Fideicomiso como herramienta de gestión financiera

Es un contrato, donde se establece un acto de extrema confianza en virtud del cual una persona fideicomitente entrega a otra fiduciario un patrimonio, con el propósito de cumplir una finalidad específica, en beneficio del constituyente fideicomitente o de un tercero fideicomisario.

Por: Luis Alberto Pintado Córdova

Reliquias y dinero de una familia.

Un fideicomiso o fidecomiso  (del latín fideicommissum, a su vez de fides, «fe», y commissus, «comisión») es un contrato en virtud del cual una o más personas (fideicomitente/s o fiduciante/s) transmiten bienes, cantidades de dinero o derechos, presentes o futuros, de su propiedad a otra persona (fiduciaria, que puede ser una persona física o jurídica) para que esta administre o invierta los bienes en beneficio propio o en beneficio de un tercero, llamado beneficiario, y se transmita su propiedad, al cumplimiento de un plazo o condición, al fideicomisario, que puede ser el fiduciante, el beneficiario u otra persona.

Al momento de la creación del fideicomiso, ninguna de las partes es propietaria del bien objeto del fideicomiso ​

El fideicomiso es, por tanto, un contrato por el cual una persona llamada fideicomitente destina ciertos bienes a un fin lícito determinado, encomendando la realización de ese fin a una institución fiduciaria que en determinado tiempo o una vez cumplida la condición impuesta por el otorgante del patrimonio, deberá entregar al beneficiario o fideicomisario determinado los frutos o productos que haya generado la actividad.

Los bienes afectados al fideicomiso no corren el riesgo comercial del fiduciante (el que transmite la propiedad de los bienes) ni del fiduciario (el propietario de los bienes fideicomitidos luego del vencimiento del plazo del contrato), puesto que el patrimonio que es objeto del fideicomiso no puede ser perseguido por los acreedores de ninguno de ellos, ni afectado por la quiebra de ambos o de alguno de ellos.

FIDEICOMISO. ¿Qué es? ¿Quiénes intervienen? ¿Para qué?

Cómo y para qué sirve el fideicomiso

El fideicomiso sirve de marco y sustento jurídico para la asignación de beneficios económicos derivados de la propiedad de ciertos bienes, conforme a la voluntad de su dueño y con efectos hacia el futuro. Es un modo de disposición de la propiedad que «ata» los bienes a un destino determinado, en interés de personas distintas de aquella que recibe la propiedad. Su interés práctico deriva precisamente de tres atributos: Los bienes en cuestión son enajenados por su dueño, quien los transfiere «a título fiduciario». No es lo mismo que la transmisión de la propiedad a título oneroso o gratuito, pero se trata de un acto de disposición del titular. La transferencia «a título fiduciario» rodea a los bienes de inmunidad respecto de los acreedores de quien los recibe, así como de los acreedores del dueño original y de los destinatarios finales de los bienes.

Los bienes quedan amparados por un régimen de administración conforme a su naturaleza y al destino previsto. El fideicomiso sirve para instrumentar donaciones en vida del instituyente y también para establecer disposiciones de última voluntad o a instituciones de beneficencia y entidades de bien público que aprovechan el beneficio para su objeto específico. El fideicomiso sirve para articular las relaciones de índole comercial que deseen crear entre sí, el dueño original de los bienes y sus contrapartes en un negocio, el fideicomiso cobija con igual facilidad tanto operaciones individuales promovidas por empresas constructoras de edificios y viviendas, como grandes fondos de inversión con multitud de participantes. El contrato de fideicomiso puede ser esquematizado como un triángulo equilátero donde la base es la relación entre el dueño de los bienes (fiduciante) y las personas a las cuales ha elegido como destinatarias de los mismos (beneficiarios).

Ejemplo de qué es un fideicomiso

“Por ejemplo, si un abuelo quiere dejar una herencia a su nieto sin necesidad de pasar por los padres, lo que hace el abuelo es contratar una empresa fiduciaria para que le administre los bienes a su nieto. Así cuando cumpla la mayoría de edad pueda beneficiarse de las rentas que pudiera haber podido este fideicomiso. La confianza se traduce en el administrador (Fiduciario) pues es el que va manejar los recursos del abuelo a favor del nieto.”, explica José Céspedes Chumo de Inversiones.IO del Blog Mundo Financiero.

El fideicomiso es un acto jurídico por medio del cual una persona entrega a otra la titularidad de unos activos para que los administre y, al vencimiento de un plazo, transmita los resultados a un tercero. Es una herramienta jurídica muy utilizada en los negocios y para preservar los patrimonios familiares.

Fideicomiso

Mediante un fideicomiso el testador entrega a una persona la herencia para que la conserve y la transmita a una tercera persona tras el fallecimiento.

Hay varios tipos de fideicomisos, según su objeto o la forma en que se constituyan entre otras características. El fideicomiso se resume como un encargo de confianza, ya que se confía plenamente un bien a otra persona para que lo administre.

Características del fideicomiso

El contrato de fideicomiso tiene las siguientes características:

  • Participantes: fiduciante, quien transmite los bienes; fiduciario, el que los recibe; beneficiario, aquél en cuyo favor se constituyó el fideicomiso; fideicomisario, el destinatario final de los bienes dado en fideicomiso una vez concluida la operación.
  • Bilateralidad. Obligatoriamente deben estar dos partes: el fiduciante y el fiduciario. El beneficiario y el fideicomisario son terceros interesados, pero el contrato se firma entre los primeros.
  • Finalidad. El fideicomiso lleva implícita necesariamente una finalidad. Es decir, un fideicomiso siempre se constituye para algo.
  • Consensual. El contrato queda perfeccionado en el momento en que las dos partes dan su consentimiento.
  • Oneroso. El fiduciario tiene derecho a reembolso de gastos y retribución.
  • Confianza. Es el elemento central del fideicomiso.
  • Formalidad. Se debe formalizar cumpliendo con las exigencias que fije la ley.
  • Separación de patrimonios. El fideicomiso se constituye a partir de un patrimonio separado de quien lo generó.

Tipos de fideicomisos

El fideicomiso admite distintas clasificaciones.

  1. Según su finalidad: de gestión o administración y de garantía. Dentro de la primera categoría se encuentran los de inversión o fideicomisos financieros.
  2. Según su forma de otorgamiento: unilateral, contractual o testamentario.
  3. Según el fiduciante: público o privado.

Ventajas del fideicomiso

El fideicomiso es una figura muy versátil, que ofrece las siguientes ventajas:

  • Se constituye con un patrimonio fideicomitido, es decir, distinto del patrimonio de fiduciante y fiduciario. Por lo tanto, no puede ser atacado por los acreedores de ambos. A la vez minimiza el riesgo de negocios, ya que los activos transferidos fiduciariamente quedan aislados.
  • Permite acceder a inversiones para las cuales se necesitaría mucho más capital en caso de querer hacerlo individualmente.
  • Hay diversos tipos según los usuarios y necesidades.
  • Los bienes que se administran son inembargables.
  • Elimina el proceso judicial de ejecución.
  • El fiduciario puede ser limitado en sus atribuciones, debe rendir cuentas y sus actos gozan de una tutela especial.
  • Evita la creación de una sociedad con un objeto específico.
  • Permite una administración transparente de los fondos.

Sustituci�n fideicomisaria: efectos, extinci�n y fideicomiso de residuo

Provechos que te brinda el Banco de la Nación | Ministerio de Economía y Finanzas del Perú

  • El fideicomiso está constituido por un patrimonio autónomo (bienes y derechos) que jurídicamente es considerado inembargable e independiente al patrimonio del Fideicomitente, del Fideicomisario y Fiduciario.
  • El patrimonio en fideicomiso está sujeto al cumplimiento estricto de una finalidad específica, consecuentemente los bienes y derechos en fideicomiso representan un menor riesgo a posibles actos de malversación de recursos públicos.
  • Los bienes y derechos en fideicomiso aseguran la ejecución, continuidad y mantenimiento de los proyectos públicos, así como la adquisición de bienes y servicios, ofreciendo transparencia en la administración de los recursos.
  • Todos fideicomisos están sujetos a la Supervisión de la SBS.
  • Los fideicomisos reportan mensual, semestral y anual información sobre la situación de los patrimonios en fideicomiso.
  • Se lleva una contabilidad independiente por cada fideicomiso.
  • El BN ofrece el servicio de fideicomiso a nivel nacional, contando con la cobertura de agencias en todo el país.
  • La estructura del fideicomiso (contrato) se realiza de acuerdo a las necesidades y requerimientos del fideicomitente. Es un contrato hecho a la medida del cliente.
  • El BN cuenta con experiencia como fiduciario en el Sector Público

Contenidos del contrato de fideicomiso

El contrato de fideicomiso debe tener obligatoriamente los siguientes elementos:

  • Identificación del beneficiario, que puede ser una persona física o jurídica y existir o no al momento de constituir el fideicomiso.
  • Aceptación por parte del fiduciario.
  • La individualización de los bienes objeto de fideicomiso, o su descripción y características que deberán reunir.
  • La posibilidad de incorporar otros bienes al fideicomiso y cómo debe hacerse.
  • El plazo.
  • El destino de los bienes a la finalización del fideicomiso.
  • Derechos y obligaciones de las partes.

Extinción del fideicomiso

El fideicomiso puede extinguirse por las siguientes causas:

  1. Cumplimiento de la finalidad o vencimiento del plazo.
  2. Revocación del fiduciante.
  3. Otra causa prevista en el contrato, como por ejemplo un convenio expreso entre fideicomitente y fideicomisario.
  4. Rescisión.
  5. Imposibilidad de su realización.
  6. Cuando la ejecución no sea acorde al objetivo.

La extinción del fideicomiso da lugar a la liquidación, que es el momento en que se realizan los saldos de las cuentas. En caso de existir un excedente se devuelven al fideicomitente o se asignan al fideicomisario según lo dispuesto por el contrato.

Motivos más comunes por los que se constituye un fideicomiso

Según la práctica, los motivos más habituales por los que se constituye un fideicomiso son:

  1. Inversiones financieras. A diferencia de otros fideicomisos, estos dividen su capital en valores representativos de deuda y certificados de participación. El administrador debe ser un fiduciario financiero inscrito antes los registros correspondientes. Además de constituirse para inversiones, en la actualidad hay fideicomisos financieros aplicados a proyectos productivos, exportaciones, cuotas de bienes de consumo, créditos hipotecarios entre otros.
  2. De garantía. Actúan como garantía de un pago o cláusula de cumplimiento.
  3. Inmobiliario. El fideicomitente entrega al fiduciario bienes inmuebles para su administración, arriendo, venta, permuta o lo que se hubiere estipulado en el contrato, transfiriendo los beneficios netos al beneficiario.
  4. De educación. Se entrega una cantidad de fondos para su administración, a fin de que los rendimientos sean aplicados a la educación del beneficiario.

Tres claves del fideicomiso | IDC

Fideicomiso, opción segura para proteger su patrimonio

Puede adquirir desde Perú en el mercado internacional cualquier activo financiero de manera directa sin tener que asumir comisiones y costos de administración extras.

La incertidumbre política y económica que reina en Perú y en otros países de la región latinoamericana obliga a buscar proteger el patrimonio personal o familiar en un refugio rentable en el exterior.

Expreso dialogó con Víctor Hugo Osorio, un reconocido consultor en finanzas internacionales con sede en Miami, Florida, quien nos da algunas luces para lograr resguardar nuestros ahorros en el mediano y largo plazo.

¿Qué opciones seguras para resguardar nuestro patrimonio pueden encontrarse desde Perú en el mercado estadounidense?

Como ya todos sabemos, los países del sur de América se han ido sumergiendo progresivamente en escenarios de inestabilidad tanto politica como económica y social; lo que ha derivado en una sensación transversal de incertidumbre y temor en la población. Todo esto ha generado que las personas, los grupos familiares, los pequeños inversionistas, empresas y rentistas de alto nivel, hayan buscado opciones de resguardo patrimonial e inversión fuera de sus fronteras.

De las muchas opciones de productos disponibles en el mercado financiero y asegurador internacional, hemos visto que el mecanismo que ha resultado de mayor utilidad para estas situaciones ha sido el fideicomiso contratado a través de compañías de seguros internacionales; el cual, como instrumento de resguardo patrimonial, ha permitido ir en la búsqueda y selección de opciones de inversión con altos estándares de regulación y certificación exigidos en los países desarrollados, como las que se ofrecen, por ejemplo, en los EE.UU. y Europa.

Una rentabilidad alta está asociada a los niveles de riesgo que perfilan los fideicomisos. ¿Puede explicarnos cómo estos logran un retorno de inversión por encima de lo que se ofrece en el mercado local?

Los instrumentos financieros tienen una relación directa entre riesgo y retorno, eso ocurre tanto a nivel local como internacional. La selección del producto va a depender del potencial de crecimiento que tenga el activo y/o proyecto en el cual el cliente está invirtiendo. Por ejemplo, no es lo mismo invertir en la compra de acciones de una compañía que fabrica, vende y distribuye a nivel mundial teléfonos celulares, computadoras y relojes inteligentes, la cual puede proyectar un alto crecimiento en el valor de sus acciones y, por consiguiente, un mayor retorno.

Sin embargo, de no cumplirse una, algunas o todas las variables consideradas en el proyecto de la empresa, puede conllevar no sólo a no obtener el crecimiento esperado, sino también a pérdidas en el valor de las acciones. Por otra parte, está la opción de comprar un instrumento de deuda, como puede ser un bono de renta fija emitido por un gobierno de un país desarrollado, que ofrece un retorno menor, pero con mayor certeza del crecimiento. Ninguna de las dos opciones es mejor que la otra, sino más bien, están orientadas a objetivos y expectativas diferentes.

Referencias:

  • Wikisource contiene obras originales de o sobre Fideicomiso.
  • Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito. (México)
  • Ley 24.441 de la legislación argentina
  • Ghersi, C. Contratos civiles y comerciales. Astrea.
  • Colcombet, E. El arte de invertir.
  • Banco de la Nación
  • Ministerio de Economía y Finanzas del Perú
  • Coceptos Jurídicos.com
  • COFIDE

18 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. El fideicomiso consiste en la transferencia de bienes o derechos del patrimonio de una empresa o persona natural denominda FIDEICOMITENTE a un administrador conocido como FIDUCIARIO, quien constituye un patrimonio autónomo y se obliga ha administrarlo o enajenarlo para cumplir una finalidad determinada en provecho de aquél o de un tercero llamado BENEFICIARIO.
    Las personas que intervienen son:
    Fideicomitente: persona natural o jurídica que transmite los bienes o derechos al Fiduciario.
    Beneficiario: persona natural o jurídica beneficiaria del fideicomiso. Esta persona también puede ser el mismo Fideicomitente.
    Fiduciario: Banco de Crédito de Bolivia S.A., quien recibe los bienes o derechos del Fideicomitente para darles el uso convenido en el acto constitutivo del contrato de fideicomiso.
    Excelente artículo de mi Alma Mater

  2. Los bienes quedan amparados por un régimen de administración conforme a su naturaleza y al destino previsto. El fideicomiso sirve para instrumentar donaciones en vida del instituyente y también para establecer disposiciones de última voluntad o a instituciones de beneficencia y entidades de bien público que aprovechan el beneficio para su objeto específico. Me agrado este artículo.

  3. Que buea didáctica para hacernos entender el fideicomiso: “Por ejemplo, si un abuelo quiere dejar una herencia a su nieto sin necesidad de pasar por los padres, lo que hace el abuelo es contratar una empresa fiduciaria para que le administre los bienes a su nieto. Así cuando cumpla la mayoría de edad pueda beneficiarse de las rentas que pudiera haber podido este fideicomiso. La confianza se traduce en el administrador (Fiduciario) pues es el que va manejar los recursos del abuelo a favor del nieto.”.
    Felicitaciones por esta publicación actualizada.

  4. Muy positivo escuchar la voz de la experiencia financiera. Ho, los países del sur de América se han ido sumergiendo progresivamente en escenarios de inestabilidad tanto politica como económica y social; lo que ha derivado en una sensación transversal de incertidumbre y temor en la población. Todo esto ha generado que las personas, los grupos familiares, los pequeños inversionistas, empresas y rentistas de alto nivel, hayan buscado opciones de resguardo patrimonial e inversión fuera de sus fronteras.
    De las muchas opciones de productos disponibles en el mercado financiero y asegurador internacional, hemos visto que el mecanismo que ha resultado de mayor utilidad para estas situaciones ha sido el fideicomiso contratado a través de compañías de seguros internacionales; el cual, como instrumento de resguardo patrimonial, ha permitido ir en la búsqueda y selección de opciones de inversión con altos estándares de regulación y certificación exigidos en los países desarrollados, como las que se ofrecen, por ejemplo, en los EE.UU. y Europa.

  5. La incertidumbre política y económica que reina en Perú y en otros países de la región latinoamericana obliga a buscar proteger el patrimonio personal o familiar en un refugio rentable en el exterior. Por esto y mucho más el fideicomiso es importante para preservar nuestros interese y futuro económico.

  6. El fideicomiso sirve de marco y sustento jurídico para la asignación de beneficios económicos derivados de la propiedad de ciertos bienes, conforme a la voluntad de su dueño y con efectos hacia el futuro. Es un modo de disposición de la propiedad que «ata» los bienes a un destino determinado, en interés de personas distintas de aquella que recibe la propiedad. Su interés práctico deriva precisamente de tres atributos: Los bienes en cuestión son enajenados por su dueño, quien los transfiere «a título fiduciario». No es lo mismo que la transmisión de la propiedad a título oneroso o gratuito, pero se trata de un acto de disposición del titular. La transferencia «a título fiduciario» rodea a los bienes de inmunidad respecto de los acreedores de quien los recibe, así como de los acreedores del dueño original y de los destinatarios finales de los bienes. Un artículo de gran cultura financiera.

  7. El fideicomiso es, un contrato por el cual una persona llamada fideicomitente destina ciertos bienes a un fin lícito determinado, encomendando la realización de ese fin a una institución fiduciaria que en determinado tiempo o una vez cumplida la condición impuesta por el otorgante del patrimonio, deberá entregar al beneficiario o fideicomisario determinado los frutos o productos que haya generado la actividad. Me gusto.

  8. Interesante saber que se puede adquirir desde Perú en el mercado internacional cualquier activo financiero de manera directa sin tener que asumir comisiones y costos de administración extras. Buen artículo de actualidad económica.

  9. El fideicomiso es un acto jurídico por medio del cual una persona entrega a otra la titularidad de unos activos para que los administre y, al vencimiento de un plazo, transmita los resultados a un tercero. Es una herramienta jurídica muy utilizada en los negocios y para preservar los patrimonios familiares.
    Excelente artículo de cultura financiera.