20.1 C
Lima, Perú
domingo, enero 23, 2022
La cepa Omicron y el giro de 180 grados para bancos centrales,...

La cepa Omicron y el giro de 180 grados para bancos centrales, inflación y petróleo

En cuestión de horas, las perspectivas sobre los mercados y la economía podrían quedar patas arriba. Pasaríamos de un escenario en el que la inflación era la principal amenaza, con unos precios del petróleo imparables

1166
12

La nueva cepa de covid puede provocar un giro de 180 grados para bancos centrales, inflación y petróleo

  • Ángel Talavera: «Suerte con la subida de tipos de interés del BCE en 2022»

  • El descenso del precio del petróleo y el gas aliviarían la presión inflacionista

  • Una inflación menor podría retrasar las subidas de tipos de interés

cambio-escenario-bloomberg.jpg
Foto de iStock

 

La amenaza de la nueva variante sudafricana del coronavirus, que la OMS ha bautizado como Omicron, y su potencial resistencia parcial a las vacunas -que aún se está estudiando- supone un giro de 180 grados para el mercado. Se ha pasado de la preocupación reinante sobre las presiones inflacionistas y los tipos de interés a un escenario de nuevos confinamientos. Las consecuencias para las principales variables del mercado serían un petróleo más barato, alivio para la inflación, nuevo retraso en las subidas de tipos, pero con el agravante de una recuperación económica truncada de cuajo.

 

Nueva variante de covid, nuevo escenario potencial para la economía y los mercados. Hasta que no haya mayor certidumbre sobre el alcance y la agresividad de la última variante sudafricana será imposible prever su impacto en los mercados y la economía, pero teniendo en cuenta que es posible que sean resistentes a las actuales vacunas -aunque aún no se sabe en qué medida-, esto supondría un nuevo escenario para los mercados y la economía.

En cuestión de horas, las perspectivas sobre los mercados y la economía podrían quedar patas arriba. Pasaríamos de un escenario en el que la inflación era la principal amenaza, con unos precios del petróleo imparables (han obligado a EEUU a anunciar la mayor liberación de reservas de su historia) y las primeras subidas de tipos a la vuelta de la esquina a otro casi radicalmente opuesto. Los futuros sobre materias primas y tipos de interés están mostrando algunas pistas de lo que podría ser el nuevo escenario si se confirmase que la nueva cepa del covid es más contagiosa y resistente, algo que aún está investigándose.

 

La primera pieza de este nuevo escenario estaría en el mercado de petróleo. Los futuros de Brent (crudo de referencia en Europa) y de West Texas (referencia en EEUU) han llegado a caer más de un 10%. En dólares, este descenso supone la pérdida de más de 8 dólares en una sesión, lo que dejaría el barril por debajo de los 70 dólares con el WTI. También sufre el precio del gas natural, que está en el ojo del huracán en la crisis energética de Europa. Los futuros corrigen alrededor de un 4% y caen por debajo de los 90 euros el Mwh.

 

 

La amenaza de una variante inmune a las vacunas supondría una caída a plomo de la demanda de energía ante la posibilidad de que se extiendan los confinamientos duros. El petróleo y el gas han sido dos de los principales propulsores de la inflación hasta la fecha. De modo que una energía más barata restaría fuerza a las presiones inflacionistas en las próximas semanas y meses.

Esta semana el miembro del BCE Fabio Panetta explicaba que un elevado porcentaje de la inflación actual correspondía a los precios de la importación. Para la Unión Europea es lo mismo que decir que los precios quedan a merced de la energía, por la dependencia exterior.

 

 

La caída del precio del crudo podría continuar si los países comienzan a implementar más restricciones fronterizas para evitar la propagación de la nueva cepa, lo que limitaría la movilidad internacional y lastraría el consumo de combustibles. El peor escenario sería la implementación de limitaciones a la movilidad interna, que supondrían un duro golpe para el consumo de gasolina y gasóleo.

 

 

La caída de la energía y una mayor incertidumbre sobre la economía están enfriando a su vez la expectativas de inflación en la zona euro o EEUU. Estas expectativas son seguidas de cerca por los bancos centrales, que buscan mantenerlas ancladas cerca del 2%. Hasta ahora, uno de los riesgos era que se desanclasen hacia arriba, que los agentes pronosticasen que los bancos centrales iban a perder el control de la inflación, pero esta nueva variante tiene el potencial de ‘apagar’ ese fuego (quizá echando demasiada agua) ante la previsión de unos precios energéticos más débiles y una demanda más moderada.

 

 

Sin inflación al alza en el horizonte, se reduce la presión para que los bancos centrales suban tipos. El mercado estaba descontando una subida de tipos de interés del Banco Central Europeo para 2022, que dejaría el tipo sobre la facilidad de depósito en el -0,4%, frente el -0,5%. Esta subida de tipos prevista por los mercados se ha evaporado en horas. Los futuros a un año del Eonia, un índice de tipos de interés de la zona euro (que también se usa para descontar los próximos movimientos del BCE) han dado un giro importante en pocas horas, borrando casi todas las subidas de tipos que descontaban.

 

 

El futuro del Eonia refleja la caída de los intereses en el mercado por el impacto de la nueva cepa. Las expectativas de Bloomberg relajan la subidas de tipos por parte del BCE, también, respecto la semana pasada. Ahora descartan incluso una posible subida para finales de 2022 frente al 100% a principios de la semana pasada. Ángel Talavera, economista jefe de Oxford Economics para Europa, ironizaba en Twitter deseando suerte a todos los que vaticinaban o apostaban por una subida de tipos de interés en la Eurozona en 2022.

En EEUU también se complica una respuesta para la inflación

En estos momentos, el indicador FedWatch de la CME indica que el mercado anticipa la primera subida el primer incremento de 25 puntos básicos en el precio del dinero para el 15 de junio de 2022 y descuenta un total de hasta tres subidas de tipos el próximo año. Dicho esto, la situación puede cambiar si la nueva variante hace mella tanto en la confianza como en las infecciones en la mayor economía del mundo.

Si la nueva cepa acaba en el peor escenario de los posibles -que sea resistente a las vacunas, que tardarían unos meses en actualizarse-, «anulará la necesidad de ajuste monetario como apuntaba el mercado», comentan los analistas de Mizuho International. Estos expertos creen que los bancos centrales podrían retrasar las subidas previstas de tipos unos seis meses.

 

 

«Esperamos que los bancos centrales se mostraran más comprensivos con la situación antes de eliminar cualquier medida acomodaticia», afirma Pooja Kumra, estratega de Toronto-Dominion Bank, en una entrevista en Bloomberg Television. «Las dos próximas semanas podríamos seguir viendo como se relaja la presión».

El potencial escenario que se presenta complicará la respuesta política. La amenaza de una nueva variante más grave del virus puede ser un motivo para que la Reserva Federal posponga sus planes de subir los tipos de interés hasta que se aclare el panorama. El banco central de EEUU tiene previsto el próximo 14 y 15 de diciembre.

Algunas mesas de inversión como es el caso de Goldman Sachs, anticipaban antes de la situación presentada hoy en los mercados de todo el mundo, que la Fed podría acelerar su programa de recortes de activos. Actualmente la entidad reduce sus compras a un ritmo de 15.000 millones (10.000 millones de dólares en bonos del Tesoro y 5.000 millones de dólares en activos respaldados por hipotecas) al mes. Dadas la circunstancias cualquier anuncio en ciernes podría quedar en cuarentena a la espera de lo que pueda ocurrir en los próximos días.

 

 

Entrando en materia económica, esta variante sudafricana, desde este viernes conocida como Omicron, tiene el potencial de limitar los flujos internacionales de personas. Quizá esta vez los gobiernos están anticipándose a la situación y se impide que la nueva cepa sudafricana se propague como ha ocurrido con cepas anteriores, pero aún así los cortafuegos implementados para evitar su propagación tendrán un impacto en el sector del transporte y el turismo.

Un buen ejemplo son las fuertes caídas en bolsa de las aerolíneas y otras firmas relacionadas con el turismo. El Ibex 35 español o la Bolsa de Atenas, índices con fuerte exposición a estos sectores, están sufriendo las mayores correcciones dentro de los indicadores europeos. Por el contrario, el Dax 40 alemán, la bolsa danesa o la de Bélgica registran las pérdidas más moderadas.

Omicron: la nueva variante golpea la economía mundial. Televisión Pública Noticias

https://www.youtube.com/watch?v=IpWxxyt7-fE

12 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Las restricciones de cierre de fronteras, la bolsa de valores, los suministros logísticos, el petróleo, el gas y transportes han subido considerables y han sido golpeados económicos, especialmente las inversiones y detemiento de la recuperación económica mundial. Sin duda el Omicros es toda una terrible amaneza al mundo.

  2. Esta alerta mundial es una amenaza para toda econmía de los países, especialmente para los países emergente. La amenaza de una variante inmune a las vacunas supondría una caída a plomo de la demanda de energía ante la posibilidad de que se extiendan los confinamientos duros. El petróleo y el gas han sido dos de los principales propulsores de la inflación hasta la fecha. De modo que una energía más barata restaría fuerza a las presiones inflacionistas en las próximas semanas y meses.

  3. Todo parce indicar que estamos ante un scenario terrible para la economía mundial. Uno de los escenarios sobre el posible impacto en el crecimiento económico mundial de la variante Ómicron del coronavirus, aunque reconocen que es demasiado pronto para ajustar sus previsiones, ya que aún no está claro cuál es el más propenso a materializarse. No bajar la guardia en el campo económico.

  4. Que doctrina económica o premio Nobel de economía iba anunciar que algún día en la historia un simple virus, minúsculo pero asesino podría cambiar el curso de la historia y de la econmía mundial. La primera pieza de este nuevo escenario estaría en el mercado de petróleo. Los futuros de Brent (crudo de referencia en Europa) y de West Texas (referencia en EEUU) han llegado a caer más de un 10%. En dólares, este descenso supone la pérdida de más de 8 dólares en una sesión, lo que dejaría el barril por debajo de los 70 dólares con el WTI. También sufre el precio del gas natural, que está en el ojo del huracán en la crisis energética de Europa.

  5. La nueva variante Omicro, más agresiva y fácil de contagiar rapidamente, nos demuestra que hay virus para rato, han sido contagiados, personas que han sido vacunados y han caido. Hasta que no haya mayor certidumbre sobre el alcance y la agresividad de la última variante sudafricana será imposible prever su impacto en los mercados y la economía, pero teniendo en cuenta que es posible que sean resistentes a las actuales vacunas -aunque aún no se sabe en qué medida-, esto supondría un nuevo escenario para los mercados y la economía. No hay que bajar la guardia a nivel político, económico y en salud cuidarnos.

  6. Un artículo que nos da mayor cultura de negocios. La amenaza de la nueva variante sudafricana del coronavirus, que la OMS ha bautizado como Omicron, y su potencial resistencia parcial a las vacunas -que aún se está estudiando- supone un giro de 180 grados para el mercado. Se ha pasado de la preocupación reinante sobre las presiones inflacionistas y los tipos de interés a un escenario de nuevos confinamientos. Hay que estar preparados para frontar nuevos retos económicos.