21.1 C
Lima, Perú
jueves, abril 18, 2024
Lección de Harvard: cómo lidiar con un colega condescendiente

Lección de Harvard: cómo lidiar con un colega condescendiente

1040
14

Harvard Business Review: cómo lidiar con un colega condescendiente

Es útil tener un registro de incidentes condescendientes, especialmente si eventualmente quiere argumentar ante quienes están en el poder que su colega está haciendo un daño real.

Es fundamental ser consciente de estas diferencias para evitar malentendidos e interpretaciones erróneas. (Foto: Getty Images)
Es fundamental ser consciente de estas diferencias para evitar malentendidos e interpretaciones erróneas. (Foto: Getty Images)

Lima, 17/03/2024, 01:00 a. m.

______

Tratar con un colega condescendiente puede resultar frustrante, desmoralizador e incluso exasperante. Y si bien ciertamente no se siente bien interactuar con alguien que monopoliza las conversaciones o constantemente posiciona sus ideas como superiores, estas interacciones también pueden afectar negativamente su reputación y su carrera.

Entonces, antes de decidir cómo responder al comportamiento egoísta, he aquí algunas preguntas más que debe hacerse.

¿Su confianza está justificada?

Considere la experiencia o los conocimientos que su colega condescendiente aporta. ¿Cuáles son sus mayores habilidades? ¿Su nivel de confianza está alineado con su nivel de talento? ¿Podría ser que su discurso sea abrasivo, pero sus puntos subyacentes tengan mérito?

¿Los prejuicios influyen en la forma en que los percibo?

Si cree que su compañero de trabajo está actuando “demasiado grande para sus pantalones”, considere si su comportamiento se percibiría de la misma manera si fuera parte de un grupo demográfico dominante.

Puede utilizar una técnica llamada “dale la vuelta para probarlo”, que me presentó Kristen Pressner, una ejecutiva global de recursos humanos.

En su charla TEDx de 2014, confesó tener ciertos prejuicios sobre las mujeres líderes y, para interrumpir sus propios prejuicios, sustituye a un hombre en la situación y comprueba si tiene la misma opinión.

¿He considerado las diferencias culturales?

Sea consciente de las diferencias culturales en los estilos de comunicación. Las culturas varían en su preferencia por la comunicación directa o indirecta. Un comentario directo que podría ser bien recibido en una cultura puede ser visto como contundente o condescendiente en otra. Es fundamental ser consciente de estas diferencias para evitar malentendidos e interpretaciones erróneas.

Dicho esto, no existe una respuesta correcta ni un camino comprobado que pueda seguir para lograr que su colega condescendiente cambie su tono o deje de actuar con superioridad. Lo que funcione dependerá del contexto: quién es usted, quién es la otra persona, la naturaleza de su relación, etc.

Permítase un momento para poner los ojos en blanco

Cuando su colega dice algo condescendiente, está bien tomarse un momento para sentir su reacción. Intente tomarlo con humor y dígase a sí mismo algo como: “¡Eso me suena familiar!”. Y recuerde no tomárselo como algo personal. Puede ser útil recordar que no vale la pena dejar que la condescendencia de una persona defina su autoestima.

Elija sus batallas

No todos los comentarios condescendientes requieren una respuesta. Evalúe la importancia de la situación y decida cuándo es importante (o apropiado) abordar el comportamiento. Pregúntese si este es un patrón recurrente o si ocurre una sola vez. Distinga entre declaraciones o acciones que son irritantes y comportamientos que le impiden realizar su trabajo.

Al mismo tiempo, ignorar el comportamiento condescendiente sin abordarlo puede permitir que persista. Si bien es esencial elegir sus batallas, si el comportamiento está afectando su trabajo o bienestar, es importante abordarlo de manera constructiva.

Documento de instancia

Es útil tener un registro de incidentes condescendientes, especialmente si eventualmente quiere argumentar ante quienes están en el poder que su colega está haciendo un daño real. Para cada ofensa posible, anote la hora, el lugar, lo que se dijo o hizo, quién y quién estuvo presente en ese momento.

Y también anote lo que dijo e hizo en respuesta. Los líderes estarán más dispuestos a intervenir si ven un patrón de comportamiento y saben que usted ya ha intentado tomar medidas para abordarlo.

Vídeos recomendados

14 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Tener cuidado con estas personas para diferenciarlos. El “condescendiente” puede ser sinónimo de transigente, amable, complaciente, benévolo, permisivo, indulgente o tolerante, o bien, en su sentido negativo, puede ser sinónimo de pedante, prepotente, despreciativo o arrogante, ya que la persona condescendiente a menudo se considera falsamente superior a la otra persona.

  2. Las palabras “condescendiente” y “condescendencia” provienen del verbo latino condescendere, compuesto por las voces con (“junto a”), ad (“hacia”) y scandere (“trepar” o “escalar”). De esta manera, la persona condescendiente trata a los demás como si fuera necesario descender a su nivel, o sea, rebajarse, limitarse, para que la otra persona lo entienda.

  3. Una persona condescendiente es aquella que está siempre dispuesta a transigir con los demás, esto es, a adaptarse a sus gustos o su voluntad, ya sea por un deseo genuino de agradar y ayudar, o por un sentimiento de superioridad respecto al otro. El término también se emplea para referirse a las actitudes y los comentarios de estas personas.

  4. Algunas veces se usa a propósito un tono condescendiente como modo de infligir una humillación sutil a la persona a la que se dirige.
    El DRAE recoge como segunda acepción de condescender «Aceptar o tolerar con suficiencia o desdén»

  5. En sentido negativo se dice que alguien está siendo condescendiente cuando se mezcla un sentimiento de superioridad​ (a menudo injustificado) con una amabilidad mal entendida hacia la persona a la que supuestamente se intenta beneficiar. Una forma habitual de actuar con condescendencia es simplificando innecesariamente una explicación, lo cual está relacionado con la inteligencia que le suponemos a la otra persona.

  6. En sentido positivo, es condescendiente la persona que trata de dar gusto a los demás, tratando de comprender sus sentimientos, en este sentido la condescendencia está relacionada con la empatía. Etimológicamente viene del latín «condescendere» que significa rebajarse para ponerse al nivel de alguien,2​ con la implicación de que la persona se acomoda a los deseos o gustos del otro no por necesidad u obligación, sino por bondad. En este sentido la condescendencia está relacionada con la magnanimidad. Es en este sentido en el que Terencio dijo que «La condescendencia crea amigos, y la verdad, odios.»

  7. La condescendencia es, en buen sentido, el deseo de complacer, dar gusto y acomodarse a la voluntad del otro.1​ Sin embargo, en sentido negativo se usa el término para referirse a una amabilidad forzada que nace del sentimiento de superioridad hacia otra persona.