15.5 C
Lima, Perú
lunes, agosto 15, 2022
Jaime de Althaus: La primera antiminera del país

Jaime de Althaus: La primera antiminera del país

El sector minero está en constante peligro. Antimineros, enemigos del desarrollo. Imagen: El Montonero

1060
18

Opinión

La primera antiminera del país, por Jaime de Althaus

“Quizá el principal reto del Perú es encontrar la fórmula institucional que le permita desarrollar su inmenso potencial minero en armonía con las comunidades, la población y el medio ambiente”.

“La tesis de que el agua se forma en las cabeceras de cuenca es una tontería precientífica”. (Foto: PCM)
“La tesis de que el agua se forma en las cabeceras de cuenca es una tontería precientífica”. (Foto: PCM)
Jaime de Althaus
Jaime de Althaus

Analista político. El Comercio

Conforme a los criterios de

Trust Project

La primera ministra Mirtha Vásquez desactivó, sin mayor rubor, la bomba posextractivista que sembró contra cuatro minas en el sur de Ayacucho, pero no renunció al cargo y aún no ha pagado por la parte irreparable del daño que ocasionó a la imagen de la seguridad jurídica del país y al futuro de la inversión minera.

No contenta con ello, ha nombrado a su socio en Grufides, otro antiminero, como viceministro de Gobernanza Territorial, con el encargo de que las regiones avancen en sus planes de ordenamiento territorial sin minería, comenzando, por supuesto, por la delimitación de las “cabeceras de cuenca”. Esta es la verdadera bomba de tiempo contra la minería en el Perú, activada por una ley que logró aprobar Marco Arana unos años atrás.

La idea detrás de esa ley es que no debe haber minería en las cabeceras de cuenca porque es allí donde nace el agua. Pero esa es una verdad mágico-religiosa, un mito ideológico inventado para proscribir la mayor parte de la minería en el Perú. Como bien explica Fernando Cillóniz, el ciclo del agua es circular y sin fin. Incluye la evaporación del agua de la Amazonía y de los mares, la precipitación y el escurrimiento por los ríos hasta las llanuras Amazónicas y los mares. La tesis de que el agua se forma en las cabeceras de cuenca es una tontería precientífica. Lo importante es que la minería no contamine el agua a ninguna altura: ni arriba ni al medio ni abajo. Y la minería moderna y formal no contamina, y si lo hace, es y debe ser sancionada.

En la sierra del Perú, lo que tenemos son ríos naturalmente mineralizados que líderes antimineros o anticapitalistas aprovechan para acusar a las minas de esa contaminación. Eso ha ocurrido en Espinar, por ejemplo. Está ocurriendo en Moquegua y también en el sur de Ayacucho, donde parte de la población ha sido persuadida de que las minas han contaminado el agua. En este caso, el abanderado de esa acusación es el presidente del Comité de Lucha, un senderista confeso, miembro del Fenate y dirigente del Movadef. Con él firmó Mirtha Vásquez.

Lo que ha ocurrido en el sur de Ayacucho, como advierte Cecilia Valenzuela, es que se han juntado el Frente Amplio-Nuevo Perú, que quieren un territorio libre de minería, con el Fenatep-Movadef, que quiere un territorio liberado a secas.

Para no hablar de las zonas donde el narcotráfico expulsa a la minería (Río Negro, Conga, etc.). El Estado, además, es inoperante o corrupto. Las cuatro minas del sur de Ayacucho generan unos S/50 millones de canon al año que, al cabo de algunos años, hubiesen podido haber generado desarrollo. Pero, para comenzar, el canon se concentra en el distrito donde está la explotación minera, mientras las comunidades del resto del área ven cómo pasan los camiones del mineral y reciben muy poco o lo gastan mal. Hay, entonces, un serio problema de distribución del canon y un problema de ejecución, que debería estar en manos de un proyecto especial capaz de ejecutar un plan integral en toda la zona, con participación de los alcaldes y presidentes de comunidades en un consejo directivo.

Y no hay ley cuando se cometen delitos de bloqueo y extorsión. El Estado es inútil. Quizá el principal reto del Perú, como nación y como república, es encontrar la fórmula institucional que le permita desarrollar su inmenso potencial minero en armonía con las comunidades, la población y el medio ambiente, y contra la delincuencia. Porque es, además, la gran oportunidad para las poblaciones menos favorecidas. No debería ser imposible, si hubiese buena voluntad, patriotismo y menos ideología.

Vídeos relacionados:

Bolsa de Valores de Lima registra caída tras anuncio de cierre de minas | El Comercio | Videos EC

ANTIMINEROS SENDERISTAS ATACAN MINERA APUMAYO ‼️🤬RESPONSABLE GOBIERNO CASTILLO y BARRANZUELA. 

CORACORA Presidenta del Consejo de Ministros Mirtha Vásquez -Reunión PCM – DIRIGENTES AYACUCHO SUR

POR CULPA DE LA PREMIER MIRTHA VASQUEZ SE PERDERIAN MAS DE 54 MIL PUESTOS DE TRABAJO | MINERIA. 

18 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Al hablar de la minería y sus detractores, es inevitable polemizar al respecto. Si bien es cierto el país necesita la recaudación que corresponde a este sector; también tenemos el impacto ambiental que se genera, la contaminación del agua y el deterioro de los suelos. Se debería hablar de una reformulación de los contratos y que se enfatice en la responsabilidad social y medioambiental. Esta es la verdadera bomba de tiempo contra la minería en el Perú, activada por una ley que logró aprobar Marco Arana unos años atrás.La idea detrás de esa ley es que no debe haber minería en las cabeceras de cuenca porque es allí donde nace el agua. Pero esa es una verdad mágico-religiosa, un mito ideológico inventado para proscribir la mayor parte de la minería en el Perú. Como bien explica Fernando Cillóniz, el ciclo del agua es circular y sin fin

  2. la mineria del peru es un punto importante en para la economia peruana ya que es punto , hablar de la mineria en el peru tambien es habalr de una corrupcion de nunca acabar ya que en el peru hay tanta riqeuza mineral que los poblaodres lo utilizan para bien y para mal en el peru , y que decir de los movimiento politicos que ocurren en mi pis , se deberia de hacer un mejor seguimiento para que puedan llegar a enfrentar alas personas involucradas dentro y fuera del transe minero

  3. Al hablar de la minería y sus detractores, es inevitable polemizar al respecto. Si bien es cierto el país necesita la recaudación que corresponde a este sector; también tenemos el impacto ambiental que se genera, la contaminación del agua y el deterioro de los suelos. Se debería hablar de una reformulación de los contratos y que se enfatice en la responsabilidad social y medioambiental.

  4. Este artículo es muy bueno porque defiende la propiedad privada y la libre inversión con desarrollo y progreso frente a los anitimineras que atrasan al Perú en la pobreza. Resalto mucho el valor del contenido para sensibilizar a la población que inocentemente cae en el juego de la subversión. el encargo de que las regiones avancen en sus planes de ordenamiento territorial sin minería, comenzando, por supuesto, por la delimitación de las “cabeceras de cuenca”. Esta es la verdadera bomba de tiempo contra la minería en el Perú, activada por una ley que logró aprobar Marco Arana unos años atrás.
    La idea detrás de esa ley es que no debe haber minería en las cabeceras de cuenca porque es allí donde nace el agua. Pero esa es una verdad mágico-religiosa, un mito ideológico inventado para proscribir la mayor parte de la minería en el Perú. Como bien explica Fernando Cillóniz, el ciclo del agua es circular y sin fin. Incluye la evaporación del agua de la Amazonía y de los mares, la precipitación y el escurrimiento por los ríos hasta las llanuras Amazónicas y los mares. La tesis de que el agua se forma en las cabeceras de cuenca es una tontería precientífica. Lo importante es que la minería no contamine el agua a ninguna altura: ni arriba ni al medio ni abajo. Y la minería moderna y formal no contamina, y si lo hace, es y debe ser sancionada. Vale.

  5. Los últimos días han estado cargados de tensión entre el sector privado y el Estado peruano, luego de que la presidenta del Consejo de Ministros, Mirtha Vásquez, firmara acuerdos con comunidades de la región de Ayacucho respecto al retiro y cierre de cuatro operaciones mineras, sin que las compañías estuvieran al tanto de dicho encuentro. A la par, la primera ministra del Perú adelantó a las comunidades que no se darían más ampliaciones para la explotación y exploración de minerales en dicha zona; algo que generó incertidumbre para las compañías que operan en dicho lugar.
    Vásquez como el viceministro de Minas, Jorge Chávez, precisaron que se referían al proceso de plan de cierre de minas que tienen programado todas las empresas, mientras que Chávez comentó el último domingo que las mineras podrán solicitar sus procesos de ampliación para que sean evaluados según lo determine la ley, el malestar no se ha disipado por completo. Todo esto dejara sin empleo a más de 55,000 trabajadores y afectara a las regiones de Perú. El comunismo avanza atropellando la propiedad privada y aleja la inversión extranjera. Habrá caos, desempleo, hambre y miseria.

  6. Una lástima lo que pasa en el pero con este gobierno ultra izquierdista. DERRUMBES EN BOLSA. Todo por la declaración de cierres de unidades mineras provocó una inmediata reacción en los sectores empresariales, además de un derrumbe en el precio de sus acciones en el mercado bursátil. La más afectada de todas ellas fue la de Hochschild Mining que está listada en la bolsa de Londres, dado que el anuncio afectaba a dos de sus principales minas que son Inmaculada y Pallancata.
    La acción de esta compañía «llegó a estar entre un 50 y un 60 % por debajo, luego vino una recuperación parcial de la acción y terminó cerrando 27 % abajo el lunes, día que perdió casi un tercio de su valor, lo que es bastante crítico».
    Los analistas dicen que este tipo de anuncios hechos por la primera ministra terminan causando desconfianza y mucha preocupación, no solamente en inversionistas relacionados al sector minero, sino a todo el sector privado.
    A pesar del «efecto político», las empresas mineras listadas en bolsa «están reportando niveles récord de utilidades», debido al incremento de los precios internacionales de los metales. Si el Perú deja de producir metales caera estrepitosamente en la miseria, peor que Venezuela.

  7. Quiero comentar algo adicional. La Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep), la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP) y Compañía Minera Ares, Apumayo y SAMI expresaron su malestar ante un acuerdo que firmó la primera ministra Mirtha Vásquez para que se cumpla con los plazos de cierre de cuatro operaciones minera ubicadas en Ayacucho; un cronograma que, debido a la legislación peruana, se encuentra programado y supervisado por el Ministerio de Energía y Minas (Minem).
    Sin embargo, el principal rechazo de las empresas mineras y privadas del país se debió a la sugerencia que hizo Vásquez sobre que no se daría ninguna ampliación a estos procesos de explotación y exploración en las minas mencionadas; algo que suele evaluarse previo a que se concrete el cierre de diversas operaciones mineras en el país.
    La Bolsa de Valores se inició en rojo y el dólar volvió a subir. Descontento de la clase empresarial por este pésimo manejo del gobierno de Pedro Castillo.

  8. Una política con magros antecedentes de gestión antiminera el caso de la primera ministra Mirtha Vásquez desactivó, sin mayor rubor, la bomba posextractivista que sembró contra cuatro minas en el sur de Ayacucho, pero no renunció al cargo y aún no ha pagado por la parte irreparable del daño que ocasionó a la imagen de la seguridad jurídica del país y al futuro de la inversión minera. Habla de que las protestas y la violencia prácticamente terrorista de los antimineros tengan legitimidad es una torpeza y error político que pondrá al Perú en la extrema pobreza, como lo que hizo junto a Gregorio Santos, hoy en la cárcel en sus gestiones en Cajamarca la región más rica por su minería pero hoy es la más pobre del Perú.

  9. Concuerdo totalmente con este excelente artículo, especialmente con lo afirmado: el principal reto del Perú es encontrar la fórmula institucional que le permita desarrollar su inmenso potencial minero en armonía con las comunidades, la población y el medio ambiente.