Por: Dr. Juan Carlos Antón Llanos. Periodista y Economista

 

Han pasado casi 12 horas desde la noticia y yo sigo mirando lo que para mí es la playa, unas piedras y un par de latas con cerveza que acompañan este nublado día de verano.

Benjamín ya cumplió 3 años y medio, aunque todos le echan más, incluso confundiéndolo con uno de 6. Será por su tamaño, su postura, su desenvolvimiento o su mirada. Parece que va creciendo y madurando a una velocidad adecuada. Por eso pensaba tomar su mochila de Spiderman y llenarla con algo de ropa y algún carrito a tracción de los que tanto le gusta, escaparnos toda la tarde del último sábado de enero a que juegue con Giacomo y Juan Diego mientras los papás de estos niños pasáramos una amena tarde conversando, riendo y tomando con alguna que otra chelita. Obviamente, en esa reunión, no podría faltar el corpulento primo Junior.

Ese plan ya no podrá concretarse. Hace 12 horas sonó el celular por última vez. Era una llamada del cielo que pedía la gracia y buen humor de mi primo Favio – el papá de Giacomo y Juan Diego – al lado de la presencia de nuestro Señor Jesucristo.

17 días de entubación fueron suficientes para que dejará de sufrir. Con 41 años, ya pudo conocer a Dios personalmente y, aunque a muchos nos duela su partida, todos sus amigos y familiares lo recordaremos por su particular forma de ser.

No nos pudimos despedir personalmente, pero sé que le gustaba, además de ir al estadio a alentar al Boys y comer su carapulca con varias bebidas espirituosas, que escriba sobre él.

¡Salud a tu memoria, Favio!

  • – – – – – – – – – – – – – — – – – – – – – – — — — – – — – – – – – – –
NOTA DE CIERRE DE EDICIÓN
Una forma de compartir el dolor humano con la perdida de un ser querido, como es el caso del primo Favio de mi amigo, compañero y cofundador de Innov@s Juan Carlos Antón Llanos es mediante la  cultura convertida en uno de los territorios más fértiles parar soportar como sociedad (e individualmente) el estado de alarma de una larga cuarentena y confinamiento por varios meses por parte del gobierno. Algo que conlleva un estado de angustia, depresión que si no la sabemos canalizar o manejar nos llevaría por estados psicológicos de salud negativos. Es por esta inquietud que en solidaridad con todos los caídos por el coronavirus encontré una  poesía que no es ajena a lo que sucede, pero también aloja una esperanza. Es más, la poesía siempre es tierra fecunda con lo inmediato. Luis Alberto Pintado Córdova

Ya está en todas partes

Por Mercedes Gorostiaga (1993, Argentina) desde Nueva York

No hay tiempo que perder.
Los viajeros corren y el miedo también.
Para combatir una epidemia hay que actuar con rapidez.

Pruebas fallidas y reglas complicadas.
Un gobierno insuficiente con una doctora inteligente.

Con resultados nulos.
Y un sistema burocrático.
Se habla de oportunidades perdidas.
De frustraciones y muertes.

Mientras los científicos gritan por atención.
La tos se convierte en un sonido aterrador.
Mientras el gobierno genera indignación.
Los doctores llegan a la peor conclusión.

Un virus incontrolable.
Una pandemia indescifrable.
Y un gobierno incompetente.

El tiempo se fue y los viajeros también.
La pandemia está acá y la muerte también.

 

15 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. A pesar de los intentos de disminuir el número de victimas, muchas han pasado por la triste situación de perder un familiar, amigo, conocido que falleció por contagiarse de coronavirus, es un hecho que nos afecta a todos y es una linda manera de despedirse escribir una carta, una historia, pensamientos o recuerdos en conmemoración a aquella persona. Es una emotiva manera de despedir a quien ya no esta.

  2. Wo, que poesía tan emotiva. En el 2019, quién iba a pensar que una pandemia en el 2020, nos limitaría muchas cosas, se llevaría muchos seres queridos, amigos, o conocidos, es muy triste todo lo que pasó y sigue pasando, antes nos enfermábamos de una gripe, tos, lo tomábamos a la ligera, ahora no, nos mantenemos alerta, y prevenimos con nuestros seres queridos, porque no sabemos si es ese virus, o un resfriado común. Es por esa razón que debemos aprender a valorar a nuestros seres queridos, darles lo mejor que se pueda en vida, amarlos, pues no sabemos cuando no estaremos aquí en la tierra o ellos estarán con nosotros. Mi más sentido pésame al Dr. Juan Carlos Antón Llanos.

  3. Al leer este artículo me hizo recordar las oraciones en todo el mundo y de todas las religiones. Desde Asia hasta América Latina y Estados Unidos, desde Rusia hasta Sudáfrica, los líderes religiosos les piden a sus creyentes oraron un jueves (14.05.2020) por la pandemia de la COVID-19. El lema de esta convocatoria tuvo grandes precedentes: “Rezar por la humanidad”.

  4. Acompañamos el el dolor humano con la perdida del primo Favio del Dr. Juan Carlos Antón Llanos.
    Por favor, todos debemos cuidarnos y orar a Dios por estar en sus manos.

  5. Un claro caso de una víctima más del covid, como de miles de pacientes que sufrieron de entubación fueron suficientes para que dejará de sufrir. Un hombre joven como la de varios amigos que partieron a los brazos de a Dios, otros no alcanzaron medicamentos ni ayuda médica, algo indignante para los pobres. Un artículo para la reflexión, bonito poema.

  6. Morir en tiempos de pandemia por coronavirus es irse del mundo en soledad muchas veces sin ayuda espiritual y sin despedidas de tus seres queridos, eso es lo que más nos parte el alma. No es fácil afrontar ese dolor en soledad, muchas veces en hospitales sin la debida asistencia sanitaria en ese dolor interno que provoca la muerte, más aún cuando no hemos podido acompañar, escuchar su voz, dar una última caricia, agarrar fuerte la mano de la persona a la que amamos antes de que se vaya. Algo triste, muy triste para los seres queridos…un artículo escrito con el corazón que me conmovió.

  7. Un testimonio de vida, llena de felicidad y alegría al lado des eres queridos que la cruel pandemia de covid 19 nos lo separa y nos quita con dolor tras a7 días de sufrimiento. Un artículo para reflexionar en torno a nuestros seres queridos y amigos.