La tregua de navidad de la primera guerra mundial

Fueron tan solo algunas horas, pero en 1914, durante la Primera Guerra Mundial, un grupo de soldados decidiría espontaneamente dejar la guerra de lado para confraternizar con el ser humano que se encontraba debajo del uniforme enemigo

Tregua en la Primera Guerra Mundial: alto el fuego, es Navidad
El primer regalo de la Tregua de Navidad, un árbol de noche de paz. Algo que parecía increíble pero que fue verdad.
Testimonios de la Tregua de Navidad en la Gran Guerra 
Elaborado por: Luis Alberto Pintado Córdova en colaboración con Alfonso Barba Caballero ABC

 

El día en que, en medio de una guerra, el fútbol salvó las fiestas navideñas En las navidades de 1914, en plena Primera Guerra Mundial, soldados de Francia y Alemania dejaron de lado los fusiles y celebraron lo que hoy conocemos como Tregua de Navidad.. Foto: Wikimedia Commons CC BY 2.0/ Recreación de la Tregua de Navidad.
La Tregua de Navidad de 1914, Primera Guerra Mundial - Culiacán Sinaloa
La historia del partido ha sido reconstruida por pedazos. Se sabe, a través de los testimonios de supervivientes, cartas, algunas pocas fotografías y archivos de periódico (el Daily Mirror publicó al día siguiente una foto de soldados ingleses posando con los alemanes), que en realidad no hubo un solo partido, sino varios, a lo largo de un buen trecho del frente occidental.

 

Describe el escritor Camilo Sánchez, que la Tregua de Navidad fueron dos días anormales. Anormales en una guerra que se libró desde unas trincheras donde las condiciones eran tan inhumanas que el promedio de vida de los soldados era de seis meses. Esa gélida nochebuena de 1914, los soldados aliados empezaron a divisar pequeñas luces a lo largo del frente de guerra alemán.

Lo que presagiaba el reinicio del ataque alemán no era más que una señal de concordia: por orden del Káiser Guillermo II las tropas alemanas habían sido obsequiadas con raciones extra de tabaco, salchichas y miles de abetos y lucecitas de navidad para subir la moral de sus hombres y celebrar las festividades.

El murmullo de los villancicos, el sonido de las armónicas y gaitas reemplazó inmediatamente el estruendo de los obuses y el silbido mortal de los proyectiles.

El Sub Cabo Henderson, de la Brigada de ingenieros Reales le escribió a sus familiares: “El día de Navidad el encargado de guardia nos despertó de nuestro pacífico sueño a las 4.30am, se nos dio la orden de levantarnos y vestirnos. Marchamos entre cinco y diez minutos, y llegamos a la línea de fuego, donde nos percatamos de que no había disparos de ninguno de los dos lados».

 

«Cuando llegamos a un cuarto de milla de las trincheras pudimos oír cánticos provenientes de ambos lados. Nuestros hombres estaban cantando villancicos, y cuando acababan los alemanes los ovacionaban. Nosotros terminamos cantando ‘Dios salve al rey”. Camilo Sánchez. Diners. España

Bruce Bairnsfather, que luchó en la Gran Guerra, escribió:

No me hubiera perdido esa única y extraña Navidad por nada… Vi a un oficial alemán, una especie de teniente, creo, y siendo un poco coleccionista, le insinué que me había enamorado de alguno de sus botones… Saqué mi corta alambres y, con algunas tijeras hábiles , saque un par de sus botones y los puse en mi bolsillo. Luego le di dos míos a cambio… Lo último que vi fue a uno de mis ametralladores, que era un poco peluquero aficionado en la vida civil, cortándole el pelo anormalmente largo a un dócil boche, que estaba pacientemente arrodillado. En el suelo mientras la máquina automática se deslizaba por la parte posterior de su cuello.

La tregua de Navidad de 1914 | Guerra EternaHenry Williamson, un soldado de diecinueve años de la Brigada de Fusileros de Londres, escribió a su madre el 26 de diciembre:

Querida Madre, te escribo desde las trincheras. Son las 11 de la mañana. A mi lado hay un fuego de coque, enfrente de mi un ‘refugio’ (mojado) con paja dentro. El suelo está descuidado en la zanja real, pero congelado en otros lugares. En mi boca hay una pipa presentada por la Princesa María. En la pipa hay tabaco. Por supuesto, dices. Pero espera. En la pipa hay tabaco alemán. Jaja, dices, de un preso o encontrado en una trinchera capturada. ¡Dios mío, no! De un soldado alemán. Si, un soldado alemán vivo de su propia trinchera. Ayer, los británicos y los alemanes se reunieron y se dieron la mano en el suelo entre las trincheras, intercambiaron recuerdos y se dieron la mano. Si, todo el día de Navidad, y mientras escribo. Maravilloso, ¿no?
La tregua de Navidad de 1914 duró dos días
La Tregua de Navidad duró dos días, donde hubo intercambio de regalos entre combatientes, que luego seguiría con la lucha profesional a muerte.

El Capitán Sir Eduard Hulse informó cómo el primer intérprete que conoció de las líneas alemanas era de Suffolk y había dejado a su novia y una motocicleta de 3.5 hp. Hulse describió una canción que «terminó con ‘Auld lang syne’ a la que todos, ingleses, escoceses, irlandeses, prusianos, Württenbergers, etc., nos unimos. Fue absolutamente asombroso y si lo hubiera visto en una película cinematográfica ¡Debería haber jurado que era falso! » El capitán Rober Miles, infantería ligera de Shropshire del rey, que estaba junto a los Royal Irish Rifles, recordó en una carta editada que se publicó en el Daily Mail y en Wellington Journal & Shrewsbury News en enero de 1915, tras su muerte en acción el 30 de diciembre de 1914.

Viernes (dia de Navidad). Estamos teniendo el día de Navidad más extraordinario que se pueda imaginar. Existe una especie de tregua desordenada y absolutamente desautorizada, pero perfectamente comprendida y observada escrupulosamente entre nosotros y nuestros amigos de enfrente. Lo curioso es que solo parece existir en esta parte de la línea de batalla. a nuestra derecha e izquierda todos podemos escucharlos disparar con tanta alegría como siempre. La cosa empezó anoche, una noche fría, con escarcha blanca, poco después del anochecer cuando los alemanes empezaron a gritarnos «Feliz Navidad, ingleses». Por supuesto, nuestros compañeros respondieron a gritos y en ese momento un gran número de ambos bandos habían abandonado sus trincheras, desarmados, y se habían reunido en la discutible y acribillada tierra de nadie. Aquí se llegó a un acuerdo, todos por su cuenta, de que no deberíamos dispararnos hasta pasada la medianoche de esta noche. Todos los hombres estaban fraternizando en el medio (naturalmente, no les permitimos acercarse demasiado a nuestra línea) e intercambiaban cigarros. No se disparó ni un solo tiro en toda la noche.
Entrega Especial: La Tregua de Navidad de 1914

Uno de los alemanes escribió: «Están claramente aburridos con la guerra… De hecho, uno de ellos quería saber qué demonios estábamos haciendo aquí luchando contra ellos». La tregua en el sector continuó hasta el Boxing Day; comentó sobre los alemanes: «Los poderosos simplemente ignoran todas nuestras advertencias de bajar de su parapeto, por lo que las cosas están en un punto muerto. No podemos dispararle a sangre fría … No veo cómo podemos conseguirlo para volver».

UN DÍA COMO HOY. La tregua de Navidad de 1914
UN DÍA COMO HOY.La tregua de Navidad de 1914 En medio de las bombas, la sangre, el fango, las balas y el terror de la Primera Guerra Mundial, surgió una pequeña chispa de luz entre la muerte.

En la víspera de Navidad y el día de Navidad de 1914, la unidad de Alfred Anderson del 1°/5° Batallón de la Guardia Negra se alojó en una granja lejos de la línea de frente. En un entrevista posterior (2003), Anderson, el último veterano escocés sobreviviente conocido de la guerra, recordó vívidamente el día de Navidad y dijo:

Recuerdo el silencio, el misterioso sonido del silencio. Solo los guardias estaban en servicio. Todos salimos de los edificios de la granja y nos quedamos escuchando. y , por supuesto, pensando en la gente de mi país. Todo lo que había oído durante dos meses en las trincheras era el silbido, el crujido y el gemido de las balas en vuelo, el fuego de ametralladoras y voces alemanas distantes. Pero hubo silencio de muerte esa mañana, a lo largo de la tierra hasta donde alcanzaba la vista. Gritamos ‘Feliz Navidad’, aunque nadie se sintió feliz. El silencio terminó en la tarde y la matanza comenzó de nuevo. Fue una paz breve en una guerra terrible.

Un teniente alemán, Johannes Niemann, escribió «agarré mis binoculares y mirando con cautela por encima de la trinchera vi la increíble vista de nuestros soldados intercambiando cigarrillos, whisky y chocolate con el enemigo».

El general Sir Horace Smith-Dorrien, comandante del II Cuerpo, emitió órdenes que prohibía la comunicación amistosa con las tropas alemanas enemigas. Adolf Hitler, un cabo de la 16.a Reserva de infantería de Baviera, también se opuso a la tregua.

En el frente cerca de Comines, hubo una confraternización temprana entre soldados alemanes y franceses en diciembre de 1914, durante una corta tregua y hay al menos otros dos testimonios de soldados franceses, de comportamientos similares donde compañías alemanas y francesas se oponían. Gervais Morillon escribió a sus padres: «Los Boches ondearon una bandera blanca y gritaron ‘Kamarades, Kamarades, rendez-vous’. Cuando no nos movimos, vinieron hacia nosotros desarmados, conducidos por un oficial. Aunque no estamos limpios, están asquerosamente sucios. Te lo digo pero no hables de ello con nadie. No debemos mencionarlo ni a otros soldados». Gustave Berthier escribió «El día de Navidad los Boches hicieron un cartel que indicaba que querían hablar con nosotros. Dijeron que no querían disparar. … Estaban cansados de la guerra, estaban cansados como yo, no tienen diferencias con los franceses pero sí con los ingleses «.

Conoces la historia de la Tregua de Navidad durante la Primera Guerra Mundial? | PorEsto

En el Frente Yser, donde las tropas alemanas y belgas se enfrentaron en diciembre de 1914, se concertó una tregua a petición de los soldados belgas que deseaban enviar cartas a sus familias, sobre las partes de Bélgica ocupadas por los alemanes.

Richard Schirrmann, que estaba en un regimiento alemán ocupando un puesto en Bernhardstein, una de las cordilleras de los Vosgos, escribió un relato de los acontecimientos de diciembre de 1915: «Cuando las campanas de Navidad sonaban en las aldeas de los Vosgos detrás de las líneas … algo fantástico ocurrió. Las tropas alemanas y francesas hicieron las paces espontáneamente y cesaron las hostilidades; se visitaron a través de túneles de trincheras en desuso e intercambiaron vino, coñac y cigarrillos por Pumpernickel (pan negro de Westfalia), galletas y jamón. siguieron siendo buenos amigos incluso después de la Navidad «. Estaba separado de las tropas francesas por una estrecha tierra de nadie y describió el paisaje como «Sembrado de árboles destrozados, el suelo arrasado por los proyectiles, un desierto de tierra, raíces de árboles y uniformes andrajosos». Pronto se restauró la disciplina militar, pero Schirrmann reflexionó sobre el incidente y si «se podría proporcionar a los jóvenes reflexivos de todos los países lugares de encuentro adecuados donde pudieran conocerse». Luego fundó la Asociación Alemana de Albergues Juveniles en 1919.

Legado

En 1999, el grupo llamado Khaki Chums (oficialmente: The Association for Military Remembrance) visitó una región de Flandes y recreó la Tregua de Navidad. Vivían como habían vivido los soldados británicos de la I Guerra Mundial, sin comodidades modernas.

El 21 de noviembre de 2005, el último veterano de guerra aliado superviviente de la tregua, Alfred Anderson, murió en Newtyle, Escocia, a los 109 años.

34 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Gran artículo que nos resalta lo que somos al final de todo: humanos. Interesante conocer que cómo en plena guerra, una fecha especial podría cambiar el chip de «guerra» a «paz» por los menos por dos días. Ambos bandos debieron haber sentido la sinceridad con la que transmitieron su » paz » momentanea ya que pudo también haber sido una estrategia para hacer creer que se deben relajar y el otro bando poder atacar y ganar. No imagino la reacción de soldados y tenientes cuando hicieron este acuerdo de paz por esa fecha especial. La duda e incertidumbre que habrá generado pero también el recobro de la humanidad que nos caracteriza a todos. Una Navidad distinta e icónica en todo el mundo!
    Finalmente la guerra continuó pero en ese momento tal vez no se esperaban que la persona que les ofreció un cigarro terminaría tal vez acabando con su vida tan solo por el hecho de recibir «ordenes». Un artículo que da mucho que pensar acerca de las guerras en general. ¿Justificadas?¿Necesarias? Solo los gobernantes en esos años lo sabrán.
    Felicidades por el artículo y muchas gracias por la reflexión que nos da a pensar!

  2. Es un tema muy interesante ya que a pesar de que habian conflictos entre paises mediante la
    primera guerra mundial muchos de estos soldados tanto franceses como alemanes quisieron celebrar
    un 24 de diciembre de 1914 decorando sus trincheras, luego asi el otro bando tambien se unio
    a esta fiesta cantando villancicos y dejando de lado mas que todo lo que serian las guerras y
    conflictos entre paises para darse 1 tiempo en compartir algo tan bonito, ya que quizas no podian
    estar cerca a sus familiares o quizas mandar una carta a sus seres queridos, pero ese dia si se
    pudo lograr gracias a que se pudo lograr esta gran tregua navideña entre soldados.

  3. RIOS VALENTE NICOLLE | ADM. DE EMPRESAS | DEFENSA NACIONAL | 10MO CICLO | SECCION: A | T. NOCHE | UNFV

    Un claro ejemplo de cómo el ser humano puede aprender a definir limites para cada situación. Tener un lado humano nos permite evolucionar. Muchas veces en la sociedad se vulneran los derechos por ambición económica o de poder. Debemos de aprender a vivir y lograr nuestras metas respetando no solo al prójimo sino también a los recursos de nuestro país. Felicito al Director Digital Javier Flores por tan grandioso aporte a la comunidad.

  4. Este tipo de sucesos personalmente me parece que es importante recordarlos porque dan un sentimiento de alegría al saber que por un momento se dejaron de lado las armas para priorizar el amor al prójimo y ser condescendientes unos con otros incluso en medio de la Primera Guerra Mundial. Muchas gracias por el aporte.

  5. Me parece muy interesante el presente artículo ya nos menciona la importancia que tiene el deporte y las festividades importantes en nuestras vidas ya que nos puede hacer cambiar nuestros estados emocionales y comportamientos que claramente se puede apreciar lo yo considero que sucedió en la primera guerra mundial en el campo de batalla específicamente en el día de la navidad ya los soldados que hicieron un alto a sus actividades militares por dicha festividad celebrándolo y dejando de lado toda actividad de servicio en lo que estaban, esto me hace ver que ser humano no es malo por naturaleza si no que debido a la situación en la que se encuentre se pueda suscitar problemas pero siempre habrá maneras en la que se pueda resolver y solucionar para un mayor beneficio personal y comunitario ya que el ser humano es sociable por naturaleza.

  6. Al referirnos sobre la tegua de navidad en la primera guerra mundial es mencionar un acontecimiento que sensibiliza a todo el mundo, siendo vísperas para navidad los soldados de ambos mandos dejaron de un lado las ordenes de sus superiores para celebrar y confraternizar con los enemigos, que dentro del uniforme son seres humanos que cuentan con familia y amigos; una vez terminada la fecha de tregua lamentablemente se tubo que retomar la matanza.

  7. Es una de las épocas de historias que me a conmovido tanto, es increíble lo que puede hacer nuestro Señor un milagro tan inexplicable, esta fecha quedara grabada en cada persona por el resto de la existencia de la humanidad, un 24 de diciembre del 1914 cuando pudo mas la paz, el amor y el perdón en los humanos, es el día que nuestro señor nació, por 2 días paro tanta matanza y crueldad nuevamente nuestro todo poderoso venció al mal, lastima que duro tan poco y regresaron a destruirse unos contra otros en contra de sus voluntades por ordenes superiores.

  8. JARED ALEXANDER CARI SOLANO - DEFENSA NACIONAL - ADM DE EMPRESAS 10 CICLO - SECCIÓN B - UNFV

    Esta historia nos deja un mensaje en el cual pese a que haya diferencias entre ambos tipos de personas o grupos de personas o equipos, ya sea por colores de piel, argumentos, problemas sociales, o incluso conflictos bélicos como el caso de la lectura, al menos hay que darse un tiempo para reflexionar de nuestras acciones e ir en busca de la paz para con nuestros enemigos. Una idea de como lidiar con ello es el fútbol tal cual se puedo observar en el video, esto con el propósito de romper barreras y conectar con nuevas diversidades culturales porque al fin y al cabo todos somos seres humanos que nacimos en el mismo planeta. Finalmente, gracias a la navidad de aquella época, fue un hito para que ambos bandos hicieran las pases y olvidaran sus problemas durante celebración de noche buena. Si tan solo siguiéramos el ejemplo que los alemanes y escoceses hicieron en aquella época, el mundo de hoy sería totalmente distinto y lleno de armonía.

  9. EVELYN MELISSA DOLORES RAMÍREZ – DEFENSA NACIONAL- ADM DE EMPRESAS- 10MO CICLO UNFV – SECCIÓN B

    Este artículo nos recuerda esa época de la tregua de 1914 que fue un oasis en el desierto, pero que puso de relieve que entre las tropas de ambos bandos había muchas más razones para confraternizar que para enfrentarse. No obstante, al final los soldados son soldados y los oficiales ordenaron retomar la guerra cuando terminase aquel 25 de diciembre.

  10. Durante la primera Navidad de 1914 después del estallido de la Primera Guerra Mundial, se produjo la llamada tregua navideña. Soldados y oficiales de Alemania, Gran Bretaña y Francia llevaron a cabo un alto el fuego informal en el frente occidental.
    Aunque el odio y las antiguas diferencias entre países hermanos desencadenaron una guerra global, los soldados llegaron a una tregua durante la terrible guerra del infierno durante la Navidad. Esto puede parecer falso, pero es un evento histórico sin precedentes.

  11. Me encanto este artículo, sus fotografías, el contenido humano, lel vídeo y sobre todo el mensaje final. se debe mencionar que el uso del deporte en áreas de conflicto no viene sin riesgos potenciales o carencias. Profesionales y académicos están aprendiendo a minimizar los posibles elementos tóxicos (por ejemplo: racismo, sensibilidad cultural y rivalidades) que están asociados a introducir el deporte en una sociedad dividida. Para que las iniciativas deportivas sean realmente exitosas no hay que hacer sólo lo básico, los movimientos individuales deben estar comprometidos y la sociedad como la política necesita entender la importancia de los objetivos de la pacificación.

  12. Tremendo gesto de amor a la vida en plena gran guerra donde se impuso la fe por encima del odio de la guerra. La narración del historiador Stanley Weintraub, en cuyo libro Silent Night cuenta la historia. Tras vocear promesas como «Tú no disparar, nosotros no disparar», algunos de los hasta entonces enemigos se deleitaron mutuamente cantando villancicos que sustituirían al silbido de las balas. Otros salieron de las trincheras para estrecharse la mano y fumarse un pitillo juntos. Muchos acordaron que la tregua seguiría en vigor el día de Navidad, para poder verse de nuevo y enterrar a los muertos. Cada bando ayudó al contrario a cavar tumbas y celebrar ceremonias en memoria de los caídos, incluso en una de ellas un capellán escocés hizo una lectura bilingüe de un salmo. Los soldados intercambiaron comida y regalos que les habían enviado desde sus casas, y botones del uniforme para guardarlos de recuerdo, y jugaron a fútbol.
    Un gesto que en estas épocas de rivalidades y odios por el poder se hacen cada día más evidentes que solo causan dolor y desgracia, hacemos un alto en la jornada par reflexionar en torno al nacimiento del niño Dios.

  13. Un gesto hermoso en medio de matanzas en plena guerra mundial. Algo que me conmovió mucho. La tregua comenzó en la víspera de la Navidad el 24 de diciembre de 1914, cuando las tropas alemanas comenzaron a decorar sus trincheras, luego continuaron con su celebración cantando villancicos: específicamente «Stille Nacht» (Noche de paz). Las tropas británicas en las trincheras al otro lado respondieron entonces con villancicos en inglés.
    Algo salido de un sueño que tuvo que tener inspiración de Dios ante el dolor de la guerra.

  14. En medio de trincheras en condiciones infrahumanas y sin condiciones sanitarias sin agua y sin comida en varios frentes sucedió un gesto cristiano de recuerdo a Jesús hecho Dios. Desde sus trincheras anegadas, los soldados del imperio alemán y las tropas británicas intercambiaban disparos sobre una franja de tierra de nadie en la que camaradas heridos y muertos yacían esparcidos. Pero al llegar la Nochebuena, en varios puntos del Frente Occidental los alemanes colocaron árboles iluminados en los parapetos de las trincheras y los aliados se les unieron en un alto el fuego espontáneo: fue la conocida como Tregua Navidad de la Primera Guerra Mundial. Narco historia del significado navideño.

  15. Luego de la tregua de las trincheras. Al año siguiente, algunas pocas unidades concretaron un cese al fuego pero las treguas no fueron tan extendidas como en 1914; esto se debió, en parte a las órdenes fuertemente redactadas de los altos mandos de ambas partes, prohibiendo las treguas. Para 1916 los soldados ya no estaban dispuestos a una tregua. La guerra se había ido recrudeciendo después de las devastadoras pérdidas durante la batalla de Somme y Verdún como la utilización de gas venenoso. Un gas que fue la peor arma química de la Primera Guerra Mundial a millones de víctimas. La tegua es recordad con un significado humanista y de amor al prójimo a pesar de la guerra.

  16. Amplio la lectura de investigación histórica. Lo importante es que la tregua se produjo cinco meses después de que comenzara la guerra. Las hostilidades se habían calmado mientras los líderes de ambos bandos reconsideraban sus estrategias después del estancamiento en la Carrera al Mar y el resultado indeciso de la primera batalla de Ypres. En la semana previa al 25 de diciembre, soldados franceses, alemanes y británicos cruzaron las trincheras para intercambiar saludos y charlas estacionales. En algunas áreas, hombres de ambos bandos se aventuraron en la tierra de nadie durante la Nochebuena y Navidad mezclándose e intercambiando comida y souvenirs. Hubo ceremonias funerarias conjuntas e intercambio de prisioneros, mientras que muchos encuentros terminaron en cánticos de villancicos. Se disputaron partidos de fútbol entre bandos, creando una de las más memorables imágenes de la tregua. Las hostilidades continuaron en algunos sectores, mientras que en otros las partes realizaron acuerdos solamente para recuperar cuerpos.
    Excelente artículo que despierta nuestro espíritu navideño.

  17. A pesar del odio y viejas diferencias entre pueblos hermanos que habían desatado una gran guerra ue se torno global, soldados en plena navidad en edio del terrible fuego infernal de la guerra hicieron una tregua por si mismos. Fueron tan solo algunas horas, pero en 1914, durante la Primera Guerra Mundial, un grupo de soldados decidiría espontaneamente dejar la guerra de lado para confraternizar con el ser humano que se encontraba debajo del uniforme enemigo. Pareciera ser algo irreal pero fue un hecho histórcio sin precedentes.