Bill Gates pronosticó que en el mundo postpandemia se darán la mitad de los viajes de negocios y un tercio de las horas de oficina desaparecerán. Los escenarios dependen de la evolución de la enfermedad y también de las medidas de control que han establecido los distintos gobiernos.  Habrá curvas en forma de V, U o incluso de L. Esta última es la peor, porque implica no volver a tener negocio.

 

Por Dra. Nelly Lucy Méndez Gutiérrez. Catedrática UNFV, consultora empresarial

El cambio que los negocios necesitan realizar es radica l si quieren atravesar exitosamente esta pandemia. No solo la forma de trabajar ya cambió –el home office será la nueva normalidad– sino también los clientes y el entorno. Cualquier previsión que las empresas hayan realizado antes de la llegada del SARS–CoV–2 es prácticamente obsoleta.

FUTUROS ESCENARIOS, DISTINTOS PRONÓSTICOS

“Los escenarios no serán igual para todos los sectores. Se prevé que en el ámbito del turismo en el cuarto trimestre aún sigamos por debajo que el año pasado. Por sectores cada uno tiene su escenario. Habrá curvas en forma de V, U o incluso de L. Esta última es la peor, claro, porque implica no volver a tener negocio”, subraya Buzzi.

“Los escenarios dependen de la evolución de la enfermedad y también de las medidas de control que han establecido los distintos gobiernos. La enfermedad podría estar contenida en dos o tres meses, pero habrá una política gradual de desconfinamiento. Vamos a entrar en recesión, y una recesión con pandemia no la hemos vivido, por lo tanto no sabemos cómo puede ser… También hay que plantearse si habrá rebrote, etc”, comenta el responsable de innovación de KPMG.

En este momento, la recomendación de los expertos apunta a la necesidad de “reimaginar” su modelo de negocio. Esto quiere decir, que a las organizaciones les queda reflexionar y transformar la manera en la que generan sus ganancias.

“Este momento no debe perderse: aquellos que lo hagan estarán mejor y mucho más listos para enfrentar los desafíos y oportunidades de la próxima normalidad que aquellos que no lo hacen”, sostiene en un texto la consultora Mckinsey.

Una de las aristas que menciona Mckinsey se refiere a recuperar ingresos.

En estos momentos, es necesario identificar y priorizar fuentes de ingresos. Ya cuando estén identificadas, las empresas necesitarán generar acciones en consecuencia. Ya sea lanzar campañas para recuperar clientes leales, desarrollar experiencias del cliente con una mayor seguridad, ajustar los precios o capacitar a los empleados para que vendan de manera remota.

En la medida en la que las empresas reconozcan todos estos cambios van a poder también identificar posibles amenazas. Y al hacerlo, van a poder poder proyectar un plan a futuro.

¿Cómo será el futuro de los negocios después del COVID-19? En muchas maneras, muy distinto a como era el trabajo antes de que llegara esta pandemia histórica.

Nuevas formas de consumir

Otro de los aspectos que las organizaciones necesitan tomar en cuenta es a sus clientes.

Estos ya no son los mismos y lo más importante es que no volverán a ser los mismos que eran antes de que empezara la crisis. Aquellos que compraban en línea ya lo hicieron una práctica aún más habitual. Otros que tenían miedo de hacerlo se vieron impulsados a quitárselo. Al hacerlo,  ya que se dieron cuenta de que no pasaba nada y lo incorporaron a sus nuevos hábitos de consumo.

El virus cambió la manera en la que compramos, trabajamos, nos relacionamos y en la que viajaremos en el futuro. Así que en este sentido, las empresas necesitan prepararse para enfrentar a este nuevo cliente, sobre todo aquellas que con esta pandemia están viendo afectada su forma de operar, por ejemplo, los restaurantes o las empresas de turismo.

View over female shoulder at computer webcam screen view of four different age and ethnicity business people negotiating distantly using video conference app, video call virtual communication concept

“Si tu negocio depende de que la gente se reúna en espacios cerrados, te enfrentas a un gran reto porque eso no va a pasar en bastante tiempo. Va desde una fonda hasta un teatro o un cine. Así que tienes que plantearte una nueva forma de interacción entre los clientes”, explica Leticia Gasca, autora del libro recién lanzado “Cambia todo”. 

Es un reto, pero también es una ventana de oportunidad. Esta situación lleva a las empresas a replantearse su razón de ser de fondo y con ello, poder abrir el abanico de posibilidades.

“La recomendación para las empresas es que tengan muy en claro cuál es la necesidad real y de fondo que están resolviendo. “Primero tienes que entender cómo es la nueva vida del consumidor y cuál es el problema de fondo que le ayudaba yo a resolver”, asegura la especialista.

De acuerdo con un estudio de la firma Atento, casi 80% de las empresas que realizaron trabajo a distancia a causa del confinamiento por el nuevo coronavirus continuarán utilizando esta modalidad cuando termine la cuarentena.

“Los resultados están demostrando que se pueden mantener los mismos estándares de calidad y eficiencia con empleados más motivados, aplicando herramientas de seguimiento adaptadas a la nueva situación”, sostiene Elia Santillán, directora de la firma en México, a través de un comunicado.

Estas empresas calculan –según la misma medición– que sus empleados pasen 50% del tiempo en remoto.  

A las organizaciones les quedará organizar a sus empleados. Es decir, decidir quiénes se quedan en casa, quiénes van a la oficina, quiénes tendrán un esquema mixto, además de planear cómo se va a implementar este esquema de manera permanente. Lo que sí es que la tecnología, si antes ya ocupaba un papel importante, hoy será imprescindible en este camino.

“En la oficina del futuro, la tecnología desempeñará un papel central. Esto al permitir que los empleados regresen a los edificios de oficinas y trabajen de manera segura antes de que una vacuna esté ampliamente disponible”, sostiene el estudio de McKinsey. 

Bill Gates pronostica un mundo con menos viajes de negocio y horas de oficina

El cofundador de Microsoft Bill Gates pronosticó que en el mundo pospandemia se darán la mitad de los viajes de negocios y un tercio de las horas de oficina desaparecerán, aunque reconoció que nunca habría pensado que llevar mascarilla se convertiría en objeto de tanta controversia.

 

“Mi predicción es que más del 50% de los viajes de negocio y más del 30% de los días en la oficina desaparecerán”, indicó el magnate en una conferencia organizada por el diario The New York Times.

En su opinión, la justificación para realizar un viaje de negocio tras la pandemia será más complicada, tras mejorar durante el confinamiento la viabilidad de trabajar desde casa, aunque reconoció que habrá empresas más dispuestas para el teletrabajo que otras.

“Seguiremos yendo a la oficina de algún modo, seguiremos algunos viajes de negocio, pero drásticamente menos”, añadió Gates, que a través de su fundación y la de su esposa Melinda, promueve el desarrollo y distribución de la vacuna a economías en desarrollo.

Los viajes de negocios representaban antes de la pandemia alrededor de la mitad de los ingresos de la aerolíneas estadounidenses y eran con diferencias los desplazamientos más rentables.

Un nuevo paradigma laboral podría añadir más problemas para un sector que intenta superar la fuerte caída de los ingresos con la reducción de tráfico aéreo debido a la pandemia, que podría comenzar a resolverse con la distribución masiva de la vacuna a partir de la segunda mitad del 2021.

Gates también reconoció en la conferencia celebrada hoy sus limitaciones a la hora de predecir comportamientos y confesó: “No habría pensado que llevar mascarilla se iba a convertir en algo tan controvertido” y tampoco que la administración de Donald Trump apoyara una opinión tan “salvaje y extrema” a la hora de enfrentarse a la pandemia.

El magnate también dijo que el sentimiento antimascarilla es más fuerte en Estados Unidos que en otros países y reconoció que no está claro si esto se debe a la posición adoptada por el gobierno de Trump o por el sentimiento individualista de los estadounidenses.

La pandemia está fuera de control en la mayor parte de Estados Unidos y ha dejado ya más de 11 millones de infectados y casi un cuarto de millón de muertes, con muchos hospitales al borde del colapso.

 

Referencias:

ILAB Futuro del trabajo

El Periódico. Economía

The New York Times.

Gestión

Agencia EFE

El Cronista Global

Reuters

Innov@s

 

23 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Después de que Covid 19 apruebe los cambios, se prevé que el público utilizará más el comercio electrónico, las empresas de gran capacidad tardarán más en abrir y los viajes de negocios y la permanencia en oficinas no alcanzarán el mismo número. Dado que el virus aún existe y se ha evitado un posible brote, en la mayoría de empresas, empresas que utilizan plataformas de videoconferencia y atención al cliente, la motivación de los empleados es la clave para seguir trabajando desde casa, por lo que la demanda de ingresos es una novedad inevitable. La forma de vida en algunos países está decayendo, mientras que en otros países están reapareciendo casos, lo que impide que les falte la perfección.

  2. Como consecuencia de la pandemia, han habido diversos cambios, tanto en la manera de comunicarnos, como trabajar o ir de compras. Esto era un hecho, pero no se creía que en pocos meses todo cambiaría rotundamente. Aún es complicado imaginar y acostumbrarse a la nueva normalidad. El 60% de trabajadores formales viene realizando trabajo remoto. Muchos ciudadanos siguen prefiriendo realizar sus compras vía online, no solo porque el riesgo de contagio sea alto sino porque se encontró mayor comodidad en hacer las compras desde casa. Vivimos en un mundo en la que el facilismo nos ha invadido, y esto encaja perfectamente con la nueva realidad a la que dicho sea de paso estamos obligados a adaptarnos, pero claramente cuesta más a las personas mayores de 45 años que a la generación Z o millenials. Gran artículo. Mis felicitaciones

  3. Un interesante artículo, sin duda esta pandemia no ha enseñado que podemos hacer un montón de cosas sin tener la necesidad de salir de la comodidad de nuestro hogar al igual que podemos ahorrar tiempo, esto es lo que está pasando hoy en día con respecto a los negocios al verse paralizado los viajes Internacionales muchos empresarios han optado por cerrar tratos o empezar hacerlos por videollamadas al igual que comenzar lo que ya conocemos como teletrabajo.

  4. Tras los cambios adoptados por el Covid 19 se avizora un uso mayor de ecommerce por parte del público , negocios que tenían un aforo numeroso tardarán un poco más en abrir , los viajes de negocio y la permanencia en la oficina no se acercara a las mismas cifras al aún estar presente el virus y evitar posibles rebrotes, la motivación de los empleados es clave al continuar el teletrabajo desde sus casas en la mayoría de empresas usando plataformas para videoconferencias así como la atención a los clientes, la necesidad de ingresos es inevitable en esta nueva forma de vida dónde hay países con economias en declive y otras sufriendo el rebrote de casos lo que detiene su desconfinamiento .

  5. Esta pandemia, la cuarenta, el COVID – 19 han transformado por completo la forma de hacer negocios y la forma de darlos a conocer. Es realmente triste que muchas de las empresas que se desarrollaban en lugares públicos y concurridos hayan tenido que cerrar o simplemente hayan quebrado, mientras que otras empresas han sabido reinventarse y aplicar las nuevas herramientas tecnológicas que nos brinda la globalizacion, como lo son las redes sociales, los envíos por delivery y los pagos sin contacto. Pese a que estas nuevas alternativas nos muestran un panoromas mas alentador, no podemos dejar de lado que pese a esto, muchos de lo emprendimientos se han visto muy afectado con esta nueva normalidad. Como lo explica la ley de a vida, quien no se adapta, muere; por lo tanto nos toca adaptarnos a la nueva forma de hacer negocios y aprovechar lo mejor de la tecnología para salir adelante.

  6. Quién iba a imaginar hace unos años, incluso aún, hace algunos meses que nuestras vidas y el mundo en general iba a estar sujeto a disposición de una enfermedad. Esta enfermedad es nueva incluso para los estudiosos, así que nadie puede saber que sucederá mañana y como es que seguiremos afrontándolo. Rescato lo siguiente “la recomendación de los expertos apunta a la necesidad de “reimaginar” su modelo de negocio” y es que un negocio que se estanca a esperar que todo vuelva a la normalidad, es un negocio echado a perder. Es por ello la importancia de la adaptación al cambio y las nuevas formas de consumir, tomar en cuenta que de ahora en adelante ya nada volverá a ser igual y lo podemos ir viendo en las modalidades de compra y como el realizarlo vía online se ha convertido en una forma cada vez más recurrente.
    Es difícil y triste pensar que al menos en los próximos años no hay esperanza de regresar a nuestras vidas habituales, como de un momento a otro todo cambió y se nos obligó a llevar una nueva forma de vida que jamás hubiésemos imaginado, interesante artículo que deja mucho por reflexionar.

  7. La digitalización de las empresas es la principal lección aprendida de la crisis del COVID-19 seguido de la oportunidad de explorar nuevos mercados y canales (un 44%), las empresas de África y Oriente Medio (un 91%) y las de Latinoamérica (un 81%) son las que más se identificaron con la digitalización, mientras que las de América del Norte (un 53%) y Asia-Pacífico (un 52%) lo hicieron con la nueva internacionalización. Las empresas de ecommerce y salud, dos sectores muy digitalizados, consideran que es un buen momento para revisar la cadena de suministro y buscar mercados y proveedores alternativos a la dependencia de China, y no solo eso, algunas empresas destacaron en sus respuestas que nos encontramos ante una situación única para revisar los modelos de innovación e I+D, con el fin de ayudar a enfrentarnos en mejores condiciones a la gestión ante las próximas crisis.

  8. La pandemia del covid-19 ha cambiado por completo nuestro estilo de vida, un confinamiento obligatorio que no ha hecho comprar vía online, así antes ya lo hubiésemos hecho poco, con temor o si jamas lo hubiésemos usado.
    También ha afectado a las empresas, pues estar han tenido que adoptar medidas drásticas para reinventarse y no quebrar. Por ejemplo, la mayoría ha tenido que implementar un canal de e-commerce o incluso invertir en plataformas de videoconferencias para poder realizar las rwuniones virtuales con sus trabajadores.
    Sin duda, este artículo, nos muestra que los estilos de vida y de trabajo han cambiado y en el post pandemia muchos de estos cambios se mantendrán como la reducción de horas presenciales y la cantidad de compras virtuales que venimos haciendo.

  9. Excelente artículo, como es de nuestro conocimiento la pandemia del covid-19 y las medidas para afrontarla ha generado distintos cambios, que llegaron para quedarse e incluso mejorando ciertos aspectos, teniendo a la tecnología como un papel fundamental e imprescindible para el desarrollo de nuestras actividades laborales o estudios. Por ejemplo el teletrabajo con diversos beneficios tanto para la empresa como para el colaborador, flexibilidad y facilidad para conciliar la vida laboral y la personal. Asimismo si queremos emprender un negocio es importante mencionar y tener en cuenta que los hábitos de consumo han cambiado y que en la actualidad el comercio electrónico se ha incrementado, contar con una página web o usar las redes sociales es fundamental para las ventas.

  10. El pensar que el mundo no será igual, ya sea en los negocios, horarios de oficina, en lo político; pero esto será diferente de los gobiernos, porque dependerá de la evolución de esta enfermedad en las diferentes regiones y cuáles son las medidas que se está tomando, solo queda imaginar cómo sería el nuevo modelo de los diferentes ámbitos, es un gran reto para las empresas y personas buscar y encontrar la ventana de oportunidades. Pero eso no cabe que se seguirá haciendo viajes y yendo a la oficina, pero están serán menos por el mismo miedo de contagiarse, pero se buscara la manera de salir de esto y generar formas de negocios; solo pensar que las personas necesitan de la economía para sobrevivir.
    Excelente articulo…

  11. Recalco la frase: “Seguiremos yendo a la oficina de algún modo, seguiremos algunos viajes de negocio, pero drásticamente menos”
    Definitivamente, existe el miedo aún de contraer el virus y transmitirlo a personas que se encuentran en riesgo.
    A pesar de qué nos cuidemos Al momento de or a trabajar o hacer compras de alguna manera tendremos el virus… Y una vez en nuestro cuerpo, batallaremos con eso y nos volveremos inmunes poco a poco.
    Lamentable no todas las personas tienen suficientes defensas para batallarlo, por eso hemos visto tantas muertes.
    Espero que pueda controlarse en algún momento, que se genere facilidades para seguir laborando… Porque dejar sin trabajo a los que se ganan el pan día a día es devastador.

  12. lLo que afirma Atento, casi 80% de las empresas que realizaron trabajo a distancia a causa del confinamiento por el nuevo coronavirus continuarán utilizando esta modalidad cuando termine la cuarentena. Es muy delicado para los países del mundo, la recuperación durara por lo menos siete años. Esperemos que todo sea para bien de la humanidad.

  13. Me quedo con esta frase: “Los escenarios dependen de la evolución de la enfermedad y también de las medidas de control que han establecido los distintos gobiernos. La enfermedad podría estar contenida en dos o tres meses, pero habrá una política gradual de desconfinamiento. Vamos a entrar en recesión, y una recesión con pandemia no la hemos vivido, por lo tanto no sabemos cómo puede ser… También hay que plantearse si habrá rebrote, etc”.
    Pienso que la vacuna no sería del todo efectiva por la mutación del virus y que esto sería un grn negociado internacional para las gigantescas transnacionales farmacéuticas. Esto alterara los negocios del fururo con mayores agravantes.

  14. Los escenarios serán distintos en cada país conforme sus gobiernos planifiquen sus políticas de Estado y su economía.