Renatto Bautista
RENATTO BAUTISTA. Politólogo. Catedrático de la UNUFV

Los enemigos internos de la civilización occidental

El marxismo cultural quiere destruir al Estado-Nación y a la familia

Los enemigos internos de la civilización occidental

 

La civilización occidental –que se encuentra respaldada en los valores y tradiciones de tres ciudades históricas: Atenas, Roma y Jerusalén– ha permitido que casi la mitad del planeta viva en libertad económica y política. Pero desde mayo de 1968 se han mantenido, lamentablemente por mucha pasividad de las elites, enemigos internos que diariamente socavan la grandeza de los fundamentos de nuestra civilización.

Por ejemplo, mientras el nazismo es justamente repudiado, lo mismo no pasa con su primo hermano que es el comunismo, tolerado por esa falacia acerca de que la democracia debe soportar todo, a pesar de que se pretende socavar la democracia representativa para la instauración de una dictadura totalitaria al estilo de Cuba, China y Corea del Norte que son regentadas por el Partido Comunista desde más de seis décadas. Como reitero, desde mayo de 1968 se permite una hegemonía cultural (academia, arte, cine y un largo etcétera) de todas las caretas del comunismo, desde el más ortodoxo hasta el “más suave” que es el llamado woke. Este último supuestamente se preocupa por las minorías, pero lo que más hace es destruir dos principios fundamentales en Occidente: la igualdad ante la ley y la presunción de la inocencia que nos asiste a todo ciudadano.

Indudablemente, la llamada “ideología” woke ha degenerado en la mayor ridiculez. Como muestra está Disney que ha lanzado una pareja de Mickey y Minnie gays con el obvio objetivo de que los niños se identifiquen con los colores de la bandera LGTB. E decir, estas elites woke están obsesionadas en impedir que los niños tengan una infancia regular. De esa vil manera pretenden evitar que crezcan con la referencia de dos sexos (algo que se demuestra biológica y genéticamente), de la familia que es el último baluarte de nuestra civilización, y la lógica intención de formar una linda familia.

Doctrina 'woke' (IV): utopías y falsos profetas o cómo EEUU se convirtió en  una secta
En la izquierda de EEUU se ha consolidado un movimiento cuya relación con los hechos es cada vez más tenue. (Ilustración: Irene de Pablo)

Terriblemente, el marxismo cultural, hoy llamado woke, tiene dos grandes fantasías: Destruir al Estado-Nación y a la familia para “formar” esclavos, con la reingeniería social que pretenden ejecutar en este siglo. Por eso, a modo de conclusión, hay que combatir estas propuestas para asegurar que los aspectos positivos de la civilización occidental se mantengan para las futuras generaciones.

Fuente : El Montonero

18 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. La palabra «woke» ha estado asociada en las últimas décadas con diferentes movimientos en contra de las injusticias sociales, y recientemente ha incluso generado una cruzada en su contra de parte de amplios sectores de la política en Europa, que temen su impacto. Confabulada con el comunismo es un peligro de jugar con fuego.

  2. El capitalismo woke es una amenaza para la democracia americana. Ya es bastante horroroso que las Big Tech y los medios de comunicación industriales estén censurando el pensamiento conservador y editorializando el discurso dentro del dominio público, en un clima político hostil en el que el régimen de Biden-Harris está pastoreando radicalmente una avalancha de políticas antiliberales, preludio del autoritarismo. Aliados de comunistas son un peligro para las democracias y la cultura occidental. .

  3. Resentidos sociales, trans, racistas, incrédulos religiosos y fanáticos inconformes que les gusta el dinero pero cuestionan la sociedad occidental son seres equivocados por una ideología enfermiza.

  4. Un informa muy interesante de los enemigos de la democracias, los valores y de la sociedad intelectual practicada por comunistas, caviares y de la cultura extremista woke

  5. Más allá de en las marchas contra el racismo y la violencia policial, apoyadas por un pequeño grupo de estadounidenses, el componente woke ha sido más visible en sus aledaños: en las reacciones que se han dado dentro de empresas y medios de comunicación, muy parecidas a las vividas en los campus universitario.
    Hay que tener mucho cuidado con estas influencias negativas en las universidades donde los menos preparados lideran grupos radicales.

  6. El autor encara bien la amenaza totalitaria que golpea a América Latina. Terriblemente, el marxismo cultural, hoy llamado woke, tiene dos grandes fantasías: Destruir al Estado-Nación y a la familia para “formar” esclavos, con la reingeniería social que pretenden ejecutar en este siglo. Lo vemos a diario en hechos de corrupción y contradicciones internas para que el Perú convulsione al estilo Venezuela y l pobreza de Cuba.

  7. Lamentable que en América Latina el comunismo se haya vuelto una amenaza en el poder t el Perú hibernado por un incapaz y corrupto pedro Castillo abrace una doctrina extremista coludida conel terrorismo y el narcotráfico. Mientras el nazismo es justamente repudiado, lo mismo no pasa con su primo hermano que es el comunismo, tolerado por esa falacia acerca de que la democracia debe soportar todo, a pesar de que se pretende socavar la democracia representativa para la instauración de una dictadura totalitaria al estilo de Cuba, China y Corea del Norte que son regentadas por el Partido Comunista desde más de seis décadas. Una ironía de un electorado ignorante.

  8. En mi humilde opinión este fenómeno destructor es una lacra social. La llamada “ideología” woke ha degenerado en la mayor ridiculez. Como muestra está Disney que ha lanzado una pareja de Mickey y Minnie gays con el obvio objetivo de que los niños se identifiquen con los colores de la bandera LGTB. E decir, estas elites woke están obsesionadas en impedir que los niños tengan una infancia regular.

  9. Felicito al Dr. Renato Baurista por este excelente artículo. Totalmente de acuerdo. El marxismo cultural quiere destruir al Estado-Nación y a la familia. Lo estamos sintiendo y sufriendo en el Perú por culpa de comunistas y vaciares.