CIENCIA ARQUEOLÓGICA BÍBLICA

La Torre de Babel y la confusión de lenguas extrañas en la actualidad

En memoria de mi amigo de la niñez y compañero de luchas estudiantiles,  MG. César Augusto Sotomayor Flores, catedrático de la Universidad Nacional Federico Villarreal. Gracias por tu amistad. Que nuestro amado Jesucristo te tenga en sus brazos y la Virgen María te de el cariño eterno. Dios lo toque con la sangre bendita de su amado hijo Jesucristo que derramo en la cruz y lo envuelva con su manto sagrado.

A los Buenos Samaritanos que desde el anonimato, coadyuvaron y velaron por su pronta recuperación. 

f1b (3)
Vista satelital

La Torre de Babel (en hebreo, מגדל בבל‎ Migdal Babel; y en griego antiguo Πύργος τῆς Βαβέλ, Pirgos tēs Babel) es una edificación mencionada en la Biblia. La historia está dirigido a explicar por qué los pueblos del mundo hablan diferentes lenguas.

La Torre de Babel se describe en el libro del Génesis cuya autoría se atribuye tradicionalmente a Moisés. Según estos escritos sagrados; la humanidad quedó casi extinta después del diluvio universal, fue gracias al Arca de Noé en la que Noé y siete integrantes de su familia sobrevivieron a la catástrofe. Los descendientes de Noé, como únicos seres humanos del planeta, se desplazaron hasta la llanura de Senar (Babilonia), todos hablaban un solo idioma, y decidieron construir una torre tan alta que llegara al cielo. El Dios de Noé (Yahveh) al observar la edificación decide que los habitantes hablaran diferentes lenguas y así abandonaran la construcción y se esparcieran por toda la Tierra. 

“Los descendientes de Noé habían migrado del “este” (Armenia) primero hacia el sur, a lo largo de la corriente del Tigris, y luego hacia el oeste a la otra orilla del Tigris hacia “una vega en el país de Senaar”. Como su creciente número los obligaba a vivir en localidades cada vez más distantes de sus hogares patriarcales, “dijeron: Ea, vamos a edificarnos una ciudad y una torre con la cúspide en los cielos, y hagámonos famosos, por si nos desperdigamos por toda la haz de la tierra”. El trabajo comenzó pronto, “y así el ladrillo les servía de piedra y el betún de argamasa”. Mas Dios confundió su lenguaje, de tal manera que no entendía cada cual el de su prójimo y desde aquel punto se desperdigaron por la tierra y dejaron de edificar la ciudad”.

p (9)
Este cuadro muestra cómo la imaginó Pieter Brueghel el Viejo en el año 1563 (museo de arte de Viena). Brueghel, famoso pintor del renacimiento, la imaginó 3353 años despues de la probable edificación del Etemenanki de Marduk en cuya cúspide estaba la Esagila (Templo de la creación del cielo y de la tierra). Ese era el nombre de un zigurat, en la antigua Mesopotamia que tiene la forma de una torre o pirámide escalonada), dedicado a Marduk (Deidad patrona de la ciudad de Babilonia). Originalmente de siete pisos de altura, y no mas de 90 mts. Hoy pocos restos permanecen en pie “El Etemenanki” que fue popularmente identificado con la Torre de Babel.  Lo notable de la pintura de Brueghel de 1563 es que tiene también 7/8 pisos de altura, que la ribera del rio Éufrates pasaba muy cerca y que seguramente se podía llegar en barco, como lo muestra el cuadro. Pero él no podía saberlo en ese tiempo, ¿o hay algo en la historia oficial que ignoramos?. El País Viajes.

 

El Etemenanki, un templo piramidal dedicado a Marduk (deidad local) en la ciudad de Babilonia del siglo VI a.C., de la dinastía caldea, atrajo trabajadores de diferentes pueblos. ​ Algunos eruditos modernos como Stephen L. Harris, la historia bíblica de la Torre de Babel fue probablemente influenciada por esta construcción durante el cautiverio babilónico de los hebreos.​​ El cuento tradicional sumerio Enmerkar y el Señor de Aratta relata una historia con similitudes al pasaje bíblico.

f3 (10)
Maqueta del zigurat Etemenanki, la torre de Babel. 91 metros / Dibujo.
f4 (9)
Costa actual del rio Éufrates a 400 mts, de El Etemenanki (Babel)

 

Una inscripción que data del tiempo de Nabopolasar señala: «Marduk [el gran dios de Babilonia] me ha ordenado colocar sólidamente las bases del Etemenanki hasta alcanzar el mundo subterráneo y hacer de este modo que su cúspide llegue hasta el cielo». En otra inscripción, de los tiempos de Nabucodonosor II, se precisa que la decoración de la cúspide estaba hecha de «ladrillos de esmalte azul brillante», es decir, adornada del color del cielo.

Los arqueólogos intentaron ubicar la torre de Babel mencionada en la Biblia en la zona del actual Irak. Entre otros sitios, fue buscada en Akar Quf (al oeste de Bagdad), donde existió la ciudad de Dur-Kurigalzu (las ruinas de una edificación eran descritas como la torre de Babel por algunos viajeros) y en Birs Nimrud, donde se encuentran las ruinas de la antigua ciudad Borsippa, en Mesopotamia.

En 1913, el arqueólogo Robert Koldewey encontró una estructura en la ciudad de Babilonia que él identificó como la Torre de Babel (el templo Etemenanki). Esta torre habría sido destruida y reconstruida en numerosas ocasiones, debido al cambiante destino de la zona. La destruyeron los asirios y también los arameos. Y fue reconstruida en varias oportunidades por los príncipes caldeos, entre ellos Nabopolasar (625-605 a. C.). Se estima que la construcción más antigua se realizó durante el III milenio antes de nuestra era.

El relato de Herodoto

Una de las reseñas antiguas que habla sobre la edificación del Etemenanki es el relato de Heródoto, cuando pasó por Babilonia en el siglo V a.C. Heródoto describía la fachada de la torre con una altura de aproximadamente 90 m, el edificio en forma escalonada de siete pisos y hecho de muros con resaltos, sin duda verticales. El templo tenía una planta cuadrangular dividida en dos sectores y delimitada por una gran muralla. La subida a cada una de las torres se hacía por fuera siguiendo una escalera en espiral hasta llegar al final. El último piso tenía instalaciones para el culto, adornadas con ladrillos esmaltados azules, imitando el color del cielo. También señala que aquel santuario azul de la cima estaba dedicado al dios Marduk y hace referencia a la celebración anual de renovación del reinado como fruto del contacto entre Marduk y el rey.

El Etemenanki

El Etemenanki también fue descrito en una tablilla cuneiforme llamada «del Esagil», escrita en el 229 a. C. en la ciudad de Uruk. La copia más antigua del texto se encuentra hoy en el Museo del Louvre de París. Este escrito dejaba constancia del estado de la torre y describía las medidas solamente del primer piso, que llegaban a los 90 metros de longitud y de anchura, mientras que de alto medía unos 33 metros. Se hace mención de que la Torre de Babel fue constituida con 7 pisos en total, de medidas cada vez más pequeñas. En la actualidad se ha identificado una estructura de adobe de similares características que fue confirmada por excavaciones dirigidas por Robert Koldewey en 1913. Se descubrieron largas escaleras en el sur del edificio, donde un triple pasillo se conectaba en la cima con el templo superior de Marduk. Un pasillo más largo, al este, conectaba el Etemenanki con el camino sagrado procesional (reconstruido en el Museo de Pérgamo, en Berlín).

Maqueta del templo Etemenanki hecha en el Museo de Pérgamo en Berlín, que reconstruye cómo la Torre de Babel pudo haber lucido.

 

Altar de Zeus - Museo Pergamo - Berlín - Pergamon museum
En Berlín se encuentra la Isla de los Museos rodeada por el río Spree en la que se encuentran los cinco museos más importantes. el Museo Pergamo donde encontramos las cinco maravillas del mundo antiguo que más me han impresionado de cuanto he visto. 

Excavaciones arqueológicas han sacado a la luz que existía una escalera con forma de «T» aunque se desconoce hasta qué altura llegaba. Por el momento no se descarta que se diesen dos sistemas de comunicación simultáneos, la escalera con forma de «T» por un lado y por el otro una escalera en espiral o en zigzag tal como plantea Heródoto. Al mismo tiempo, se conoce que había nichos ricamente decorados con motivos de la fiesta del Año Nuevo Babilónico y la creación del monumento, tema que remite al significado de la estructura «puerta del sol, entrada del cielo», que seguramente viniese a ser interpretado como un lugar de comunicación entre lo divino y lo terrenal.

Forma de la Torre de Babel

Según Enciclopedia Católica On Line «OMNIA DOCET PER OMNIA»: La forma de la torre debió haber sido similar a las construcciones que aún existen en estado ruinoso en Babilonia; las más antiguas pirámides de Egipto presentan vestigios de la misma forma. Bloques cúbicos de mampostería, de tamaño decreciente, son apilados uno sobre otro, formando así pisos separados, un plano inclinado o escalera llevaba de un piso al otro. Las torres de Ur y Arach tenían sólo dos o tres pisos, pero la de Birs-Nimrud tenía siete sin contar la alta plataforma sobre la que la estructura había sido erigida. Cada piso estaba pintado de un color particular de acuerdo al planeta al que estaba dedicado. Generalmente las esquinas de estas torres apuntaban a los puntos cardinales, mientras que en Egipto este puesto era ocupado por los lados de las pirámides. Encima de estas construcciones había un santuario, de tal manera que servían de templos y observatorios. El interior consistía de barro secado al sol, mientras que las paredes exteriores se revestían con ladrillos cocidos al fuego. El peculiar asfalto de la vecindad babilonia servía de argamasa; detalles todos en concordancia con el relato del Génesis. Aunque algunos escritores aseguran que toda ciudad babilónica tenía una de estas torres o zikkurat (que significa “puntiagudo” según Schrader, “puesto en alto” según Haupt, “memorial” según Vigouroux), no se ha preservado ningún espécimen completo. La Torre de Khorsabad es tal vez la mejor preservada, pero la escultura asiria suplementa nuestro conocimiento incluso de esta construcción. La única indicación de la época en la que la Torre de Babel fue construida la encontramos en el nombre de Péleg (Gén. 11,10-17), el sobrino nieto de Héber; esto sitúa la fecha entre 101 y 870 años después del Diluvio. Los límites son tan insatisfactorios porque la versión griega difiere en sus números del texto masorético.

Nimrod

020 - Génesis 10-11: "Nimrod" | Iglesia de Dios Unida
Nimrod renombrado cazador, gobernante y constructor fundó la ciudad de Nínive y es una figura legendaria en la historia antigua. Noten tamaño de la figura en comparación con el león. Estudioso lo señalan como hijo de Noé opuesto a Jahveh por lo que se encargo de proyecto de construcción.

Nimrod, quien fue el primero en hacerse rey después del Diluvio, y a quien la Biblia identifica como un poderoso cazador opuesto a Yahveh, es señalado como el verdadero gestor de la idea de llevar a cabo esta enorme empresa. Algunos han intentado identificarlo con Sharrukin o Sargón I de Akkad, el fundador del primer Imperio semita (acadio) de que se tiene memoria. Otros creen ver en este vigoroso cazador la figura del dios asirio Ninurta, dios de la guerra y de la caza que, como Nimrod, se placía en cazar a sus enemigos.

El historiador Flavio Josefo

El historiador judeo-romano Flavio Josefo (~37 al ~100) en sus Antigüedades judías, publicado cerca del año 93, narra la historia que se encuentra en los textos hebreos y menciona la Torre de Babel. Describe a Nimrod, un rey tirano que trató de apartar el estado de la religión y quien había construido la torre. En este relato, Yahveh hace confundir a la gente en lugar de destruirlos, porque la aniquilación por medio de la inundación no les había enseñado a ser piadosos.
Study (Sh). La Torre de Babel, según Flavio Josefo. By Fabian Massa.
“Y Nebrodes (Nimrond) paulatinamente convirtió su gobierno en una tiranía, viendo que la única forma de quitar a los hombres el temor a Yahveh era el de atarlos cada vez más a su propia dominación. Afirmó que si Yahveh se proponía ahogar al mundo de nuevo, [Nemrod] haría construir una torre tan alta que las aguas jamás las alcanzarían. La multitud estuvo dispuesta a seguir los dictados de Nebrodes y a considerar una cobardía someterse a Yahveh. Y levantaron la torre; trabajaron sin pausas y como eran muchos los brazos que intervenían, comenzó a levantarse muy rápidamente. Pero eran tan gruesa y tan fuerte, que por su gran altura parecía menos de lo que era. Estaba construida por ladrillos cocidos unidos por betún para que no pasara agua. Cuando Yahveh los vio trabajar como locos decidió no destruirlos por completo, ya que no habían aprendido nada de la destrucción de los pecadores anteriores; provocó, en cambio, la confusión entre ellos haciéndoles hablar en distintas lenguas para que no se entendieran”.
Antigüedades judías (cap. 4: 2-3)

Apocalipsis griego de Baruc

torre-de-babel-lucas-destruccion-torre-babel
La destrucción de la Torre de Babel

El libro III de Baruc o Apocalipsis griego de Baruc (del siglo II) es uno de los escritos apócrifos que describe las recompensas justas de los pecadores y los rectos para la vida eterna. En el relato del libro, en el capítulo 3:5, Baruc es llevado por el ángel Famael en una visión que pasa por el primer cielo. En el lugar él ve hombres cuyo rostro era de buey, tenían cuernos de ciervo, los pies de cabra y los lomos de cordero. Entonces con sorpresa le pregunta al ángel y este le responde que «aquellos son los que construyeron la torre (la Torre de Babel) de la lucha en contra de Yahveh. El señor los ha trasladado de sitio…».​

Midrash

midrash - Wikcionario, el diccionario libre
Midrash (en hebreo, מדרש‎; “explicación”; plural midrashim)  término hebreo que designa un método de exégesis de un texto bíblico, dirigido a estudio o investigación que facilite la comprensión de la Torá. También puede referirse a una compilación de las enseñanzas midráshicas en forma de comentarios legales, exegéticos u homiléticos del Tanaj y del Talmud. ​El Midrash toma elementos actuales para ejemplificar de un modo comprensible los textos antiguos. Su etimología proviene del verbo hebreo darâs, que significa «buscar, investigar, estudiar».

 

La literatura rabínica ofrece muchos relatos diferentes sobre las causas para la edificación de la Torre de Babel, y de las intenciones de sus constructores. Según el Midrash los constructores de la torre, llamados en las fuentes judías como «la generación de la secesión», dijeron: «Yahveh no tiene derecho a elegir el mundo superior para sí mismo y dejar el mundo inferior para nosotros, por lo que vamos a construir nosotros una torre, con un dios en la parte superior sujetando una espada, de modo que pueda reflejar nuestra intención de hacerle la guerra a Yahveh».

La construcción de la torre estaba destinada no solamente a desafiar a Yahveh, sino también a Abraham, quien exhortaba a los constructores a volverse a la reverencia. El pasaje menciona que los constructores proferían duras palabras contra Yahveh, que no se citan en la Biblia. Ellos creían que Yahveh, cada cierto tiempo, drenaba toda el agua del cielo, y por tanto levantaron varias columnas para que no hubiera otro diluvio.

Algunos entre esa generación todavía querían la guerra contra Yahveh en el cielo (Talmud Sanedrín 109a). Se les animó en esta tarea con la idea de que las flechas que disparaban hacia arriba luego caían chorreando sangre, motivo por el que se creía que se podía hacer la guerra (literal) contra los habitantes celestiales (Sefer ha-Yashar, Noah, ed. Leghorn, 12b).

Sumeria

La Lista Real Sumeria | Tannhäuser Cabaret
La lista Real Sumeria y su escritura junto con el invento de la rueda son uno de sus legados al mundo

Hay un mito sumerio similar al de la de la Torre de Babel, llamado Enmerkar y el Señor de Aratta, donde Enmerkar, rey de Uruk, construye un enorme zigurat en Eridu y exige un tributo de materiales preciosos a Aratta para su edificación. En un momento del relato, Enmerkar recita un conjuro implorando al dios Enki para restaurar (o, en la traducción de Kramer, para interrumpir) la unidad lingüística de las regiones habitadas en Shubur, Hamazi, Sumer, Uri-ki (Akkad), la tierra de Martu y todo el universo.

En una hipótesis reciente, David Rohl asociaba a Nimrod, el cazador y constructor de Erec y Babel, con Enmerkar (Enmer el Cazador), rey de Uruk, de quien también se dice que fue el primer constructor de templos en Eridu y que, a su vez, se lo relaciona con Amar-Sin (2046-2037 a. C.), el tercer monarca de la tercera dinastía de Ur, quien igualmente intentó terminar el zigurat de aquella ciudad del sur. Esta teoría propone que los restos del edificio histórico de Eridu hubieran inspirado la leyenda mesopotámica de la Torre de Babel. Entre las razones que se aducen están el mayor tamaño y la mayor antigüedad de las ruinas, y el hecho de que un título de Eridu era NUN.KI, que significa «poderoso lugar», título que más tarde pasaría a ser el de Babilonia. Por otro lado, ambas ciudades también tenían templos llamados Esagila dedicados a Marduk.

Por último, para los viajeros de los siglos xviii y xix que visitaron Dur-Kurigalzu, el ziqqurat de Aqar Quf fue considerado como la torre de Babel.

Origen de las lenguas según escritos antiguos

Confusión de las lenguas, representación de Gustave Doré.
Confusión de las lenguas, representación de Gustave Doré.

 

La historia de la Torre de Babel se relaciona con uno de los temas más universales del relato mítico fundacional. Las religiones y los mitos étnicos suelen dar respuestas a todo, como los orígenes y el desarrollo del lenguaje oral. La mayoría de las mitologías no creen que el hombre sea el inventor de las lenguas, pero sí creen en un lenguaje único divino que antecede a las lenguas humanas. El Lenguaje místico usado para comunicarse con los animales o espíritus, como el lenguaje de los pájaros, también es común en los relatos y fue de especial interés durante el Renacimiento.

En el relato de la Torre de Babel, del libro del Génesis en el Antiguo Testamento, Yahveh «castiga» a la humanidad por su arrogancia y hostilidad exponiendo al hombre a gran variedad de lenguas. Pero este castigo puede ser visto al mismo tiempo como un don divino, tal como Adán y Eva, que abre posibilidades a nuevas opciones. Así, la confusión implica la posibilidad de volver a aprender, superar las diferencias y eliminar el odio. Solo así podrá superar la confusión y aprender un nuevo idioma que lo identifique con el prójimo.

Se puede observar que historias parecidas se repiten, como en la tradición sumeria llamada Enmerkar y el Señor de Aratta que ya se ha explicado en el punto anterior. Un grupo de personas de la isla de Hao, en la Polinesia, también cuentan una historia similar a la de la Torre de Babel: «Un dios que enfurecido persiguió a los constructores de la ciudad, destruyó un edificio y cambió el lenguaje del pueblo, por lo que todos hablaban diferentes lenguas».

El Diluvio Universal según las leyendas americanas | Noticiero Universal
El mito de la gran inundación no es exclusivo del continente euroasiático sino que encontramos también referencias al diluvio en las mitologías del resto de continentes del planeta. Como ponen de manifiesto las diferentes leyendas americanas y otras partes del mundo.  
Chalchiuhtlicue en el Códice Borgia.

 

En Mesoamérica existe un relato acerca de un hombre llamado Coxcox y una mujer llamada Xochiquetzal, que luego de naufragar juntos encima de un trozo de corteza de árbol, llegaron a tierra firme y engendraron muchos hijos. Sin embargo, esos hijos no podían hablar hasta que un día llegó una paloma que les otorgó el don del habla, pero en diferentes idiomas y de igual forma no se podían entender. Entre los Ticuna del Alto Amazonas se dice que todos los pueblos fueron una vez una sola y gran tribu, hablando todos el mismo idioma, hasta que en una ocasión, ellos se comieron dos huevos de colibrí, no se explica por qué, y posteriormente la tribu se dividió en muchos grupos y se dispersó al no poderse comunicar.

Otra historia, atribuida por el historiador nativo Fernando de Alva Ixtlilxóchitl (c. 1565-1648) a los antiguos toltecas, afirma que los hombres, después de un gran diluvio, se multiplicaron y entonces se erigió una gran torre o Zacuali, para protegerse en el caso de un segundo diluvio. Sin embargo las lenguas aparecen de repente, se confunden y el trabajo se detuvo.

En la antigua Grecia había un mito cuyo relato decía que durante siglos los hombres habían vivido sin ley bajo el imperio de Zeus y que todos podían hablar un mismo idioma dotado por el dios y la diosa de la ingenuidad, Philarios y Philarion. Sin embargo, en una ocasión, el dios Hermes llevó la diversidad en el habla y con ella la separación de las naciones, trayendo consigo la discordia. Zeus entonces renunció a su cargo y cedió su trono al primer rey humano, Foroneo.

Mitología bantú
La mitología de los bantúes se refiere a los mitos y leyendas de los pueblos bantúes de África. A pesar de los pueblos bantú representan cientos de diferentes grupos étnicos, hay un alto grado de homogeneidad entre las culturas y mitologías de estos pueblos, como en las lenguas bantúes.

En Wa-Sania, un pueblo bantú de África Oriental, tienen una historia acerca del principio de los pueblos de la tierra. Se cuenta que existía un solo idioma, pero que durante una severa hambruna la locura hirió al pueblo, haciendo que la gente vagase hacia todas direcciones, farfullando palabras extrañas y dando forma a los diferentes idiomas.

En su libro de 1918, el antropólogo James George Frazer documentaba similitudes entre los relatos del Antiguo Testamento, como el Diluvio, y leyendas indígenas de todo el mundo. Identificó entonces una historia que se cuenta en la mitología del pueblo Lozi, en donde los hombres malvados construyeron una gran torre de antenas para perseguir al dios creador, Nyambe, que había huido al cielo en una telaraña. Los hombres entonces se pierden cuando colapsaron mástiles de la torre y todos volaron. Frazer también cita las leyendas encontradas entre la gente de la región del Congo, así como de Tanzania, donde los hombres levantaban grandes torres o subían enormes árboles en un fallido intento de llegar a la Luna.

Torre de Babel
La confusión de lenguas. Hoy las distintas lenguas existentes actualmente en el mundo, provienen de los llamados «protolenguajes», es decir un lenguaje del que nacen o parten otros muchos. Según filólogos y científicos, las lenguas podrían llegar a descender de hasta 50 protolenguajes distintos. Para otros eruditos lo de la Torre de Babel las distintas lenguas es, una alegoría sobre el entendimiento del hombre.

 

Finalmente, en el Nuevo Testamento se termina redondeando la historia de la dispersión de las lenguas hecha en el Génesis con el relato de la Torre de Babel. En el libro de los Hechos de los Apóstoles (2,1-41) se hace mención al descenso del Espíritu Santo y la restauración del hombre. Esta restauración se manifestó en el Pentecostés con el milagro del «hablar en lenguas». Si en el principio el hombre terminó confundido, ahora esa confusión se superaría en el entendimiento mutuo que hay en las personas que se encuentran con el Señor. El milagro del «hablar en lenguas» del Pentecostés refleja que el amor del dios Yahveh es el nuevo idioma que permite a los hombres entenderse mutuamente.

Reflexiones  finales

Al culminar de leer varios pasajes de la Biblia muchos hermanos pueden tener la sensación de que han leído algo de la antigüedad  que no tiene que ver con la actualidad en plena pandemia y crisis mundial donde mueren miles de seres humanos a diario. Que lo que paso, pasó, pero que no tiene lugar hoy, o al menos no le ves relación con lo que acontece en este mundo que hoy nos toca vivir con hambre, miseria, desocupación y muerte. Incluso llegas a pensar que es una fantasía que no se entiende ni corresponde con la realidad.

Sin embargo, es nuestra propia historia y sucede tal cual hemos leído. Dios te conoce antes que vengas al mundo. A pesar de ello nuestra soberbia sigue intacta y no aceptamos el infinito don que DIOS nos regala dándonos y dándose ÉL mismo para que seamos felices y eternos junto a ÉL. Se nos regala la misma vida y la rechazamos hoy tal como hicimos ayer.
Varios científicos, autoridades, profesionales o políticos juegan a ser Dios, con experimentos, abuso de autoridad y saciando sus ambiciones de enriquecimiento. Teniendo dinero no se solidarizan en ayudar a sus propios amigos. El hombre construye su propio Dios y se vuelve orgulloso y soberbio  contra todo su plan ofrecido por el Señor. La mayoría de estos hombres en su camino, sufren  su propio Gólgota con una pesada carga tras él, completamente sólo entra en  confusión, oscuridad, resentimiento, odio, guerra y muerte. Es lo que observamos y lo que comprobamos con nuestros propios ojos. Y cada vez el panorama es más sombrío y desolador.

Vivimos en un mundo confundido, oscuro, enfrentado, donde solo se predica y actúa con mentiras y dudas, sólo contemplan sus intereses y en esas condiciones nada puede crecer en verdad. Como en la destrucción de la Torre de Babel, hablamos lenguas extrañas en un mismo idioma donde nadie se entiende uno al otro. Toda una confusión donde los resultados de esa gestión están a la vista de todos. Confusiones que las vemos en el mundo de la caída de la actual Torre de Babel de la modernidad.  

Sólo la verdad, el amor al prójimo, la fe y la esperanza nos harán libres, necesitamos la palabra de Dios de ayer y siempre. Todo pasará pero la palabra siempre quedará. 

Imagen:  Pieter Brueghel el Viejo

Comentario histórico artístico de la Torre de Babel

“El arte es más real que la propia ciencia”. Mario Vargas Llosa. Premio Nobel de Literatura, peruano.

FICHA TÉCNICA

  • TítuloLa torre de Babel
  • AutorPieter Brueghel el Viejo
  • Cronología: 1563
  • EstiloRenacimiento flamenco
  • MaterialÓleo sobre madera
  • Ubicación: Museo de Historia del Arte de Viena, Austria

ANÁLISIS ICONOLÓGICO

Nos encontramos ante una de las obras más bellas del pintor holandés Pieter Brueghel el Viejo, fundador de una dinastía de pintores. Con Van Eyck, el Bosco y Pedro Pablo Rubens, es considerado como una de las cuatro grandes figuras de la pintura flamenca. En esta obra, el tema representado es la Torre de Babel, una edificación mencionada en la Biblia, donde se dice que fue construida por los hombres en tiempos inmemoriales para alcanzar el cielo y que suele ir asociada con el histórico zigurat Etemenanki de la antigua ciudad de Babilonia. Cuenta la leyenda que este edificio poseía en la cúspide un templo dedicado a Marduk con siete pisos de altura.

ANÁLISIS FORMAL

En el centro del cuadro encontramos la famosa Torre de Babel a medio construir, dentro de un amplio paisaje panorámico. En la parte superior de la torre, la presencia de una nube simboliza el deseo por el que se construyó esta torre, el de alcanzar el cielo. Es posible distinguir, gracias a la minuciosidad del artista, todos los detalles de su construcción; desde grúas y andamios hasta el detalle de la estructura interna, resaltada en una tonalidad diferente que dota de belleza al conjunto. La torre está construida en espiral ascendente, muy similar al característico zigurat de la antigua Mesopotamia.

De toda la obra, una de las cosas que más destaca es el agradable colorido de la composición, dominando sobre todo, el tono amarillento de la piedra y su contraste con la parte superior. El dibujo es muy preciso y rico en detalles, en semejanza con toda la obra de Pieter Brueghel, a quien le gustaba representar grandes espacios en los que pasan muchas cosas al mismo tiempo. También se notan reminiscencias a Patinir en el tratamiento del paisaje, que resulta sorprendente por la finura empleada.

GALERÍA DE IMÁGENES

Otras obras artísticas

OTRAS VERSIONES

Referencias:

  1.  Metzger, Bruce Manning; Coogan, Michael D (2004). The Oxford Guide To People And Places Of The Bible. Oxford University Press. p. 28. ISBN 978-0-19-517610-0. Consultado el 22 de diciembre de 2012.
  2.  Levenson, Jon D. (2004). «Genesis: Introduction and Annotations». En Berlin, Adele; Brettler, Marc Zvi, eds. The Jewish Study Bible. Oxford University Press. p. 29. ISBN 9780195297515.
  3.  Graves, Robert; Patai, Raphael (1986). Hebrew Myths: The Book of Genesis. Random House. p. 315. ISBN 9780795337154.
  4.  Schwartz, Howard; Loebel-Fried, Caren; Ginsburg, Elliot K. (2007). Tree of Souls: The Mythology of Judaism. Oxford University Press. p. 704. ISBN 9780195358704.
  5. RAWLINSON, The Five Great Monarchies, II (Londres, 1862-7, 1878), 534-5; SCHRADER-WHITEHOUSE, The Cuneiform Inscriptions and the Old Testament, I (Londres, 1885-8), 106-14; HOBERG, Genesis, 2da. ed. (Friburgo, 1899), 129. Para una opinión crítica, vea a SKINNER, Genesis (Nueva York, 1910, 228)
  6. Maas, Anthony. “Tower of Babel.” The Catholic Encyclopedia. Vol. 15. New York: Robert Appleton Company, 1912. <http://www.newadvent.org/cathen/15005b.htm>.
  7. Enciclopedia Católica On Line «OMNIA DOCET PER OMNIA»

DESCUBRIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS QUE CONFIRMAN LA BIBLIA. Cristiano curioso

Arqueología Bíblica buscando la verdad 1. Beaulah Tinner

12 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Me encanto el aporte de el historiador Flavio Josefo quien investigo y escribió sobre Jesús, pero no sabía que tambien historio la Torre de Babel. Extraordinario: El historiador judeo-romano Flavio Josefo (~37 al ~100) en sus Antigüedades judías, publicado cerca del año 93, narra la historia que se encuentra en los textos hebreos y menciona la Torre de Babel. Describe a Nimrod, un rey tirano que trató de apartar el estado de la religión y quien había construido la torre. En este relato, Yahveh hace confundir a la gente en lugar de destruirlos, porque la aniquilación por medio de la inundación no les había enseñado a ser piadosos.
    Felicito a Innovas por difundir cultura a granel.

  2. Me dio una profunda pena saber del fallecimiento de mi profesor Julio César Sotomayor Flores, catedrático de la Universidad Nacional Federico Villarreal. Gracias por su amistad y enseñanzas. Que Dios y la Virgen María te de el cariño eterno.
    Mis respetos a la comunidad docente y administrativa de la facultad de Administración que desde el anonimato, coadyuvaron y velaron por su pronta recuperación.
    El artículo muy bonito, para estar en constante aprendizaje y que sirva a los estudiantes y amable público lector. Muy bueno.

  3. BASTA CON EL ESTIMONIO HISTÓRICO NO BIBLÍCO DE HERODOTO ANTES DE CRISTO PARA SABER QUE LA TORRE DE BABEL EXISTIÓ: Una de las reseñas antiguas que habla sobre la edificación del Etemenanki es el relato de Heródoto, cuando pasó por Babilonia en el siglo V a.C. Heródoto describía la fachada de la torre con una altura de aproximadamente 90 m, el edificio en forma escalonada de siete pisos y hecho de muros con resaltos, sin duda verticales. El templo tenía una planta cuadrangular dividida en dos sectores y delimitada por una gran muralla. La subida a cada una de las torres se hacía por fuera siguiendo una escalera en espiral hasta llegar al final. El último piso tenía instalaciones para el culto, adornadas con ladrillos esmaltados azules, imitando el color del cielo. También señala que aquel santuario azul de la cima estaba dedicado al dios Marduk y hace referencia a la celebración anual de renovación del reinado como fruto del contacto entre Marduk y el rey.

  4. Me gusto la lectura, especialmente el cierre del artículo. Varios científicos, autoridades, profesionales o políticos juegan a ser Dios, con experimentos, abuso de autoridad y saciando sus ambiciones de enriquecimiento. El hombre construye su propio Dios y se vuelve orgulloso y soberbio contra todo su plan ofrecido por el Señor. La mayoría de estos hombres en su camino, viven su propio Gólgota con una pesada carga tras él, completamente sólo entra en confusión, oscuridad, resentimiento, odio, guerra y muerte. Hoy vivimos lenguas extrañas hasta en la casa y familia muchas veces ni nos entendemos hablando el mismo idioma. Lo apreciamos en estos momentos de elecciones donde el comunismo amenaza a nuestra patria y recién se darán cuenta cuando no tengamos libertades políticas, sociales, económicas y persecusión religiosa. No seamos ingenuos.

  5. Excelente artículo que nos brinda cultura religiosa, amor al prójimo y sobre todo una didáctica para enriquecer la academia en este momento de muerte en plena pandemia, donde entre los estudiantes debemos difundir valores que fortalezcan el alma y el espíritu para mantener la serenidad. muy buenas las reflexiones finales. Felicitaciones.

  6. Este artículo alimenta mi fe cristiana, me sirvió para reconciliarme con Dios y hacerme un mea culpa de lo que fue mi desordenada vida. Hoy en plena pandemia necesita la palabra de Dios y orar mucho, orad incesantemente como diría Paulo de Tarso. La palabras finales de la reflexión final de que actualmente hablamos lenguas extrañas en un mismo idioma me sirvió lo mal que estamos como sociedad peruana y no podemos entendernos entendernos como debería ser en un mundo de cabeza.