Recordando a Hélène Carrère d’Encausse

Madame Hélene Carrère, es “una de las personalidades más brillantes” del pensamiento europeo en dos siglos 

Por: Luis Alberto Pintado Córdova 

La académica francesa Helene Carrere d'Encausse en el Instituto de Francia,  en París, Francia, el 13 de septiembre de 2008. Foto de Thomas  Samson/Pool/ABACAPRESS.COM Fotografía de stock - Alamy
El Papa Benedicto XVI, la académica francesa Helene Carrere d’Encausse (izquierda) y Gabriel de Broglie, canciller del Instituto de Francia (derecha) durante su visita al Instituto de Francia, en París, Francia, el 13 de septiembre de 2008. Foto de Thomas Samson

 

Hélène Carrère desciendió de una familia de aristócratas georgianos que conocieron la prosperidad y, después de la revolución rusa, la pobreza.3​ Dispersos posteriormente en Europa, sus ancestros fueron servidores del Imperio ruso a los que Carrère les sigue la huella histórica. Precisamente sobre la historia de su país de origen ha impartido cursos en la Sorbona y después en el Instituto de Estudios Políticos de París.

En 1978, predijo el fin de la URSS en su libro L’Empire éclaté, no por efecto de las acciones deliberadas de Ronald Reagan o del papa Juan Pablo II, sino a causa, según la historiadora, de la alta natalidad en las repúblicas musulmanas de Asia Central. Esta predicción resultó parcialmente equivocada ya que el movimiento de secesión vino de las repúblicas bálticas, la región más europea de la URSS, mientras que las repúblicas musulmanas se mantuvieron globalmente en calma hasta que tuvieron acceso a su independencia.

Hélène Carrère desciendió de una familia de aristócratas georgianos que conocieron la prosperidad y, después de la revolución rusa, la pobreza.​ Dispersos posteriormente en Europa, sus ancestros fueron servidores del Imperio ruso a los que Carrère les sigue la huella histórica. Precisamente sobre la historia de su país de origen ha impartido cursos en la Sorbona y después en el Instituto de Estudios Políticos de París.

En 1978, predijo el fin de la URSS en su libro L’Empire éclaté, no por efecto de las acciones deliberadas de Ronald Reagan o del papa Juan Pablo II, sino a causa, según la historiadora, de la alta natalidad en las repúblicas musulmanas de Asia Central. Esta predicción resultó parcialmente equivocada ya que el movimiento de secesión vino de las repúblicas bálticas, la región más europea de la URSS, mientras que las repúblicas musulmanas se mantuvieron globalmente en calma hasta que tuvieron acceso a su independencia.

Fue profesora invitada de diversas universidades en América del Norte y en Japón. Tuvo un doctorado honoris causa de la Universidad de Montreal y de la Universidad Católica de Lovaina. Fue presidenta de la Radio Sorbonne en Radio France de 1984 a 1987. Fue también miembro de la Comisión de conocedores para la reforma del código sobre la nacionalidad en Francia en 1986-1987.

“La obra de Hélène Carrère d’Encausse –que incluye monografías de investigación, biografías y grandes ensayos de interpretación histórica– constituye probablemente la aportación más sustantiva que se haya hecho en las últimas décadas al conocimiento de la Unión Soviética y Rusia”, resaltó el acta emitida por el jurado de este premio que convoca la Fundación Princesa de Asturias, la heredera al trono español. A los 93 años, la intelectual “es una de las personalidades más brillantes, originales y distinguidas de la historiografía francesa y del pensamiento europeo contemporáneo”, agrega el comunicado. Su candidatura para la categoría Ciencias Sociales fue elegida entre veinticinco postulaciones de quince nacionalidades.

Hélène Carrère d’Encausse con su biografía de Alexandra Kollontai

 

HISTORIADORA DE RUSIA Y LA URSS

Es autora de más de una veintena de libros, principalmente sobre Rusia y la antigua Unión Soviética. El objetivo de sus textos, llenos de detalles y muy documentados, es «encontrar de nuevo una memoria histórica colectiva, buscar la lógica interna de todos esos acontecimientos», según sus propias palabras.

A «La política soviética en Oriente Medio» siguió «El imperio estalla», escrita en 1978 y que le dio a conocer entre un público más amplio al anticiparse en cierta manera al fin de la URSS por problemas de nacionalismos. Le valió, además, el premio Aujourd’hui.

Continuó con dos biografías sobre Lenin y Stalin, «El poder confiscado», en 1980, y «El gran hermano», en 1983. También se le debe una biografía sobre el zar Nicolás II por la que recibiría el premio Ambassadeurs 1997.

Muchos la denominan «la zarina de los sovietólogos». Fue presidenta de la Radio Sorbona en Radio France entre 1984 y 1987.

«La desgracia rusa» (1988), «La gloria de las naciones» y «El fin del imperio soviético» son otras de sus obras de los años ochenta y noventa.

Durante 1992, ocupó el cargo de consejera en el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD), participando en la elaboración de una política de asistencia para la democratización de los antiguos países comunistas. Fue elegida diputada al Parlamento Europeo en junio de 1994 por el partido Agrupación por la República, actuando como vicepresidenta de la Comisión de Asuntos Extranjeros y de Defensa y como vicepresidenta de la Comisión de Archivos Diplomáticos de Francia. También presidió la Comisión de Ciencias del Hombre en el Centro Nacional del Libro de 1993 a 1996. En 1998, fue nombrada miembro del Consejo Nacional para el Desarrollo de las Ciencias Humanas y Sociales. En 2004, fue presidenta del Consejo Científico del Observatorio Estadístico de Inmigración e Integración.

En febrero pasado, la intelectual recibió al Nobel peruano Mario Vargas Llosa en la Academia Francesa, cuyo nombramiento generó polémica en Francia porque, por primera vez, ingresó a la prestigiosa institución un autor que no escribe en francés. “Vargas Llosa ha ayudado a la cultura francesa más que muchos escritores franceses”, dijo ella sin vueltas. Carrère d’Encausse fue la encargada de entregarle al autor hispano la espada de miembro de la Academia.

Su trayectoria es impresionante, en esta columna de homenaje te la contamos.

********

Adiós a Hélène Carrère d’Encausse, gran experta en Rusia y primera mujer que dirigió la Academia Francesa

Llamada “la zarina de los sovietólogos”, la destacada intelectual escribió más de 20 libros, en los que predijo la caída de la URSS. Madre del escritor Emmanuel Carrère, este año había obtenido Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales

Adiós a Hélène Carrère  d’Encausse, gran experta en Rusia y primera mujer que dirigió la Academia Francesa (REUTERS/Sarah Meyssonnier)Adiós a Hélène Carrère d’Encausse, gran experta en Rusia y primera mujer que dirigió la Academia Francesa (REUTERS/Sarah Meyssonnier)

La historiadora Hélène Carrère d’Encausse, fallecida este sábado en París a los 94 años, fue una de las grandes especialistas mundiales en historia soviética y rusa y también rompió moldes al ser la primera mujer en dirigir la Academia Francesa.

Hija de una familia influyente durante el zarismo que huyó a Francia tras la revolución bolchevique, Carrére d’Encausse era considerada “la zarina de los sovietólogos” y un referente capital en la historia de la Rusia zarista, la URSS y la Rusia actual.

En mayo pasado fue distinguida con el Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2023 pero no llegará a recibirlo, ya que la ceremonia de entrega tendrá lugar en octubre próximo.

Entonces, dijo que sentía “extremadamente honrada” con el galardón. “Es una recompensa que no me esperaba pero que me honra mucho”, añadió.

Uno de sus tres hijos es el escritor y cineasta Emmanuel Carrère, que fue distinguido con el Príncipe de Asturias de las Letras en 2021, por lo que el galardón a la fallecida académica supuso el primer binomio madre-hijo en la historia de los premios.

Carrère d’Encausse había nacido en París en 1929 como Hélène Zourabichvili, hija de una rica familia de exiliados rusos de origen georgiano por parte de padre, por lo que su lengua materna fue el ruso y la historia familiar la llevó a especializarse en el país de sus ancestros.

La “zarina de los sovietólogos”, la destacada intelectual escribió más de 20 libros, en los que predijo la caída de la URSSLa “zarina de los sovietólogos”, la destacada intelectual escribió más de 20 libros, en los que predijo la caída de la URSS

Hélène Carrère d'Encausse: “Aquí no practicamos lo políticamente correcto”  | Cultura | EL PAÍS
Hélène Carrère d’Encausse: “Aquí no practicamos lo políticamente correcto”. La jefa de la Academia francesa y madre del último Príncipe de Asturias de las Letras, Emmanuel Carrère, se declara detractora del lenguaje inclusivo o las cuotas de género. La Academia Francesa

Su familia incluye también a la presidenta de Georgia, Salomé Zurabishvili, que era su prima y fue embajadora de su país en Francia.

Cambió de apellido al casarse en 1952 con el ejecutivo de la industria de los seguros Louis Carrère, que había adoptado el apellido de su madre.

Carrère d’Encausse escribió más de treinta libros e innumerables artículos, la gran mayoría sobre la historia rusa y soviética. Uno de los más destacados fue El imperio estalla, publicado en 1978 y en el que ya predecía el colapso de la antigua URSS a causa de los nacionalismos y que la dio a conocer entre el gran público.

Otras obras importantes fueron La Unión Soviética de Lenin a Stalin 1917-1953 (1972), La política soviética en Oriente Medio (1976) y Seis años que cambiaron el mundo (1985-1991) (2015).

Como gran experta mundial en Rusia, recibió algunas críticas de quienes veían en ella una posición indulgente frente a la deriva crecientemente autoritaria del presidente ruso, Vladímir Putin, pero condenó la invasión de Ucrania de 2022.

Se graduó en el Estudio de Estudios Políticos de París, después logró su doctorado y desde 1969 fue profesora de la Universidad de París. También fue profesora invitada varios centros superiores de otros países. Recibió varios doctorados honoris causa, nueve premios nacionales e internacionales y numerosas condecoraciones de Francia, Rusia y otros países.

En 1990 entró en la Academia Francesa y se convirtió en “inmortal”, como se denomina a los miembros de la institución. Nueve años después fue designada para el cargo de secretario perpetuo de la Academia puesto que ella insistió siempre en emplear en masculino, ya que se oponía a la feminización del lenguaje y a instaurar cuotas femeninas para acceder a puestos. Y eso a pesar de ser la primera mujer en ser elegida al frente de la Academia desde que el cardenal Richelieu la creó en 1635.

Helene Carrere d'Encausse era Secretaria Permanente de la Academia Francesa (REUTERS/Sarah Meyssonnier)
Helene Carrere d’Encausse era Secretaria Permanente de la Academia Francesa (REUTERS/Sarah Meyssonnier)

Como secretario perpetuo, su imagen dio la vuelta al mundo el pasado 9 de febrero, con la entrada en la Academia Francesa del escritor hispano-peruano Mario Vargas Llosa, quien invitó al rey emérito español Juan Carlos I a la ceremonia.

Entonces, saludó efusivamante al nuevo académico y a su invitado y pese a su avanzada edad se desplazó con seguridad al entrar al Salón de la Cúpula y dirigir con soltura la ceremonia. Además de su labor docente y en la academia, Carrère d’Encausse no rehuyó el trabajo en el lado más político.

Fue asesora del francés Jacques Attali cuando asumió el puesto de primer presidente del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), creado en 1990 para apoyar la reconstrucción y transición de las economías de los países de Europa central y del Este tras la caída de los regímenes comunistas.

También, y a petición del presidente conservador Jacques Chirac, fue diputada europea entre 1994 y 1999, un período en que fue vicepresidenta de la Comisión de Exteriores de la Eurocámara.

“Tenía una personalidad incomparable”, resumió Jack Lang, ministro de Cultura con el presidente socialista François Mitterrand y una de las grandes voces del mundo cultural francés.

*******

Obra literaria

  • L’Union Soviétique de Lénine à Staline, Éditions Richelieu, 1972, 442 p.
  • L’Empire éclaté, París, Flammarion, 1978, 320 p.
  • Le Pouvoir confisqué. Gouvernants et gouvernés en URSS, París, Flammarion, 1980,
  • Le Grand Frère: l’Union soviétique et l’Europe soviétisée, París, Flammarion, 1983,
  • La Déstalinisation commence, París, Complexe, 1984, 208 p.
  • Ni Paix ni Guerre: le nouvel empire soviétique ou du bon usage de la détente, París, Flammarion, 1986, 396 p.
  • Le Grand Défi: bolcheviks et nations, 1917-1930, París, Flammarion, 1987, 340 p.
  • Le Malheur russe. Essai sur le meurtre politique, París, Fayard, 1988, 560 p.
  • La Gloire des nations ou La fin de l’empire soviétique, París, Fayard, 1990, 492 p.
  • Victorieuse Russie, París, Fayard, 1992, 440 p.
  • L’URSS de la Révolution à la mort de Staline, 1917-1953, París, Seuil, 1993, 384 p.
  • La Russie inachevée, París, Fayard, 2000, 360 p.
  • L’Impératrice et l’abbé: un duel littéraire inédit entre Catherine II et l’abbé Chappe d’Auteroche, París, Fayard, 2003, 640 p.
  • Nations et Saint-Siège au XX siecle, coloquio bajo la dirección de d’Hélène Carrère d’Encausse, París, Fayard, 2003, 462 p.
  • Russie, la transition manquée, coll. «Les Indispensables», París, Fayard, 2005, 1032 p.
  • L’Empire d’Eurasie. Une histoire de la Russie de 1552 à nos jours, París, Fayard, 2005, 506 p.
  • La Deuxième Mort de Staline, París, Éditions Complexe, 2006, 276 p.
  • La Russie entre deux mondes, París, Fayard, 2010, 327 p.

Fuente: EFE – Infobae – Innovas – La Nación

12 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Como gran experta mundial en Rusia, recibió algunas críticas de quienes veían en ella una posición indulgente frente a la deriva crecientemente autoritaria del presidente ruso, Vladímir Putin, pero condenó la invasión de Ucrania de 2022.
    Se graduó en el Estudio de Estudios Políticos de París, después logró su doctorado y desde 1969 fue profesora de la Universidad de París. También fue profesora invitada varios centros superiores de otros países. Recibió varios doctorados honoris causa, nueve premios nacionales e internacionales y numerosas condecoraciones de Francia, Rusia y otros países.

  2. Algo que gusto como peruana es el detalle con nuestro compatriota Vargas llosa. la intelectual recibió al Nobel peruano Mario Vargas Llosa en la Academia Francesa, cuyo nombramiento generó polémica en Francia porque, por primera vez, ingresó a la prestigiosa institución un autor que no escribe en francés. “Vargas Llosa ha ayudado a la cultura francesa más que muchos escritores franceses”, dijo ella sin vueltas. Carrère d’Encausse fue la encargada de entregarle al autor hispano la espada de miembro de la Academia.

  3. Es autora de más de una veintena de libros, principalmente sobre Rusia y la antigua Unión Soviética. El objetivo de sus textos, llenos de detalles y muy documentados, es «encontrar de nuevo una memoria histórica colectiva, buscar la lógica interna de todos esos acontecimientos», según sus propias palabras.
    A «La política soviética en Oriente Medio» siguió «El imperio estalla», escrita en 1978 y que le dio a conocer entre un público más amplio al anticiparse en cierta manera al fin de la URSS por problemas de nacionalismos. Le valió, además, el premio Aujourd’hui.
    Continuó con dos biografías sobre Lenin y Stalin, «El poder confiscado». Excelentes aportes que helene nos invita a su lectura, algo que haré a futuro.

  4. Muy interesante este gran artículo, nos deja un gran legado político. Hélène Carrère desciendió de una familia de aristócratas georgianos que conocieron la prosperidad y, después de la revolución rusa, la pobreza.​ Dispersos posteriormente en Europa, sus ancestros fueron servidores del Imperio ruso a los que Carrère les sigue la huella histórica. Precisamente sobre la historia de su país de origen ha impartido cursos en la Sorbona y después en el Instituto de Estudios Políticos de París.

  5. Helene una dama ejemplar, como historiadfora y literata dejó libros muy demandados en los sectores más cultos de Europa y EE.UU. La “zarina de los sovietólogos”, la destacada intelectual escribió más de 20 libros, en los que predijo la caída de la URSS