MIJAÍL KALÁSHNIKOV, EL GRAN INVENTOR ARMERO ARREPENTIDO

Por: Luis Alberto Pintado Córdova y Alfonso Barba Caballero ABC

Moscú erige una estatua en homenaje al inventor del kalashnikov

Este gran inventor de armas soñaba con diseñar cosechadoras y máquinas agrícolas. Las circunstancias lo llevaron al invento de un arma casi perfecta: el AK-47, un fusil barato, sencillo y eficaz que ha matado (y mata) a cientos de miles de personas. Su ideal no era eso lo que quería su creador, Mijaíl Kaláshnikov, el hijo de unos campesinos deportados a Siberia por Stalin para trabajos forzados.
Kalashnikov “encarnaba los mejores rasgos del hombre ruso: un talento natural extraordinario, la simplicidad, la integridad y la organización”, declaró durante la ceremonia el ministro de Cultura, Vladimir Medinski, que calificó al rifle de asalto que inventó de “verdadera marca cultural de Rusia”.
El AK-47 es famoso por su seguridad en las condiciones climáticas más adversas, desde el desierto hasta las nieves. Las probabilidades de que el fusil se encasquille son muy bajas en comparación con otros fusiles de asalto, y ni el barro ni la lluvia hacen que el AK-47 sea más propenso a encasquillarse. Es el arma preferida por las guerrillas y fuerzas armadas orientales, como de terroristas del mundo.  La URSS nunca patentó sus derechos de inventor y se dice que Kaláshnikov jamás recibió dinero alguno por los cien millones de sus fusiles que se han vendido en todo el planeta. Es el arma oficial de los ejércitos de 55 países e incluso figura en los escudos de varios Estados, en particular de África por su contribución a la descolonización, por ejemplo Mozambique. A diciembre de 2007, el AK-47 era el arma de fuego de mayor producción de la historia, con cerca de 80 millones de unidades manufacturadas. El único inconveniente que tiene esta arma, es que por su mecanismo de acción, emite un sonido muy particular, por lo cual es fácilmente identificable el lugar de donde proviene el ataque. Es el arma preferida por los cárteles de la droga, principalmente los mexicanos, donde se le conoce como «cuerno de chivo» como de terroristas de América Latina.
No lo encuentras en el ‘Libro de los genios soviéticos de la ciencia’ del año 1954, ni en la oficina de empadronamiento, ni tampoco en la lista de residentes ni en la de trabajadores modelo que hay en la vitrina de la fábrica. En la última edición de la ‘Gran Enciclopedia Soviética’ ni siquiera se menciona en qué república vive ni aparece en ninguna foto. «Sin retrato», o, lo que es lo mismo, es un secreto.
«Mi vida es mi trabajo y mi trabajo es mi vida. Inventé este fusil de asalto para defender a mi país. Hoy en día estoy orgulloso que para muchos signifique un sinónimo de libertad».
Stoner y Kaláshnikov, en EEUU, en 1991.
Stoner y Kaláshnikov, en EEUU, en 1991.
En el año 1991 Kaláshnikov viajó a Estados Unidos. “Es Stoner, el diseñador del M16. Fue él quien me invitó. Muchos piensan que yo también soy millonario. Y por supuesto que lo soy, pero todos esos millones no los tengo en ningún banco, sino en el Pacto de Varsovia. Mis millones son todos y cada uno de los Kaláshnikov que constituyen el armamento del Pacto y por los que no he recibido un solo kopek”.
–Una vez dijo que si por cada Kaláshnikov que se ha fabricado le hubiesen dado un rublo, ahora sería millonario.
–”Eso es fácil de calcular, serían por lo menos cincuenta y cinco millones. ¿Y cuánto tengo? Nada. Cuando estuve en Estados Unidos me sentí como un mendigo, ni siquiera me podía permitir un helado. Los responsables de la fábrica me dijeron que era un viaje privado, así que no me dieron nada. Stoner tiene su propio avión, pero yo no me puedo permitir ni un billete de avión de Izhevsk a Moscú. Voy en tren: veinte horas”. Declaro ante un historiador. Primeras páginas de un libro salvaje, ‘En el valle del paraíso. Viaje a las ruinas de la URSS’, de Jacek Hugo-Bader (La Caja Books)
Kalashnikov murió el 23 de diciembre de 2013 tras una larga enfermedad, a los 94 años, y fue enterrado con honores en un gran monumento militar cerca de Moscú, en presencia del presidente Vladimir Putin y otros altos responsables rusos. Un hecho criticó porque desnuda la utilización de la imagen de un hombre que murió en la pobreza y el régimen comunista no lo ayudo en nada. Es la utilización de un muerto para mezquinos intereses políticos que fomentan la lucha armada y la violencia en el mundo. 
La empresa Kalashnikov, en declive y quebrada cuando falleció el ingeniero, atravesó una profunda modernización orquestada por los poderes públicos, que cedían la mayor parte del capital a inversores privados.

Hasta cinco mil yihadistas chinos combaten en Siria | Público

Cómo y por qué el AK-47 se convirtió en el arma preferida de los yihadistas

Kalashnikov nunca ganó ningún dinero con la venta de los AK-47, utilizados por los ejércitos de más de 80 países y grupos terroristas de todo el mundo. Murió en el abandono.
En una carta que había enviado al patriarca Cirilo I de Moscú antes de morir decía:
“Mi dolor espiritual es insoportable. Sigo haciéndome la misma pregunta sin resolución: si mi rifle le quitó la vida a personas, ¿podría ser que yo, un creyente cristiano y ortodoxo, sea culpable de esas muertes, aun cuando fueran enemigos?.
Cuanto más vivo, más se adentra esta pregunta en mi cerebro y más me pregunto por qué el Señor permitió al hombre los deseos diabólicos de la envidia, la codicia y la agresión.
Mi meta era crear armamento para la protección de las fronteras de mi patria.
Fue por primera vez a una iglesia a la edad de 91 años y fue bautizado más tarde. “El Señor me mostró el camino en la tarde de mi vida… Cuando crucé el umbral de una iglesia, mi alma sintió como si hubiera estado allí antes”. El secretario de prensa del patriarca, Alexander Volkov, afirmó al diario ruso que el líder de la Iglesia recibió la carta y escribió una respuesta personal. “La Iglesia tiene una posición muy definida: cuando las armas sirven para proteger a la patria, la Iglesia apoya tanto a sus creadores y los soldados que lo utilizan”, dijo.
“El Señor me mostró el camino en la tarde de mi vida”.
“No es mi culpa que el Kalashnikov fuera utilizado en muchos sitios con problemas. Creo que la culpa de eso la tienen esos países y no los diseñadores”.

 

99 years since the birth of Mikhail Kalashnikov — RealnoeVremya.com
He recorrido un camino lleno de espinas. Imagínese: se convoca un concurso para diseñar un arma automática y se inscriben un tipo llamado Degtiariov, que era general; Símonov, otro general, y Shpaguin, un célebre diseñador, y en medio de todos se cuela de pronto un humilde sargentillo. Se impresionaron del invento. La patria, el pueblo, el trabajo, esas son las palabras que consideraba sagradas.

Muere Mijail Kalashnikov, el inventor del fusil AK-47 o Cuerno de Chivo. Imagen Noticias

Pobre y olvidado por la URSS: el triste final del genio que creó el AK-47

En 1994, un redactor de Blanco y Negro compartió una tarde de caza con el ingeniero Mijaíl Kaláshnikov; sus armas son hoy las predilectas del régimen talibán.

«En este país, los constructores nunca han recibido lo que se merecen».

Por: Manuel P. Villatoro

Actualizado: 

Pocas veces dos letras y dos números han sido tan populares en la historia. El fusil de asalto AK-47 es, todavía hoy, el arma más producida del mundo. Los cincuenta millones de unidades que copan Europa, Asia. África y América así lo demuestran. Barato, más simple que el mecanismo de una botija cordobesa y casi tan resistente como una roca, ha conseguido convertirse en una seña de identidad de la URSS desde los años cincuenta. Lo que no logró, sin embargo, fue hacer multimillonario a su diseñador, el ruso Mijaíl Kaláshnikov; algo que él mismo admitió en los noventa: «En este país, los constructores nunca han recibido lo que se merecen».

Kaláshnikov hizo estas amargas declaraciones al periodista de ‘Blanco y negro’ John Kampfner después de disfrutar de un día de caza con él en 1994. Una jornada gélida y agradable en la que, como la lluvia, el reportero caló hasta los huesos al anciano y descubrió que pasaba su jubilación olvidado por el gobierno y sin lujo alguno: «Desde hace diez años vive solo, aunque su hija Yelena va por su casa los domingos para hacer limpieza. La sordera aumenta su aislamiento. Aunque a veces parece como si simulara no oír para quedarse solo». Hacía valer, en definitiva, una máxima que había repetido hasta la saciedad: «No derroches y no te faltará».

Caza y confesiones

Kampfner acudió a la residencia de Kaláshnikov en una fecha muy señalada: el 11 de noviembre, una jornada después de que el anciano celebrara su septuagésimo cuarto cumpleaños. «Estamos haciendo lo que más le gusta: cazar alces con su hijo, Viktor, y algunos amigos de toda la vida», explicaba. El día comenzó en una casa apartada de los Montes Urales, en la Rusia Central. Desde allí partieron hacia el bosque. «Él está en el asiento trasero de su vehículo de tracción a las cuatro ruedas, con la vista fija en el pinar nevado que se extiende ante él. Parece sumido en sus pensamientos».

Durante el camino un curioso suceso puso de manifiesto que la familia no atesoraba una fortuna. «De pronto, el coche se detiene y Viktor abandona el asiento del conductor. Regresa con el cadáver congelado de una liebre. ‘Para los perros’, murmura. Su padre asiente con la cabeza y coloca el animal entre sus pies», dejaba patente el autor. Aquel episodio fue una verdadera epifanía para Kampfner: «A pesar de sus inventos y su patriotismo, ha sacado poco provecho del trabajo de toda una vida. Pagó los muebles de su apartamento de dos dormitorios con el premio Stalin que ganó antes de cumplir los 30. Y cuando va a Moscú suele viajar en tren porque el avión es demasiado caro».

Caminata va, caminata viene, Kaláshnikov no tardó en sincerarse. Le contó que no había recibido apenas beneficios por el AK-47, salvo una pequeña cantidad de derechos del inventor reducidos por la inflación, y que la URSS no había hecho esfuerzos por monetizar el fusil de asalto. «La Unión Soviética nunca intentó poner trabas a la imitación del rifle por parte de sus países ‘hermanos’. Está claro que solo el comunismo pudo explotar con tanto desdén a un genio de la técnica como Kaláshnikov», añadía el periodista de ‘Blanco y negro’. El anciano se mostró sincero: «Rusia y Occidente son lo mismo. Lo que buscan es sacar dinero a tu costa».

Esa jornada, el ingeniero contó que se había percatado de su pobreza cuando visitó Estados Unidos en mayo de 1990. El viaje le abrió los ojos en muchos sentidos y le hizo entender cómo funcionaba el comunismo. «En Washington le presentaron a su colega norteamericano Eugene Stoner, autor del diseño del M-16, que fue distribuido por primera vez entre las tropas estadounidenses en 1961», escribía Kampfner. El ruso se presentó con una indumentaria pobre y tan solo llevaba en el bolsillo doce dólares. Era lo único que le habían dado los patrocinadores del viaje. Su homólogo, a cambio, portaba un traje carísimo. «Stoner tiene un avión particular y yo ni siquiera me puedo pagar un billete de avión», explicó al reportero.

Sus siguientes años no fueron mejores. Tanto la URSS como el posterior gobierno ruso le invitaron a algunos viajes, aunque más como un símbolo. Ninguno le dio dinero. Para colmo, en los setenta tuvo que lamentar las muertes de su esposa, Yakarenina, y de su hija menor, Natalia; dos golpes que le hicieron encerrarse en sí mismo. En Aquellos días se retiró a una casa de campo apartada, ubicada a orillas de un lago. Vivienda, por cierto, que no le pagó el Kremlin, sino un engreído político local al que tuvo que convencer un general amigo suyo. La conversación, rememorada por el anciano en ‘Blanco y negro’, no tuvo desperdicio: «¡Usted se cree que es Dios, pero los libros de historia Kaláshnikov, no de usted!».

Arrepentido

El encuentro fue más que revelador. Durante las largas horas de espera a veinte grados bajo cero para hacerse con una presa, Kaláshnikov confesó que, desde hacía años, le dolía cada bala disparada entre las viejas repúblicas soviéticas: «¿Cree que es agradable ver a todos esos matones usando tus armas? Los armenios y azeríes se matan entre sí. Antes todos vivíamos en paz». Él, sostuvo, había sido partidario de que no se disolviera la URSS: «A Yelstein le dije que no había razón por la que tuviera que deshacerse de nuestra patria». Sin embargo, se contuvo antes de seguir. «En todo caso, los políticos no merecen que se hable de ellos», insistió.

La noche fue, según el periodista, el momento para las confesiones más íntimas. Después de cenar como campesinos –el hígado y la lengua del alce que acababan de cazar–, Kaláshnikov se abrió en canal. «Se dirige a los reunidos. Su voz es aguda y alta, su lenguaje, seco. Las palabras parecen extrañamente ensayadas, quizá esta vez lo estén». Calmado, se esforzó por ser lo más claro posible para sus nuevos amigos llegados desde el otro lado de Europa: «Mi vida ha sido dura. Quería que mi invento sirviera para la paz. No quería que hiciese la guerra más fácil». Cerró su pequeño discurso con una revelación… «Si los políticos hubieran trabajado tanto como nosotros, las armas nunca habrían caído en malas manos».

Arma definitiva

El AK-47 (el número se corresponde con el año en el que se obtuvo el primer prototipo) fue esbozado por Kaláshnikov cuando este era todavía parte del Ejército Rojo. Como él mismo explicó a ‘Blanco y Negro’, empezó a diseñar el arma después de haber combatido durante algunos meses como tanquista en la Segunda Guerra Mundial. Tras el enfrentamiento, se propuso crear un arma que mejorara las prestaciones de la eficiente STG-44 del Tercer Reich. De ella copió los materiales, el diseño y su característico cargador curvo.

+ info

Kaláshnikov se inspiró además en el sistema de disparo del fusil M-1 Garand estadounidense, una de las armas que, según confesó el general Dwight D. Eisenhower, había resultado clave para la victoria estadounidense en la Segunda Guerra Mundial por su gran cadencia de fuego.

La máxima era ofrecer al Ejército Rojo una potencia de fuego equiparable a la del Tercer Reich para evitar una hecatombe como la que se dio en los primeros días de la Operación Barbarroja. «Cuando nos invadieron los alemanes vi sufrir a mis camaradas. Les llevaban en sillas de ruedas al hospital, heridos en defensa de su patria contra los fascistas. El valor no bastaba, los nazis tenían un arsenal superior y yo quería equilibrar la balanza», desveló a ‘Blanco y negro’.

El resultado fue el nacimiento del AK-47 (Avtomat Kaláshnikova) apenas dos años después, en pleno conflicto entre Oriente y Occidente, como bien confirma Juan José Primo Jurado en ‘Eso no estaba en mi libro de la Guerra Fría’. «Las primeras unidades de la nueva arma llegaron con el máximo secreto en 1949 y en 1951 el Ejército Rojo lo adoptó como arma principal de infantería, sustituyendo al fusil PPSH.-41, aunque no fue hasta 1954 cuando entró en servicio a gran escala», desvela en doctor en Historia español en su obra. Poco a poco, el fusil fue adoptado por los países del Pacto de Varsovia y, en los años posteriores, también por las regiones alineadas con la URSS en África, Asia y América.

Fuente: Archivo ABC

Fallece Mijaíl Kaláshnikov, el padre del legendario fusil de asalto AK-47. Fuente: RT en Español

26 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Mijail Kalashinkov, el gran inventor armero arrepentido, soñaba con diseñar cosechadoras. Sin embargo, invento un arma casi perfecta: el Ak-47 un fusil barato, sencillo y eficaz. El inventor siempre aseguro que su intención era defender a su patria, Rusia, y que lamentaba que su invento hubiese caído en las malas manos. El rifle fue adoptado por los paises miembros del Pacto de Varsovia como arma principal de su infantería y en la actualidad forma parte del arsenal de 55 ejércitos de todo el mundo.

  2. Es un caso parecido al de la creación de la bomba atómica, que al igual que el creador del arma AK-47, Einstein se arrepintió de haber creado un instrumento letal, si bien es cierto, uno espera que no se usen de forma contraria, es evidente que tenía que pasar, sabemos que en el mundo siempre existen rivalidades y pensamientos destructivos. No podemos culpar a sus creadores, si no eran ellos pudieron hacerlo otras personas más adelante, así que todo radica únicamente en la responsabilidad de cada individuo de cómo usar un conocimiento o invento, con un fin positivo o pensando en el bienestar común, o en el peor de los casos, con un fin contrario capaz de destruir vidas humanas. Definitivamente un tema de debate.

  3. Es un caso parecido al de la creación de la bomba atómica, que al igual que el creador de la arma AK-47, Einstein se arrepintió de haber creado un instrumento letal, si bien es cierto, uno espera que no se usen de forma contraria, es evidente que tenía que pasar, sabemos que en el mundo siempre existen rivalidades y pensamientos destructivos. No podemos culpar a sus creadores, si no eran ellos pudieron hacerlo otras personas más adelante, así que todo radica únicamente en la responsabilidad de cada individuo de cómo usar un conocimiento o invento, con un fin positivo o pensando en el bienestar común, o en el peor de los casos, con un fin contrario capaz de destruir vidas humanas. Definitivamente un tema de debate.

  4. La ak 47 un arma en la cual la mayoría de soldados usaban en la guerra, Un arma que si bien es correcto adaptable a todo terreno con un peso de 4.3 kilogramos, una debilidad es que las balas eran muy faciles de rastrear, ya que esta arma produce fuertes ruido al momento de ser usada.
    Las balas son de 7.62 m.m lo cual a una distancia corta o mediana distancia la efectividad de abatir al objetivos es de un 100%, pero a larga distancia se reduce a un 20 o 10% esto es por que la ak 47 tiene un rebote exagerado al momento de disparar una munición, lo que disminuye su efectividad en momentos de emboscadas o planes estratégicos.
    Sin duda es un arma muy efectiva, el creador murió sabiendo eso y sin ningún rencor por no tener alguna remuneración por su invento.

  5. En mi opinión, cabe precisar que las armas no matan personas; sino que las personas matan personas. La trascendencia de esta arma es muy interesante y lógica; ya que al ser un arma accesible y de manufacturación masiva tuvo un gran impacto mundial y ha estado presente en muchos conflictos históricos que nos han demostrado su origen en un objetivo político y por lo cual hay que estar alertas y en pro de la paz.

  6. Considerado un fusil barato, ligero, sencillo de elaborar,adaptable y de estructura casi indestructible, es el arma de mayor uso e influencia a nivel mundial, que si bien fue creado para generar paz terminó teniendo un destino muy opuesto al pensado; se sabe que es una de las armas más usadas por los rebeldes y terroristas, y que ha generado un estimado de 250.000 muertes al año. Un invento controversial pero de gran excelencia por su elaboración, una gran obra de Mijail Kalashinkov, que si bien ha sido mal empleada por los politicos es digna de admirar.

  7. Mijaíl Kaláshnikov, el diseñador del fusil de asalto AK-47, escribió en abril de 2013 una carta al patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa, en la que se expresaba su remordimiento por las muertes causadas por su invento.

    “Mi dolor espiritual es insoportable. Tengo la misma pregunta sin resolver: ¿Si mi rifle se llevó la vida de las personas?, entonces puede ser que soy culpable por las muertes de las personas, aunque fueran enemigos”, se preguntó Kaláshnikov, que falleció el pasado 23 de diciembre a los 94 años en un hospital de la república rusa de Udmurtia, a unos mil kilómetros al este de Moscú.

    La carta, reproducida por el diario ruso Izvestia este lunes, estaba escrita a mano y firmada por Kaláshnikov, que se describe a sí mismo como “un siervo de Dios”. El inventor del AK-47 explicó en la misiva que fue por primera vez a una iglesia a la edad de 91 y fue bautizado más tarde. “El Señor me mostró el camino en la tarde de mi vida… Cuando crucé el umbral de una iglesia, mi alma sintió como si hubiera estado allí antes”. El secretario de prensa del patriarca, Alexander Volkov, afirmó al diario ruso que el líder de la Iglesia recibió la carta y escribió una respuesta personal. “La Iglesia tiene una posición muy definida: cuando las armas sirven para proteger a la patria, la Iglesia apoya tanto a sus creadores y los soldados que lo utilizan”, dijo.
    El Señor me mostró el camino en la tarde de mi vida.
    Es lo que pude ampliar de este gran artículo.

  8. Mijaíl Kaláshnikov, el diseñador del fusil de asalto AK-47, escribió en abril de 2013 una carta al patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa, en la que se expresaba su remordimiento por las muertes causadas por su invento.

    “Mi dolor espiritual es insoportable. Tengo la misma pregunta sin resolver: ¿Si mi rifle se llevó la vida de las personas?, entonces puede ser que soy culpable por las muertes de las personas, aunque fueran enemigos”, se preguntó Kaláshnikov, que falleció el pasado 23 de diciembre a los 94 años en un hospital de la república rusa de Udmurtia, a unos mil kilómetros al este de Moscú.

    La carta, reproducida por el diario ruso Izvestia este lunes, estaba escrita a mano y firmada por Kaláshnikov, que se describe a sí mismo como “un siervo de Dios”. El inventor del AK-47 explicó en la misiva que fue por primera vez a una iglesia a la edad de 91 y fue bautizado más tarde. “El Señor me mostró el camino en la tarde de mi vida… Cuando crucé el umbral de una iglesia, mi alma sintió como si hubiera estado allí antes”. El secretario de prensa del patriarca, Alexander Volkov, afirmó al diario ruso que el líder de la Iglesia recibió la carta y escribió una respuesta personal. “La Iglesia tiene una posición muy definida: cuando las armas sirven para proteger a la patria, la Iglesia apoya tanto a sus creadores y los soldados que lo utilizan”, dijo.
    El Señor me mostró el camino en la tarde de mi vida.
    Es lo que pude ampliar de este gran artículo.

  9. UN DETALLE DE LA LECTURA DEL ARTÍCULO FINAL ME IMPRESIONO PARA NO CAER EN EL EWNGAÑO DEL SISTEMA QUE SE TRETENDE IMPLANTAR EN EL PERÚ. Kaláshnikov no tardó en sincerarse. Le contó que no había recibido apenas beneficios por el AK-47, salvo una pequeña cantidad de derechos del inventor reducidos por la inflación, y que la URSS no había hecho esfuerzos por monetizar el fusil de asalto. «La Unión Soviética nunca intentó poner trabas a la imitación del rifle por parte de sus países ‘hermanos’. Está claro que solo el comunismo pudo explotar con tanto desdén a un genio de la técnica como Kaláshnikov», añadía el periodista de ‘Blanco y negro’. El anciano se mostró sincero: «Rusia y Occidente son lo mismo. Lo que buscan es sacar dinero a tu costa». A LOS TRAFICANTES DE ARMAS Y A LOS QUE PRACTICAN EL ODIO A LA LUCHA DECLASES LES ENCANTA LA VIOLENCIA Y LA GUERRA PARA ENRIQUECERERSE.

  10. A Mijaíl Kaláshnikov no lo encuentras en el ‘Libro de los genios soviéticos de la ciencia’ del año 1954, ni en la oficina de empadronamiento, ni tampoco en la lista de residentes ni en la de trabajadores modelo que hay en la vitrina de la fábrica. En la última edición de la ‘Gran Enciclopedia Soviética’ ni siquiera se menciona en qué república vive ni aparece en ninguna foto. «Sin retrato», o, lo que es lo mismo, es un secreto.
    «Mi vida es mi trabajo y mi trabajo es mi vida. Inventé este fusil de asalto para defender a mi país. Hoy en día estoy orgulloso que para muchos signifique un sinónimo de libertad». El comunismo soviético utilizo su heroísmo y patriotismo, en una entrevista se quiebra el inventor por lo que se arrepintió.

  11. Un gran artículo con palabras para la reflexión del alma. Me gusto: “Cuanto más vivo, más se adentra esta pregunta en mi cerebro y más me pregunto por qué el Señor permitió al hombre los deseos diabólicos de la envidia, la codicia y la agresión.
    Mi meta era crear armamento para la protección de las fronteras de mi patria.
    No es mi culpa que el Kalashnikov fuera utilizado en muchos sitios con problemas. Creo que la culpa de eso la tienen esos países y no los diseñadores”.
    El inventor sirvió a su patria sin saber lo que vendría después por el mundo. Cosas de la vida.

  12. No lo encuentras en el ‘Libro de los genios soviéticos de la ciencia’ del año 1954, ni en la oficina de empadronamiento, ni tampoco en la lista de residentes ni en la de trabajadores modelo que hay en la vitrina de la fábrica. En la última edición de la ‘Gran Enciclopedia Soviética’ ni siquiera se menciona en qué república vive ni aparece en ninguna foto. «Sin retrato», o, lo que es lo mismo, es un secreto.
    «Mi vida es mi trabajo y mi trabajo es mi vida. Inventé este fusil de asalto para defender a mi país. Hoy en día estoy orgulloso que para muchos signifique un sinónimo de libertad». Excelente artículo.

  13. Combatiente de la Gran Guerra Patria como suboficial de carros, demostró desde su incorporación a filas un gran interés por las armas de fuego. En el año 1941, el general Gueorgui Zhúkov destinó a Kaláshnikov a Leningrado (ahora San Petersburgo) para que aplicara sus inventos a mejorar los tanques. Fue en ese momento cuando Kaláshnikov tuvo que dirigir un carro de combate T-34 contra los alemanes durante diversas batallas, hasta que en octubre, en la batalla de Briansk, fue herido en un brazo por una bomba. En el hospital empezó a pensar en una nueva arma basándose en las quejas de sus compañeros sobre las anticuadas carabinas soviéticas. Lástima que u gran invento fuera utilizado por lo hombres para matar hasta hoy en terrorismo , narcotráfico y delincuencia.