La TRISTE Historia SADIO MANÉ, del HAMBRE y la POBREZA a FIGURA del LIVERPOOL y DESEO del MADRID 😥 - YouTube

La historia ejemplar de Sadio Mané, campeón en África

Historia del futbolista más humilde del mundo  Sadio Mané

Por: Luis Alberto Pintado Córdova

Sadio Mané es uno de los mejores jugadores del mundo. Desde sus inicios en la Academia «Génération Foot» de Senegal, hasta su consagración en el Liverpool de Inglaterra, se ha destacado siempre por su velocidad y su habilidad con el balón. Tuvo que salir muy joven de su país en busca de mejores oportunidades, para tratar de darse y de darle a su familia una mejor calidad de vida.

Afortunadamente, el sacrificio valió la pena. Gracias a su talento y a su disciplina pudo hacerse un lugar en el mundo del fútbol. Lugar que no solamente le permitió transformar su vida, sino que también, ayudar a mejorar la de muchos más. Y es que el dinero y la fama no han podido cambiar la esencia de Mané. Tanto dentro como fuera del campo de juego ha sido un verdadero ejemplo a seguir. Su historia es la de todo un campeón.

Sadio Mané nació en Sédhiou, Senegal, el 10 de abril de 1992. Comenzó su carrera profesional con el FC Metz de Francia en 2011. El 14 de enero de 2012 hizo su debut oficial en la derrota (0 a 1) ante el Bastia, en la Ligue 2; y el 4 de mayo marcó su primer gol en la derrota (2 a 5) ante el Guingamp.

Historia de Sadio Mané

En Francia solamente jugó 23 partidos y anotó dos goles, pues rápidamente fue requerido por otros equipos de Europa. El 31 de agosto de 2012 fichó por el Red Bull Salzburgo de Austria. El traspaso rondó los 4 millones de euros. En el club austriaco ganó 2 títulos y marcó 45 goles en 87 partidos.

INICIOS DE SADIO MANÉ

Esos buenos números con el Salzburgo le permitieron llegar a la Premier League. El 1 de septiembre del 2014 fue presentado como nuevo jugador del Southampton FC. Pese a que estuvo sólo dos temporadas, logró 25 anotaciones en 75 encuentros con ‘Los Santos’. De inmediato llamó el interés de los equipos más grandes de Inglaterra, entre ellos el Liverpool FC. El 27 de junio de 2016, fue confirmado su traspaso por unos 34 millones de libras.

Un dinero bien invertido por los reds, pues el extremo senegalés fue pieza fundamental en los más recientes títulos obtenidos. Sadio participó con goles y asistencias importantes en la consecución de la Premier League, la Champions League, la Supercopa de Eurocopa y el Mundial de Clubes, en la temporada 2019-2020. Esos trofeos le significaron, además, numerosos premios individuales y millonarias bonificaciones.

Pese a su éxito deportivo y su situación económica floreciente, Mané no ha olvidado sus orígenes. Entregó 300.000 euros en la construcción de una escuela y envía mensualmente 70 euros a cada una de las familias de su barrio para «ayudar a la economía familiar». No conforme con ello, invirtió 500.000 euros para construir un hospital en Bambaly, la aldea donde se crio. El centro médico, que es ahora uno de los mejores equipados de todo el país, atiende a personas de 34 aldeas aledañas a su pueblo natal.

Por otra parte, como musulmán practicante que es, el delantero africano acude habitualmente a orar a la mezquita Al Rahman, ubicada en la Mulgraver Street de Liverpool. Allí, como un fiel más, participa en todas las labores propias de la comunidad. Él no tiene ningún problema en dejar de lado su estatus de estrella y ponerse, incluso, a limpiar los baños.

FILOSOFÍA DE VIDA

Pero no solo eso: desde abril de 2018 colabora con un programa de prevención del VIH en Malawi. «Es una iniciativa que me llega al corazón, es importante ayudar a la gente, me hace feliz hacerlo», dijo al respecto.

Sadio Mané es actualmente uno de los jugadores mejor pagados del fútbol inglés. Gana alrededor de 15 millones de euros al año. Pero su estelar sueldo jamás ha nublado su humildad, ni ha endurecido su noble corazón. Varios de sus gestos han sido virales en redes sociales. Por ejemplo, todo el mundo le aplaudió el día que decidió detenerse a ayudar a la persona encargada de empacar el agua en el autobús de la Selección de Senegal. Pese a tener auriculares y llevar las manos ocupadas, el atacante no dudó en recoger dos packs de botellas de agua para colaborar con la tarea del utilero.

 

Como si fuera poco, Mané no asiste a fiestas, ni le gusta jugar PlayStation, dos aficiones habituales entre los futbolistas, porque dice que le parecen una pérdida de tiempo y no lo ayudan a ser un mejor profesional. Esas pequeñas actitudes de grandeza, sumadas a su solidaria manera ver el mundo quedaron bien representadas en una de sus frases más famosas.

«¿Para qué quiero diez coches Ferrari, veinte relojes con diamantes y dos aviones? ¿Qué harán estos objetos por mí y por el mundo? Yo pasé hambre, trabajé en el campo, jugué descalzo y no fui al colegio. Hoy puedo ayudar a la gente. Prefiero construir escuelas y dar comida o ropa a la gente pobre», declaró en un reportaje del programa ‘Talents d’Afrique’ del canal senegalés ‘TeleDakar’.

EL FUTBOLISTA MÁS HUMILDE DEL MUNDO

Queda claro que Sadio Mané no es un jugador del montón. Mientras que la mayoría aprovechan su fama para pasar por encima de los demás, él prefiere actuar como alguien normal y ayudar a las personas del común; mientras la mayoría utilizan sus millonarios salarios para comprar joyas, carros y casas de lujo, él prefiere invertir en hospitales, colegios, ropa y alimentos para los más necesitados; y mientras que la mayoría sueñan con un mundo mejor, él hace de este mundo un lugar mejor.

 

Mane reveals how Liverpool are dealing with 'really complicated time'

El futbolista fue elegido como el mejor del torneo africano.

Se escapó a la capital de Senegal para cumplir su sueño de ser futbolista. Ahora es una gran figura.

En apenas 160 minutos, Sadio Mané cambió la amargura que le generó haber malogrado un penal en el inicio de la final de la Copa Africana de Naciones ante Egipto por la eterna felicidad de sentenciar, también desde los 12 pasos, la primera consagración de Senegal en esta competencia.

Otros golazos

En apenas 160 minutos, Sadio Mané cambió la amargura que le generó haber malogrado un penal en el inicio de la final de la Copa Africana de Naciones ante Egipto por la eterna felicidad de sentenciar, también desde los 12 pasos, la primera consagración de Senegal en esta competencia.

Manchester City vs. Liverpool, goles, resumen, resultado, mejores jugadas y reacciones: un empate que le pone suspenso a la Premier League | Sporting News
Mané fue uno de los autores de los goles visitantes en el campeonato Premier Liga del Manchester.
Así de cambiante es el fútbol. Con dos remates casi idénticos (fuerte derechazo cruzado) y con casi tres horas de diferencia entre uno y otro. El primero fue desviado con una gran atajada de Mohamed Gabaski, una de las figuras del encuentro decisivo disputado en Yaundé, Camerún. El segundo fue aún más esquinado.

Con mentalidad de hierro, Mané ni se inmutó por la gran ocasión desperdiciada tan temprano. Se dio media vuelta y volvió a posicionarse en el campo. Como si internamente supiera que más tarde tendría revancha. Y ahí sí que no falló.

Sadio Mané

Sadio Mané celebra un gol con el Liverpool. AFP

En lo individual, el balance del torneo fue bueno para él. Autor del único gol de Senegal en la etapa de grupos (en el séptimo minuto de tiempo extra anotó de penal el agónico 1 a 0 sobre Zimbabue en el debut), sufrió con sus compañeros en los apáticos 0 a 0 contra Guinea y Malaui. Con 5 puntos le bastó para ganar el disputado grupo B.

Ya en octavos de final, fue el delantero de Liverpool quien también abrió la cuenta en el 2 a 0 sobre Cabo Verde. Y el que sentenció el 3 a 1 sobre Burkina Faso, que metió a los dirigidos por Aliou Cissé en la final de ayer.

Una historia milagrosa

“Nací en un pueblito de Senegal llamado Bambali. Se me consideraba el mejor jugador del pueblo, pero nadie en mi familia quería que fuera futbolista. Y yo estaba totalmente convencido de que cuando me fuera podría serlo. Lo único que me preocupaba era cómo”, confiesa Mané en el clip promocional del documental ‘Made in Senegal’. Y si bien absolutamente todos sus buenos recuerdos de la infancia los relaciona con el fútbol, hubo un hecho puntual que marcó para siempre su destino.

Cuando tenía 10 años, la selección de su país hizo historia en el Mundial que organizaron de manera conjunta Japón y Corea del Sur en 2002. En el partido inaugural, Senegal derrotó 1 a 0 a Francia, el campeón mundial vigente. El gol de Papa Bouba Diop y la posterior gran campaña del equipo (cayó 1 a 0 ante Turquía, en cuartos de final) le demostraron que a pesar de la dramática pobreza con la que convivía, un futuro mejor era posible con solo proponérselo.

“Fue después de ese Mundial que me decidí a ser cada vez mejor. Pero mi familia tenía otros planes para mí. Recién cuando todo en mi vida giró alrededor del fútbol, empecé a convencerlos para que me dejaran ir a Dakar, la capital de mi país. Mis padres nunca tuvieron dinero para enviarme a la escuela”. Por eso, cada día jugaba a la pelota con amigos.

“Veía chicos jugando y me sumaba a sus partidos. Cuando crecía, iba a la cancha. Especialmente cuando jugaba la selección nacional. Quería ver a mis héroes e imaginarme a mí mismo como ellos”, compartió. Y reconoció: “Cuando era joven, solo pensaba en jugar en la Premier League, que veía por televisión. Ese era mi gran sueño”, añadió el futbolista.

Mané pudo continuar su vida sumido en la más absoluta pobreza, y sólo jugando al fútbol por amor a la pelota. Pero ocurrió el milagro: una delegación del Metz pasó por Dakar a reclutar a los jugadores más hábiles. Sadio fue a probarse, sin avisarle a nadie de su familia. Cuando el técnico Olivier Perrin lo vio jugar, quedó asombrado. Tenía un par de botines en pésimas condiciones y un pantaloncito que ni siquiera era de fútbol. El cazatalentos estuvo a punto de impedirle que juegue en esas condiciones. Pero finalmente lo puso en la cancha. Unos minutos más tarde le dijo: “Vos te quedás. Vas a jugar en mi equipo”.

Sadio Mané

Mané, elegido mejor jugador de la Copa de África.. AFP

El camino como profesional

Le pidieron que asistiera durante dos temporadas a una academia llamada Generation Foot. Allí hizo 131 goles en 90 partidos. Ese fue el trampolín al Metz, adonde viajó sin avisarle a su familia. Un día de 2011, mamá Satou recibió un curioso llamado. “Hola mami. Estoy en Francia. Voy a jugar en el Metz. Si no me creés, podés prender la televisión y verme”.

En la temporada siguiente emigró al Red Bull Salzburgo, donde en su segunda temporada marcó 23 goles y metió un doblete: campeón de la Bundesliga austríaca y la Copa de Austria 2013/14. En total fueron 45 conquistas en 87 partidos.

Su velocidad explosiva llamó la atención de un fútbol ideal para sus condiciones: la Premier League. Firmó para el Southampton. Y un año más tarde reescribió los libros: el 16 de mayo de 2015 anotó ante Aston Villa el hat-trick más rápido de la historia de la Premier League. Fueron tres goles en 176 segundos. El partido terminó 6 a 1.

Sadio Mané

Mané.. AFP

Liverpool posó sus ojos en el senegalés. Y lo adquirió en 2016, a cambio de 41.000.000 de euros. Hasta hoy lleva convertidos 107 goles en 244 partidos oficiales con los Reds. Sufrió desde adentro la derrota 3 a 1 ante Real Madrid, en la final de la Champions League 2017/2018. Fue la noche en la que el arquero alemán Loris Karius regaló dos goles.

Zinedine Zidane, el mismo que padeció dentro del campo de juego aquella humillante derrota ante Senegal en el Mundial 2002, lo venía siguiendo y quedó encantado con su actuación en ese partido disputado en Kiev. Incluso, hubo sondeos para sumarlo al conjunto merengue. Pero al poco tiempo Zizou pegó el portazo y todo se diluyó… Al menos por ahora. Antes de la pandemia fue tasado en 150 millones de euros.

Musulmán practicante, poco después de ese encuentro se hizo viral una grabación que le hicieron mientras limpiaba los baños de una mezquita. Su gesto solidario y humilde le valió el respeto y elogio de millones a lo largo del planeta.

Al año siguiente tuvo su revancha personal. Liverpool se proclamó campeón de la Champions League, la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes. El 2019 pudo haber sido el mejor año de su vida profesional. Sin embargo, la derrota ante Argelia en la final de la Copa Africana de Naciones fue una espina que se clavó muy profundo y recién ayer puso sacársela.

El futuro de Mané

El próximo 10 de abril, Sadio Mané cumplirá 30 años. Dicen que los cambios de décadas generan grandes cambios en las personas. Que se hacen balances por lo realizado y se proyectan nuevos desafíos para lo que viene.

Tal vez, solo tal vez, para el delantero de Liverpool el próximo objetivo sea conducir a su selección a Catar 2022 y jugar su segundo Mundial consecutivo.

Para eso, deberá ganarle el mano a mano (ida el 23 de febrero, vuelta el 29, de local) a… Egipto. Aunque también puede darse que la moneda en el aire dé un giro y los que hoy celebran terminen el mes con una mueca de frustración.

Pero no hay nada que hacer. Así de cambiante es el fútbol.

En conclusión: la historia del humilde chico que para llegar a lo que es,  se vio en la necesidad de escapar de su hogar e irse a otra ciudad donde aprendió a jugar fútbol y tuvo la fortuna de ser visto por un entrenador francés que buscaba talentos en cancha de tierra, donde lo escogió y se lo llevó. 

Tuvo que salir muy joven de su  país en busca de mejores oportunidades, para tratar de darse y darle a su familia una mejor calidad de vida. El sacrificio valió la pena. 

Con el dinero que ganó en su carrera, entregó 300.000 euros para una escuela y envía mensualmente 70 euros a cada familia de su barrio para ayudarlos. Además, invirtió 500.000 euros para construir un hospital en Bambaly, la aldea donde crecio.   

Sadio Mané es un ejemplo de lucha. Logró gambetear la pobreza en su Senegal natal y se hizo de un nombre en el fútbol. Un a proeza deportiva y de grandeza humana. 

Lo mejor de lo mejor: SU RESPONSABILIDAD SOCIAL

Sadio Mané, pese a su éxito deportivo y su situación económica floreciente, no ha olvidado sus orígenes. “¿Para qué quiero diez coches Ferrari, veinte relojes con diamantes y dos aviones? ¿Qué harán estos objetos por mí y por el mundo? Yo pasé hambre, trabajé en el campo, jugué descalzo y no fui al colegio. Hoy puedo ayudar a la gente. Prefiero construir escuelas y dar comida o ropa a la gente pobre”, declaró en un reportaje a TeleDakar. Actitudes como ayudar a los responsables de las botellas de agua de su equipo, o limpiar los baños de una mezquita se han hecho populares en las redes sociales. Asimismo, Sadio realiza donaciones de ropa, zapatos y alimentos para personas en extrema pobreza en su Senegal nativo.

Referencias:

Pabhttps://www.everyfutbol.co/2021/07/historia-de-vida-de-sadio-mane-el-futbolista-mas-humilde-del-mundo.htmllo Lisotto. LA NACIÓN (Argentina), del Grupo de Diarios de América (GDA).

La Nación  (GDA) 2022

Vídeos recomendados:

La increíble historia de vida de Sadio Mané: «¿Para qué quiero 10 Ferraris?».La Gambeta

 Sadio Mané ● Regates Mágicos Y Goles ● 2018/19. HUGO CAICEDO

El JUGADOR mas HUMILDE del FUTBOL HIZO TODO esto en su PUEBLO NATAL (SADIO MANÉ)- Infofutbol 

 

12 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Sadio Mané es un ejemplo de lucha. Logró gambetear la pobreza en su Senegal natal y se hizo de un nombre en el fútbol.
    Una delegación del Metz de Francia pasó por Dakar a reclutar a los jugadores más hábiles. Mané fue a probarse sin avisar a nadie de su familia, con botines en pésimas condiciones. Cuando el técnico Olivier Perrin lo vio jugar, se quedó asombrado. Unos minutos más tarde le dijo: “Vos te quedás. Vas a jugar en mi equipo”. Ahí comenzó todo. Un ejemplo de vida.

  2. Un dinero bien invertido por los reds, pues el extremo senegalés fue pieza fundamental en los más recientes títulos obtenidos. Sadio participó con goles y asistencias importantes en la consecución de la Premier League, la Champions League, la Supercopa de Eurocopa y el Mundial de Clubes, en la temporada 2019-2020. Esos trofeos le significaron, además, numerosos premios individuales y millonarias bonificaciones.
    Por sus obras los conoceréis. Sus obras de bien social son un gran ejemplo par todos los empresarios y profesional alguno.

  3. gusto la velocidad de goleador. Segundo jugador en la historia del fútbol en convertir un hat-trick en menos tiempo (2 minutos con 56 segundos) el 16 de mayo de 2015. El récord es del argentino Eduardo Maglioni quien hiciera 3 goles en 1 minuto con 52 segundos.

  4. Grandeza del alma de este gran deportista, muy distinto a otros. Hoy puedo ayudar a la gente. Prefiero construir escuelas y dar comida o ropa a la gente pobre”, declaró en un reportaje a TeleDakar. Actitudes como ayudar a los responsables de las botellas de agua de su equipo, o limpiar los baños de una mezquita se han hecho populares en las redes sociales. Asimismo, Sadio realiza donaciones de ropa, zapatos y alimentos para personas en extrema pobreza en su Senegal nativo.
    Un ejemplo para otros vanidosos deportistas que despilfarran su dinero sin sentido.

  5. Cien por ciento ejemplar como deportista y persona. Sadio Mané, pese a su éxito deportivo y su situación económica floreciente, no ha olvidado sus orígenes. “¿Para qué quiero diez coches Ferrari, veinte relojes con diamantes y dos aviones? ¿Qué harán estos objetos por mí y por el mundo? Yo pasé hambre, trabajé en el campo, jugué descalzo y no fui al colegio. Hoy puedo ayudar a la gente. Prefiero construir escuelas y dar comida o ropa a la gente pobre”, declaró en un reportaje a TeleDakar

  6. Soy admirador de Mane y imparto algo de su trayectoria deportiva. Sadio Mané (Sédhiou, 10 de abril de 1992) es un futbolista senegalés que juega como delantero en el Liverpool F. C. de la Premier League de Inglaterra.

    Después de haber comenzado su carrera en el F. C. Metz de Francia, fue transferido en 2012 al Red Bull Salzburgo, al final de su primera temporada. Después de ganar la Bundesliga austríaca y la Copa de Austria en 2013-14, firmó por el Southampton F. C. inglés. En la temporada 2014-15, Mané estableció un nuevo récord: el hat-trick más rápido en la historia de la Premier League, cuando anotó tres veces en 176 segundos, en la victoria por 6-1 sobre el Aston Villa. En 2016 fue transferido al Liverpool F. C. por 34 millones de euros.
    Es una pieza clave para Jürgen Klopp en su esquema táctico. En su primer año en el conjunto Red, fue premiado como mejor jugador del club en la temporada 2016-17. Su grandeza deportiva radica en su disciplina por haber nacido en extrema pobreza y financia obras en favor de los pobres de su patria.