El Gobierno antiminero, también contra de las agroexportaciones

Ministra de Trabajo repitió leyenda colectivista contra empresas

El Gobierno antiminero, también contra de las agroexportaciones

El Gobierno de Pedro Castillo, con la paralización de la producción de Las Bambas en medio de un boom mundial de precios del cobre, no solo ha revelado su naturaleza antiminera, sino también su vocación en contra de la inversión en general. Finalmente, los anuncios irresponsables de la constituyente han terminado destruyendo las posibilidades de crecimiento de la inversión privada para el 2022. En este contexto, la ministra de Trabajo, Betsy Chávez, también acaba de dejar en claro la vocación en contra de las inversiones en agroexportación.

La titular de Trabajo señaló que el 90% de los trabajadores del sector agroexportador es informal. La Asociación de Gremios Productores Agrarios del Perú (AGAP) respondió frontalmente a la ministra aclarando que, de acuerdo a la Sunat, en el agro existen más de 900,000 empleos formales del total de cuatro millones de personas de la PEA agraria. En AGAP se precisó que, del total de empleos agrarios formales, 300,000 son directos mientras que 600,000 son indirectos. De acuerdo a las estaciones agrarias el sector puede contratar hasta 400,000 trabajadores de manera directa.

La respuesta de AGAP obligó a la ministra Chávez a rectificarse, precisando que la cifra del 90% de informalidad laboral se refería a la agricultura familiar. Sin embargo, el daño ya estaba hecho: las oenegés anti agroexportación –generalmente financiadas por competidoras mundiales de las empresas peruanas– ya tenían material para difundir la leyenda negra en los mercados de los países desarrollados que consumen nuestros productos nacionales. Resultado: menos inversión, menos recursos fiscales para el Estado, menos empleo y más pobreza.

“El error” de la titular del Trabajo revela la naturaleza anti agroexportaciones del Ejecutivo. Como todos sabemos, el Gobierno anunció la propuesta de una segunda reforma agraria, pero excluyó a las agroexportaciones nacionales de la propuesta. La pregunta que surge es la siguiente: ¿semejante exclusión proviene de la ignorancia económica o de la simple tozudez de la ideología?

Los datos son incuestionables: en el Perú el 95% de las tierras dedicadas a la agricultura están conducidas por 2.2 millones de minifundistas que desarrollan una agricultura de subsistencia y viven en pobreza. De otro lado en el 5% de las tierras agrarias se desarrollan las inversiones agroexportadoras que, en dos décadas –de vigencia de la Constitución, la Ley de Promoción Agraria (hoy derogada) y los tratados de libre comercio– posibilitaron incrementar las agroexportaciones de US$ 850 millones a más de US$ 7,500 millones, captar más de US$ 20,000 millones en inversiones, contratar a más de un millón de trabajadores anualmente y reducir la pobreza en las regiones agroexportadoras por debajo de la media nacional.

Se podría pensar que el milagro agroexportador peruano que sorprende al mundo es un fenómeno de grandes corporaciones. Pero no es así, de las más de 13,500 empresas agroexportadoras, el 80% corresponde a pymes agrarias.

La transformación del agro entonces debería pasar por extender el modelo agroexportador a toda la agricultura de la costa, la sierra y la selva. Sin embargo, ese camino significaría crear una sociedad agraria de clases medias y pobreza reducida, los peores enemigos de la propuesta de la asamblea constituyente y las colectivizaciones de la propiedad.

El Gobierno de Castillo, entonces, no solo es antiminero, sino anti agroexportación. Basta recordar que la actual presidente del Consejo de Ministros, Mirtha Vásquez, cuando ejercía la presidencia del Congreso –en el periodo anterior–, contra viento y marea impulsó la derogatoria de la Ley de Promoción Agraria (objetivo que logró), una de las vigas maestras del milagro agroexportador peruano. Y el actual Congreso no se atreve a restablecer la plena vigencia de esta tan necesaria ley.

Fuente:

Editorial Economía. El Montonero

El primer portal de opinión del Perú

Vídeo relacionado:

Asesor de antimineros también se reunió con Pedro Castillo en casa de Breña. Fuente: 24 Horas

24 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Este artículo vemos las noticias diarias de un mal presidente que no sabe administrar e incompetente para gobernar como lo es el actual presidente Pedro Castillo, que ha parado la producción en la fábrica Las Bamba. El aumento de los precios mundiales del cobre no solo ha expuesto los llamados contra la minería sino también contra la inversión. Necesitamos luchar contra la injusticia después de la discapacidad, la corrupción, los jóvenes que son los más afectados por las futuras condiciones de fracaso y desempleo.

  2. Mucho se ha cuestionado al gobierno actual de Pedro Castillo, por la falta de experiencia y conocimiento del cargo que posee. Y aunque, en un principio no quería aceptar los errores, queda más que claro, que en este tiempo que viene gobernando, ha llevado al país a una crisis económica. En lo referente a la minería, el Perú tiene mucho potencial, con las exportaciones de mineral, podemos lograr grandes avances, sin embargo, no hay una buena gestión de ello, estancando los avances. Un ejemplo de estancamiento fue lo que hizo Mirtha Vásquez, quien cuando ejercía la presidencia del Congreso, impulsó la derogatoria de la Ley de Promoción Agraria.

  3. El Gobierno de Pedro Castillo, con la paralización de la producción de Las Bambas en medio de un boom mundial de precios del cobre, no solo ha revelado su naturaleza anti minera, sino también su vocación en contra de la inversión en general. Finalmente, los anuncios irresponsables de la constituyente han terminado destruyendo las posibilidades de crecimiento de la inversión privada para el 2022. En este contexto, la ministra de Trabajo, Betsy Chávez, también acaba de dejar en claro la vocación en contra de las inversiones en agroexportación.
    El Gobierno de Castillo, entonces, no solo es anti minero, sino anti agroexportación. Basta recordar que la actual presidente del Consejo de Ministros, Mirtha Vásquez, cuando ejercía la presidencia del Congreso contra viento y marea impulsó la derogatoria de la Ley de Promoción Agraria (objetivo que logró), una de las vigas maestras del milagro agroexportador peruano. Y el actual Congreso no se atreve a restablecer la plena vigencia de esta tan necesaria ley.

  4. Este interesante articulo nos recuerda la realidad que estamos viviendo ahora con la crisis política y el desgobierno que existe con esta tendencia a la no inversión espantar a la inversión extrajera haciendo del Perú poco recomendable para invertir incluso llegando a cerrar las minas haciendo que se fomente la minería ilegal en el Perú, es tan difícil caminar derecho, hacer que la gente crezca con los capitales de fuera.
    El Perú es un pais lleno de oportunidades pero tienen que ser aprovechadas por todos, que nos den la posibilidad de crecer y hacer grande a nuestras familias.

  5. Es verdad que el sector minero en nuestro país es de mucha importancia, se necesita una minera responsable ambientalmente, pero se le exige mucho a la minería formal, pero por otro lado tenemos a los informales que son un gran porcentaje que son daño para el país y muchas veces no se toman acciones referentes a ello.
    El actual gobierno ha demostrado incapacidad en estos temas y en varios más, se debería incentivarla inversión en diferentes sectores.

  6. Mi sensación es que el presidente no tiene una información precisa del sector energía y minas, y menos de cómo funcionan estos contratos en el sector extractivo.
    La tarea está en convencer a la gente de que la minería es una ventaja y no una amenaza puede determinar el futuro de la industria, y con ello la prioridad es recuperar la confianza. La minería necesita reglas claras para mantener su competitividad y atraer nuevas inversiones.

  7. Considero que la política antiminera del gobierno de Pedro castillo es totalmente desacertada y errónea. Un detalle a considerar es que las compras de Las Bambas están dinamizando las economías distritales como nunca antes había sucedido en la historia republicana. Y de otro lado, están organizando una red empresarial de servicios e industrias vinculadas a la megamina.
    Existen informes económicos que señalan, por ejemplo, que las compras de Las Bambas a negocios locales, entre el 2013 y el 2020 sumaron más de US$ 280 millones. De allí la interesante red empresarial en servicios, alimentación, hostelería y transporte que ha surgido en la zona de influencia directa. Un ejemplo, según informes, del total de empleo local generado, el 77% corresponde a la provincia de Cotabambas; y dentro de la provincia, el 58% a Challhuahuacho.
    Así no se juega Pedro Castillo, de lo contrario el pueblo lo vacara y se le prueban delitos tendrá que afrontar delitos penales.

  8. Las Bambas es el mayor acontecimiento económico y social de Apurímac en 200 años de historia republicana. Igualmente señalamos que la megamina es la explicación de que la pobreza haya descendido del 60% de la población a menos de 40% en los 84 distritos de la región, según el informe “Impacto económico y social de Las Bambas”, elaborado por Macroconsult. Algo que debería ser tomado en cuenta por el gobierno, que al parecer no se interesa por la producción privada y el desarrollo y progreso de los pueblos más pobres, sino simplemente para sus intereses individuales y mezquinos. Basta ya de injusticias.
    El impacto económico y social de la mina es impresionante. Según el informe de Macroconsult, en la etapa de pre-operación, Las Bambas generó 55,000 empleos cada año. Y en la etapa de operación se generan más de 57,000 empleos anuales. Y todos sabemos que la enorme inversión de MMG-Las Bambas es de aproximadamente US$ 10,300 millones. Una cifra que puede parecer distante si no la relacionamos con la creación del empleo y la reducción de la pobreza. Sin minería no habra desarrollo económico para el Perú.

  9. esta es la crónica de una muerte lenta anunciada. “El error” de la titular del Trabajo revela la naturaleza anti agroexportaciones del Ejecutivo. Como todos sabemos, el Gobierno anunció la propuesta de una segunda reforma agraria, pero excluyó a las agroexportaciones nacionales de la propuesta.

  10. El sector agrario perderá 400,000 trabajadores directos por culpa del gobierno de Castillo, cuya titular de ministra de Trabajo, Betsy Chávez, también acaba de dejar en claro la vocación en contra de las inversiones en agroexportación. Una lisura e insulto para nuestra alicaída economía.
    La titular de Trabajo señaló que el 90% de los trabajadores del sector agroexportador es informal. La Asociación de Gremios Productores Agrarios del Perú (AGAP) respondió frontalmente a la ministra aclarando que, de acuerdo a la Sunat, en el agro existen más de 900,000 empleos formales del total de cuatro millones de personas de la PEA agraria.
    Es bueno que la Academia siga al frente de críticas contra el desgoboierno de pedro Castillo. No podemos ir contra el reloj de la historia teniendo ideologías transnochadas que fracasaron en el mundo.

  11. Estamos hartos y hasta el cansancio de tener noticias a diario sobre el desgobierno y la incapacidad de un inepto presidente que no esta apoto de gobernar y encima que el Gobierno de Pedro Castillo, con la paralización de la producción de Las Bambas en medio de un boom mundial de precios del cobre, no solo ha revelado su naturaleza antiminera, sino también su vocación en contra de la inversión en general. Tras incapacidad, corrupción los jóvenes más perjudicados de tener a futuro un estado fallido y sin empleo, debemos luchar contra la injusticia.

  12. Es preocupante como Pedro Castillo se reúne clandestinamente en su casa de Breña con un abogado antiminero. Para cierre o extorsión y/o actividad extremista. Preocupa que una pequeña minoría extremista, incluso incendiaria, siguen asediando a Las Bambas: ¡El principal motor antipobreza de Apurímac! Las Bambas, una de las diez megaminas más grandes del planeta, llega a fin de año con una producción menor en 100,000 toneladas métricas de cobre y acumula más de 400 días de paralizaciones por la acción de minorías.