Por: Manuel Gonzalo Valenza Delgado, analista de gestión pública.

Según la última encuesta nacional de El Comercio, hecha por Ipsos Perú, el 42% de los peruanos cree que la principal causa de inseguridad es la ineficiencia y la corrupción del sistema judicial. La falta de valores y principios está a la par (42%). Les siguen la carencia de leyes adecuadas (39%) y la ineficiencia y la corrupción policial (37%). (1)

En estos tiempos de globalización, desarrollo económico, desarrollo tecnológico, y todo lo que tiene que ver con el crecimiento en nuestro país por desgracia no se ve reflejado en el desarrollo de nuestra sociedad.

Por el contrario, los valores se han ido perdiendo, y en nuestra sociedad se han ido haciendo cada vez más frecuentes la violencia, los asesinatos, los robos y los secuestros, que son ahora una realidad cotidiana; una sociedad donde se arrebata la vida de una persona por dinero y sin compasión ni remordimiento alguno, donde el sentimiento de vergüenza, honor y culpa, ha desaparecido.

Los valores son convicciones profundas en los seres humanos que determinan su manera de ser y orientan su conducta; para el sociólogo Joseph Fichter, los valores son los criterios que dan sentido y significado a la cultura y a la sociedad total y la pérdida de valores, por cualquier causa, termina en la insensibilidad, en la falta de respeto, en la ausencia de honestidad, y en la falta de justicia. (2)

Lamentablemente, en la actualidad los antivalores ya han invadido con creces todos los sectores: familiar, social, político, económico, cultural y religioso. Estas características generan confusión, desorientación y conductas nocivas e incluso patológicas.

En el ámbito familiar: maltrato y respeto entre la pareja, hacia los hijos, a los padres, a los abuelos; el ámbito educativo: la anticultura del esfuerzo, fomentada por la promoción automática; en los medios de comunicación: La información de lo cotidiano cargada de antivalores. Las emisiones que difunden estereotipos basados en una sociedad mercantilista y de consumo; promovido y diseñado por la industria, en los espacios públicos: falta de seguridad ciudadana motivada por el vandalismo, robo, generando desconfianza y sospecha.

Y por desgracia, esta dolencia también está presente en el sector político, que no se escapa de la podredumbre moral que nos aqueja. Los políticos que deberían hacer un buen trabajo por el bien de la sociedad, en muchos casos, poseen poca o una nula vocación de servicio y solo velan por sus intereses personales, convirtiéndose en seres ambiciosos y egoístas, perdiendo así el valor de la solidaridad y amor por el prójimo, valores humanos que se han venido predicando a lo largo de la historia de la humanidad pero que, lamentablemente, no se ven reflejados en la realidad.

Para suerte de la humanidad, la confusión y desorientación, la pérdida de valores, se puede combatir con educación y ética. Según Aristóteles “la educación y los hábitos hacen al hombre bueno”. Para Plutarco, “la educación juega un papel de suma importancia en la vida del hombre, naturaleza y educación deben conjugarse para hacer del hombre un ser perfecto y feliz”

Es aquí donde la familia tiene un rol de gran importancia pues es la parte medular de la sociedad; en una familia donde se cultivan los valores y los principios, difícilmente los hijos incurrirán en faltas que afecten a la sociedad y esta manera se irá construyendo un mejor futuro.

Debemos darnos cuenta de que cada uno de nosotros somos responsables de la evolución de este planeta. Una parte de un todo puede hacer cambiar una estructura en cualquier sentido, contaminándola y destruyéndola o produciendo una reacción catalizadora hacia el equilibrio y la transparencia.

Cada uno de nosotros somos referentes de otros tantos, es la oportunidad que se nos ha dado para ayudar al ser humano, y si bien es cierto exige un trabajo individual de crecimiento que no es fácil, pero tampoco es imposible.

Una estrella es una pequeña parte del firmamento, una asociación de estrellas es una constelación que orienta con mayor exactitud y nos sirve de referencia.

 

 

Fuente:

(1) Diario El Comercio-Ipsos Perú.

(2) Sociología de Joseph Fichter.

20 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. La ausencia de valores es una suerte de pandemia que viene desde hace tiempo generando muchos de los males que enfrentamos como sociedad: la insensibilidad, la falta de respeto, la ausencia de honestidad y la falta de justicia.
    Los valores se han ido perdiendo, y han hecho cada vez más frecuentes la delincuencia, la violencia doméstica, los crímenes de odio y los ajustes de cuentas, entre otros. Que este articulo no nos lleve al pesimismo o a sentirnos desalentados, porque hay ciudadanos probos, que le hacen frente a la pérdida de valores. Por ello es que vemos con esperanza el camino que aún falta recorrer.

  2. En la sociedad actual se está perdiendo notablemente los valores. Estos que de alguna u otra forma nos ayudaron a la convivencia entre ciudadanos y se veía reflejado en el comportamiento de los niño. En la actualidad esto se a perdido y muchas veces se busca exteriorizar la culpa a “seguro lo aprendió en el colegio” cuando el hogar y lo padre son los principales de inculcar valores a sus hijos, darles mayor tiempo en familia que muchas veces se ve dañado por el uso de la tecnología. También queramos o no así muchas veces no le encontremos relación, el contenido de los medios de comunicación afecta, si un niño en etapa de desarrollo se mayormente programas que más que alguna enseñanza positiva les afecte, este niño crecerá normalizando probablemente lo incorrecto. Por ello los padres son los que deberían tomar mayor importancia en esto ya que son ellos los que están criando seres que llegaran a la sociedad como ellos los eduquen.

  3. La educación es suma importancia en la vida del hombre, naturaleza y educación deben conjugarse para hacer del hombre vida más pacífica, y en la sociedad peruana los problemas nacionales como son la inseguridad ciudadana y la corrupción que aquejan a la sociedad debe ser superada, comenzando desde las autoridades y los ciudadanos ya que nosotros somos responsables de la mejora de nuestro país.

  4. Toda la falta de respeto y de valores que se da hoy en día, es producto de una frágil educación brindada con una mano mas blanda. antes había una mano dura ante este tipo de situaciones. es tiempo de empezar a cambiar todo aquello que se perdió, y la educación es la única que puede cambiar eso.

  5. Los estudios y encuestas más recientes destacan la falta de valores como causa de graves problemas nacionales como son la inseguridad ciudadana y la corrupción. Si bien vivimos tiempos de globalización, desarrollo tecnológico, de redes sociales y la profusión de información y comunicación en tiempo real, nada de esto se ve reflejado en el desarrollo de nuestra sociedad.
    Por el contrario, los valores se han ido perdiendo, y han hecho cada vez más frecuentes la delincuencia, la violencia doméstica, los crímenes de odio y los ajustes de cuentas, entre otros. Pero que este análisis objetivo no nos lleve al pesimismo o a sentirnos desalentados, porque hay ciudadanos probos, que le hacen frente a la pérdida de valores. Por ello es que vemos con esperanza el camino que aún falta recorrer.

  6. La violencia actual en el pais, la inseguridad a la que nos encontramos expuestos hace que nos demos cuenta que lamentablemente la sociedad no esta reforzada en valores como pensamos. Una sociedad en la que los pequeños van perdiendo los valores que suelen no serles inculcados en casa. Los colegios deben ser un apoyo en esta labor. No se necesita mucho esfuerzo o inversión sino ir consecuentemente apoyándolos enseñándoles que en la diversidad de pensamiento esta la riqueza de los conocimientos que debemos ser tolerantes con lo demás y aprender a escuchar y mantenernos calmados. Buen articulo.

  7. Interesante artículo que demuestra nuestra triste realidad en la que vivimos y que esto se viene de hace bastantes años atrás. La pérdida de valores en los jóvenes en nuestra sociedad ha ocasionado un incremento incesante de la violencia, tan solo pongámonos a ver como esta nuestras calles, las noticias de los medios televisivos, violencia, robos, asesinatos, corrupción son noticias de siempre. Considero que esta situación no cambiaría si nuestra educación y nuestros representantes políticos no lo hacen.

  8. Los valores se han ido perdiendo, y en nuestra sociedad se han ido haciendo cada vez más frecuentes la violencia, los asesinatos, los robos y los secuestros, que son ahora una realidad cotidiana; una sociedad donde se arrebata la vida de una persona por dinero. Hay tantos casos que aun no han podido hacer justicia, jóvenes universitarios que solo regresaban a sus casas después de un día agotador fueron asesinados por un celular o por unas cuantas monedas.

  9. Este artículo es triste pero revelador; los valores se han ido perdiendo, y en nuestra sociedad se han ido haciendo cada vez más frecuentes la violencia, los asesinatos, los robos y los secuestros, que son ahora una realidad cotidiana; una sociedad donde se arrebata la vida de una persona por dinero y sin compasión ni remordimiento alguno, donde el sentimiento de vergüenza, honor y culpa ha desaparecido. Necesitamos mayor seguridad, mejores planes de gobiernos y que pensemos en resguardar siempre a la ciudadanía, porque sino Perú será tierra de nadie.

  10. Un artículo muy lamentable leer y aunque es nuestra realidad, la sociedad hoy en día esta intoxicada, enferma y lamentablemente nadie hace algo para cambiar este problema que aqueja a nuestra sociedad. La falta de valores es un problema que se llega a desarrollar en cualquier ámbito, generando desconfianza y sospecha.

  11. La idea de que se han perdido los valores es uno de los recursos explicativos que circulan con fuerza cuando se dan situaciones de violencia. La educación es el camino más largo, pero el más seguro para lograr erradicar la violencia, no sólo aquella que recibimos en las escuelas, que en su mayoría suelen ser instructivas, sino también a través de nuestro proceso socializador que se ve desarrollado en nuestras familias, en nuestras calles y a través de nuestros medios de comunicación.

  12. Los valores de las personas determinan su manera de ser y orientan su conducta, la falta de ellos o los llamados antivalores son un problema que se llega a desarrollar en cualquier ámbito familiar, social, político, económico, cultural o religioso y que debido a ello se da el vandalismo, robo, generando desconfianza y sospecha. Esto se combate pero hasta ahora no se llega a eliminar.