ENTEGUERRAS

Los intelectuales de la “generación pérdida”

El triunfo aliado de la Primera Guerra Mundial nos recuerda a una serie de escritores estadounidenses, algunos de los cuales combatieron en aquella sanguinaria conflagración. Intelectuales de la llamada “generación perdida”, la lost generation, denominación que se debe a Gertrude Stein. Escritores con una trayectoria literaria considerada como naturalista o de realismo social de Estados Unidos, que dejaron una arquitectura literaria impresionante. 

Por. Luis Alberto Pintado Córdova

Ernest Hemingway, un mito de la literatura mundial
Ernest Hemingway, uno de los escritores estadounidenses más reconocidos de la historia, un hombre cuya vida aventurera y llena de excesos influyó profundamente en su producción literaria, que le valió ganar el Premio Nobel en 1954

Finalizada la Primera Guerra Mundial y la firma de la paz, también conocida como El Armisticio de Compiègne y el Tratado de versalles, con el triunfo aliado nos recuerda a una serie de escritores estadounidenses, algunos de los cuales combatieron en aquella sanguinaria conflagración. Intelectuales de la llamada “generación perdida”, la lost generation, denominación que se debe a Gertrude Stein, escritora estadounidense de novelas, poesía y teatro, considerada iniciadora de la literatura modernista y afincada en París el resto de su vida. Estos escritores fueron John Steinbeck, Ezra Pound, Ernest Hemingway, Erskine Cadwell, Sherwood Anderson, John Dos Passos, William Faulkner y Francis Scott Fitzgerald. Una trayectoria literaria considerada como naturalista o de realismo social de Estados Unidos.

Qué fue la Generación perdida en Literatura? [Explicación - Escritores - Obras]

Más de 65 millones de personas habían combatido en la Primera Guerra Mundial, que se cobró la vida de más de 8,5 millones de miembros del ejército y de al menos 6,6 millones de civiles inocentes. La guerra diezmó tierras agrícolas, ciudades y campos de batalla de toda Europa. Y, según muchos, Alemania fue la culpable. A pesar de que los historiadores contemporáneos aún están divididos respecto a quién fue el responsable de la Gran Guerra, el tratado culpó y castigó a Alemania que finalmente fue humillada con el Tratado de Versalles.

FOTOS: Se cumplen 100 años del final de la Primera Guerra Mundial

La mención de Hemingway, en sus novelas Fiesta (1926) y París era una fiesta (1964). El más famoso del grupo, no siempre por razones literarias, participó en la PGM  como conductor de ambulancias al igual que John Dos Passos, William Faulkner fue piloto de aviación, John Steinbeck y Erskine Cadwell, corresponsales -el primero lo haría también en la II Guerra Mundial, fruto de lo cual sería Bombas fuera: Historia de un bombardero (1942)- y Scott Fitzgerald, que se alistó en el ejército pero la guerra terminó días después y no llegó a intervenir. Aparte de esta implicación bélica vivieron en París y en otros lugares de Europa durante la gran conflagración durante gran parte de los años que duró. Sin duda a todos ellos le quedo ingratos recuerdos de la guerra. 

Para muchos críticos es difícil destacar una figura sobre otra de esta generación de grandes creadores literarios que hicieron historia.

John Steinbeck desvela las debilidades del corresponsal de guerra - Juan  Carlos Laviana - Zenda

John Steinbeck, un narrador mítico comprometido con la causa de los más desfavorecidos de la que son emblemas dos de sus más importantes novelas: De ratones y hombres (1937) y Las uvas de la ira (1940), llevadas al cine por Gary Sinise en 1992 y John Ford el mismo año de su publicación con notable éxito. Steinbeck estuvo muy implicado en el cine como guionista de sus obras como La perla (1948), filmada por Emilio Fernández, El indio Fernández, ese mismo año; Al este del Edén (1952), dirigida por Elia Kazan y para el que escribiera el guión de su película ¡Viva Zapata!, también en 1952. Durante su estadía en Suecia recibe el Premio Nobel de Literatura 1962.

Otro gigante literario de esta generación, Ernest Hemingway fue notable en España, tanto por su afición taurina, donde escribe  Muerte en la tarde (1932), una visión muy personal y perspicaz del toreo, que también mencionaba en Fiesta y en otros magníficos relatos-, como su narrativa de la guerra civil española, vivida en sus diversas vicisitudes, cual se narra en su novela Por quién doblan las campanas (1940). Destaca como prolífico novelista, periodista y corresponsal de guerra tiene toda una trayectoria brillante y ejemplar. Su estilo es tan apasionante como lo fue su propia vida. En octubre de 1954, Hemingway recibió el Premio Nobel de Literatura.

De izquierda a derecha Dos Passos, Joris Ivens, de espaldas y Ernest Hemingway durante el rodaje del documental. 'Tierra de España'.
De izquierda a derecha Dos Passos, Joris Ivens, de espaldas y Ernest Hemingway durante el rodaje del documental. ‘Tierra de España’. ‘Robles, duelo al sol’, un documental que narra la desaparición en la Guerra Civil de José Robles, amigo y traductor de John Dos Passos, y sus consecuencias en Madrid.

John Dos Passos, otro de los grandes nombres, es también periodista, turista incansable deEspaña, dejó de ello una certera visión como se lee en su obra Rocinante vuelve al camino (1923)-, resulta esencial en el análisis de estos narradores norteamericanos. Comprometido e independiente, nunca dudó en dejar clara su postura, por ejemplo, cuando se mostró contrario a la ejecución de los tristemente famosos anarquistas Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti, epígonos de las reivindicaciones sociales y laborales, que le proporcionó amargas contrariedades y condenas. Su obra Manhattan Transfer, publicada en español, como tantas otras. 

Algún día en alguna parte

William Faulkner, estadounidense. De una prosa inconfundible y una expresión muy personal, en novelas y relatos, incluso en guiones de  cines, donde destaca  El sueño eterno (1946), del gran Howard Hawks-, varias novelas suyas fueron llevadas a la gran pantalla, destacando títulos tan notables como El largo y cálido verano (1958), El ruido y la furia (1959), dirigidas por Martin Ritt- hubo otra versión en 1985-; Réquiem por una mujer (1961), de Tony Richardson y Los rateros (1969), de Mark Rydell. Premio Nobel de Literatura 1949.

The First Reviews of Every F. Scott Fitzgerald Novel Book Marks
The First Reviews of Every F. Scott Fitzgerald Novel.

El gran periodista español, Vicente Quiroga, señala con extraordinaria precisión que “Francis Scott Fitzgerald, el autor de El gran Gatsby (1926), de la que se han hecho dos versiones fílmicas: 1974, dirigida por Jack Clayton con Robert Redford como protagonista y Francis Ford Coppola en el guion y 2013, realizada por Buzz Luhrman, protagonizada por Leonardo DiCaprio. Fitzgerald fue el más característico de esta “generación perdida”, también llamada jazz age o flaming youthgeneración du feu en Europa. Otras obras suyas fueron adaptadas al cine como El último magnate (1976), de Elia Kazan y abundó en los guiones cinematográficos, adaptando en 1938 la biografía de María Antonieta de Stefan Zweig para la película dirigida por W. S. Van Dyke. Víctima de la bebida, hundido y olvidado, en su novela Tierna es la noche (1934), dejó la impronta socializante del New Deal y el mito de la riqueza. Fue el más cinematográfico de esta generación”.

Todos ellos no dejan un gran legado al mundo de las letras con su infinita innovación literaria plasmada por emprendedores de la cultura mundial.

Literature 954: La Generación Perdida

Generación perdida: ¿por qué se sentían tan desorientados?

Este verano se cumplen 125 años del nacimiento de F. S. Fitzgerald y 60 de la muerte de Ernest Hemingway, los dos escritores más representativos de la generación perdida

F. Scott Fitzgerald (izqda.) en 1921 y Ernest Hemingway en París en 1926.

F. Scott Fitzgerald (izqda.) en 1921 y Ernest Hemingway en París en 1926. Dominio público / API/Gamma-Rapho vía Getty Images

 Fuente: La Vanguardia

La generación perdida (contexto y literatura). Aya Altamirano

LA GENERACIÓN PERDIDA: Hemigway, Dos Passos, Fitzgerald, Pound, MacLeish. gitanadhara12

16 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. La rica y variada novela norteamericana encierra para el lector europeo el interés de un mundo distinto por sus horizontes, por su problemática social, por sus conflictos raciales. Los autores que pertenecieron a este grupo, mas interesado por las experiencias violentas que por el refinamiento o conocimientos. La mayor parte de estos escritores pertenecieron a Europa, en el Paris alegre de los años veinte, en medio de una sociedad placentera y seductora. Pero la crisis economía estadounidense de 1929 motivo su regreso, al verse privado de las pequeñas rentas que recibían.

  2. En nuestro país, la expansión de la enseñanza superior, el aumento de los egresados, y la democratización acelerada del acceso a la educación se dieron por iniciativa del poder público, en disputa con la industria cultural que cumplía funciones pedagógicas. Gracias al artículo, entendemos la actividad intelectual no como una actividad reservada a intelectuales acreditados, sino como prácticas que compiten en el interior de un mercado de bienes simbólicos, un sistema integrado de producción cultural.

  3. Todas las transformaciones de la “bella época” se convirtieron en las fuentes de la desorientación y las oportunidades de la generación perdida en el campo literario. La figura de Sylvia Beach (propietaria de Shakespeare & Company, editora de Ulises, de James Joyce, y gran promotora del primer libro de Ernest Hemingway) no se entiende sin ese ascenso de la mujer. La escritora que analizo esta generación.

  4. Muy interesante, saber que la denuncia fue incorporada en este movimiento intelectual. La periodista Ida Tarbell, conocida especialmente por su investigación sobre John D. Rockefeller y la Standard Oil Company.
    Los casos de corrupción, abusos de poder y explotación laboral colmaban las portadas de los periódicos y las revistas. Eran los tiempos de Upton Sinclair (autor de La jungla), pero también de Ida Tarbell, que firmó unos reportajes de investigación que contribuyeron a la disolución de la Standard Oil de John D. Rockefeller.

  5. Toda esta generación pérdida nos dejan un gran legado al mundo de las letras con su infinita innovación literaria plasmada por emprendedores de la cultura mundial. G5ran generación de escritores de best sellers.

  6. Muy interesante la generación de literatos con basta producción. La mención de Hemingway, en sus novelas Fiesta (1926) y París era una fiesta (1964). El más famoso del grupo, no siempre por razones literarias, participó en la PGM como conductor de ambulancias al igual que John Dos Passos, William Faulkner fue piloto de aviación, John Steinbeck y Erskine Cadwell, corresponsales -el primero lo haría también en la II Guerra Mundial

  7. Finalizada la Primera Guerra Mundial y la firma de la paz, también conocida como El Armisticio de Compiègne y el Tratado de versalles, con el triunfo aliado nos recuerda a una serie de escritores estadounidenses, algunos de los cuales combatieron en aquella sanguinaria conflagración. Intelectuales de la llamada “generación perdida”, la lost generation, denominación que se debe a Gertrude Stein, escritora estadounidense de novelas, poesía y teatro, considerada iniciadora de la literatura modernista y afincada en París el resto de su vida. Excelente artículo.