o en Venezuela (1958). Fidel Castro debió liderar Cuba hacia elecciones libres; sin embargo, el castrismo optó por imponer una dictadura cumpliendo los dictados de Moscú, desafiando incluso a los Estados Unidos y provocando momentos de gran tensión internacional, con la llamada «crisis de los misiles» en 1962. La revolución cubana fue financiada por la URSS y se convirtió en un instrumento de propaganda internacional, pretendiendo mostrar supuestos logros de un modelo económico fallido. Cuba no se industrializó ni se destacó por impulsar grandes proyectos de ciencia, tecnología o innovación; por el contrario, desde los años sesenta del siglo pasado preparó, adiestró y armó a las guerrillas latinoamericanas, con el claro propósito de tomar el poder por la vía armada.

Fidel en Rusia tras la Crisis de Octubre (+Fotos) - Prensa Latina
Tras la cCrisis de los Misiles Soviéticos instalados en Cuba, Nikita Jruschov resolvió las cosas directamente con Estados Unidos, sin consultar con Fidel, y claro, esa actuación dejó una huella muy dolorosa en la conciencia de muchos cubanos de aquella época y en el corazón de Fidel también, ellos presionaba a Moscú para un ataque directo a Estados Unidos.

 

En Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú o Bolivia especialmente, se organizaron movimientos guerrilleros. La caída del Muro de Berlín, la democratización de Europa del Este, la reunificación de Alemania y la disolución de la Unión Soviética en 1991 mostraron al mundo el fracaso de un sistema quebrado e incapaz de competir con las economías occidentales. En un mundo con abierta hegemonía norteamericana y una Unión Europea institucionalizada, sin embargo, han surgido nuevos actores. La República Popular China y la India en la actualidad tienen una población mayor a los tres mil millones de habitantes, la economía japonesa y las del sudeste han avanzado con una enorme capacidad exportadora e innovadora. Estados Unidos y el dólar son retados por los BRICS (que hoy pretenden ser ampliados); en un escenario internacional cambiante se hace evidente la presencia cada vez mayor de China en América Latina, así como en África.

La globalización e integración de mercados, la reducción de la pobreza a nivel global, las mejores tasas de educación y de salud pública no impiden que aumenten los procesos migratorios, especialmente hacia Estados Unidos y Europa. América Latina no es el mejor destino para las inversiones; el fracaso de la «revolución cubana» y del chavismo en Venezuela demuestran que solo es posible reducir la pobreza a través del crecimiento económico.

Las dictaduras del socialismo del siglo XXI no tienen pueblo, economía, narrativa ni opciones
Las dictaduras del socialismo del siglo XXI no tienen pueblo, economía, narrativa ni opciones. EN

 

El llamado «socialismo del siglo XXI» pretendió poner fin a la pobreza con políticas redistributivas y subsidios ilimitados, generando pobreza y crisis migratorias sin precedentes. Cuba y Venezuela optan por la victimización como arma política, para no reconocer el fracaso de sus proyectos políticos. Por otro lado, el gobierno de Gustavo Petro no ha logrado avanzar en alcanzar la «Paz Total», ni alentar la inversión o la reducción de la pobreza en Colombia. Hace pocos días, el presidente Petro ante la Asamblea General de las Naciones Unidas demostró el poco interés de la comunidad internacional por escucharlo. Fue un discurso «lleno de lamentos y quejas», sin una mirada constructiva y visión de futuro. A la vez, es claro que Chile ha dejado de ser un referente en nuestra región.

El presidente Boric está lejos de ser un estadista. El proyecto de Constitución (apoyado por su gobierno) fue rechazado ampliamente hace un año, crece el desempleo y la inflación, a la par que el gobierno dedica tiempo excesivo a evocar el pasado. Debemos asumir la responsabilidad de construir economías sustentables y viables, enfrentándonos a un globalismo avasallador, sin desconocer la existencia de nuevas formas de imperialismo. Para ello, es imperativo defender la libertad como valor superior. No nos engañemos.

********

Imágenes que hablan por más de mil palabras del fracaso de «Socialismo del siglo XXI»

El socialismo del siglo XXI tornó riqueza en miseria | Lampadia - Antorcha informativa

Crisis en Venezuela: cómo fue la jornada de terror y represión que se vivió en el lado venezolano de la frontera - BBC News Mundo
Los llamados «colectivos» son acusados de actuar armados en apoyo del gobierno de Nicolás Maduro.

Manifestante con la cara cubierta

Aumenta la tensión en Venezuela, Maduro armará a los chavistas con fusiles | La Portada Canadá

Ideas (no tan) de Izquierda. ¿Hay que defender al Chavismo? - Razón y Revolución

Crecen las protestas y la represión en Nicaragua: suspenden las clases en universidades y censuran la transmisión de 3 canales de TV - Infobae
Crecen las protestas y la represión en Nicaragua: suspenden las clases en universidades y censuran la transmisión de 3 canales de TV. Infobae

Socialismo del Siglo XXI: Origen y representantes - YouTube

Miles de mexicanos se manifestaron en contra de Andrés Manuel López Obrador

Protestas en Colombia como las de Chile y Ecuador - Latinoamérica - Internacional - ELTIEMPO.COM

Chile viene rechazando el modelo comunista implantado por Boric

Estallido social - Wikipedia, la enciclopedia libre

En fotos: estas son las imágenes que deja la marcha en Colombia en contra del gobierno del presidente Gustavo Petro | NTN24.COM

Las calles contra Petro: dos marchas ciudadanas reflejan el descontento de varios sectores con el Gobierno

El negocio de la represión en América Latina | EL PAÍS México
Una investigación de una decena de medios de la región muestra cómo gobiernos y empresas han aprovechado protestas sociales estos años para enriquecerse o intercambiar favores a costa de decenas de víctimas. Cuerpos policiales del continente compran armas menos letales sin saber qué adquieren o cómo se usan, violando leyes y reglamentos. Agentes químiso en protestas de mujeres e México.  Estos son utilizados por los gobiernos del socialismo del siglo XXI

16 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Es innegable la prsencia histórica de haya de la Torre en todo el siglo XX como protagonista de la escena política, incluso su pensamiento sigue vigente. Haya de la Torre había negado dialécticamente el marxismo decimonónico y el leninismo, con una mirada puesta en la integración de América Latina o Indoamérica.

  2. En tiempos más recientes se ha desarrollado en Hispanoamérica un comunismo de corte bolivariano apoyado por la vieja dictadura comunista de Cuba y cuyo mayor exponente ha sido la Venezuela de Chávez y Maduro, tiranía que en tan sólo veinte años ha destruido por completo un país rico, propietario de las mayores reservas de petróleo del planeta, llevando al exilio al 15% de su población y provocando el mismo resultado de siempre: represión, tortura, enorme corrupción, destrucción de la libertad y muerte; hambre y miseria para el pueblo y lujo para sus dirigentes.
    Una vez que un comunista ocupa el poder, jamás lo abandona voluntariamente. Ahí siguen en Cuba, Venezuela o Corea del Norte, y ahí seguirían en Bolivia con Evo Morales si la OEA no hubiese denunciado el fraude electoral con el que pretendía perpetuarse en el poder. No por casualidad, Venezuela y Bolivia son los padrinos de Podemos y Más País, que plagiaron sus nombres de partidos de esos países (Podemos era un partido venezolano y MAS es el partido de Evo Morales) e importaron la dialéctica de confrontación y el oportunismo típicamente leninistas. Una vez inastaurado el comunismo no suletan el poder vía elecciones valiendose de fraudes extremos sin importarles la libertad y la justicia, solo se dedican a reprimir y a persguir a los adversarios políticos.

  3. En la larga historia de la Humanidad no ha existido ideología más tiránica ni más criminal que el comunismo, que encarceló a mil millones de personas en sus propios países y asesinó a más de 100 millones de seres humanos, cinco veces más que el horror del genocida Hitler y su nacionalsocialismo (Rummel, 1987; Courtois et al, 1997). En términos absolutos la mayor parte de los asesinatos del comunismo fueron cometidos por Lenin y Stalin en la Unión Soviética y Mao en China. En términos relativos la mayor atrocidad comunista corresponde a los Jemeres Rojos en Camboya, quienes ejecutaron a la cuarta parte de la población de su país (dos millones de personas). De hecho, tras un siglo de experimentos comunistas en docenas de países de cuatro continentes no encontramos un solo ejemplo, ni uno, en que el comunismo no haya sido sinónimo de represión, tortura, corrupción, destrucción de la libertad y muerte, pobreza para el pueblo y lujo para sus dirigentes. Tanto es así que los estados comunistas tuvieron que levantar muros y alambradas en las fronteras no para evitar que entraran los de fuera, sino para evitar que salieran los de dentro, deseosos de huir del infierno comunista. Fue la primera vez en la Historia que ocurría algo así. El comunismo ha sido el más grande genocida del mundo matando millones de personas.

  4. Visite Nicaragua, por motivos de estudio y fuí testigo de la crueldad del régimen comunista. Represión en todas las ciudades, grupos de choque del gobierno de Daniel Ortega golpearon a manifestantes y periodistas en una protesta contra todo tipo de protestas. Desaparecidos hasta por gusto y familiares que reclaman son amenazados. Nunca había visto tanta represión al igual que en méxico.

  5. Este artículos les cae a pelo a los dictadores y tiranos comunistas que se empernaron en el poder para implantar un comunismo que fracaso en todas partes del mundo.

  6. Me gusto este artículo. La globalización e integración de mercados, la reducción de la pobreza a nivel global, las mejores tasas de educación y de salud pública no impiden que aumenten los procesos migratorios, especialmente hacia Estados Unidos y Europa. América Latina no es el mejor destino para las inversiones; el fracaso de la «revolución cubana» y del chavismo en Venezuela demuestran que solo es posible reducir la pobreza a través del crecimiento económico.
    Vale su difusión.

  7. Evidentemente la historis le dió la razón a Haya de la Torre y su prédica sigue vigente. Sánchez Cerro por la Unión Revolucionaria y Víctor Raúl Haya de la Torre por el APRA compitieron en el proceso electoral de octubre de 1931. Sánchez Cerro, en apariencia lejos de la oligarquía, sin embargo, fue siempre un instrumento de los grupos de poder que no tuvieron reparo en perseguir a sus opositores o reprimir cualquier intento insurreccional, como el ocurrido en Trujillo en julio de 1932. El fraude electoral marcó la elección de 1931; posteriormente, el desafuero de los 27 constituyentes apristas en febrero de 1932 y la posterior prisión de Haya de la Torre en el Panóptico de Lima marcaron un escenario nacional de abierta confrontación política. El comunismo peruano adscrito a la Tercera Internacional no cuestionó ni la represión ni la proscripción política del APRA. Iniciado el tercer militarismo en el Perú hubo una gran represión contra los apristas, de allí su prsesncia histórica se enriquece por la gran persecución que tuvo.

  8. Aún así los movimientos extremistas en su locura por el poder siguieron predicando modelos fracasados. En Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú o Bolivia especialmente, se organizaron movimientos guerrilleros. La caída del Muro de Berlín, la democratización de Europa del Este, la reunificación de Alemania y la disolución de la Unión Soviética en 1991 mostraron al mundo el fracaso de un sistema quebrado e incapaz de competir con las economías occidentales. Interesante artículo.