Se recomienda paciencia para descargar imágenes de estas bellas imágenes.

Así de exuberante y hermosa era la Constantinopla otomana del siglo XIX, en 22 imágenes a todo color

Así de exuberante y hermosa era la Constantinopla otomana del siglo XIX, en 22 imágenes a todo color

Estambul, capital preñada de puertos, es hoy una ciudad cerrada a influencias externas, al igual que el resto del país. Si hace tan sólo unos años Turquía ansiaba entrar en la Unión Europea, la región está hoy más lejos que nunca de sus valores occidentales. Hace poco más de medio año se retiraban de la Convención de Estambul, contra la violencia machista, se despedía al gobernador del Banco Central y se iniciaba el proceso de ilegalización del principal partido kurdo. Erdogan y su deriva autoritaria tiene hoy menos apoyo popular que nunca, pero sigue dictando el futuro cultural a este lado de Eurasia. Todo ello hace que nos preguntemos: ¿cómo era Estambul en los últimos compases del mundo antiguo, en el siglo XIX?

Retrotaerse más de cien años a Estambul implica viajar al ya extinto Imperio Otomano, una de las grandes organizaciones político-territoriales de la historia. Con varios siglos a sus espaldas de esplendor cultural y económico, el Imperio Otomano radicó en la antigua Constantinopla el centro de su inmenso poder. Antes de que el orden dinástico quedara arrasado en el interior de Europa, Constantinopla representaba un permanente cruce de culturas, una puerta abierta a Asia desde Europa y un centro de sofisticación y arte.

 

AS
Barberos callejeros arreglando el vello facial a sus clientes. Muchos de ellos portaban el fez, que posteriormente fue prohibido por la república laica kemalista.
ASD
Cocineros callejeros (¡kebab!) en plena calle de Estambul.
<ZX
El antiguo Minsiterio de Relaciones Exteriores, a la derecha.
ASD
El cementerio de Üsküdar.
ASD
ASD El complejo de Koca Sinan Pasha.
SADASD
El faro de Kadıköy.
sadasd
sadasd El emblemático puente de Galata repleto de actividad, transeúntes, carros y inusitado trasiego industrial. La Constantinopla otomana representaba una oportunidad única para comerciar más allá de Europa.
ñkm
El interior de la asombrosa mezquita dedicada al Sultán Ahmed.
zxz<
El vivaz barrio de Scutari.
ñlm
ñlm La célebre fuente del Sultán Ahmed.
asd
asd La magnífica Santa Sofía, uno de los monumentos más espectaculares de Europa.

Las imágenes recopiladas aquí forman parte del inmenso catálogo de la Detroit Publishing Company. En concreto, de una pequeña colección titulada “Imágenes de pobladores y sitios de Turquía” que fue publicada en 1905 (aunque algunas de las fotos incluidas en este artículo son ligeramente posteriores). Por aquel entonces, la técnica del fotocromo, como ya hemos visto en otras ocasiones (a propósito de París o Venecia, sin ir más lejos) servía de herramienta fantástica para aportar color allí donde las placas fotográficas no lo hacían.

Constantinopla dejaría de ser denominada oficialmente como tal a partir de 1930, con la definitiva implantación de las políticas kemalistas, de la República de Turquía y del borrado total de todo rastro del Imperio Otomano. Mustafa Kemal Atatürk, padre de todos los turcos, trataría de despojar a la actual Estambul de la herencia imperial y musulmana, modernizando a la ciudad como capital de una República de Turquía de carácter más occidental. Constantinopla quedaría encapsulada para siempre en estas preciosas imágenes de fotocromo.

sdasd
Los muelles de Constantinopla.
asd
La plaza Eminönü bajo la mezquita nueva.
adas
Una panorámica del Cuerno de Oro.
asd
asd Una plaza céntrica de la antigua Constantinopla.
xas<a
Típica estampa de la vida turca: un mercado justo debajo de la nueva mezquita.
uhiuhi
Panorámica de Constantinopla.
ax<z
ax<z La nueva mezquita, a la luz de la luna.
sad
Los castillos de Hisari (Castillo de Anatolia) y de Rumeli Hisarı, en la parte más estrecha del Bósforo.
asda
Mezquita de Kariye Müzesi.
asd
Escenas del barrio de Scutari.
sasd
Otra perspectiva del transitado puente de Galata                                  Qué ver en Estambul 🇹🇷 | 10 Lugares imprescindibles. El Viajero Feliz                                   

32 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Gran historia para una gran ciudad, en las imágenes del artículo se resalta mucho el esplendor cultural y económico que se vivía en esa época. No cabe duda que esas calles observaron el pasar de la historia de un imperio. Bellísima ciudad.

  2. Bizancio, Antonina, Nueva Roma, Constantinopla, Estambul… Como quiera que la llamemos, está claro que hablamos de una ciudad cuya historia milenaria llegaría a desafiar en esplendor a la mismísima Roma. En ella confluirían el pasado helenístico de su fundación, la solidez de una auténtica capital del Imperio romano y la gloria del cristianismo bizantino, amén de la violencia de terremotos, asedios, saqueos de cruzados y, cómo no, de la increíble reconversión que sufriera en tiempos del Imperio otomano.

  3. Sin duda una ciudad del el comercio neto que es parte de ella, la cual en al actualidad esta cerrado al comercio internacional, no tiene desarrollo tecnológico por falta de recursos externos, pero ojala un día se pueda recuperar de esta crisis.

  4. Una hermosa ciudad, cada una de sus edificaciones cuenta una gran historia y es bueno que sus autoridades las mantengas tan bien conservadas hasta el día de hoy para que los turistas puedan apreciarles y conocer su historia.

  5. Una gran cuidad con una gran historia que a través de los años, no ha podido dejar lo hermosa y exuberante que pudo ser Constantinopla, es muy cierto de que cada parte del mundo guarda un secreto intrigante y a la vez interesante, Constantinopla con su cultura e historia nos deja a saber que un pueblo nunca debe olvidar sus raíces. Su arquitectura y colores dan vida a este tipo de lugares que uno quisiera nunca olvidar.

  6. Impresionante artículo y realmente grandiosa las imágenes recopiladas las cuales permiten visualizar todo lo que se detalla.
    Estambul, en turco İstanbul, es la ciudad más grande de Turquía y una de las mayores ciudades de Europa. Asimismo, es la capital administrativa de la Provincia de Estambul, una de las 81 en las que está dividida Turquía.

  7. Cada lugar del mundo guarda una historia extravagante, además de contar con paisajes maravillosos dignos de poder ser disfrutadas por los ciudadanos y turistas. Aunque el tiempo haya pasado y haya quedado en el olvido, la historia siempre tiene presente en la esencia del lugar, tal como se muestra en las anteriores imágenes.

  8. El color de las fotos nos brinda un mayor detalle realista, nos hace sumergir en esa experiencia en esa antigua cultura para poder identificarnos y de alguna manera nos crea expectativas e interés en conocer más sus experiencia.

  9. Unas imágenes sumamente impresionantes; a primera instancia, a pesar de que la actual Turquía era sin duda el corazón del Imperio, es erróneo emplear otomano como sinónimo de turco. Constantinopla, la que había sido la gran metrópolis europea y capital del Imperio Bizantino durante siglos, cayó finalmente en manos turcas en 1453 generando una gran conmoción en toda Europa. Comenzaba una nueva era para el continente, hasta el punto de que muchos historiadores consideran esta fecha como el inicio de la Edad Moderna.

  10. Constantinopla no fue solo la gran ciudad mediterránea del siglo VI y su centro político, sino también, y especialmente, su principal centro cultural. Los reinados de Justiniano y sus sucesores fueron un período de renacimiento y esplendor; un período de gran creatividad e importantes contribuciones en campos tan diversos como la medicina, las matemáticas, la arquitectura, la historia, la geografía, la música, la poesía, la astronomía o el arte. Arte suntuoso, formando un paisaje cultural activo que florece en una ciudad que es en sí misma un gran centro. de conocimiento, un espectáculo inigualable y un museo colosal.
    Muy feliz de que en la actualidad Constantinopla tenga un renacimiento cultural basado en la arquitectura y en los colores.

  11. De todas las imagenes mostradas me quedo con el castillo de Rumeli Hisarı, que pese a no ser la atracción turística más popular de Estambul, historicamente tuvo un papel más que notable. Fue contruida por Mehmed II con el objetivo de controlar todo el tráfico marítimo a lo largo del Bósforo para evitar que cualquier posible ayuda marítima llegara a Constantinopla durante el asedio final otomano de la ciudad en 1453.

  12. Estambul , antiguamente conocida como Bizancio y Constantinopla, es la ciudad más poblada de Turquía y el centro histórico, cultural y económico del país. Es una ciudad transcontinental, ubicada en el estrecho del Bósforo, que separa Europa y Asia, entre el mar de Mármara y el mar Negro.​ Con más de 15 millones de habitantes, es una de las ciudades más pobladas del mundo y la más poblada de Europa.​ La mayor parte de la población es de religión musulmana, si bien existen minorías de cristianos (68 000) y judíos (22 000).
    Fue fundada con el nombre de Bizancio en el promontorio de Sarayburnu alrededor del año 667 a. C., y su influencia y tamaño fueron creciendo hasta convertirse en una de las ciudades más importantes de la historia universal. Desde su refundación bajo el nombre de Constantinopla en el 330 d. C., Estambul ha sido la capital de los imperios romano y bizantino (330-1204 y 1261-1453), latino (1204-1261) y otomano (1453-1922). Fue una de las ciudades en las que floreció el primer cristianismo y, más adelante, el cristianismo ortodoxo. Tras la caída de Constantinopla ante los otomanos en 1453, la ciudad fue transformada en la sede del califato otomano y se transformó progresivamente en una ciudad musulmana. Sin embargo, la influencia del cristianismo en la ciudad es innegable. Actualmente es un centro comercial y turistico como una ciudad muy cosmopolita.

  13. Me encanto esta foto galería. Hermosa. Las imágenes recopiladas aquí forman parte del inmenso catálogo de la Detroit Publishing Company. En concreto, de una pequeña colección titulada “Imágenes de pobladores y sitios de Turquía” que fue publicada en 1905 (aunque algunas de las fotos incluidas en este artículo son ligeramente posteriores). Por aquel entonces, la técnica del fotocromo, como ya hemos visto en otras ocasiones (a propósito de París o Venecia, sin ir más lejos) servía de herramienta fantástica para aportar color allí donde las placas fotográficas no lo hacían. Impresionante artículo.

  14. Desde el Imperio Otomano radicó en la antigua Constantinopla el centro de su inmenso poder. Antes de que el orden dinástico quedara arrasado en el interior de Europa, Constantinopla representaba un permanente cruce de culturas, una puerta abierta a Asia desde Europa y un centro de sofisticación y arte. Asi mantuvo su poderío y belleza. Marco un paogeo histórico en varios lugares.

  15. Retrotaerse más de cien años a Estambul implica viajar al ya extinto Imperio Otomano, una de las grandes organizaciones político-territoriales de la historia. Con varios siglos a sus espaldas de esplendor cultural y económico, el Imperio Otomano radicó en la antigua Constantinopla el centro de su inmenso poder. Durante varios siglos domino Los Balcanes.

  16. Estambul, capital preñada de puertos, es hoy una ciudad cerrada a influencias externas, al igual que el resto del país. Si hace tan sólo unos años Turquía ansiaba entrar en la Unión Europea, la región está hoy más lejos que nunca de sus valores occidentales. Una belleza de paisaje. Algún día la conocerás.