Por: Mg. Carmen Rosario Almeyda Barzola. Docente de la UNFV

La enseñanza de la historia a través de los tiempos se ha enfrentado a los usos y abusos sociales de los relatos de acontecimientos y personajes del pasado, la educación tiene una importante y constante responsabilidad. El aprendizaje de la asignatura de  Historia en el Perú ha pasado por muchas etapas algunas más preocupantes que otras  ya que iniciamos nuestro primeras experiencias históricas con la educación básica, secundaria, preuniversitaria incluso en praxis universitarias que tristemente a través de extensas generaciones envueltos en el enfoque tradicional lo único que recordábamos son acontecimientos, personajes y fechas que se fueron descalificando mientras se avanzaba en el quehacer educativo gracias a memorismos insistentes en tiempos donde primaba “el pie de la letra” dejando de lado  y casi en el oscuro olvido la asimilación, comprensión análisis, crítica, reflexión e integración de los contenidos aprendidos que imposibilitaron al docente a enseñar y a los estudiantes a comprender cuáles son las claves que residen detrás de los hechos, de los fenómenos históricos y de los procesos que explican lo ocurrido y sus causas (Moradiellos, 2009).Estas experiencias lograron una desmotivación, desinterés hasta alcanzar un rechazo de la asignatura.

Y esta problemática también se observa en los estudiantes universitarios que les cuesta procesar información de manera comprensiva; haciéndose necesario recurrir a estrategias más visuales y que ayuden a fijar la atención y análisis de los contenidos teóricos permitiendo un aprendizaje con enfoque constructivista. El objetivo es lograr que a cualquier estudiante se le haga más fácil la comprensión de un tema que, aparentemente, podría ser complejo ya que están explicados por docentes que tienen dominio en la asignatura.

Uno de los principales retos que enfrentamos los docentes es el lograr que los estudiantes aprendan a sistematizar la información durante el proceso de aprendizaje.

Ausubel (2002) considera que para que se produzca un aprendizaje significativo es necesario establecer una relación entre los conocimientos previos de los estudiantes y los nuevos a adquirir, de forma surgirá una interacción fluida y un anclaje entre ambos. Se percibe el aprendizaje como un proceso dinámico, activo, donde la estructura cognitiva está constantemente en reestructuración, cuyo resultado es la determinación explícita de diferencias y similitudes entre las ideas relacionadas (p.32).

La didáctica de la historia, no únicamente tiene como campo de estudio la práctica de la enseñanza de dicha disciplina, sino también los ámbitos de la reflexión acerca de dicho quehacer:

La reflexión procesa la acción en términos teóricos, las propias teorías permiten ir más allá de la simple observación de prácticas propias y ajenas. En la permanente fecundación entre teoría y práctica peda­gógica se construye el discurso didáctico (Camillioni 1994 p. 27).

La didáctica de la enseñanza superior le proporciona al docente diferentes tipos de clases o formas de docencia, las que deben ser planificadas teniendo en cuenta los elementos ya mencionados. Dentro de la amplia gama de maneras para referirse a los tipos de clase que pueden desarrollarse en este nivel, a continuación, se mencionan los que se consideran de mayor interés, atendiendo al objetivo trazado.En la didáctica de la historia existen muchos enfoques respecto del para qué enseñar historia lo cual describo a continuación:

Una perspectiva que define la historia como una sucesión de acontecimientos entrelazados que deben ser conocidos por los estudiantes. Enseñar historia sería contar un relato de lo ocurrido, que con pos­terioridad los estudiantes repiten en un relato con mayor o menor similitud. Este enfoque se encuentra asociado a las corrientes psicopedagógicas de orden conductista y transmisiva.

Enseñar historia es formar en los jóvenes conoci­mientos de orden más bien prácticos,con el fin de configurar a buenos ciudadanos, buscando su participación en la vida cívica de su ciudad. Es primordial mirar cómo por medio de la historia se ha conformado nuestro presente, logrando identificar el aquí y ahora como elemento fundamental. Así analizar  dichos procesos históricos como fuente y base del presente de nuestra civilización y cultura.

La historia sería considerada como un fenómeno de construcción social, muchas veces quedándose en “letra muerta”, que no reacciona frente a todo el de­venir de la humanidad.

Enseñar historia es ayudar a los estudiantes a descubrir que cada uno  puede escribir su propia historia y construir una historia colectiva. Esto sería el resultado de lograr que nuestros estudiantes tengan una conciencia histórica.

Arancibia (2013) afirma que:

  1. La historia es una disciplina que debe ense­ñar el pasado como un fin en sí mismo, por tanto el estudiante debe reproducir lo que se ha dicho acerca de la historia. Un tipo de práctica asociada a un currículum técnico e instrumental.
  2. La historia es un medio para comprender el presente, por tanto el pasado interesa solo como referente global para dar cuenta de por qué las cosas son tal en la actualidad. El aprendizaje, por ello, es también reproductivo, pero contextualizado o significativo. Cercano a un tipo de currículum ciudadano y práctico.
  3. La historia es una estrategia para ser autó­nomos y críticos, principalmente con los modos en que se ha contado la historia, y por ello fomenta el aprendizaje emancipador y se basa en la perspectiva de la cognición distribuida, adscrita a una práctica curricular crítica y emancipadora.

Por otro lado, el contexto universitario en la actualidad de forma inevitable el docente se vincula a los procesos de innovación didáctica, el desarrollo de competencias en el proceso de enseñanza-aprendizaje con metodologías, estrategias y técnicas que posibilitan al docente y a sus estudiantes tener una gama de actividades individuales y grupales, sumergiéndose al maravilloso mundo tecnológico.

Ampliando esta perspectiva, la mirada se ha ido diversificando hacia asociar el uso de las TIC con el desarrollo de habilidades o competencias digitales en los estudiantes, apropiadas a los comportamientos y desafíos planteados por la nueva centuria (Gutiérrez y Tyner 2012).

Ertmer y Ottenbreit-Leftwich (2010), para apoyar el uso eficiente de las TIC nos dice que hay que atender al menos a cuatro fenómenos: el conocimiento docente de las tecnologías, la auto­eficacia de las TIC en sus prácticas, las creencias pedagógicas que construyen los docentes para apren­der y enseñar y, por último, la cultura académica que favorece o dificulta esta incorporación. Con ellos estos cuatro elementos permitirán que se instale, permanezca y provoque aprendizajes.

Starkey (2010) por su parte nos afirma que no se puede seguir repro­duciendo prácticas que solo logran aprendizajes superficiales, más bien debe avanzar hacia la ob­tención de aprendizajes profundos y de calidad, aprendizajes que exige la nueva época digital, orientados hacia habilidades de orden superior, tal cual las describe en una matriz de seis niveles asociados con prácticas académicas en que se usan TIC: 1) hacer, 2) estableciendo conexiones, 3) pensando en conceptos, 4) crítica y evaluación, 5) creación de conocimiento, 6) compartiendo el conocimiento.

En este proceso de cambio educativo la responsabilidad de la institución educativa es buscar la excelencia que satisfaga las necesidades del desempeño laboral contemporáneo, por ello se establece un aprendizaje por competencias, ya que asegura un efectivo desempeño. Los especialistas establecen que este proceso debe iniciarse a través de una relación adecuada entre los conocimientos (saber cognitivo), las habilidades (saber procedimental) y los valores (saber actitudinal). El rol del docente será determinante para promover actividades significativas donde el estudiante será el protagonista de la secuencia didáctica y pueda transferirlas a situaciones de la vida real.

Desde antes de la actual Ley Universitaria N°30220, la Universidad Ricardo Palma ya estaba encaminada por los objetivos de calidad.

El Modelo Pedagógico de la Universidad Ricardo Palma incorpora lineamientos educativos generales que son planteados por organismos internacionales: Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura(Unesco),Banco Mundial, Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia(Unicef),Instituto Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (Iesalc), entre otros (p.21).

Uno de sus siete principios curriculares el Modelo Pedagógico URP se basa en la formación de los estudiantes: “La formación del estudiante se realiza basada en el constructivismo y los enfoques humanista y holístico del aprendizaje complejo” (p.81).

Donde se establece que los nuevos conocimientos se construyen en base a los saberes previos; siendo el estudiante el gestor de sus propio aprendizaje enfatizando que el docente debe preparar al estudiante para aprender a lo largo de la vida y orientarlo para lograr potenciar su desarrollo cognitivo con la adquisición de habilidades, desarrollo procedimental con la aplicación de idóneas metodologías y desarrollo actitudinal en la interacción con sus semejantes en valores como lo confirma el octavo postulado del Modelo Pedagógico remarcando que el estudiante es el eje central del aprendizaje: “Formación integral basada en competencias y centradas en el estudiante” y en el noveno postulado: “El docente es el profesional cuya misión consiste en lograr que el estudiante construya sus conocimientos desarrolle habilidades, actitud social y personalmente valiosos” (p.52).

La asignatura Formación Histórica del Perú cumple los lineamientos del Modelo Pedagógico 2019 para lograr los más altos estándares en la formación profesional e integral de nuestros estudiantes:

En la URP apostamos por una formación de calidad propugnando la práctica de metodologías interactivas que favorezcan la construcción, la transformación y la creación de conocimiento, utilizando estrategias didácticas que dinamicen el proceso educativo (p.91).

El docente universitario de hoy debe contar con una diversidad de medios para enfrentar el reto de ayudar a “construir el saber” y a “contribuir de manera sustancial el conocimiento” potenciando el aprendizaje cognitivo, procedimental y actitudinal, finalizando en un aprendizaje significativo en donde los estudiantes y docentes compartan  una educación de calidad.

BIBLIOGRAFÍA

Arancibia, M. 2013 Estudios Pedagógicos 39. Caracterización y valoración de los usos educativos de las TIC en 10 secuencias didácticas de historia en enseñanza.

Ausbel, D. 2002. Adquisición y retención del conocimiento. Una perspectiva cognitiva. Barcelona: Paidós

Camillioni, A. 1994 Didáctica de las Ciencias Sociales. Aportes y Reflexiones. Epistemología de la didáctica de las ciencias sociales. Paidos, Buenos Aires.

Ertmer, P. y Ottenbreit-Leftwich, A. 2010 Journal of Research on Technology in Education 42/255-284.Teacher Technology Change: How Knowledge, Confidence, Beliefs, and Culture Intersect.

Gutiérrez, A. y Tyner, K. 2012 Comunicar 38(XIX). Educación para los medios, alfabetización mediática y competencia digital.

Moradiellos, E. 1994 El Oficio de Historiador. Siglo XXI, Madrid.

Starkey, L. 2010 Teachers and Teaching: Theory and Practice 16(2):233-244. Teachers’ pedagogical reasoning and action in the digital age. doi:10.1080/13540600903478433

Universidad Ricardo Palma (2019).El Modelo Pedagógico de la Universidad Ricardo Palma. Lima: Editorial Garden Graf SRL

Edición: Luis Alberto Pintado Córdova

Vídeo de apoyo: 10 libros imprescindibles para aprender historia. Fuente: Academia Play

31 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Buen artículo , el curso de Historia es necesario para conocer el pasado y moldear el futuro , la transmisión de conocimientos del docente debe ser dinámico, no memoristico y sin análisis que solo confunde al alumnado que no puede enfocarse , con diversas metodologías, añadiendo nuevos descubrimientos que aclaran y actualizan ciertos puntos de la historia, conectando las clases con las historias de los temas usando las TIC y reflexionando sobre estos para entender las causas y efectos ya sea en el país u otro dónde ocurrieron los eventos para ser conscientes del futuro y no repetir errores asi cada estudiante incrementará su saber y se desarrollara mejor

  2. Las diversas metodologías para la enseña con el paso del tiempo se vieron reflejado en la forma de asimilación de las materias impartidas, en este caso la historia, una materia que se debe no sólo conocer ya que es parte de nosotros, sino que se debe comprender, analisar y reflexionar sobre los hechos y situaciones ocurridas hace miles o decenas de años atrás, hoy en día no estamos en tiempos en los que sólo nos basta con conocer teóricamente que fue lo que paso y repetirlo y repetirlo como si fuéramos una grabadora, al contrario si las cosas pasan por ciertos motivos y fueron acontecimientos malos, pues a reflexionar y evitar a que se repita y si fueron acontecimientos buenos pues a seguir evolucionando y a seguir contribuyendo con la humanidad que buena falta nos hace, la historia nos acerca a nuestras raíces, nos demuestra todo lo turbulento que pudo ser nuestro pasado, todo lo que se tuvo que luchar y guerrear para lograr en cierta medida a formarnos en lo que somos hoy en día y eso no se debe perder nunca.

  3. La eficacia de la enseñanza hoy en día se logra a través del dinamismo para facilitar la asimilación de información a los estudiantes. Tiempo atrás la metodología de enseñanza era memorista sin análisis, critica o introspección del tema en discusión, este tipo de metodología tuvo como consecuencia la perdida de interés en la historia en nuestro país, lógico puesto que dificultaba el aprendizaje y mas aun para alumnos con problemas de concentración o alumnos a los que les cuesta procesar información. Hoy en dia los educadores tiene la responsabilidad de adaptar la información que desean trasmitir, al tipo de alumnos y nivel educativo para lograr la comisionan de los mismos.

  4. Buen artículo, La historia, el tiempo es algo que nunca se va a acabar de aprender. Ya que cuando se enseña esta material se debe manejar varios aspectos como antecedente, historia, causa (el por qué pasó) , consecuencia ( que pasó después de la causa) ya que hay complejidad, estudio, tiempo histórico, conceptos,
    mapas, flash back, investigaciones , etc. Debe tener significado de todos lo abarcado y el tiempo pasado para poder indagar y averiguar que hacer en el presente para no repetir los mismos errores.

  5. La manera en que se transmiten los conocimientos mediante la enseñanza debe ser de lo más didáctica posible una gran tarea que conlleva una preparación más que profesional por parte de los docentes, en el caso de la historia esta debe ser contada tal y como sucedió de una forma en la que quién la escucha pueda tomar su propio punto de vista y a su vez sentirse atraído por conocer más ya que nosotros comprendemos mucho mejor cuando todo lo que leemos guarda relación con otros hechos y con el presente, de esa forma cualquier estudiante tendrá las bases necesarias para poder aprender por sí mismo ya que cuando la calidad en la enseñanza es buena esta es un incentivo para el alumnado a desarrollarse mejor.

  6. El tiempo es un concepto muy complejo y sólo se entiende a partir de un análisis amplio y transdisciplinario. Cuando se enseña la historia se debe considerar esa complejidad remitiéndonos, por lo tanto, a nuevas representaciones del tiempo histórico. En este texto se destaca el papel de la didáctica de la historia para proponer un modelo conceptual de tiempo a través de la síntesis de diversas investigaciones sobre el tema. Por último, se desea que la historia tenga significado como una herramienta para comprender mejor el presente de un pasado y aprender a intervenir en el futuro de un presente. excelente articulo!

  7. Si hablamos de un curso que siempre debe de estar en los cursos de un estudiante de colegio, sin importar el grado, es el curso de Historia, es un curso fundamental no solo para el profesor o el colegio, sino para el alumnado. Un curso con demasiada riqueza de conocimiento para poder alimentar y poder informar a estudiantes del pasado que se vivió en el mismo país o en la humanidad. Es un curso que va a poder tener el conocimiento suficiente de saber que es lo que nuestros antepasados vivieron en esa época para poder nosotros decidir y tener consciencia de lo que nos depara el futuro. Una frase que es muy importante citarla del gran Napoleon Bonaparte es: Aquel que no conoce su historia, está condenada a repetirla. Excelente artículo.

  8. Enseñar historia no siempre es tarea fácil. Especialmente cuando no se quiere que esta enseñanza se convierta en una mera transmisión de un conjunto de dogmas incuestionables, sino que, por el contrario, lo que se pretende es que el alumnado entienda realmente que significa ser historiador y asimile los conceptos asociados a la disciplina, como pueden ser el cambio, la continuidad, la causalidad, etc.
    El presente articulo, nos muestra que hoy en día la enseñanza trata de romper los patrones de enseñanza aburridos y tradicionales, sino que, en la actualidad los docentes tratan de implementar una diversidad de herramientas didácticas, mediante las cuales se trata de construir el saber de los estudiantes, y potenciar todas las formas de aprendizaje.
    Un articulo muy enriquecedor, muchas gracias!

  9. Es interesante ver como el enfoque holistico de la enseñanza de una materia como Historia del Perú nos permite ser analítico y, sobre todo, crítico de la realidad nacional de nuestro país aterrizando en hechos concretos dentro de un contexto que permiten a los alumnos poder analizar a profundidad y no solo retener datos de forma memorística. Es por ello que se debe rescatar el uso de este enfoque de enseñanza para poder generar ciudadanos con criterio y perspectiva real del acontecer nacional.

  10. Cuando hablamos de investigación histórica nos vienen a la mente varios conceptos como el pasado, la historia y una serie de imágenes y nociones sobre lo que, supuestamente, ha sucedido tiempo atrás. Dicha percepción lineal, rígida, objetiva y monolítica de la historia que, a menudo, se confunde con el pasado es la introducción para este artículo. Y decimos esto ya que el pasado no se entiende en singular, sino en plural. La enseñanza de la historia en la actualidad forma parte de la enseñanza de “un pasado” específico: la historia-nación.

    Tres ejes fundamentales
    Se trata de un asunto que nos remonta al siglo XIX y principios del siglo XX. Para empezar a desgranar esta problemática de la historia escolar debemos señalar tres ejes fundamentales:

    Historia o narrativa histórica. Se trata de una dimensión que está reservada recelosamente a un pequeño colectivo intelectual (historiadores profesionales). A pesar de ello, estamos ante una dimensión académica muy influyente en el que será nuestro segundo eje.
    La educación. Esta situación es fruto de una especie de simbiosis política, intelectual e ideológica producida a finales del siglo XIX y principios del siglo XX en la Europa occidental y el continente americano. ¿Entre quiénes exactamente se produjo esta simbiosis más allá de los conceptos abstractos “historia” y “educación”? Pues nos referimos específicamente al Estado-nación, recientemente configurado, pero todavía neonato en materia de desarrollo político, y también al colectivo académico de historiadores.
    Un artìculo que nos mueve a investigar, nuy bueno.

  11. En la historia, en cuanto saber disciplinar, existe una lógica binaria entre la investigación y la enseñanza que ubica a la segunda en una posición marginal con respecto a la primera, a pesar de que ambas son prácticas constitutivas del quehacer del historiador. Este posicionamiento jerárquico reduce a la enseñanza de la historia a una transmisión simple del saber de los investigadores hacia amplios sectores de la población, por lo que se considera normalmente un campo infértil para la investigación. En mi concepto el presente artículo tiene la finalidad de romper con esta lógica para demostrar la riqueza y complejidad de la enseñanza de la historia como campo de investigación. Para esto se discuten conceptos como didáctica de la historia, docencia de la historia, educación histórica y enseñanza de la historia.

  12. Para lograr la comprensión de la historia, coincido con la autora en todo con el agregado importante de explicar las consecuencias que se derivan de las acciones humanas en un determinado hecho, cual fue la trascendencia de tal suceso. Del mismo modo, cuando se examinen problemas históricos se debe diferenciar bien entre causas y motivos. Siempre llevarlos a los estudiantes al presente con su problemática relacionada. Las historias se repiten en muchas circunstancias.

  13. Como estrategia de enseñanza, el resumen será elaborado por el profesor, luego de cada tópico, especialmente la reflexión filosófica, para después proporcionárselo al estudiante. El resumen es una versión breve del contenido que habrá que aprenderse, donde aparecen los puntos sobresalientes de la información y en donde se elimina el material superfluo. Buen artículo de didáctica histórica.

  14. Los alumnos tienden a pensar que la asignatura de historia es aburrida y monótona. Sin embargo, como todo en la vida, es cuestión de enfocar la materia de una manera amena, divertida, interactiva y que despierte el interés entre los estudiantes. A través de este artículo,

  15. Un artículo de nivel altamente académico. Me quedo con la siguiente reflexión cuasi filosófica:”La historia es una estrategia para ser autó­nomos y críticos, principalmente con los modos en que se ha contado la historia, y por ello fomenta el aprendizaje emancipador y se basa en la perspectiva de la cognición distribuida, adscrita a una práctica curricular crítica y emancipadora”. No permites ser prospectivista y forjar nuestro futuro escenario profesional.

  16. EXCELENTE ARTÍCULO ACADÉMICO NO SOLO PARA LA ENSEÑANZA SINO TAMBIÉN PARA EL APRENDIZAJE HISTÓRICO. FELICITO A LA AURORA DE ESTE ARTÍCULO.