EL PRECURSOR DEL TURISMO MODERNO

El grand tour, el ‘erasmus’ del siglo XVII

El Grand Tour - Revista de Historia
En el siglo XVI aparece en Gran Bretaña un nuevo concepto de crecer interiormente como persona cultivada. El movimiento de la Ilustración y sus grandes pensadores facilitó que la idea de viajar mediante el Grand Tour se extendiera.

A finales del siglo XVII se puso de moda entre la aristocracia europea, especialmente la británica, la costumbre de enviar a sus hijos en un viaje de formación por el Viejo Continente. El Grand Tour, como así se llamó, se consideraba un requisito necesario para la educación cultural y social de los jóvenes de clase alta antes de que entraran en la adultez.

Planeando el Grand Tour, por Emil Brack
Planeando el Grand Tour, por Emil Brack. Foto: Colección privada (desconocida)

En 1670 se publicó por primera vez El viaje a Italia, obra póstuma de Richard Lassels. Este sacerdote católico, que había viajado por Europa y había trabajado como tutor para la nobleza inglesa, escribió en su libro que todos los jóvenes de la aristocracia deberían realizar un “grand tour”, es decir, un viaje por el Viejo Continente para conocer otros países, entrar en contacto con las grandes culturas del pasado y, en general, convertirse en lo que llamaríamos “gente de mundo”.

La nobleza británica tomó buena nota de la recomendación y así el Grand Tour se convirtió en una etapa casi obligada de formación para los hijos— y más adelante también algunas hijas— de la nobleza y la alta burguesía. Generalmente se realizaba al terminar los estudios y antes de entrar oficialmente en la sociedad de los adultos con las obligaciones que esta conllevaba, entre otras el matrimonio. Por ello, desde el punto de vista de sus protagonistas, el Grand Tour representaba también su última oportunidad de disfrutar —con la debida moderación— de las libertades de la juventud.

Retrato de Francis Basset, Barón de Dunstanville y Basset, por Pompeo Batoni (1778)
RETRATO DE FRANCIS BASSET, BARÓN DE DUNSTANVILLE Y BASSET, POR POMPEO BATONI (1778) Igual que hoy en día nos hacemos fotos de recuerdo, en su momento los viajeros del Grand Tour se hacían pintar con paisajes de los lugares que visitaban: al fondo, se ven el Castel Sant’Angelo y la Basílica de San Pedro de Roma.. Foto: Museo del Prado

 

UN VIAJE DE EDUCACIÓN

El Grand Tour podía durar desde unos pocos meses hasta varios años, dependiendo del presupuesto que facilitase la familia, del itinerario y de los intereses particulares de cada uno. Generalmente se consideraba obligada una estancia en París —que hasta la Revolución Francesa era el referente de la aristocracia europea— y en alguna ciudad del norte de Italia como Turín, Milán o Venecia; aunque lo habitual, si el presupuesto lo permitía, era proseguir el viaje hacia el sur pasando por Florencia y Roma.

Este recorrido pasó por muchos cambios según la época, los sucesos históricos, las tendencias o las oportunidades que ofreciera un destino concreto. Así, por ejemplo, en el siglo XVIII la pujanza de Prusia aumentó el interés por extender el viaje a las zonas de cultura germana, cuando anteriormente el mundo mediterráneo era el centro de atención; o después del descubrimiento de Pompeya y Herculano, la visita a las ruinas se convirtió en la parada final de muchos viajeros, algunos de los cuales terminaban su Grand Tour con una ascensión al Vesubio. Incluso la mera presencia de un personaje de renombre en un determinado lugar podía influir en el itinerario, como sucedió durante el exilio de Voltaire en Suiza o tras la muerte de Lord Byron en Grecia.

Se consideraba obligada una estancia en París y en alguna ciudad del norte de Italia como Turín, Milán o Venecia; aunque lo habitual, si el presupuesto lo permitía, era proseguir el viaje hacia el sur pasando por Florencia y Roma

Goethe en la campiña romana, por Johann Heinrich Wilhelm Tischbein (1787)
GOETHE EN LA CAMPIÑA ROMANA, POR JOHANN HEINRICH WILHELM TISCHBEIN (1787) El polímata alemán fue uno de los grandes enamorados de Italia e incluyó la recomendación de visitar Sicilia: «Ver Italia sin ver Sicilia es como no haber visto Italia, puesto que Sicilia es la clave de todo». . Foto: Städel Museum, Frankfurt

 

Pero entre todos los destinos, Italia —o mejor dicho, la multitud de estados que la conformaban antes de la unificación— fue siempre el predilecto por la variedad de oportunidades que ofrecía: contacto con las grandes civilizaciones de la Antigüedad, una enorme riqueza artística y algunas de las cortes más elegantes de Europa; no hay que olvidar que, además de la formación cultural, se suponía que el Grand Tour debía ser una instrucción en las costumbres de la alta sociedad. Si Milán y Turín eran los referentes en cuanto a refinamiento, Venecia era el ejemplo de la grandeza ostentosa. Florencia la cuna del Renacimiento y Roma de la antigua civilización, aunque de aquella quedase ya bien poca. Y lo más importante, Italia era todo lo opuesto a la rígida Inglaterra de aquella época, un verdadero choque cultural para los jóvenes de la alta sociedad, un destino “exótico”. Esto también llevaba una cierta carga de superioridad moral por parte de la aristocracia inglesa, que en general veía la Europa mediterránea como una tierra del pasado, rural, atrasada y libertina.

 

TUTORES Y COMPAÑEROS

 

Y precisamente a causa de esto, las familias de bien no estaban dispuestos a enviar a sus hijos solos a un viaje que, junto con la oportunidad de una gran formación cultural, era vista también como un camino fácil hacia la perversión. Se trataba, al fin y al cabo, de jóvenes educados en una sociedad muy rígida y moralista, que “puestos en libertad” podían dilapidar el presupuesto del viaje en fiestas, cortesanas, juegos de azar y otros tipos de diversión que podían manchar el buen nombre de la familia o incluso poner en peligro su seguridad.

Turistas ingleses en la campiña, por Carl Spitzweg (1835)
TURISTAS INGLESES EN LA CAMPIÑA, POR CARL SPITZWEG (1835) Una característica distintiva de quienes emprendían el Grand Tour era que no renunciaban a su porte aristocrático aunque este fuese claramente desaconsejable: así, se les podía ver con traje completo o vestido largo en pleno verano y subiendo montañas con calzado totalmente inadecuado.. Foto: Alte Nationalgalerie, Berlín

Por ese motivo, quienes partían hacia el Grand Tour lo hacían acompañados de una persona de absoluta confianza, generalmente un miembro de la propia familia, un amigo íntimo de los padres o un tutor particular del joven. Era deseable que se tratara de alguien de mediana edad, que hubiera hecho él mismo el viaje en su momento y que pudiera tanto refrenar las temeridades de su protegido como solucionar de forma discreta los eventuales problemas que surgieran. A menudo también acompañaba al viajero, en calidad de compañero, alguien de una edad similar a la suya y siempre del mismo sexo, que estuviera a su lado allí donde su tutor, por corrección, discreción o fingida ignorancia, no pudiera estar: por ejemplo, en las más que habituales visitas a las cortesanas.

Junto a estos acompañantes, los más pudientes se permitían llevar consigo un reducido séquito que incluía generalmente un paje y en ocasiones un cocinero. Una parte esencial del Grand Tour era el coleccionismo de souvenirs, que podían ir desde retratos a piezas de arte antiguo, y esto significaba cargar con un equipaje que iba en aumento a medida que el viaje avanzaba. Había artistas especializados en lo que hoy llamaríamos postales, como Giambattista Piranesi o Giovanni Paolo Panini, y los más ricos se podían permitir adquirir incluso una pintura de Canaletto; estos pintores, llamados vedutisti, hacían auténticas fortunas vendiendo estampas de las ciudades a los turistas del norte. Otros personajes, poco escrupulosos, vendían piezas antiguas que frecuentemente eran falsificaciones.

Interior del Panteón, por Giovanni Paolo Panini (1734)
INTERIOR DEL PANTEÓN, POR GIOVANNI PAOLO PANINI (1734) Los vedutisti producían cuadros de pequeño formato, ilustrando los monumentos y lugares más emblemáticos de la ciudad, como recuerdo para los viajeros del Grand Tour. Foto: National Gallery of Art, Washington D.C.
EL FINAL DE UNA ÉPOCA

Al volver a su patria, enriquecidos con el bagaje material y cultural acumulado, se esperaba que los jóvenes aportasen su experiencia a la sociedad menos afortunada. Muchos escribieron cuadernos de viaje con sus impresiones, que a su vez inspirarían y ayudarían a futuros viajeros, pero que también reforzaban los tópicos acerca de lo que uno podía esperar encontrarse en cada país. Cabe destacar que, cuando la tradición se extendió también a las hijas de la aristocracia y la burguesía, muchas encontraron en el Grand Tour una de las pocas oportunidades para conocer mundo y escribir sobre él: una de ellas, Mary Shelley, concibió su novela Frankenstein en el curso de una lluviosa estancia en Suiza en compañía de otros escritores.

El desarrollo del ferrocarril de vapor a principios del siglo XIX tuvo un impacto directo en la manera de entender el Grand Tour. Por una parte hizo más asequibles y rápidos los viajes por el Viejo Continente, extendiendo los horizontes hasta destinos que típicamente no habían formado parte del recorrido como Rusia, Turquía y España. Pero precisamente, la mayor facilidad para viajar hizo disminuir el prestigio social del Grand Tour —no hay que olvidar que era también una experiencia para presumir de ella— y la necesidad de hacer un viaje tan largo. La costumbre se trasladó entonces a los ricos estadounidenses, que a pesar del desarrollo económico de su país carecían de una larga tradición cultural que debían buscar en Europa.

Una guía Bradshaw de 1891
UNA GUÍA BRADSHAW DE 1891 Las Guías Bradshaw, creadas por el editor y cartógrafo inglés George Bradshaw, fueron los primeros bestsellers turísticos en una época en la que viajar empezaba a ser asequible para las clases medias: incluían un gran número de informaciones prácticas así como recomendaciones de visitas y apuntes de cultura. Foto: W.J. Adams (CC)

En perspectiva, no es exagerado decir que los viajeros del Grand Tour inventaron muchas facetas del turismo moderno como los viajes de estudios, la pasión por los souvenirs o el intercambio cultural; incluso los paquetes a precio cerrado, que no solo evitaban que la aventura se saliese del presupuesto sino que también permitían a los padres controlar mejor en qué se gastaban sus hijos el dinero de su “viaje de formación”.

Vídeos recomendados:

Exposición Viaja con Nosotros: El Grand Tour. UNED

LA HISTORIA DEL TURISMO: Thomas Cook, el padre de la industria turística. Viajando con Somos Nómadas

125 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. el Grand Tour no solo sentó las bases de la filosofía Erasmus, sino también varias facetas del turismo moderno, caracterizado por el intercambio cultural o los souvenirs, así como los viajes pre programados al estilo de un Interrail. Una experiencia sustentada en la necesidad de conocer, observar y escuchar durante la juventud. Un desarrollo y formación cultural e intelectual que, si ya se realizaba durante el siglo XVII, a día de hoy, existiendo más posibilidades y oportunidades, se hace más necesario que nunca.

  2. El presente articulo nos menciona sobre el gran viaje que realizaban los jóvenes aristócratas británicos entre los siglos XVI y XVIII. Con la llegada del siglo XVIII y de la Ilustración, llegó también el auge del Grand Tour. Este movimiento intelectual promulgó nuevas formas de pensamiento, de educación y de abordar el conocimiento. La fe de los ilustrados en las posibilidades del Estado provocó que los futuros hombres políticos quisieran conocer otros gobiernos y recabar conocimientos para su propio país. Viajar se establecía como el mejor modo de conocer al hombre y su relación con el mundo.

  3. INETRESANTE ARTICULO TENIENDO ENTENDIDO QUE EL TURRISMO ES EL DESPLZAMIENTO DE PERSONAS DE UN LUGAR A OTRO CON LA FINALIDAD DE CONOCER CULTURAS DIFERENTES. EN ESTE CASO LA FINALIDAD ERA APRENDER MAS DEL MUNDO PERO QUE SOLO ERA EXCLUSIVO PARA LA ARISTOCRACIA INGLESA Y QUE LO HACIAN ACOMPAÑADO D EUN TUTOR. TENER CONOCCIIMINETO DE OTRAS CULTURAS Y ADQUIRRIR CONOCIMIENTOS ES MUY IMPORTANTE TE PERMITE AMPLIAR TU MENTE DE TENER MAYOR ALCNACE TUS IDEAS, TE CONVIERTES EN UNA PERSONA DE MAYOR TRAYECTORIA.

  4. JARED ALEXANDER CARI SOLANO - DEFENSA NACIONAL - ADM DE EMPRESAS 10 CICLO - SECCIÓN B - UNFV

    Del 1 al 10, califico con un 20 al artículo, es maravilloso su fondo y forma. Excelente iniciativa de los británicos en ser los precursores del turismo moderno, dado que muchos jóvenes se aquella époco debían hacer un tour por países del continente europeo para enriquecer su cultural social, interactuar con diferentes culturas así como explorar sus monumentos para fines de estudio por así decirlo. Al día de hoy aún se sigue desarrollando en muchos viajes de excursión, cuando una persona va de vacaciones a un país o ciudad dentro del territorio nacional o incluso para realizar trabajos de investigación exploratoria.
    En mi situación por ejemplo, cuando estaba en la guardería, viajamos a catedrales limeñas, parques exóticos y fábricas. En el último grado de primaria y secundaria nos íbamos de excursión por diversas regiones del Perú para hacer turismo, comprar souvenirs y tomamos fotos para el recuerdo. Por último en la universidad recuerdo los viajes a Chanchamayo, Villarrica y Cajamarca para hacer trabajos de campo e investigación.
    En fin, son experiencias memorables que nos dejan los viajes por el Perú y el mundo y se lo agradecemos tanto al turismo.

  5. Del 1 al 10, califico con un 20 al artículo, es maravilloso su fondo y forma. Excelente iniciativa de los británicos en ser los precursores del turismo moderno, dado que muchos jóvenes se aquella époco debían hacer un tour por países del continente europeo para enriquecer su cultural social, interactuar con diferentes culturas así como explorar sus monumentos para fines de estudio por así decirlo. Al día de hoy aún se sigue desarrollando en muchos viajes de excursión, cuando una persona va de vacaciones a un país o ciudad dentro del territorio nacional o incluso para realizar trabajos de investigación exploratoria.
    En mi situación por ejemplo, cuando estaba en la guardería, viajamos a catedrales limeñas, parques exóticos y fábricas. En el último grado de primaria y secundaria nos íbamos de excursión por diversas regiones del Perú para hacer turismo, comprar souvenirs y tomamos fotos para el recuerdo. Por último en la universidad recuerdo los viajes a Chanchamayo, Villarrica y Cajamarca para hacer trabajos de campo e investigación.
    En fin, son experiencias memorables que nos dejan los viajes por el Perú y el mundo y se lo agradecemos tanto al turismo.

  6. El sacerdote y tutor del siglo XVII Richard Lassels quien en su tiempo fue muy conocido, sugirió de que todo joven debe hacer el grand tour, esto fue tomado de buena manera por la realeza lo que trajo como consecuencia que esto se haga una tradición para todos los jóvenes aristócratas antes de pasar a su vida de adulto, por lo que les permitirá poder abrir un mundo diferente y conocer diferentes culturas esto al estar impulsado por el empirismo ya que lo mejor para dar una opinión es conociéndolo tú mismo

  7. A finales del siglo XVII era un requisito necesario para la educación cultural y social que los hijos de la clase alta realicen un viaje de formación “El Gran Tour”, tomando en cuenta su presupuesto, además que lo hacían acompañados de una persona de absoluta confianza. Fue una manera de impulsar el turismo europeo. Se puede decir que estos viajes eran lujos que solo los adinerados podían darse a comparación de los de la clase baja, es similar a lo que pasa en la actualidad no todos tenemos las posibilidades de viajar libremente.

  8. Un artículo bastante interesante, que promueve a que los jóvenes realicen viaje a otros continentes para conocer sus hechos históricos, sus tendencias y oportunidades que ofrece dicho destino concreto. Y finalmente después de haberse enriquecido de experiencias, conocimientos, vuelve a su lugar natal para aportar a la sociedad en los diversos ámbitos, para su desarrollo y crecimiento.

  9. Este artículo de gran interés, manifiesta que la educación de aquellos tiempos resultó de gran beneficio para engrandecer la educación culturar y el beneficio de poder conectar con otras culturas, pues actualmente el cambio de varias cosas y en específico la bajísima educación en Perú, nos tae la esperanza que si se lograra plantear el «grand tour» se manifestaría un cambio positivo para enriquecernos culturalmente.

  10. Ciertamente europa tiene variedad de paisajes ademas de una de las mejores logisticas de transporte de todo el mundo, incluso hace 2 siglos es por ello que el viajar o retirarse a alguna zona gano tanta popularidad al crear el turismo, puesto que era una excelente experiancia ademas de que permitia adquirir conocimiento y experiencias de distintas partes.

  11. A mediados del siglo XVII tuvo lugar el auge de este itinerario de viaje por Europa que realizaban los jóvenes al terminar sus estudios y antes de lanzarse de lleno hacia la vida adulta. Cuando se apertura el programa Erasmus el cual fue creado en 1987, los privilegiados eran tan solo algunos estudiantes, contados con los dedos, se podría decir, que tenían tanto la nota académica como la capacidad económica de estudiar un año fuera de su país. Ya que incluso en la actualidad, el hecho que algún estudiante quiera surgir fuera de su país es costoso no solo es suficiente con sus conocimientos. Gran artículo.

  12. Un artículo muy interesante, donde se puede ver lo creativo en el maneo del turismo; ya que nos permite saber más del tema como es Grand Tour era un itinerario de viaje por Europa, antecesor del turismo moderno, que tuvo su auge entre mediados del siglo XVII no es exagerado decir que los viajeros del Grand Tour inventaron muchas facetas del turismo moderno como los viajes de estudios, la pasión por los souvenirs o el intercambio cultural; incluso los paquetes a precio cerrado, que no solo evitaban que la aventura se saliese del presupuesto sino que también permitían a los padres controlar mejor en qué se gastaban sus hijos el dinero de su “viaje de formación”.

  13. El artículo nos relata que a finales del siglo XVII se puso de moda entre la aristocracia europea, especialmente la británica, la costumbre de enviar a sus hijos en un viaje de formación por el Viejo Continente. El Grand Tour, como así se llamó, se consideraba un requisito necesario para la educación cultural y social de los jóvenes de clase alta antes de que entraran en la adultez. En 1670 se publicó por primera vez El viaje a Italia, obra póstuma de Richard Lassels. escribió en su libro que todos los jóvenes de la aristocracia deberían realizar un “grand tour” La nobleza británica tomó buena nota de la recomendación y así el Grand Tour se convirtió en una etapa casi obligada de formación para los hijos, el Grand Tour podía durar desde unos pocos meses hasta varios años, dependiendo del presupuesto que facilitase la familia, del itinerario y de los intereses particulares de cada uno. Muchos escribieron cuadernos de viaje con sus impresiones, que a su vez inspirarían y ayudarían a futuros viajeros, pero que también reforzaban los tópicos acerca de lo que uno podía esperar encontrarse en cada país.

  14. El sector turístico actualmente por el tema de la pandemia en nuestro país aun sigue siendo bajo, sigue siendo una fuente de ingreso para muchas personas ya que desde el puesto más pequeño recibe una porción de demanda de clientes. Las actuales influencias culturales han hecho que el Grand Tour sea conocido sobre todo gracias a la literatura inglesa. La historia del turismo es extensa es muy variada. Y es que, a lo largo de la historia, han ido sucediendo continuas innovaciones que han ido profesionalizando y consolidando el sector dentro de la economía.

  15. RAUL EDUARDO HUAMAN PEREZ PALMA - DEFENSA NACIONAL - ADM DE EMPRESAS 10MO CICLO SECCIÓN B - UNFV

    El presente articulo nos habla de un viaje que realizaban los jóvenes de la aristocracia, la cual se volvería una etapa casi obligada de formación para los hijos debido a que así una vez que regresen a su país de origen puedan alimentarla de experiencias vividas en las diferentes culturas, así como la colección de souvenirs y también la posibilidad de poder haber realizado relatos de sus viajes los cuales, servirían para los próximos jóvenes que les tocaría realizar ese gran viaje.

  16. El presente artículo es interesante ya que se trata sobre el gran viaje que realizaban los jóvenes aristócratas británicos, el cual era una forma de viajar muy parecida a lo que actualmente se conoce como turismo, estos viajes realizados eran parte fundamental de su educación para que tengan conocimientos sobre cultura y puedan conocer distintos lugares, además la experiencia obtenida a raíz de cada uno de los viajes los ayudaría a madurar y convertirse en adulto, sobre todo el poder contribuir con la sociedad y de esta forma ser inspiración para futuros viajeros

  17. El turismo es tan antiguo como el hombre y nace con él mismo. Cuando estudiábamos el origen de nuestra raza en el colegio , hablábamos de indios nómadas y de indios sedentarios; estábamos hablando inconscientemente de turistas y de receptores de turismo. Hay muchas causas que hacen que el turismo haya tomado mundialmente importancia. En los países Europeos y en Estados Unidos el turismo, como movimiento más o menos interesante de volumen de personas, toma fuerza al establecerse el ferrocarril como medio de transporte.

  18. Para 1670 Europa se tenia la visión de la clase alta que los jóvenes de la aristocracia deberían realizar un gran tour, para que puedan formarse cultural y socialmente antes de pasar a la adultez.
    Entre las actividades o rutas del Grand tour era pasar por Italia como Milán o Venecia y dichos viajes podrían durar por meses y hasta años dependiendo del presupuesto de la familia.
    Al volver a su patria, enriquecidos con el bagaje material y cultural acumulado, se esperaba que los jóvenes adoptasen su experiencia a la sociedad menos afortunada.