Análisis del asesinato del zar Nicolás II

Por: Alfonso Barba Caballero y Luis Pintado Córdova

Después de 300 años de reinado de la familia imperial de los Romanov, llega a su fin un 18 de julio de 1918, en que son asesinados por los bolcheviques después de hacerse del control de la revolución rusa.

El zar Nicolás II, su esposa la zarina Alejandra y sus cinco hijos Olga, Tatiana, María, Anastasia y Alekséi fueron fusilados junto a algunos fieles servidores y cortesanos, como Eugene Botkin, Anna Demídova, Alekséi Trupp e Iván Jaritónov, que habían decidido acompañarlos en su exilio. Los asesinos eran sanguinarios comunistas que tuvieron que tomar  alcohol para darse valor de disparar a los niños que estaban en estado de shok psicológico al presenciar la ejecución de sus padres y acompañantes.

Planificación de los asesinatos

El Soviet Regional de los Urales acordó en una reunión el 29 de junio que la familia Romanov debía ser ejecutada sin previo juicio sumario. Según la presunción de inocencia, nadie puede ser declarado culpable sin pruebas. Goloshchyokin llegó a Moscú el 3 de julio con un mensaje insistiendo en la ejecución del zar. Solo asistieron siete de los 23 miembros del Comité Ejecutivo Central, tres de los cuales fueron Lenin, Sverdlov y Felix Dzerzhinsky. Se acordó que el presidium del Soviet Regional de los Urales debería organizar los detalles prácticos para la ejecución de la familia y decidir el día exacto en que tendría lugar, cuando la situación militar lo dictara, contactando con Moscú para su aprobación final.

Se discutió el cobarde asesinato de la esposa y los hijos del zar, pero se mantuvo como secreto de Estado para evitar repercusiones políticas; el embajador alemán Wilhelm von Mirbach hizo repetidas consultas a los bolcheviques sobre el bienestar de la familia.

León Trotski involucraba en su diario a Lenin. Trotski escribió: 

Mi siguiente visita a Moscú tuvo lugar después de la caída de Ekaterimburgo. Hablando con Sverdlov, le pregunté: “Ah, sí, ¿y dónde está el zar?” “Se acabó”, respondió. “Ha sido fusilado”. “¿Y dónde está su familia?” “Su familia [fue fusilada] con él”. “¿Todos ellos?” pregunté, con una aparente sorpresa. “Todos ellos”, respondió Yákov Sverdlov. “¿Qué te parece?” me dijo, esperando mi reacción. No di respuesta. “¿Y quién tomó la decisión?” pregunté. “Lo decidimos aquí. Ilich [Lenin] creía que no debíamos dejar a los blancos un símbolo vivo por el que reunir apoyos, especialmente bajo las difíciles circunstancias actuales”

El lugar del entierro fue descubierto en 1979 por Nikolai Sokolov, un detective aficionado examinó y opero la existencia de los restos, que no se hizo pública hasta 1989, durante el período de la glásnost. La identidad de los restos fue confirmada por expertos de investigación forense y de ADN, con ayuda de cientìfico británicos. Fueron reubicados en la Catedral de San Pedro y San Pablo en San Petersburgo en 1998.

La Iglesia sobre la sangre de Ekaterimburgo en la actualidad (arriba a la izquierda), donde estaba la Casa Ipátiev donde estuvieron presos en las peores condiciones. La catedral de Voznesensky está en primer plano, donde se montó una ametralladora en el campanario dirigido al zar y al dormitorio de la zarina en la esquina sureste de la casa.
El cuerpo de la condesa Anastasia Hendrikova encontrado en Perm.
Los restos del perro “Jimmy” encontrados por Sokolov.

FOTO: UIG / AGE Fotostock. Restos reales: Los restos de la familia real exhumados en 1991, ya identificados, en una fotografía de 1997. Al año siguiente fueron solemnemente enterrados en la catedral de San Petersburgo.

Hoy, después del régimen comunista genocida, que manejó el vastísimo territorio ruso con mano de hierro, el Zar Nicolás II, su esposa Alejandra y sus cinco hijos, pasan de una fosa común a los altares. Así mismo la perseguida Iglesia Ortodoxa regresa como religión oficial de Rusia, y más aún, algunos usos y costumbres del período imperial forma parte de las ceremonias del Estado, es decir estamos presenciando el regreso del “águila imperial”.

Aceptación en la actualidad. Tras la caída de la Unión Soviética, la Iglesia Ortodoxa Rusa santificó a la familia real y desde entonces los mandatarios rusos incluso Vladímir Putin han participado abiertamente del nuevo credo.

¿Estrategia?, ¿Calculo político? no importa, pero sí reunir a una nación en torno a recuerdos y tradiciones históricas que forman parte de su visión.

Los Romanov: el largo proceso en Rusia para identificar a los últimos zares (y por qué es una cuestión de Estado para Putin)

30 julio 2020
La familia imperial rusa fue asesinada el 18 de julio de 1918.

 

El eco de la metralla reverberó como un trueno sordo en medio de la madrugada. Poco después reinó otra vez el silencio.

En el pequeño sótano de la casa Ipátiev, en las afueras de Ekaterimburgo, solo quedaban los rastros de la sangre y las balas, las esquirlas de cráneo, algunos pelos y pedazos diminutos de sesos estampados entre los hoyos de las paredes empapeladas.

Era el 18 de julio de 1918 y el futuro de Rusia acababa de ajustar cuentas con su pasado: una turba roja de bolcheviques encabezada por Yákov Yurovski, un marxista ferviente y torpe, acababa de masacrar a tiros y bayonetazos a la familia imperial.

Fue el final de los Romanov, la anquilosada dinastía que gobernó “todas las Rusias” por más de 300 años.

Pero cuando Yurovski y sus seguidores más fieles se dispusieron a hacer desaparecer los cuerpos del zar Nicolás II, su esposa Alejandra y sus cinco hijos (Olga, Tatiana, María, Anastasia y Alexei) en dos fosas cerca de los Urales, no solo enterraron con ellos uno de los misterios más inquietantes de la historia del siglo XX.

También abrieron una de las fosas más profundas y divisivas que todavía sigue sin cerrarse en la nación más grande de la Tierra.

Y es que el destino de los últimos Romanov ha sido por más de un siglo uno de los temas más divisivos y polémicos del imaginario popular, político y religioso de Rusia.

Ahora, 102 años después, son todavía el objeto de una extraña disputa entre dos poderes que han vuelto a reconciliarse en la Rusia de Putin: la Iglesia y el Estado.

casa Ipataev
Derechos de autor de la imagen HERITAGE IMA Image captio. El pelotón bolchevique disparó contra la familia imperial en el sótano de la casa donde se encontraban recluidos.

 

Durante más de dos décadas, la jerarquía ortodoxa rusa se ha negado a reconocer que los restos encontrados en las afueras de Ekaterimburgo pertenecen a la familia imperial.

Y pese a las pruebas de ADN y sucesivas investigaciones, han impedido que los últimos huesos hallados en 2007, los del zarévich Alexei y su hermana María, sean enterrados en la Catedral de San Pedro y San Pablo, el cementerio de facto de la dinastía Romanov.

El tema, que ha generado titulares por casi 30 años, volvió a ser noticia a mediados de este mes, cuando el Comité de Investigación de Rusia, el principal instituto de investigación criminal del país, reconfirmó que, tras 37 análisis forenses, podían concluir -otra vez- que los huesos pertenecían a la familia real.

“Basado en numerosos hallazgos de expertos, la investigación llegó a la conclusión de que los restos pertenecen a Nicolás II, su familia y personas de su entorno”, aseguró en un comunicado.

Pero ¿por qué el principal órgano de investigación criminal de Rusia sigue tratando de aclarar una y otra vez un asesinato que ocurrió hace más de un siglo y por qué existe tanta controversia en torno a los restos de familia imperial?

El largo camino

El destino de los restos de la familia imperial fue uno de los secretos mejor guardados de la Rusia comunista durante más de medio siglo.

No fue hasta 1979 que un geólogo reconvertido en detective aficionado, Alexander Avdonin, descubrió los primeros huesos en las afueras de la casa Ipátiev en Ekaterimburgo.

Sin embargo, por temor a represalias comunistas, volvió a enterrarlos hasta 1991, cuando el final del régimen soviético marcaba los nuevos tiempos.

Varios análisis forenses confirmaron la identidad del zar y su familia.

Una larga investigación y numerosos exámenes de ADN (para los que hasta el príncipe Felipe de Edimburgo donó sangre) comprobaron que los restos pertenecían a Nicolás II, su esposa, tres de sus hijas y cuatro sirvientes que también fueron asesinados aquella noche de 1918.

Sin embargo, una de las grandes dudas de entonces era dónde estaban los huesos del zarévich y otra de sus hermanas: el rompecabezas del destino de los Romanov todavía no estaba completo.

“En 1998, después de una investigación de cinco años, el gobierno ruso decidió enterrar los restos descubiertos en el sepulcro familiar de los Romanov en la catedral de San Pedro y San Pablo en San Petersburgo como un gesto político de reconciliación y expiación por los crímenes de la época soviética”, le cuenta a BBC Mundo la doctora Marina Alexandrova, profesora de la Universidad de Texas en Austin.

El Santo Sínodo, sin embargo, se opuso a la decisión del gobierno de enterrar los restos y pidió nuevas investigaciones antes de proceder al sepelio.

huesos
Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES Image captionMiembros de la familia real muertos hace siglos fueron exhumados para obtener muestras de ADN y realizar los exámenes a los huesos encontrados.

“Debido a la motivación política del evento y la falta de consulta con la Iglesia ortodoxa rusa, el patriarca no participó en la ceremonia y rechazó los resultados de las pruebas”, recuerda Alexandrova.

Yeltsin desafió la Iglesia y dio luz verde al funeral. Fue visto como una de las grandes fricciones entre su gobierno y la todavía débil jerarquía ortodoxa, que había sido reducida y diezmada durante los años del comunismo.

Pero los días del primer presidente tras la era soviética estaban por llegar a su fin.

Poco antes de la medianoche del 31 de diciembre de 1999, Yeltsin renunciaba y dejaba el cargo en manos de su entonces primer ministro, un antiguo agente de la KGB que se había vuelto su discreta sombra: Vladimir Putin.

Una nueva etapa de relaciones con la Iglesia ortodoxa también comenzaba.

Putin, la Iglesia y el último zar

Según cuenta a BBC Mundo el investigador Pablo de Orellana, profesor del King’s College de Londres, el inicio del gobierno de Putin marcó una nueva etapa en el rescate de la dinastía Romanov que fue más allá de la recuperación de las águilas doradas y los símbolos de la Rusia imperial.

“Con su gobierno se han recuperado también algunas tradiciones zaristas, como el baño en el lago helado en Pascua o Navidad, que era algo que algunos zares hacían para buscar la bendición para toda su nación y que es algo que Putin ha vuelto a hacer”, señala.

“Pero creo que uno de los elementos más importantes en ese sentido es la recuperación de la Iglesia ortodoxa como la única institución de la Rusia zarista que ha vuelto y que ha vuelto a hacerse tan poderosa que se le nombró otra vez como religión oficial”, agrega.

Putin
Putin ha retomado la tradición zarista de darse un baño de agua helada el día de Epifanía.

En un referendo realizado en junio pasado para permitir a Putin seguir en el poder hasta 2035, los rusos también votaron para convertir la fe ortodoxa en la religión oficial de Rusia, lo que ha sido visto como una muestra de la consolidación en las relaciones entre el Patriarcado de Moscú y el Kremlin.

De acuerdo con De Orellana es en este nuevo contexto de relaciones donde los Romanov se vuelven figuras claves para los dos poderes.

“La familia imperial rusa es vital para el régimen de ahora y para la narrativa nacionalista que impulsa porque son el nexo entre la historia y el presente ruso a ambos lados del intervalo comunista”, asegura.

“Y para la Iglesia el tema de los Romanov es central, porque la Iglesia ortodoxa rusa es parte de la familia real y la familia real es parte de la Iglesia”, agrega.

Tras el ascenso de Putin la jerarquía ortodoxa rusa proclamó como santos al último zar, su esposa y sus hijos, lo que fue visto con recelo en un país donde la familia imperial todavía es recordada por las masacres y las hambrunas a las que sometieron a su pueblo.

Poco después, para conmemorar la canonización, se erigió un vistoso templo de pomposo nombre sobre la casa donde fueron masacrados: “La iglesia sobre la sangre en nombre de todos los santos que resplandecieron en la tierra de Rusia”.

La iglesia sobre la sangre en nombre de todos los santos que resplandecieron en la tierra de Rusia
Derechos de autor de la imagen  GETTY IMAGES. Image caption. “La iglesia sobre la sangre en nombre de todos los santos que resplandecieron en la tierra de Rusia”.

Sin embargo, un tema seguía siendo un obstáculo: la autenticidad de los restos de los últimos zares.

“La Iglesia rusa se ha mostrado reacia a reconocer que los restos pertenecen a la familia Romanov desde que fueron exhumados oficialmente en 1991 cerca de Ekaterimburgo”, recuerda Alexandrova.

“Y si bien múltiples pruebas de ADN y forenses en Rusia y en el extranjero demostraron que los restos pertenecían a la familia real, su médico, y tres miembros de su círculo íntimo, el tema sigue siendo muy controvertido incluso hoy”, agrega.

Los nuevos restos

La situación dio un viraje drástico entrada la primera década del 2000, cuando un grupo de investigadores descubrió cerca de Ekaterimburgo una nueva fosa con restos humanos.

“En 2007, los restos de los otros dos niños Romanov fueron encontrados en otra tumba sin marcar, y luego de una serie de pruebas de ADN realizadas en varios laboratorios en Rusia y en el extranjero, fueron identificados como los de María y Alexei”, comenta Alexandrova.

“La Iglesia ortodoxa rusa, sin embargo, nuevamente se negó a reconocer los hallazgos y evitó su entierro en el sepulcro familiar”, agrega.

zarevich
Derechos de autor de la imagen  GETTY IMAGES. Image caption. “La iglesia sobre la sangre en nombre de todos los santos que resplandecieron en la tierra de Rusia”.

Por los años siguientes, las cajas con los fragmentos de hueso, unas “masas de cenizas” y pelos -todo lo que quedaba de los niños- permanecieron en estantes llenos de polvo en los archivos estatales rusos.

“Debido a la posición de la Iglesia ortodoxa rusa, sus restos aún no están enterrados, lo que, irónicamente, va en contra de la tradición ortodoxa en general”, señala la profesora de la Universidad de Texas.

Nuevas investigaciones

En 2008, bajo el auspicio de Putin, el Tribunal Supremo de Rusia rehabilitó oficialmente a la familia imperial y dictaminó que Nicolás II y su familia fueron víctimas de la represión política.

Dos años después, otro tribunal ruso ordenó a los fiscales reabrir una investigación sobre el asesinato que fue asumida por el principal órgano de investigación criminal del país.

Aunque el proceso fue cerrado después porque se creyó que los que habían disparado contra los zares ya habían probablemente muerto, una corte ordenó reabrirlo por considerar que el hecho de que los presuntos culpables no estuvieran vivos no era motivo suficiente para no seguir investigando.

Los Romanov
Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES Image caption. El hecho de que no toda la familia imperial rusa fuera enterrada junta generó dudas entre la jerarquía ortodoxa.

En 2015, por instancias de la Iglesia ortodoxa, los restos de la familia imperial fueron otra vez exhumados y sometidos a nuevas pruebas de ADN, que reconfirmaron que se trataba del zar y su familia.

Se corroboró, además, que los otros restos encontrados eran los de Alexei y María.

El funeral de los últimos Romanov estaba listo para octubre de ese año, pero nuevamente, la Iglesia pidió que se aplazara para realizar una investigación propia.

“La Iglesia la comenzó en 2015, pero no ha anunciado aún los resultados”, indica Alexandrova.

En la víspera del centenario de la masacre, en 2018, el gobierno ruso anunció que una nueva pesquisa había confirmado otra vez que los huesos pertenecían a los Romanov y este año, en la efeméride de la muerte, nuevamente volvió a sostener el mismo argumento.

línea

La gran prueba

Por Anastasia Golubeva, corresponsal del servicio ruso de la BBC en Moscú

Esta no es la primera vez que el Comité de Investigación de Rusia publica sus hallazgos para coincidir con el aniversario de la ejecución de la familia Romanov.

Hace dos años, cuando se cumplió el centenario del asesinato de la familia imperial, los investigadores anunciaron que habían confirmado que el análisis genético de los restos, encontrados en la región de Ekaterimburgo, coincidía con el ADN de la familia imperial.

Este año, los hallazgos se basan en pruebas “históricas” de los restos.

El proceso de identificación de la autenticidad de los restos reales se ha prolongado durante más de 100 años, durante tres intentos de investigación.

El esfuerzo actual despegó en 2015 y aún continúa con docenas de pruebas antropológicas, químicas, genéticas y de otro tipo en curso.

Sin embargo, la prueba de fuego de estas investigaciones estará en lo que la Iglesia ortodoxa rusa decidirá acerca de ellas, ya que su opinión es fundamental en el proceso de poner el asunto a un lado.

línea

Las razones del debate

De acuerdo con De Orellana, la disputa en torno a la autenticidad de los restos imperiales muestra cómo durante el gobierno de Putin la Iglesia ha vuelto a ser una “institución que legitima lo que ocurre” y, por tanto, que “legitima también lo que se quiere contar de la historia”.

“Esto lo vemos en cómo la Iglesia en varias ocasiones ha sido quien ha tomado decisiones sobre los cuerpos, por ejemplo, donde los ponen”, señala.

Sin embargo, cree que a su vez esta posición de reticencia eclesial genera un solapado conflicto político.

“Hay una contradicción, porque el gobierno de Putin necesita que se acabe la historia de los zares, que los cuerpos sean ‘hallados’ simbólicamente, ‘traerlos a casa’ y tener un lugar en el que puedan celebrarlos. Al final es una pelea para terminar la historia y traerla al hoy”, dice.

“La reconstrucción de todo esto es muy importante porque Putin ha reinventado el nacionalismo ruso sobre la base de las mismas teorías nacionalistas de los zares. O sea no es solo la obsesión por los cuerpos y demostrar que son la familia imperial, sino que a la vez se está buscando crear continuidad entre ese pasado y la Rusia de ahora”, agrega.

Putin
Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES Image caption. El hecho de que no toda la familia imperial rusa fuera enterrada junta generó dudas entre la jerarquía ortodoxa.

Roman Lunkin, director del Centro para el Estudio de la Religión y la Sociedad -un instituto estatal ruso- coincide en que tanto el gobierno como la Iglesia están involucrados en un proceso mutuo de revisionismo de la historia del zarismo “para su beneficio”.

“La Iglesia rusa no quiere reconocer los restos existentes de la familia imperial porque existe el peligro de una división en su interior como consecuencia de dicho reconocimiento”, afirma a BBC Mundo.

“Existe la posibilidad de que se produzca un levantamiento del movimiento paralelo de monárquicos que no quieren rezar ante los restos oficiales”, señala.

Romanov
Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES Image caption. Los Romanov son considerados santos para los ortodoxos rusos.

De acuerdo con Alexandrova, según las creencias de la Iglesia ortodoxa, es un pecado grave rezar ante “reliquias falsas”, por lo que uno de los argumentos de la jerarquía eclesial es que no aceptan los hallazgos de las investigaciones porque “la Iglesia no fue invitada a participar plenamente” en el proceso.

Lunkin considera que la oposición también radica en la división que podría crear el reconocimiento entre activistas ortodoxos que todavía creen que algunos miembros de la familia imperial escaparon y viven en secreto en Europa o en Estados Unidos.

“Algunos ortodoxos piensan que en 1918 hubo un asesinato ritual por bolcheviques de origen judío. También hay un movimiento que ve a Nicolás II como un Cristo que murió por los pecados de los rusos”, dice.

Y aunque asegura que estos movimientos no son tan masivos, cree que sí cuentan con la fuerza suficiente para generar escándalo en los medios, algo que la jerarquía eclesial trata de evitar.

romanov

Pero en criterio del experto, en el fondo de la disputa está también “un conflicto” sobre el legado de la familia Romanov entre el Estado y la Iglesia.

“Para la Iglesia, el asesinato de la familia imperial es el signo del mal total del período soviético y el satanismo de la ideología marxista. Pero para el Estado, el tiempo soviético es también el período de las victorias y la gloria rusa y el último emperador no es un ejemplo de líder fuerte”.

“Entonces es evidente que para el Estado y la iglesia la glorificación de la familia imperial significa cosas diferentes”.

El Concilio Episcopal no canonizó a Nicolás en ceremonia aparte, sino que al mismo tiempo se produjo la canonización de 860 mártires, caídos defendiendo la fe cristiana en tiempos comunistas.

Iglesia Ortodoxa Rusa canoniza al Zar Nicolás y a su familia por su resignación cristiana al aceptar su martirio

Por: Luis Alberto Pintado Córdova

Los sufrimientos de la familia imperial en el cautiverio, la humildad y resignación cristiana con que aceptaron su martirio, sin ningún proceso judicial  son una victoria de la fe de Cristo sobre el mal.

Una versión oficial declaró en agosto de 2000 que el zar Nicolás II es un santo, y también su esposa, su hijo y sus cuatro hijas. El Concilio Episcopal de la Iglesia ortodoxa rusa,  en Moscú, votó unánimemente por canonizar a la familia imperial por su resignación ante la cruel ejecución. Los jerarcas religiosos tomaron esta decisión pese a la ardiente polémica suscitada por críticas a Nicolás, personaje cuya vida no fue ejemplar. La Iglesia Ortodoxa subrayó que no le canoniza por su vida, sino por la muerte que asumió.

“Los sufrimientos de la familia imperial en el cautiverio, la humildad y resignación cristiana con que aceptaron su martirio, son una victoria de la fe de Cristo sobre el mal”, declararon los obispos”. La decisión es un paso que mejorará las relaciones con la Iglesia rusa en el extranjero -creada tras la revolución bolchevique de 1917-, que ya había canonizado a Nicolás y su familia en 1982. Es de entender que “para no enemistarse con esa rama ortodoxa, ningún jerarca eclesiástico asistió a los funerales solemnes de los  restos de la familia imperial. Porque muchos obispos no creen los resultados de las pruebas científicas y la Iglesia rusa en el extranjero afirma que los restos de Nicolás están en Bélgica, donde son adorados como reliquias”. (Rodrigo Fernández, Moscú 2000).

El Concilio Episcopal no canonizó a Nicolás en ceremonia religiosa aparte, sino que al mismo tiempo se produjo la canonización de 860 mártires, caídos defendiendo la fe cristiana en tiempos comunistas, donde hubo gran persecución religiosa y política que ocasiono un genocidio por millones de soviéticos.

Unas 100.000 personas en un acto de fe se reunieron anoche en en Ekaterimburgo para conmemorar los 100 años de la ejecución del zar Nicolás II.

Vídeos de reflexión histórica:

El asesinato de los Romanov. Fuente: Intereconomiatube

El Asesinato De Los Romanov, La Familia Real Rusa. History

40 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. La muerte de la familia Romanov ha sido un acontecimiento importante en la Rusia de la época y por muchas décadas una situación polémica para sus poderes tanto el estatal como el eclesiástico viéndose en constantes disputas por la toma de decisiones respecto al tema. Pero, considero que el trasfondo de todo y la razón por la que Putín trata de revalorar lo acontecido es por el valor histórico que tiene en la cultura Rusa buscando cerrar una época complicada para enfocarse en el futuro.

  2. El caso de los Romanov ha acarreado un gran polémica desde hace décadas. Hoy, más de un siglo después de aquella noche de , la saga de misterio, asesinatos y mitos sigue viva. La iglesia ortodoxa, con una enorme influencia en Rusia, no reconoce que los restos hallados muchos años después sean de la familia Románov.Algo interesante es que con el paso de los años, numerosas personas han asegurado ser miembros de la familia Romanov que sobrevivieron al fusilamiento se presentaron a los medios.

  3. Es increíble notar como tras muchos años aún se sigue descubriendo e investigando ese tipo derechos, ya que sin duda el asesinato de esta familia a manos de los bolcheviques significo también posteriores crímenes cometidos por esa familia con el único fin de mantenerse en el poder. Si bien los Romanov tambien fueron muy radicales,nada justifica el hecho de que se haya asesinado a su familia de una forma tan cruel y con los medios que utilizaron los bolcheviques, lo cual para muchos fue una de las formas en las que tenía que suceder ya que el sars era muy cuestionado, pero para otros sigue siendo uno de los episodios más oscuros en la historia rusa ,por lo que siempre habrán opiniones divididas, la que se solidarizan con los romanov por otra parte quienes creen que el final de dicha dinastía tuvo que darse de dicha forma.

  4. Siempre me ha conmovido la historia de la familia imperial Romanov, pues, como bien sabemos tuvo un trágico final. Rusia, estuvo gobernada por la autocracia del Zarismo por muchos años, la cual, trajo miseria a la población; y posteriormente, cuando los bolcheviques tomaron el poder para empezar una nueva era, tomaron también, medidas muy radicales, que en mi humilde opinión, fueron un poco extremistas, y aunque algunos historiadores consideran que fue necesario matar a toda la familia, desde mi perspectiva, considero que muchas veces los hijos pagan injustamente por los errores de sus padres.
    Ademas, esta revolución en su momento, trajo mas caos a la sociedad, debido a que se ejecutaron a millones de personas sin juicio y de manera masiva. A pesar, de ser un acontecimiento que se vivió ya hace muchos años, siempre sera un tema de mucha controversia en nuestra sociedad actual.

  5. Qué buen artículo histórico sobre la familia Romanov donde el Estado, religión , ciencia , comunismo soviético y derechos humanos son temas debatidos a su alrededor sobre el descubrimiento de los restos para poder ser enterrados según los rituales del Zar que han sido revitalizados desde que Vladimir Putin lidera el país pero que la iglesia ortodoxa dilata a pesar de varias investigaciones y confirmaciones científicas al haber diferentes posiciones sobre la familia, también se toma en cuenta el ser víctimas de un cruel final incluyendo a las hijas aunque tambien sus politicas y su posición en la guerra generaron un vientre aprovechado por los bolcheviques para tomar el poder , y ahora se considera a la era soviética como llena de gloria y abusos a la vez.

  6. Siempre me ha conmovido la historia de la familia imperial Romanov, pues, como bien sabemos tuvo un trágico final. Rusia, estuvo gobernada por la autocracia del Zarismo por muchos años, la cual, trajo miseria a la población; y posteriormente, cuando los bolcheviques tomaron el poder para empezar una nueva era, tomaron también, medidas muy radicales, que en mi humilde opinión, fueron un poco extremistas, y aunque algunos historiadores consideran que fue necesario matar a toda la familia, desde mi perspectiva, considero que muchas veces los hijos pagan injustamente por los errores de sus padres.
    Ademas, esta revolución en su momento, trajo mas caos a la sociedad, debido a que se ejecutaron a millones de personas sin juicio y de manera masiva. A pesar, de ser un acontecimiento que se vivió ya hace muchos años, siempre sera un tema de mucha controversia en nuestra sociedad actual.

  7. Muy interesante artículo que nos habla de una poderosa dinastía, la dinastía de los Romanov, una familia que gobernó durante 300 años en el pueblo de Rusia, cuyo poder se basaba en una alianza forjada entre la corona, la aristocracia y el ejército, y se caracterizaba por ser excéntricos, crueles y ambiciosos. Si bien la dinastía se apagó hace más de cien años con la muerte del último Zar, su esposa e hijos de manera trágica, tal parece que hoy en día es un tema que la sociedad rusa no puede dejar pasar, especialmente el presidente Putin, quien no oculta su admiración por dicha dinastía, y ha retomado ciertas tradiciones como parte del legado Romanov. Lo cual hoy en día genera muchas críticas en todo el mundo, en especial con la iglesia ortodoxa por la cuestión de los restos encontrados.

  8. Lo ocurrido con la familia Romanov es un tema muy cuestionable, esto debido al trágico final por el cual fueron asesinados. Si bien es cierto según historiadores el Zar no era del agrado de su gente por su autoritarismo e incapacidad y tuvo que abdicar y fue juzgado, en lo personal no creo que su familia es decir su esposa e hijos incluso su médico personal tuvieran que pagar por la incapacidad de Nicolas II y ser ejecutados en Ekaterimburgo. Es conocido las muchos casos que decían que había una sobreviviente tal fue el caso de Anastasia como la princesa perdida , pero finalmente después de décadas se logro realizar los exámenes de adn con la colaboración del príncipe Philip de Gran Bretaña, esposo de la reina Isabel II y se oficializó los cuerpos de todos los miembros de la familia real. Un articulo interesante.

  9. Es una historia súper interesante, donde la familia Romanov reinó por 300 años y terminaron asesinados por los bolcheviques, el asesinato fue planeado( no era necesario matar a toda la familia, ya que los hijos no tenían la menor idea de que lo hacían sus padres ), el destino de los restos de la familia imperial fue uno de los secretos mejor guardados de la Rusia comunista( en todo momento vemos el actuar de la iglesia, desde siempre tuvo en poder y lo seguirá teniendo).
    Con el inicio del gobierno de Putin se ha recuperado algunas tradiciones zaristas y una de las más importantes fue la recuperación de la Iglesia Ortodoxa y se ha vuelto más poderosa,que se le nombró otra vez como religión oficial, también nuevamente vuelve la jerarquía ortodoxa que proclama como santos al último zar, su esposa y sus hijos. En fin actuaron inconscientemente,ejecutaron a millones inocentes, no hubo ningún juicio, pero al final ellos mismos consiguieron la caída de su imperio, actuaron de mala fe, siempre buscando el bienestar de ellos mismos.

  10. Amo la historia de los Romanov!!!! Con un lamentable final del Zar Nicolas y familia! Pasaron los años y muchas mujeres se presentaron diciendo que eran Anastasia Romanov, hija menor del zar, y la “posible sobreviviente” de la catástrofe. Se creía en esta teoría porque los cuerpos de los menores hijos no se encontraron con el resto de la familia. Pero, pasaron décadas y los cuerpos de Alexei y Maria fueron encontrados, asi acabó el misterio de posibles sobrevivientes. Hay una película de 20th century studios llamada Anastasia, es una película animada y cuenta un poco de la catástrofe. Definitivamente mis favoritas, aunque los personajes cambian mucho! Como Rasputin! Que en la película es un hechizero haha. Lo único que contamos actualmente de Rasputín es su miembro viril, localizado en un museo erótico de Rusia! Rasputín fue conocido por complacer a mujeres con su potencial además de otros atributos. XD

  11. Interesante articulo histórico. Siempre me ha gustado la historia de los Romanov. Ya que te das cuenta que toda revolución y decisión que se elija trae consecuencia. Fue muy triste la matanza de toda la familia. Ya que no se hizó juicio sino violencia. Nos damos cuenta que Putin ha logrado la reconstrucción de todo el nacionalismo de Rusia ya que hace reflexionar a todos los ciudadanos del país sobre la historia.

  12. Toda revolución es sangrienta, el zar ya sabia que una guerra contra Alemania que era económica y militarmente superior iba a terminar en desastre y aun así entró en ella. Sin embargo fue atroz el asesinato de los hijos de la pareja imperial, ellos no tenian por qué pagar los actos de sus padres. Todo esto parece como si se tratara del trama de una pelicula de asesinatos, injusticias, romance y mucha tristeza. Tan despiadado fue que solo se hizo pública la ejecución del Zar, nada se dijo del resto de la familia. No sabia que en el 2007 se habian encontrado los dos cuerpos faltantes de Maria y Alexei, siempre crei que Ana Anderson en realidad sí era Anastasia.

  13. Los principales hechos, relacionados al mal manejo político del zar, fueron indudablemente desastrosos y ocasionaron una crisis en su imperio, también es cierto que no estuvo a la altura de las circunstancias. Sin embargo; la historia debe condenar el asesinato de toda una familia, esto nos saca del lado correcto de la historia que busca un cambio a convertirnos en el mal que juraron destruir. Tiempo después se concluye que fue represión política, al igual que la recibida por parte del zar. En conclusión, no era necesario matar a toda la familia como si fueran animales, este hecho ya de por sí trastoca toda buena intención que se pudo tener y nos demuestra, que no existen héroes y villanos sino intereses que, de no conducirse con control, pueden cometer estos actos que ni siquiera pueden ser catalogados como barbarie sino como un acto de homicidio planificado con dolo.

  14. Interesante articulo respecto a la.confirmacion de hallazgos de los restos fosiles de uno de lo monarcas que marco la historia de Rusia, y de la participacion en la toma de decisiones por parte de la iglesia en estos hallazgos, nos hace conmemorar el tragico destino de este monarca al ser asesinado junto a su familia. Pero ahora, en Rusia, la dinastía Romanov se percibe con más objetividad. Ya pasaron la época soviética y la negación del régimen monárquico. Gobernaron durante 300 años, son inherentes a la historia rusa y sin ellos Rusia hubiera sido distinta. Para los rusos la época de los zares es una época histórica; en donde se recuerda la canonización de los Romanov por la Iglesia ortodoxa rusa en 1981 y en el 2000, “tiene que ver con la resignación y devoción de la familia en sus últimos días; no con la valoración política del zar. 
    De hecho, cada año se celebran en Ekaterimburgo “los días zarinos”, del 10 al 20 de julio, con exhibiciones, lecturas y conciertos y una procesión de 20 kilómetros hasta la catedral, construida cerca de donde tiraron los cadáveres.

  15. Genial esta investigación que hicieron a fondo, yo cuando mas joven no creía en esta historia donde me decían que los Romanov habían sido asesinados a sangre fría y sin piedad, sobre todo por el que no importo que Olga, Tatiana, Maria, Aleksei y sobre todo Anastasia no tenían la culpa por lo que hicieron los padres, a mi punto de vista no supieron manejar la situación cuando el pueblo se levantó y comenzó la revolución, ya que aún sin importar lo malos gobernantes que pudieron haber sido, lo que le pasó a la familia completa e incluso a algunas criadas y médico incluidos fue un acto de completa crueldad y venganza cuando aún el Zar Nicolás ll aparte de no querer ser Zar estuvo muy poco preparado y muy mal asesorado con lo que respecta a a la realidad del imperio en esas épocas, por lo que tomó malas desiciones (como la guerra con Japón, crear tardíamente una débil Duma o su reacción a la revolución de 1905, o incluso su entrada a la Gran Guerra) actos que precipitaron su desgracia, pero lo que le hicieron a su esposa, hijos y criados es lo peor que pudo hacer Lenin y los bolcheviques, pues su acción dio a entender que no eran muy diferentes a que hicieron los zares durante 300 años, incluso demostrando que pueden actuar de una peor manera.

  16. Rusia durante 300 años estuvo regida por la autocracia zarista llena de privilegios, en tanto el pueblo estaba sumido en la pobreza. Los bolcheviques, inspirados en la teoría marxista, se levantaron en armas en 1917 y en Rusia empezó una nueva era. Fue una época de caos y muerte, donde Lenin impuso “El terror rojo” a través de la Checa, la Policía rusa. Luego hubo una guerra civil, y en 1922 se formó la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

    La ideología comunista era un planeamiento teórico que buscaba una sociedad justa e igualitaria y la no explotación del hombre por el hombre. Tras la lucha de clases conquistada por el pueblo, el Estado socialista aplicó un modelo basado en una sociedad equitativa. Este, sin embargo, resultó ser una utopía imposible de adoptar simplemente porque cada hombre es distinto al otro. Cada uno tiene propios talentos y ambiciones.
    Impusieron el comunismo con las armas y el terror. Cualquier opositor era detenido y torturado.
    Ejecutaron a millones sin juicio y de forma masiva, y enviaron a los presos políticos, contrarrevolucionarios e incluso a sacerdotes a los Gulags, a realizar trabajos forzados donde morían además por hambre y frío.
    Al final todo fue un fracaso total.

  17. Analicemos este detalle: El Soviet Regional de los Urales acordó en una reunión el 29 de junio que la familia Romanov debía ser ejecutada sin previo juicio sumario. Según la presunción de inocencia, nadie puede ser declarado culpable sin pruebas. Goloshchyokin llegó a Moscú el 3 de julio con un mensaje insistiendo en la ejecución del zar. Solo asistieron siete de los 23 miembros del Comité Ejecutivo Central, tres de los cuales fueron Lenin, Sverdlov y Felix Dzerzhinsky. Se acordó que el presidium del Soviet Regional de los Urales debería organizar los detalles prácticos para la ejecución de la familia y decidir el día exacto en que tendría lugar, cuando la situación militar lo dictara, contactando con Moscú para su aprobación final. Lenin no asistió a la reunión de asesinato saboreando la agenda como conductor de la revolución, una característica que sirve para el análisis de la clásica cobardía de los que dirigen los genocidios masivos.

  18. “Basado en numerosos hallazgos de expertos, la investigación llegó a la conclusión de que los restos pertenecen a Nicolás II, su familia y personas de su entorno”, esta investigación histórica del artículo llega a esa conclusión científica. Esto garantiza la credibilidad de esta publicación de Innovas. Felicito la iniciativa de los doctores Barba Caballero y Luis Pintado por estas publicaciones de gran relevancia de investigación científica.

  19. El trágico destino de los Romanov, la injusta y asesina decisión del comunismo y los psicópatas seguidores de Lenin don hechos atroces que luego vendrían con genocidios por millones. Hoy me doy cuenta que el COMUNISMO = SATANISMO

  20. León Trotski involucraba en su diario a Lenin. Trotski escribió:
    Mi siguiente visita a Moscú tuvo lugar después de la caída de Ekaterimburgo. Hablando con Sverdlov, le pregunté: “Ah, sí, ¿y dónde está el zar?” “Se acabó”, respondió. “Ha sido fusilado”. “¿Y dónde está su familia?” “Su familia [fue fusilada] con él”. “¿Todos ellos?” pregunté, con una aparente sorpresa. “Todos ellos”, respondió Yákov Sverdlov. “¿Qué te parece?” me dijo, esperando mi reacción. No di respuesta. “¿Y quién tomó la decisión?” pregunté. “Lo decidimos aquí. Ilich [Lenin] creía que no debíamos dejar a los blancos un símbolo vivo por el que reunir apoyos, especialmente bajo las difíciles circunstancias actuales”
    Esto representa la cobarde traición que Lenin le da al m zar Nicólas II cuando les entrega el poder y colaboraba con el nuevo gobierno, asimismo
    denota su tipologìa psicópata con los encargados del asesinato de niños. Fueron infanticidas.

  21. Extraordinario articulo histórico, acompañados de documentales enriquecedores.
    Para reflexionar la actualidad rusa. “La reconstrucción de todo esto es muy importante porque Putin ha reinventado el nacionalismo ruso sobre la base de las mismas teorías nacionalistas de los zares. O sea no es solo la obsesión por los cuerpos y demostrar que son la familia imperial, sino que a la vez se está buscando crear continuidad entre ese pasado y la Rusia de ahora”, también es preocupante el expansionismo ruso.