Universidad, Ciencia y Religión: Si crees, Innov@s

Historia de Nuestra Señora de Lourdes

La  revelación de la Inmaculada Concepción

Elaborado por: Luis Alberto Pintado Córdova

Así narró Bernadette Soubirous la primera aparición:

«En la abertura de una roca, llamada cueva de Masse-Vieille, vi a una joven. Creyendo engañarme, me restregué los ojos; pero alzándolos, vi de nuevo a la joven, que me sonreía y me hacía señas de que me acercase. La mujer vestía túnica blanca con un velo que le cubría la cabeza y llegaba hasta los pies, sobre cada uno de los cuales tenía una rosa amarilla, del mismo color que las cuentas de su rosario. El ceñidor de la túnica era azul. (…) Tuve miedo. Después vi que la joven seguía sonriendo. Eché mano al bolsillo para coger el rosario que siempre llevo conmigo y se me cayó al suelo. Me temblaba la mano. Me arrodillé. Vi que la joven se santiguaba… Hice la señal de la cruz y recé con la joven… Mientras yo rezaba, ella iba pasando las cuentas del rosario (…) Terminado el rosario, me sonrió otra vez. (…) Aquella Señora no me habló hasta la tercera vez».  

La aparición del 24 de febrero se focalizó en la necesidad de la plegaria y la penitencia. Según Bernadette, «Aquerò» dijo: «Penitenço… Penitenço… Penitenço» (en la normativa actual, «Penitença… Penitença… Penitença», es decir, «penitencia»).

El 25 de febrero tuvo lugar una de las apariciones más polémicas, ante la presencia de unas 350 personas. Según testificó Bernadette, luego de rezar el rosario la Señora le pidió que bebiera del agua del manantial y que comiera de las plantas silvestres que crecían allí. Ella interpretó que debía ir a tomar agua del cercano río Gave y hacia allá se dirigió. Pero la Señora le señaló con el dedo que escarbara en el suelo. Bernadette cavó en el suelo con las manos desnudas y ensució su rostro buscando beber donde solo había fango. Intentó «beber» tres veces, infructuosamente. En el cuarto intento, las gotitas estaban más claras y ella las bebió. También comió trozos de algunas de las plantas del lugar. Cuando finalmente tornó hacia la muchedumbre que la observaba, su cara estaba manchada con fango, sin que se hubiera revelado manantial alguno. Esto causó mucho escepticismo y fue visto como locura por muchos de los presentes, quienes gritaron: «¡Es un fraude!» y «¡Está loca!», en tanto sus parientes, desconcertados, limpiaban la cara de la adolescente con un pañuelo. Poco después, sin embargo, brotó un manantial de agua que comenzó a fluir del hoyo fangoso cavado por Bernadette

La gran revelación: «Yo soy la Inmaculada Concepción»

El martes 2 de marzo, «Aquerò» pidió dos cosas a Bernadette: que se hicieran procesiones a la gruta y se construyera allí mismo una capilla en su honor. Acompañada por dos de sus tías, Bernadette acudió al párroco, padre Dominique Peyramale, con el pedido. Peyramale era un hombre inteligente que no creía en visiones y milagros.

Edificar una capilla… «Pero, ¿en honor de quién?» preguntaron los clérigos a quienes Bernadette refirió el coloquio. La «Señora» le revelaría su identidad en su decimosexta aparición, el 25 de marzo, en términos que Bernadette no comprendió plenamente en un principio: «Yo soy la Inmaculada Concepción» (literalmente, «Qué soï era immaculado councepcioũ», que según la normativa estándar actual se expresa Que soi era immaculada concepción). La revelación sucedió después de más de una hora, durante la cual tuvo lugar el segundo de los llamados «milagros del cirio». Bernadette sostenía un cirio encendido; durante la visión el cirio se consumió y la llama habría entrado en contacto directo con su piel por más de quince minutos, sin que produjera en ella ningún signo de dolor o daño tisular. Fueron testigos de ello numerosas personas, entre ellas el médico de la ciudad, Dr. Pierre Romaine Dozous, quien tomó el tiempo y posteriormente lo documentó.

Bernadette refirió la revelación de la identidad de «Aquerò» al clero, ante todo al Padre Peyramale —párroco de Lourdes—, también al abate Pène, al abate Serres, al abate Pomian…

Se sucedieron interrogatorios permanentes e incisivos de parte de diferentes autoridades civiles francesas y autoridades eclesiásticas de la Iglesia católica.

En efecto, Bernadette poseía poca instrucción, como la mayoría de su pueblo y las dudas acerca de su capacidad para haber leído o inventado semejantes palabras valieron la atención del sacerdote del lugar.

Tres años antes, el 8 de diciembre de 1854, la Iglesia católica en la figura del papa Pío IX había explicitado el dogma de la «Inmaculada Concepción» que sostiene la creencia de que la Virgen María, madre de Jesús, a diferencia de todos los demás seres humanos, fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia del Señor Dios y en atención a los méritos de Cristo-Jesús. En la aparición, la Señora se presentó con las palabras «Yo soy la Inmaculada Concepción», frase que parece una extensión de la tradición joánica. En efecto, en el Evangelio de Juan, Jesús se presenta con el nombre «Yo soy» (por ejemplo, Juan 8, 24.28.58; Juan 13, 19), al que a menudo completa con un predicado que cualifica su persona y su misión: «Yo soy el pan de vida» (Juan 6, 35.48), «Yo soy la luz del mundo» (Juan 8, 12); «Yo soy el buen pastor» (Juan 10, 11.14); «Yo soy la resurrección y la vida» (Juan 11, 25); «Yo soy el camino, la verdad y la vida» (Juan 14, 6); «Yo soy la vid verdadera» (Juan 15, 1). Jesús se presentaba así como aquel en quien se realizan los bienes esperados. En Lourdes, María —en la tradición del Evangelista San Juan— se presenta a sí misma como aquella «llena de gracia» en quien, según la Iglesia católica, se realizaron —en atención a Jesucristo— las maravillas de Dios: «Yo soy la Inmaculada Concepción».

Don d'une lettre de Bernadette Soubirous (1876), 222 J 1 - Archives départementales des Hautes-Pyrénées

Parte de la Biografía resumida de los mensajes dirigidos a Santa Bernardita Soubirous por parte de la Santísima Virgen María. Descripción completa. Archivos históricos del mensaje de Lourdes.Qui es-tu Bernadette Soubirous ? De Lourdes à Nevers, moments intimes - www.dedans-dehors.com

El agua milagrosa del manantial sagrado

El manantial de agua encontrado por Bernadette por indicación de la Virgen resultó ser fuente de numerosos hechos extraordinarios. El agua fue analizada por laboratorios independientes, que no encontraron ningún elemento extraño: es agua potable similar a cualquier agua de los Pirineos: si bien posee un alto contenido en sales minerales, no contiene nada fuera de lo ordinario que justifique los milagros que se le atribuyen: la curación de enfermos crónicos, o incluso terminales… De hecho, en Lourdes se puede consultar el archivo de las curaciones.  Los estudios son llevados a cabo minuciosamente por «Le Bureau des Constatations Médicales» y «Le Comité Médical International de Lourdes».

Lourdes - Shrines of Europe

Panel won't rule on 'miracles' at Lourdes
A Lourdes llegan miles de peregrinos y creyentes cristianos como de otras religiones como actos de fe en busca de los milagros que se le atribuyen: la curación de enfermos crónicos, o incluso terminales, como enfermedades del alma; afianzando su paz interior y crecimiento espiritual.
Nature's healing miracles - Telegraph India
Fervorosos creyentes que veneran a la Virgen María con sentimiento de profundo respeto y admiración inspirados por la dignidad, la virtud o los méritos de la Santa Bernardita. 

Nuestra Señora de Lourdes  Febrero 11

Historia

Bernadette Soubirous - Wikipedia, la enciclopedia libre
 Desde pequeña Bernadette tuvo una salud delicada. La causa era la desnutrición y el lamentable y pobre estado de la casa monoambiente donde residía. Durante su niñez, el cólera causó 38 muertos y centenares de afectados en Lourdes. En otoño de 1855, esa enfermedad atacó a Bernadette dejándola sumamente debilitada. Más tarde contrajo asma. Era ignorante, analfabeta y muy pobre.

 

El 11 de febrero de 1858, Bernadette, una niña de catorce años, recogía leña en Massbielle, en las afueras de Lourdes, cuando acercándose a una gruta, una de viento la sorprendió y vio una nube dorada y a una Señora vestida de blanco, con sus pies descalzos cubiertos por dos rosas doradas, que parecían apoyarse sobre las ramas de un rosal, en su cintura tenia una ancha cinta azul, sus manos juntas estaban en posición de oración y llevaba un rosario.

706 fotos e imágenes de Bernadette Soubirous - Getty Images
La casa paterna de Bernardita, quien llegó a vivir algunos años en una celda de la antigua prisión de Lourdes, fuera de uso: el llamado cachot, de 4,40 m por 4 m, en la calle des Petits Fossés, cedido por su propietario, un primo del padre llamado Aimé Sajous, a causa de la extrema pobreza de la familia Soubirous.​ La familia fue entonces señalada en el pueblo como «los que viven en el calabozo».  Su padre,  tenía por empleo en el momento de las apariciones juntar la basura del pueblo, estuvo preso injustamente acusado de robo.

Bernadette al principio se asusto, pero luego comenzó a rezar el rosario que siempre llevaba consigo, al mismo tiempo que la niña, la Señora pasaba las cuentas del suyo entre sus dedos, al finalizar, la Virgen María retrocedió hacia la Gruta y desapareció. Estas apariciones se repitieron 18 veces, hasta el día 16 de julio.

El 18 de febrero en la tercera aparición la Virgen le dijo a Bernadette: «Ven aquí durante quince días seguidos». La niña le prometió hacerlo y la Señora le expresó «Yo te prometo que serás muy feliz, no en este mundo, sino en el otro».

La noticia de las apariciones se corrió por toda la comarca, y muchos acudían a la gruta creyendo en el suceso, otros se burlaban.

En la novena aparición, el 25 de febrero, la Señora mando a Santa Bernadette a beber y lavarse los pies en el agua de una fuente, señalándole el fondo de la gruta. La niña no la encontró, pero obedeció la solicitud de la Virgen, y escarbó en el suelo, produciéndose el primer brote del milagroso manantial de Lourdes.

Bernadette Soubirous en la gruta de Lourdes en 1863.

 

En las apariciones, la Señora exhortó a la niña a rogar por los pecadores, manifestó el deseo de que en el lugar sea erigida una capilla y mando a Bernadette a besar la tierra, como acto de penitencia para ella y para otros, el pueblo presente en el lugar también la imito y hasta el día de hoy, esta práctica continúa.

El 25 de marzo, a pedido del párroco del lugar, la niña pregunta a la Señora ¿Quién eres?, y ella le responde: «Yo soy la Inmaculada Concepción».

Luego Bernadette fue a contarle al sacerdote, y él quedo asombrado, pues era casi imposible que una jovencita analfabeta pudiese saber sobre el dogma de la Inmaculada Concepción, declarado por el Papa Pío IX en 1854.

En la aparición del día 5 de abril, la niña permanece en éxtasis, sin quemarse por la vela que se consume entre sus manos.

El 16 de julio de 1858, la Virgen María aparece por última vez y se despide de Bernadette.

En el lugar se comenzó a construirse un Santuario, el Papa Pío IX le dio el titulo de Basílica en 1874. Las apariciones fueron declaradas auténticas el 18 de Enero 1862.

Lourdes es uno de los lugares de mayor peregrinaje en el mundo, millones de personas acuden cada año y muchísimos enfermos han sido sanados en sus aguas milagrosas. La fiesta de Nuestra Señora de Lourdes se celebra el día de su primera aparición, el 11 de febrero.

Bernadette Soubirous Fotos e Imágenes de stock - Alamy

Apariciones 1a. a 6a.

Lourdes1ª. Jueves 11 de febrero

María se apareció a Bernardette Soubirous, una niña de 14 años, el jueves 11 de febrero de 1858, junto al Río Pau en la Gruta de Massiabielle («roca antigua») de unos ocho metros de ancho, en las afueras de Lourdes, a la entrada de los Montes Pirineos.

Ese día cambiaría para siempre, no solo la vida de Bernardita, sino que marca el comienzo de una fuente de gracia que ha brotado para toda la humanidad. Fuente que solo crece con el tiempo.

La madre de Bernardita permitió a esta ir con su hermana menor llamada María, y con Juana Abadie, a quien llaman Baloum, al campo a buscar leña seca. El lugar preferido para recoger leña era un campo que había frente a la gruta. Bernardita por su fragilidad física se quedó atrás y no se atrevía a meterse al agua porque estaba muy fría.

Mientras se está descalzando para cruzar el arroyo, oyó un fuerte rumor de viento, pero al volverse vio que todo estaba tranquilo y que los árboles no se habían movido, otra vez escuchó el mismo rumor, vio una nube dorada y a una Señora joven y hermosa vestida de blanco en el interior de la gruta, con un velo blanco que le cubría la cabeza, un lazo celeste, una rosa sobre cada pie y un rosario de cuentas blancas.

Bernadette al principio se asustó, pero luego comenzó a rezar el rosario con la Señora, terminada la oración, la Señora desaparece de repente. Fue ésta la primera visión de una serie de dieciocho, que se sucedieron desde aquel 11 de febrero de 1858 hasta el 16 de Julio.

2ª. Domingo 14 de febrero

Bernardita siente una fuerza interior que la empuja a volver a la Gruta a pesar de la prohibición de sus padres. Debido a su insistencia, su madre le da permiso para volver a la gruta y rociara agua bendita.. Después de la primera decena del rosario, Bernardita ve aparecer a la misma Señora y su rostro se transfiguró, tiró el agua bendita y dijo: «Si vienes de parte de Dios, acércate a nosotras». El agua bendita llegó hasta los pies de la Virgen y sonriendo con mas dulzura se acercó a Bernardita. La Señora sonríe e inclina la cabeza. Terminado el rosario, la Señora desaparece.

3ª. Jueves 18 de febrero

Por primera vez, la Señora habla. Una señora y una religiosa deseaban acompañar a Bernardita a la gruta. Fueron con ella primero a la Santa Misa de las 5:30 a.m. y de allí se dirigieron a la gruta. A llegar se arrodilló y empezó el rezo del rosario, lanzó un grito de jubilo al ver al fondo de la gruta a la Señora. Le preguntó si se podían quedar sus dos acompañantes y la Virgen dijo que sí. Ellas también se arrodillaron y se pusieron a rezar mientras encendían un cirio bendito.

Bernardita le pasó un papel a la Virgen pidiéndole que escribiera cualquier cosa que deseaba comunicarle. La Virgen le dijo: «Lo que tengo que comunicarte no es necesario escribirlo, hazme únicamente el regalo de venir aquí durante quince días seguidos». Bernardita se lo prometió y la Virgen le respondió: «Yo también te prometo hacerte dichosa, no ciertamente en este mundo, sino en el otro»

4ª. Viernes 19 de febrero

Llegó Bernardita a la gruta acompañada de sus padres y un centenar de personas, con una vela bendecida y encendida. Desde aquél día nacerá la costumbre de llevar velas para encenderlas ante la Gruta.

 5ª. Sábado 20 de febrero

La Señora le ha enseñado una oración personal. Al terminar la visión, una gran tristeza invade a Bernardita. Alrededor de 500 personas la acompañaban.

 6ª. Domingo 21 de febrero

Por la mañana temprano la Señora se presenta a Bernardita, a la que acompañan un centenar de personas. Hubo un momento en que la aparición parecía hacerse hacia atrás, y como hundirse en el interior de la roca. Para no perderla de vista, Bernardita fue acercándose de rodillas.

Observó que la Virgen se había puesto triste. Le pregunto, ¿qué te pasa?, ¿qué puedo hacer?.

La Virgen respondió: «Rogad por los pecadores».

Después es interrogada por el comisario de policía Jacomet, que quiere que diga lo que ha visto. Bernardita no habla más que de «AQUERO» (aquello).

Uno de los principales médicos de Lourdes se dedicó a estudiarla, observarla y examinarla. Este llegó a la conclusión que en Bernardita no había ningún signo de alucinación, histeria o escape de la realidad. Dijo así: «Aquí hay un hecho extraordinario, totalmente desconocido a la ciencia y a la medicina»

Apariciones 7a. a 12a.

VIRGENLOURDES027ª. Martes 23 de febrero

Bernardita se dirige hacia la Gruta. La Aparición le comunica un secreto que solo a ella le concierne y que no puede revelar a nadie. También le enseñó una oración que le hacía repetir, pero que no quiso que la diera a conocer.

La Virgen le dijo: «Y ahora, hija mía, ve a decir a los sacerdotes que aquí, en este lugar, debe levantarse un Santuario, y que a el debe venirse en procesión».

Bernardita se dirigió inmediatamente hacia la Iglesia a darle el mensaje al Párroco. El sacerdote le preguntó el nombre de la Señora, a lo cual Bernardita le respondió que no sabía. Después de escucharla, el párroco le dijo: «Puedes comprender que yo no puedo bastarme de tu solo testimonio; di a esa gran Señora que se de a conocer; si es la Virgen, que lo manifieste mediante un gran milagro. ¨.

8ª. Miércoles 24 de febrero

Bernardita le contó a la Virgen lo que el sacerdote le había pedido. La Virgen solo sonrió, sin decir una palabra.

Después la mando a rogar por los pecadores y exclamo tres veces: «¡Penitencia, Penitencia, Penitencia!». Le hizo repetir estas palabras y Bernardita lo hacia mientras se arrastraba de rodillas hasta el fondo de la gruta. Ahí le reveló un secreto personal y después desapareció.

Bernardita por humildad no relató todo los detalles, pero los testigos contaron que también se le vio besar la tierra a intervalos, La Virgen le había dicho: «Rogaras por los pecadores…Besarás la tierra por la conversión de los pecadores». Como la Visión retrocedía, Bernardita la seguía de rodillas besando la tierra.

Desde entonces se le fue encomendada a Bernardita la penitencia por los pecadores. Un día la Virgen la mandó a subir y bajar varias veces la gruta de rodillas, la Virgen tenía la cara de tristeza.

«La Virgen me lo ha mandado por mi y por los demás» dijo ella.

 9ª. Jueves 25 de febrero

«Hija mía¨, le dijo en la Visión, “quiero confiarte solamente para ti el ultimo secreto; igualmente que los otros dos, no los revelaras a ninguna persona de este mundo”.

«Y ahora, ve a beber y lavarte los pies a la fuente, y come de la hierba que hay allí».

Bernardita miro a su alrededor pues no miraba ninguna fuente. Ella pensó que la Virgen la mandaba al torrente y se dirigió hacia allá.

La Virgen la detuvo y le dijo: «No vayas allá, ve a la fuente que está aquí». Le señaló hacia el fondo de la gruta.

Bernardita subió y, cuando estuvo cerca de la roca, buscó con la vista la fuente no encontrándola, y queriendo obedecer, miró a la Virgen. A una nueva señal Bernardita se inclinó y escarbando la tierra con la mano, pudo hacer en ella un hueco. De repente se humedeció el fondo de aquella pequeña cavidad y viniendo de profundidades desconocidas a través de las rocas, apareció un agua que pronto llenó el hueco que podía contener un vaso de agua.

Mezclada con la tierra cenagosa, Bernardita la acerco tres veces a sus labios, no resolviéndose a beberla. Pero venciendo su natural repugnancia al agua sucia, bebió de la misma y se mojó también la cara. Todos empezaron a burlarse de ella y a decir que ahora si se había vuelto loca. Bernardita sólo contesta. «Es por los pecadores».

Sin saberlo Bernardita acababa de abrir el manantial de las curaciones y de los milagros mas grandes que han conmovido la humanidad.

El agua milagrosa de Lourdes ha sido analizada por hábiles químicos: es un agua virgen, muy pura, un agua natural que carece de toda propiedad térmica. Además tiene la peculiaridad que ninguna bacteria sobrevive en ella. (Simboliza la Inmaculada Concepción, en cuyo ser nunca hubo mancha de pecado original ni personal)

 10ª. Sábado 27 de febrero

Hay allí ese día ochocientas personas. La Aparición permanece silenciosa. Bernardita bebe agua del manantial y hace los gestos habituales de penitencia.

11ª. Domingo 28 de febrero

Más de mil personas asisten al éxtasis. Bernardita reza, besa la tierra y se arrastra de rodillas en señal de penitencia.

12ª. Lunes 1 de marzo

Se han congregado más de mil quinientas personas y entre ellas, por primera vez, un sacerdote. Durante la noche, Catalina Latapie, una amiga de Lourdes, acude a la Gruta, moja su brazo dislocado en el agua del manantial y el brazo y la mano recuperan su agilidad.

 Apariciones 13a. a 18a.

13ª. Martes 2 de marzo

Bernardita fue de nuevo a ver al párroco de Lourdes, recordándole la petición de la Virgen de levantar un Santuario en el lugar de las apariciones.

14ª. Miércoles 3 de marzo

Al salir del colegio, siente la llamada interior de la Señora; acude a la Gruta y vuelve a preguntarle su nombre. La respuesta es una sonrisa. El párroco Peyramale vuelve a decirle: «Si de verdad la Señora quiere una capilla, que diga su nombre» .

15ª. Jueves 4 de marzo

La visión permanece silenciosa. El cura Peyramale se mantiene en su postura. Durante los veinte días siguientes, Bernardita no acudirá a la Gruta; no siente dentro de sí la irresistible invitación .

16ª. Jueves 25 de marzo

Fue este día 25, un día de gloria. Bernardita volvió a preguntarle a la Señora..» quieres tener la bondad de decirme quien eres y cual es tu nombre?».

Bernardita insistió…» ¿quieres decirme quien eres?, te lo suplico Señora Mía».

Entonces la Señora apartó su vista de Bernardita, separó sus manos, hizo deslizar en su brazo el rosario que tenía en sus dedos, levanto a un mismo tiempo sus manos y su cabeza radiante, en tanto que sus manos se juntaron delante del pecho, su cabeza se afirmo y, mas resplandeciente que la luz del sol, dirigida la vista al cielo dijo: «YO SOY LA INMACULADA CONCEPCIÓN», y así desapareció, dejando en Bernardita esta imagen y ese nombre.

La joven salió corriendo, repitiendo sin cesar, por el camino, aquellas palabras que no entiende. Palabras que conmueven al buen párroco, ya que Bernardita ignoraba esa expresión teológica que sirve para nombrar a la Santísima Virgen.

Cuando el párroco oyó el relato de Bernardita, quedó asombrado. ¿Como podía una niña sin ninguna instrucción religiosa saber el dogma que solo unos cuatro años antes había la Iglesia promulgado? En 1854, el Papa Pío IX había definido el dogma de la Inmaculada Concepción.

El sacerdote comprobó que Bernardita no se había engañado, era ella, la Virgen Santísima, la soberana Madre de Dios quien se le aparecía en la Gruta.

17ª. Miércoles 7 de abril

Durante esta Aparición, Bernardita sostiene en la mano su vela encendida, y en un cierto momento la llama toca su mano sin quemarla. Este hecho es inmediatamente constatado por el médico y científico, doctor Douzous.

18ª. Jueves 16 de julio

La última aparición fue el día 16 de Julio, día de la Virgen del Carmen.. Bernardita siente interiormente el misterioso llamamiento de la Virgen y se dirige a la Gruta; pero el acceso a ella estaba prohibido y la gruta, vallada. Se dirige, pues, al otro lado del Gave, enfrente de la Gruta. «Me parecía que estaba delante de la gruta, a la misma distancia que las otras veces, no veía más que a la virgen, ¡jamás la había visto tan bella!» .

Bernardita había cumplido su misión, con gran amor y valentía ante todos los sufrimientos que tuvo que sobrellevar y ante todos los obstáculos que el Enemigo puso en su camino. Su confesor dijo repetidamente: «La mejor prueba de las apariciones es Bernardita misma, su vida

Primeros Milagros

VIRGENLOURDES0326 de febrero: El primer milagro

El agua milagrosa obró el primer milagro. El buen párroco de Lourdes había pedido una señal, y en vez de la muy pequeña que había pedido, la Virgen acababa de darle una muy grande, y no solo a el, sino a toda la población.

Había en Lourdes un pobre obrero de las canteras, llamado Bourriette, quien veinte años antes había tenido el ojo izquierdo severamente lastimado por la explosión de una mina. Era un hombre muy honrado y muy cristiano, quien mandó a la hija a buscarle agua a la nueva fuente y se puso a orar, aunque estaba un poco sucia, se froto el ojo con ella. Comenzó a gritar de alegría. Las tinieblas habían desaparecido, no le quedaba mas que una ligera nubecilla, que fue desapareciendo al seguir lavándose.

Los médicos habían dicho que el jamás se curaría. Al examinarlo de nuevo no quedo mas remedio que llamarle a lo sucedido por su nombre: milagro. Y lo mas grande era que el milagro había dejado las cicatrices y las lesiones profundas de la herida, pero había devuelto aun así la vista.

Muchos milagros siguen sucediendo en Lourdes por lo que en el santuario hay siempre una multitud de enfermos.

4 de marzo:

Siguiendo su costumbre, Bernardita, antes de dirigirse a la gruta, asistió a la Santa Misa. Al final de la aparición, tuvo una gran tristeza, la tristeza de la separación. ¿Volvería a ver a la Virgen?

La Virgen siempre generosa, no quiso que terminara el día sin una manifestación de su bondad: un gran milagro, un milagro maternal.

Un niño de dos años estaba ya agonizando, se llamaba Justino. Desde que nació tuvo una fiebre que iba poco a poco desmoronando su vida. Sus padres, ese día, lo creían muerto. La Madre en su desesperación lo tomó y lo llevó a la fuente. El niño no daba señales de vida. La madre lo metió 15 minutos en el agua que estaba muy fría. Al llegar a la casa, notó que se oía con normalidad la respiración del niño.

Al día siguiente, Justino se despertó con tez fresca y viva, sus ojos llenos de vida, pidiendo comida y sus piernas fortalecidas.

Este hecho conmocionó a toda la comarca y pronto a toda Francia y Europa; tres médicos de gran fama certificaron el milagro, llamándolo de primer orden.

Las apariciones de la Virgen y la Iglesia

El 18 de Enero 1862, el obispo firmó la pastoral aprobando las apariciones. Su carácter sobrenatural y la vida tan auténtica de la vidente.

1874: el Papa Pío IX concedió al santuario el titulo de Basílica.

1876: corono solemnemente la estatua de la Virgen.

León XIII: aprobó el oficio y misa de Lourdes

Pío X llamo a Lourdes: «sede del poder y de la misericordia de María, donde tuvieron lugar maravillosas apariciones de la Virgen»

1907: este mismo Papa extendió la celebración de la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes a toda la Iglesia universal.

Pío XI: afirmo: «Lourdes, donde la Virgen se apareció varias veces a la bienaventurada Bernardita, donde exhorto a todos los hombres a la penitencia».

Elevó al honor de los altares a Santa Bernardita Soubirous el 8 de Dic 1933.

Pío XII: escribió la encíclica «La peregrinación a Lourdes», el mas completo de todos los documentos sobre Lourdes»

Juan XXIII: en la clausura del centenario de las apariciones de Lourdes, recordaba lo siguiente: «La Iglesia, por la voz de sus Papas, no cesa de recomendar a los católicos que presten atención al mensaje de Lourdes»

Finalmente, Juan Pablo II es el primer Papa que ha peregrinado a Lourdes, en el año de 1983, con motivo del 125 aniversario de las apariciones. Allí ofició la Santa Misa el día 15 de Agosto, afirmando dos veces: «Venimos en peregrinación a Lourdes, donde María dijo a Bernardita: «Yo soy la Inmaculada Concepción» y añadió: «Aquí habló con una simple muchacha de Lourdes, rezó con ella el rosario, le dio varios mensajes, y concluyó el Papa diciendo: «la Virgen viene a salvar a los pecadores..»

Ecumenismo

El 24 de septiembre de 2008, el Arzobispo de Canterbury y primado de la Comunión Anglicana Rowan Williams peregrinó al Santuario de Lourdes para honrar a la Inmaculada Concepción, predicando ante 20 000 personas en la Eucaristía Internacional. En su homilía destacó:

«Cuando María se le apareció a Bernadette, la primera vez lo hizo como una figura anónima, una hermosa mujer, una «cosa» misteriosa, no identificada aún como la Madre Inmaculada del Señor. Y Bernadette –inculta, carente de instrucción doctrinal– saltó de gozo, reconociendo que allí había vida, que allí estaba la cura. Recordad sus narraciones en las que habla de sus movimientos agraciados y ligeros a las órdenes de la Señora; como si ella, al igual que Juan en el vientre de Isabel, comenzara a bailar siguiendo la música del Verbo Encarnado que lleva su Madre. Solo poco a poco encontrará Bernadette las palabras para que el mundo sepa; solo poco a poco, podríamos decir, descubre cómo escuchar a la Señora y referir lo que tiene que decirnos. (…) Los vecinos, los maestros y el clero de la parroquia de Bernadette sabían lo que pensaban que necesitaban saber sobre la Madre de Dios, pero tuvieron que quedar sorprendidos por esta adolescente incapaz de expresarse, inerme e insignificante que había saltado de gozo reconociendo haber encontrado a María como madre, hermana, portadora de su Señor y Redentor. (…) Hoy aquí, con Isabel y Bernadette, decimos con agradecido estupor: «¿Qué he hecho para merecerme que la madre de mi Señor haya venido hasta mí?» Y reconocemos que el deseo de nuestro corazón ha sido satisfecho y lo más profundo de nuestro ser ha sido llevado a una nueva vida.»​

Rowan Williams, Arzobispo de Canterbury y primado de la Comunión Anglicana

Este hecho fue considerado muy auspicioso en orden a la unidad de los cristianos y fue seguido por la visita histórica del papa Benedicto XVI al primado anglicano el 17 de septiembre de 2010, en ocasión del 50 aniversario del primer encuentro de un papa y un arzobispo de Canterbury en los tiempos modernos, el de Juan XXIII y el arzobispo Geoffrey Fisher, en diciembre de 1960.  A ello a su vez siguió el recibimiento de Benedicto XVI a Rowan Williams en el Vaticano el 18 de noviembre de 2010, poco después de que cinco obispos anglicanos anunciaran su pase a la Iglesia católica, aprovechando el nuevo ordinariato creado a tal fin por la Santa Sede. En tal ocasión, el papa Benedicto XVI y Rowan Williams oraron juntos.

Repercusiones de actualidad

  • La petición de la Virgen María (en su advocación de Nuestra Señora de Lourdes) a Bernadette de que se construyera una capilla en el sitio de las apariciones dio lugar a la edificación del Santuario de Nuestra Señora de Lourdes, que es hoy uno de los sitios principales de peregrinaje católico en el mundo. Con una población de aproximadamente 15 000 habitantes, Lourdes recibe actualmente la visita de unos 8 000 000 de peregrinos por año.​ En Francia, sólo la ciudad de París tiene más hoteles que la ciudad de Lourdes.
  • En atención a la primera aparición de la Virgen María a Bernadette Soubirous, la Iglesia católica celebra el 11 de febrero la festividad de Nuestra Señora de Lourdes. En 1992, el papa Juan Pablo II instituyó la celebración de la «Jornada Mundial del Enfermo» a realizarse el 11 de febrero de cada año.
  • Entre los católicos, Lourdes es considerado popularmente un lugar emblemático en el que se conjugan el sufrimiento, la fe expresada en plegaria, la curación y la conversión. Sin embargo, «Le Bureau des Constatations Médicales» y «Le Comité Médical International» de Lourdes, que rigen el análisis científico de las curaciones producidas en Lourdes, son sumamente estrictos. Para que una curación se considere «inexplicable» para la ciencia se deben cumplimentar una serie de requisitos, entre los que se cuentan: que la dolencia sea incurable; que se haya puesto de manifiesto la total ineficacia de los medicamentos o protocolos empleados en el tratamiento de dicha dolencia; que la curación haya sobrevenido de manera instantánea o casi instantánea; que la curación haya sido absoluta. De los aproximadamente 7 000 casos de curaciones registrados en expedientes, solo 67 han sido reconocidos oficialmente como «milagros» por la Iglesia católica.​ Tal es el grado de rigor manifestado por la Iglesia en este tema que la curación de Marie Bailly, aquejada de peritonitis tuberculosa en último estadio (el famoso «Dossier 54» de los Archivos de «Le Bureau des Constatations Médicales» de Lourdes), y testimoniada por el doctor Alexis Carrel (premio Nobel de Medicina 1912), no se encuentra incluida entre los casos considerados «milagrosos».
  • La Basílica de San Pío X, también localizada en la ciudad de Lourdes, es parte del Santuario y cuenta con una capacidad para 25 000 personas. Esta basílica contiene representaciones de las estaciones del Vía Crucis, de la historia de las apariciones de Nuestra Señora a santa Bernadette y de los misterios del rosario. Junto al santuario se construyeron otras iglesias y capillas en Lourdes.
  • Santa Bernadette Soubirous, una niña pobre de escasísima educación pero de entrega y fe incondicionales que debió sufrir la burla e incredulidad de muchos que se consideraban a sí mismos doctos –incluso dentro de la propia estructura eclesial– encarna en la historia de la humanidad un ejemplo vivo de aquellas palabras de Jesús: «Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños» (Mateo 11, 25).

Bernadette Soubirous influyendo en inspiraciones  del mundo del arte, el cine y la televisión

Típica gruta con imágenes representando la aparición de la Inmaculada Concepción a Bernardita.
  • En fotografía: El rostro de Bernadette fue fotografiado en octubre de 1863 gracias a la habilidad del fotógrafo ambulante Billart-Petrun de Pau.​ Bernadette Soubirous fue la primera santa fotografiada.
  • En 1909, «Bernadette Soubirous et les Apparitions de Lourdes» (Las apariciones de la Virgen), corto francés dirigido por Honoré Le Sablais, es la primera narración fílmica de la historia de Bernadette, con la entonces nueva arte cinematográfica, según el documental de la RAI 3, La storia di Lourdes.
  • En 1926, se realizó la producción francesa «La vie merveilleuse de Bernadette» de George Pallu.​
  • En 1935, el portugués Georges Falú dirigió «La Vièrge du rocher» (La Virgen de la roca); Michelle Masson protagonizó a Bernadette.
  • En 1941, la vida de santa Bernadette Soubirous fue presentada como novela en la obra del escritor austríaco Franz WerfelLa canción de Bernadette (Das Lied von Bernadette). De origen judío y manifiesto antinazi durante la Segunda Guerra Mundial, Werfel huyó con su esposa Alma Mahler de Austria a Francia y luego, de España y Portugal, a Estados Unidos de América. Durante su estancia en Francia, sin visa ni pasaporte, encontró refugio en Lourdes, donde se fascinó con la historia de las apariciones,y a pesar de ser judío, hizo el voto de que, si lograban escapar él y su esposa de su situación desesperada, cantaría La canción de Bernadette, voto que cumplió al escribir la novela. Esta novela fue extremadamente popular, manteniéndose más de un año en la lista del New York Times de libros más vendidos (best sellers), y encabezando esa lista durante 13 semanas.
  • En 1961, la actriz francesa Daniele Ajoret debutó en escena interpretando a Bernadette en «Il suffit d’aimer» (El amor basta), una coproducción ítalofrancesa dirigida por Robert Darène basada en el libro del mismo nombre del escritor Gilbert Cresbon (en español el libro se tradujo como «El Amor de Bernadette»).  Por su actuación, Ajoret recibió el premio a la Mejor Actriz en el Festival Internacional de Cine de Cork.
  • En 1964, se presentó la película «Aquella joven de blanco» (Bernadette de Lourdes, El milagro de Lourdes, Bernardita de Lourdes). Se trata de una película española en blanco y negro dirigida por León Klimovsky, basada en el guion de Fernando Galiana y Manuel Tamayo, con Cristina Galbó interpretando el papel de Bernadette Soubirous.
  • En 1967, se presentó «L’affaire Lourdes» (El acontecimiento de Lourdes), emisión francesa para televisión de Marcel Bluwal, con Marie Hélene Breillat.​
  • En 1981, la argentina Andrea del Boca encarnó a Santa Bernardita en el episodio «Bernadette»‘ que duró cuatro capítulos, en la serie televisiva: «Los especiales de ATC», transmitida de 1979 a 1982, en Argentina.
  • En 1988, el francés Jean Delannoy estrenó «Bernadette», centrada en las apariciones de Lourdes hasta la entrada de la vidente al convento. En 1989, Delanoy presentó una segunda parte de la película que se tituló «La passion de Bernadette», drama biográfico centrado en los últimos años de vida de Bernadette luego de las apariciones de Lourdes. Ambas películas fueron protagonizadas por Sydney Penny en el papel de la santa.​
  • En 1989, John Williams y Jorge González produjeron «Bernadette, The Princess of Lourdes» /»Bernadette, la princesa de Lourdes», la historia de las apariciones en dibujos animados en una producción estadounidense, junto a otras vidas ejemplares de santos.
  • En 2000, el papel de Bernadette fue interpretado por Angèle Osinsky en la cinta de 180 minutos para televisión «Lourdes» / «Lourdes, un milagro en la Tierra», dirigida por Ludovico Gasparini.​
  • En 2007, en India, se produjo «Our Lady of Lourdes», siendo su director V.R. Gopinath y actuada por Ajna Noiseux.​
  • En 2008, C.Albrech y P.Cabidoche produjeron un video francés dirigido por Marie-Anne Trizac, con la Niña Camille como santa Bernardita, en la película: «1858, Le film des Apparitions».
  • En 2011, se produjo en Francia un video con el relato de las apariciones de Nuestra Señora de Lourdes, bajo el título de «Saint Bernadette of Lourdes», dirigida por Jim Morlino y actuada por Genevieve Morlino.
  • En 2011, la película más reciente de la santa de Lourdes fue realizada por Jean Sagols, en Francia: «Je m’appelle Bernadette», con Katia Miran. Esta película posee una historia y un guion ajustados a la descripción que realiza Wikipedia de la Vida de santa Bernadita.
  • La vida de santa Bernadette Soubirous y las apariciones de la Virgen en Lourdes también fueron llevadas a la radio en la producción del radioteatro español y mexicano de los años 50’s y 60’s. Respectivamente están «El Milagro de Lourdes» de Guillermo Sautier Casaseca con la participación de Matilde Vilariño y «Bernadette, la historia de una vida santificada por el amor más sublime», del escritor cubano Félix B. Caignet, con la actriz española María Rivas en la voz de la santa.

 

Bernadette Soubirous - Bernadette de Lourdes

Our website may have some collections that include images that are in the public domain, not protected by copyright or where the copyright ownership is unknown. Content can enter the public domain when copyright has expired, has been forfeited or is not applicable. For these images we don’t claim any copyright or other intellectual property rights and neither do our contributors, we just provide you with access to a high resolution copy to use in line with the terms of the license you buy. Other copies or versions of these images might be available elsewhere.
Detalle del rostro y manos incorruptos hasta hoy de Bernadette.

Santa Bernardita y Nuestra Señora de Lourdes - Iglesias de Buenos Aires

A Pandemic Pilgrimage to Lourdes Was a Calculated Risk, With Plenty of Blessings| National Catholic Register

Lourdes – Miracle for Many | Tekton Ministries

Vídeos recomendados de Universidad, Ciencia y Religión Innov@s:

Ocho cosas sobre Santa Bernardita Soubirous que quizá no sabías. Tekton Centro Televisivo – Canal Católico

Los 67 milagros de Lourdes. ROME REPORTS 

Biografía de Santa Bernardita. Maribel Guerrera de Dios

Milagros actuales. Lourdes, el cuerpo incorrupto de Santa Bernardita. Buscando la Verdad

Bernadette (1988) : Película completa en castellano

Apariciones de Lourdes y vida de Bernadette. Centro Europa. SUPER RECOMENDADO

EL MILAGRO MÁS EXTRAORDINARIO DE LA VIRGEN DE LOURDES

Referencias:

Asociación Presencia Cristiana. Aparición de Nuestra Señora de Lourdes

Pan de loas Pobres

Aubert, Roger y colaboradores (1984). Nueva historia de la Iglesia. Volumen V: La Iglesia en el mundo moderno (1848 al Vaticano II) (2ª edición). Madrid: Ediciones Cristiandad.

Trochu, Francois (1957). Saint Bernadette Soubirous, 1844-1879. Londres: Longmans.

Visentin, M.C. (2000). «María Bernarda Soubirous (Bernardita)». En Leonardi, C.; Riccardi, A.; Zarri, G., eds. Diccionario de los Santos. España: San Pablo. 

Theillier, Patrick (2008 Los milagros de Lourdes: curaciones, conversiones y testimonios. Ediciones Palabra. 

https://gecoas.com/religion/historia/contemporanea/1858Cont.htm

28 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. HOY EN TU DÍA INMACULADA CONCEPCIÓN TE DOY GRACIAS POR HABER INTERCEDIDO ANTE TU AMADO HIJO JESUCRISTO PARA REDIMIRME ANTE DIOS CON ESTÁ HERMOSA LECTURA. PAZ Y BIEN PARA TODOS

  2. Que hermoso testimonio de fe en Dios por intermediación de María nuestra madre celestial y su amado hijo Jesucristo. «Yo soy el pan de vida» (Juan 6, 35.48), «Yo soy la luz del mundo» (Juan 8, 12); «Yo soy el buen pastor» (Juan 10, 11.14); «Yo soy la resurrección y la vida» (Juan 11, 25); «Yo soy el camino, la verdad y la vida» (Juan 14, 6); «Yo soy la vid verdadera» (Juan 15, 1). Jesús se presentaba así como aquel en quien se realizan los bienes esperados. En Lourdes, María —en la tradición del Evangelista San Juan— se presenta a sí misma como aquella «llena de gracia» en quien, según la Iglesia católica, se realizaron —en atención a Jesucristo— las maravillas de Dios: «Yo soy la Inmaculada Concepción».
    Creo en la Virgen María y este artículo alimento mi fe. Gracias por tu ayuda.

  3. María Santísima Virgen de la Inmaculada Concepción muchas gracias por tu obrar en mi persona a diario. Te ofrezco mi corazón, mi cuerpo y mi alma. Si no fuera por tu amor no habríamos conocido a a nuestro amado Jesucristo.

  4. Para los incrédulos y de aquellos que están en búsqueda de la verdad o que se la dan de ateos, lo cual duco, por que cuando tienen necesidades apremiantes, urgentes o en casos frente a la muerte recién se acuerdan de Dios. En esa época de las apariciones hubo dudas y burlas. Esto causó mucho escepticismo y fue visto como locura por muchos de los presentes, quienes gritaron: «¡Es un fraude!» y «¡Está loca!», en tanto sus parientes, desconcertados, limpiaban la cara de la adolescente con un pañuelo. Poco después, sin embargo, brotó un manantial de agua que comenzó a fluir del hoyo fangoso cavado por Bernadette…. cuando la muchedumbre comenzó a creer con fervor y muchos curaban y sanaban con el agua de Lourdes anunciada por la virgen María muchos comenzaron a creer y a respetar a Bernardita quien sufrió mucho y el agua no para ella sino para el mundo, lo que humildemente acepto porque María le anunció que sufriría en la tierra y haga penitencia por el prójimo y que la haría feliz ante Dios.

  5. Este artículo me pareció uno de los más bello publicados en Innovas. Siempre me pregunte porqué se celebra el D{ia de María Inmaculada Concepción. Me detengo para afirmar con toda paciencia que analice está historia y me encanto llegandome al corazón y hasta derrame lágrimas de emoción de amor a la virgen María. Por fin entiendo el culo y venreación mariano. Este fragmento me ayudo mucho: a figura del papa Pío IX había explicitado el dogma de la «Inmaculada Concepción» que sostiene la creencia de que la Virgen María, madre de Jesús, a diferencia de todos los demás seres humanos, fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia del Señor Dios y en atención a los méritos de Cristo-Jesús. En la aparición, la Señora se presentó con las palabras «Yo soy la Inmaculada Concepción», frase que parece una extensión de la tradición joánica. En efecto, en el Evangelio de Juan, Jesús se presenta con el nombre «Yo soy» (por ejemplo, Juan 8, 24.28.58; Juan 13, 19), al que a menudo completa con un predicado que cualifica su persona y su misión: «Yo soy el pan de vida» (Juan 6, 35.48), «Yo soy la luz del mundo» (Juan 8, 12); «Yo soy el buen pastor» (Juan 10, 11.14); «Yo soy la resurrección y la vida» (Juan 11, 25); «Yo soy el camino, la verdad y la vida» (Juan 14, 6); «Yo soy la vid verdadera» (Juan 15, 1). Jesús se presentaba así como aquel en quien se realizan los bienes esperados. En Lourdes, María —en la tradición del Evangelista San Juan— se presenta a sí misma como aquella «llena de gracia» en quien, según la Iglesia católica, se realizaron —en atención a Jesucristo— las maravillas de Dios: «Yo soy la Inmaculada Concepción».
    Los vídes como la lectura son de relevancia espiritual, la fe te trnsforma y redime como ser humano y hay que trabajarla y ponerla en acción.

  6. Excelente artículo que marcan y fortalecen la fe cristiana. Me agrado mucho la reflexión de alguien que es autoridad en otra iglesia hermana evangélica respecto a maría.

  7. El constante flujo de peregrinos es una expresión viva de la fe y confianza en la Santísima Virgen María, manifestada en oración de gratitud, alabanza y reconciliación. Pero es la súplica, que demanda la mediación extraordinaria de La Inmaculada Concepción, lo que abunda en muchas almas que allí acuden.
    Al respecto son cientos los eventos extraordinarios de índole física, espiritual y psicológica ocurridos en Lourdes o vinculados a la devoción por esta aparición desde 1858 hasta hoy. Pero en el ámbito de la materia, el riguroso Comité Médico Internacional de Lourdes, formado por una veintena de médicos de distintas especialidades, ha dado luz verde sólo a 69 casos desde las apariciones hasta la fecha.
    Sin duda uno de los artículos más lindos que se han publicado

  8. La Virgen de Lourdes es una de las advocaciones de la Virgen María más veneradas del mundo entero. Su historia comienza el 11 de febrero de 1858 en Lourdes, Francia.

  9. El manantial de agua encontrado por Bernadette por indicación de la Virgen resultó ser fuente de numerosos hechos extraordinarios. El agua fue analizada por laboratorios independientes, que no encontraron ningún elemento extraño: es agua potable similar a cualquier agua de los Pirineos: si bien posee un alto contenido en sales minerales, no contiene nada fuera de lo ordinario que justifique los milagros que se le atribuyen: la curación de enfermos crónicos, o incluso terminales… De hecho, en Lourdes se puede consultar el archivo de las curaciones. Los estudios son llevados a cabo minuciosamente por «Le Bureau des Constatations Médicales» y «Le Comité Médical International de Lourdes». Es impresionante la cantidad de peregrinos de diferentes partes del mundo que llegan para rezar el rosario y como un bálsamo del alma se curan espiritualmente. Gracias María Madre de Dios. Excelente artículo histórico y testimonio de fe para nuestro crecimientos espiritual. los vídeo son gratificantes.

  10. Una historia real de nuestra iglesia salvadora de la humanidad. «YO SOY LA INMACULADA CONCEPCIÓN», y así desapareció, dejando en Bernardita esta imagen y ese nombre.

    La joven salió corriendo, repitiendo sin cesar, por el camino, aquellas palabras que no entiende. Palabras que conmueven al buen párroco, ya que Bernardita ignoraba esa expresión teológica que sirve para nombrar a la Santísima Virgen.
    Cuando el párroco oyó el relato de Bernardita, quedó asombrado. ¿Como podía una niña sin ninguna instrucción religiosa saber el dogma que solo unos cuatro años antes había la Iglesia promulgado? En 1854, el Papa Pío IX había definido el dogma de la Inmaculada Concepción. Como no creer en Dios….

  11. Bernardita siempre defendió con mucho ardor sus visiones y la revelación de la virgen. Edificar una capilla… «Pero, ¿en honor de quién?» preguntaron los clérigos a quienes Bernadette refirió el coloquio. La «Señora» le revelaría su identidad en su decimosexta aparición, el 25 de marzo, en términos que Bernadette no comprendió plenamente en un principio: «Yo soy la Inmaculada Concepción» (literalmente, «Qué soï era immaculado councepcioũ», que según la normativa estándar actual se expresa Que soi era immaculada concepción). La revelación sucedió después de más de una hora, durante la cual tuvo lugar el segundo de los llamados «milagros del cirio». A partir de allí sufre presiones de autoridades políticas para declararla insana mental su fe no le impidió adjurar de su credo católico e inicia el culto mariano con gran fuerza.

  12. El 25 de febrero tuvo lugar una de las apariciones más polémicas, ante la presencia de unas 350 personas. Según testificó Bernadette, luego de rezar el rosario la Señora le pidió que bebiera del agua del manantial y que comiera de las plantas silvestres que crecían allí. Esta fecha marca y cambia el rumbo del culto mariano con mucho amor y el inicio de una nueva era en nuestra fe.

  13. Excelente artículo que marcan y fortalecen la fe cristiana. Me agrado mucho la reflexión de alguien que es autoridad en otra iglesia hermana evangélica respecto a maría. El 24 de septiembre de 2008, el Arzobispo de Canterbury y primado de la Comunión Anglicana Rowan Williams peregrinó al Santuario de Lourdes para honrar a la Inmaculada Concepción, predicando ante 20 000 personas en la Eucaristía Internacional. En su homilía destacó:

    «Cuando María se le apareció a Bernadette, la primera vez lo hizo como una figura anónima, una hermosa mujer, una «cosa» misteriosa, no identificada aún como la Madre Inmaculada del Señor.

  14. Debo confesar que esta lectura me emociono gratificantemente y me ayuda a superarme. «En la abertura de una roca, llamada cueva de Masse-Vieille, vi a una joven. Creyendo engañarme, me restregué los ojos; pero alzándolos, vi de nuevo a la joven, que me sonreía y me hacía señas de que me acercase. La mujer vestía túnica blanca con un velo que le cubría la cabeza y llegaba hasta los pies, sobre cada uno de los cuales tenía una rosa amarilla, del mismo color que las cuentas de su rosario. El ceñidor de la túnica era azul. (…) Tuve miedo. Después vi que la joven seguía sonriendo. Eché mano al bolsillo para coger el rosario que siempre llevo conmigo y se me cayó al suelo. Me temblaba la mano. Me arrodillé. Vi que la joven se santiguaba… Hice la señal de la cruz y recé con la joven… Mientras yo rezaba, ella iba pasando las cuentas del rosario (…) Terminado el rosario, me sonrió otra vez. (…) Aquella Señora no me habló hasta la tercera vez».