Por: Dr. Juan Carlos Antón Llanos. Catedrático UNFV y de Universidad César Vallejo,  economista, periodista y cofundador de la Revista Si crees, Innov@s

La educación superior dejó de ser una utopía, una quimera de antaño para la gente del pueblo y para las núbiles mentes. Ahora es una realidad a la que todos, o casi todos, tenemos acceso. En especial por la cantidad de institutos y universidades particulares cuyo proceso de admisión – en muchos casos – es un mero formalismo cuya mayor dificultad es colocar tu nombre correctamente. Al fin y al cabo, lo difícil no es ingresar, sino concluir con la profesión.

Esta educación particular, vigente y en auge demuestra el progreso económico del cual gozamos: pagar las pensiones mensualmente implica generar un ingreso también mensual y. esto a su vez, implica una relativa estabilidad laboral ya sea por el apoyo de la familia o la autofinanciación del propio estudiante. Las pensiones se han vuelto algo más accesibles para todos.

Lo malo es que se genera una confusión: los alumnos se creen con derecho a establecer sus propias reglas y normas, y no acatar las de la universidad o institución, en especial, la hora de ingreso y la forma de evaluación.

Es ahí cuando comienza el gran problema: los alumnos “se la juegan” con la hora de ingreso a clases y la hora de salida de la chamba.

Se entiende que, EVENTUALMENTE, tengamos – y me incluyo – percances laborales que nos impidan salir a la hora establecida o concluir con el informe de último momento que el jefe nos encomienda; sin embargo, no deben pasar de eventualidades: mensual o hasta quincenalmente.

La disyuntiva radica en que los estudiantes conocen las políticas de las respectivas casas de estudio tanto como las de sus centros laborales.

Se entiende que el alumno pueda tardar un poco, en especial, en ciclos avanzados, pero ¿qué hacer cuando las tardanzas son repetitivas y son de los mismos estudiantes “trabajadores”? Si fuera eventualmente, como se menciona líneas arriba, no habría problema en dejarlos ingresar.

Estimado lector, podría dejarme algunas recomendaciones en los comentarios para estos casos no fortuitos.

Vídeo educativo: Psicología de la impuntualidad. Fuente: Psicología Visual.

Vídeo aplicativo: Desordenado e impuntual, atente a las consecuencias. Cortesía: Yo  Influyo.

58 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. La puntualidad es un serio problema el cual es necesario desarrollar mecanismos que nos permitan percibir el tiempo y las actividades desarrolladas de manera coherente. Muchas veces ayuda plantearse llegar como hora máxima veinte minutos antes así de haber un percance leve llegaremos aún a tiempo y evitaremos la horrible impuntualida que afecta a todos de diferentes formas.

  2. Actualmente es accesible para todos la educación profesional, a comparación barios años atrás; es cierto que hay instituciones particulares que tan solo pones el nombre y ya ingresas, pero luego viene las consecuencias profesionales no calificados.
    la impuntualidad es el mayor problema de nosotros los peruanos, y mas si estudiamos y trabajamos; ya que no hay una adecuada organización de nuestro tiempo, aveces se cruza nuestro turno de trabajo con las clases, y llegamos una hora tarde.y todo por no tomarnos un momento para clasificar nuestro tiempo entre el estudio y el trabajo.

  3. Lamentablemente la cultura peruana esta acostumbrada a la impuntualidad y por ello mismo los alumnos se acostumbran a llegar fuera de tiempo.Es importante para los docentes establecer las reglas desde un principio.Todos los alumnos que llegan temprano merecen respeto ,de la misma manera como el docente que ve interrumpida su catedra al dejar entrar a otros alumnos que siempre llegan tarde y con excusas.Es importante todos los dias tratar de mejorar y cultivar el valor de la puntualidad para ser mejores profesionales.

  4. La impuntualidad es un caso tan común en todas las universidades de nuestro país, el cual solemos justificarla diciendo: “profesor es que yo trabajo”, en algunos oportunidades se le puede entender la justificación pero si esto sigue ocurriendo no esperemos que el profesor nos entienda ya que para los docentes si llegan tarde se le descuentan. Organicemos nuestro tiempo y nuestras preoridades ya que esto nos define como los profesionales que llegaremos ser.

  5. Es habitual ver en centros de estudios superiores a gente que trabaja para sustentar los pagos que hace, y aveces llegan tarde, yo conozco pocas personas que llegan repetitiva mente tarde por cuestiones de trabajo, pero si fuera asi, pues les recomendaria pedir un permiso para salir cinco minutos antes de su trabajo, o sino, hacerse un horario accesible para que pueda llegar a tiempo a sus clases.

  6. creo es aceptable llegar tarde de vez en cuando, ya que por mas que uno toma sus precauciones no se pudo llegar a tiempo , porque derrepente se presento un inconveniente inesperado, pero llegar tarde muy seguido , pues ya no es justificable . y eso dice mucho de una persona , demuestra que no esta comprometido con ese trabajo.

  7. No podría decir por experiencia propia pero ,por comentarios de amigos que estudian y a la vez trabajan , es muy difícil para ellos cumplir objetivamente con ambas labores.
    Pero como lo dicen en muchos comentarios y el propio artículo no hay justificación para incomodar al profesor que está dando la clase y a sus compañeros presentes.

    Y concuerdo totalmente que con una buena planificación y/o organización para con nuestros deberes, seremos unos profesionales más responsables con nuestros actos ; y algo muy importante en el trabajo no hay justificación alguna para la tardanza.

  8. Este tema gira entorno a la puntualidad. Los estudiantes sabe muy bien los horarios de sus clases y como dice el artículo se la juegan ante esta posibilidad, ya como se menciona actualmente muchos o por no decir en su mayoría trabajan y estudian a la vez para poder enfrentar los avatares de la vida. Claro también existe de alguna forma la poca comunicación o tolerancia que pueda existir entre el alumno y el profesor de turno que se ve afectado al estar recibiendo alumnos en sus clases fuera de su horario, algo que se es incómodo cuando el profesor no sabe la situación del alumno. Debería existir una tolerancia y sobre todo la responsabilidad del alumno que trabaja en respetar la tolerancia que el profesor le brinda. Ahora que pasa si los que llegan tarde son personas que no trabajan por ende debería existir una formalidad o un documento que asegure al profesor que dicho alumno este trabajando para así poder evitarse esas inconveniencias.

  9. Es caso de todos los días. Son eventualidades que los compañeros lo hacen ya demasiado recurrentes. En estos casos recomiendo en sí un compromiso, no solamente verbal, sino escrito donde en sí el alumno se comprometa tanto con su trabajo que con su universidad.
    El trabajar y estudiar son cosas que en mayor porcentaje se ve a partir de 3er año es decir V ciclo, estas cosas se verán pero no hay que dejar pasar por alto la impuntualidad. Hay personas que sufren su día a día con miles de problemas encima y sin embargo saben solucionar más que una persona que solamente estudia o trabaja.

  10. La impuntualidad es muy común, alguna ves se a dado en cualquier momento de nuestra vida, pero se vuelve un problema cuando esto persiste continuamente, te quita la confianza que tenían hacia uno, se pierde la imagen, perdida de tiempo, perdida de dinero, fastidiar o interrumpir sucesos o reuniones, es necesario tomar conciencia de que es lo que causa este tipo de problema ya que puede ser por muchos motivos y tener la voluntad de corregirte.

  11. El ser imputual implica muchas cosas entre ellas, perderte gran parte de la clase, generar una mala imagen hacia tu persona, incomodar al resto de oyentes al momento que tienen que hacer una pausa para que puedas ingresar y sobre todo incomodar a la persona que se encuentra delante en pleno discurso.
    Lo mejor solucion seria una excelente planificacion para la persona que tiene este defecto de la imputualidad, una mejor organizacion en sus horarios y sobre todo priorizar lo que mejor le conviene, que en este caso seria avanzar respecto a lo formativo, y sobre todo tomar conciencia cada uno, ya que perjudica tremendamente este problema.

  12. A mi parecer, uno debe proyectarse a ser más empático con quien se “falla” por ser impuntual, cada uno tiene sus responsabilidades.
    Según mi punto de vista, los profesores no siempre recalcan la impuntualidad por ser malas personas o “pesados”, sino que nos hacen recordar la importancia de la puntualidad y lo apropiado que sería aplicarlo en nuestra vida diaria. ¿Acaso no sería mejor llegar anticipadamente para revisar que todo esté en orden?
    Por otro lado, relacionándolo a las tardanzas en la universidad, lo adecuado sería organizarse y planificar su rutina, para así no incomodar a los demás por la “entrada” al salón o distraer al profesor porque alguien toca la puerta desesperadamente para ingresar al auditorio.
    Simplemente seamos mas conscientes de que la impuntualidad debe ser algo que tenemos que erradicar de nuestras costumbres.

    • Cómo mencionas, debemos ser más concientes de lo negativo que realizamos para mejorarlo y eliminarlo de nuestras vidas.

  13. El tema de la impuntualidad es algo que afecta a muchas personas tanto las que esperan como a las personas sardinas debido a que hace ver una fea imagen de la persona. Pero yo creo que así seamos estudiantes que trabajamos tenemos una hora de salida adecuada para que no afecte nuestro ingreso de entrada de nuestro centro de estudios, puede ser que lleguemos tarde una vez, dos, pero 3 o más creo que no.
    El otro tema tomado en este artículo son las instituciones privadas, ya sea universidades o institutos, lo cual muchas veces hacen creer que el alumno tiene razón con tal de pagar, lo que está mal, la institución debería tener bien el claro cuáles son sus reglas para que no haya ese problema.

  14. Para un estudiante siempre los estudios deben sen prioritarios, y aunque el trabajo o practicas suele complementar a los estudios. En el caso de las prácticas el empleador debe saber que es un estudiante y las prioridades que le permita llegar puntual a la universidad. Lamentablemente no siempre sucede así y los estudiantes necesitan trabajar además por que en la etapa universitaria somos adultos y necesitamos ingresos económicos. Aun así, todo esto no 3s una excusa y es responsabilidad del alumno de llegar temprano.

  15. Es muy cierto que cuando trabajamos nos enfrentamos a dos estatutos diferentes, por un lado los estatutos de la empresa y por el otro de la universidad, es cierto también que el tiempo es un factor indispensable a hora de salida y llegada del trabajo.
    Pero considero como recomendación que existan ciertos estándares y un documento que autorice la salida y entrada del estudiante. Es decir pasarlo a un objeto más legal, ejemplo:
    Soy estudiante de 7mo ciclo de la facultad de administración, en las mañanas trabajo y en las noches estudio pero yo sé que mi hora de salida del trabajo es a las 5pm y mi hora de entrada a la U es a las 6pm, por lo tanto se me haría complicado llegar en 1 hora a la U, lo que haría es presentar en ambos lares una justificación un documento que me autorice salir media hora antes del trabajo y llegar media hora después ala universidad, así tendría ya dos horas que considera el tráfico llegaría a la hora pactada a la U.
    Todo es cuestión de compromiso, cuando hay compromiso y disciplina se logran los objetivos acompañado de un poco de astucia.

    • Incluso hay empresas que permiten compensar el tiempo los sábados y que no se perjudique el trabajador con descuentos.

  16. Todos los universitarios sean privadas o públicas, al inicio de la carrera tienen un empleo de medio tiempo porque realizan labores de atención al cliente en su mayoría para solventarse pero llegado el 3er año de su carrera resulta indispensable contar con un trabajo relacionado a su carrera el cual los horarios no son flexibles y sacrifican horas de sueño y baja su rendimiento, tienen más preocupaciones, etc. Opino que se debe llegar a un punto medio, entre el docente y el alumno, sin restar horas de trabajo que es el principal sustento para que pueda continuar estudiando. Se debe dar cierto tiempo de tolerancia solo a aquellos que certificaron que efectivamente trabajan ya que en el trabajo aplican lo aprendido en clase y contribuye con su formación profesional.

    • La tolerancia por trabajo debe ser primordial y, como mencionas, debe ser certificado para su validez.

  17. Como estudiante y practicante me sentí muy identificada con este artículo porque uno siempre quiere cumplir con sus obligaciones tanto en la universidad como en el trabajo. La impuntualidad se vuelve uno de los problemas más recurrentes por los que pasamos quienes trabajamos y estudiamos al mismo tiempo, ya que muchas veces los horarios de salida en las empresas no se respetan. Quizás muchos puedan pensar que la salida es buscar otro trabajo pero no es tan fácil para quienes cuentan con los ingresos para su supervivencia diaria, en estas circunstancias si debería de contarse con un tiempo de tolerancia del centro de estudio ante eventualidades de las que uno no es ajeno.
    También es importante no dejar que los horarios de salida en la oficina sean con frecuencia tarde, y hacer respetar nuestros derechos como trabajadores. No se trata de descuidar la universidad, por lo contrario se trata de ser mejores personas, más responsables y luchadoras.

    • La tolerancia es algo que se debe manejar y facilitar a los alumnos, pero hay muchos que llegan tarde sin motivo alguno.

  18. Es un dilema del día a día, aveces se escucha decir “no se puede trabajar y estudiar al mismo tiempo”, pero personalmente niego este tipo de comentarios ya que si sabemos manejar nuestro tiempo y ordenarnos lograremos ser personas tan capaces de si mismas, si es cierto que hay momentos en que se nos junta el horario pero si avisamos con tiempo lo sucedido creo yo que nos hace personas mas responsables aun siempre y cuando sea por motivo estrictamente laboral o académico , y no usar nuestro tiempo en mentiras para realizar otras acciones, porque luego seremos uno mas del montón.

  19. Los estudiantes de universidades particulares hacen un gran esfuerzo al estar trabajando para poder pagar así sus estudios es por ello que deben de cuidar más su centro laboral eso implica cumplir con los horarios que establece la empresa aunque hay algunas que te pueden dar la facilidad de poder salir 30 min antes también otras que no uno debe de someterse lamentablemente a lo que la empresa les diga porque si los retiran de ahí no podrían pagar su centro de estudio por consiguiente se quedarían sin ninguna de las dos cosas y eso sería frustrante. Al igual que estudiantes de universidades nacionales que temen perder el trabajo ya que primero se esforzaron por ingresar y ahora por permanecer en su centro de estudio y en la empresa en la que laboran para poder así ya ejercer en forma de práctica y ya no de conocimientos su carrera

    • Hay empresas que son más flexibles que otras y hasta ayudan y comprenden a sus trabajadores pero otras, no.

      Es cuestión de adecuarse a la realidad de cada una.

  20. Si eres puntual y ordenado, aprovechas muy bien tu tiempo la verdad porque podrás hacer mas actividades. Esto te da cierto perfil (marketing personal) ante los demás, te consideraran mas adelante quizás para algún puesto de trabajo. Ademas evitarías un sinfín de problemas o contratiempos que te tendrán mal.
    Si vas a llegar tanto minutos después de la hora de inicio de la clase por motivos de trabajo debes comunicarlo al docente con mucha anticipación , este comprenderá la situación porque el en algún momento, el también fue estudiante que estudio y trabajo a la vez, porque no se hace de la mala intención. Ahora si llegas tarde sin motivo alguno preocúpate para toda tu vida, porque esto se hace costumbre y no podrás avanzar en tus proyectos o planes porque esto influira siempre.

    • La solución de plantearle al profesor la impuntualidad es muy buena idea ya que está planificado y lo haces anticipadamente.

  21. El llegar tarde, no solo es una molestia para las personas que se ven afectadas; sino que te genera una mala imagen frente a ellos. Ya que alguien que no llega a tiempo, siendo esta actitud constante, muestra el poco interés de la persona hacia sus acciones. Además que hace perder tiempo valioso a quienes sí quieren aprovechar al máximo su tiempo.

  22. Es satisfactorio saber que este dilema que vivimos muy a menudo se haya plasmado en este artículo y se encuentre a libre discusión y recomendación del público.
    En lo personal, considero que una llamada de atención pública es suficiente para que, el que tiene por costumbre la impuntualidad, mejore su organización y cumpla con el horario establecido. La ‘vergüenza pública’, aunque no sea la más adecuada, muchas veces es el único método que hace que el infractor se dé cuenta de su falta y se apresure a corregirlo. Sin embargo, también existen aquellos que con total descaro no acatan la norma pese a las insistencias, en este caso, considero que no permitirles el ingreso a clase es una acción necesaria; ya que (si antes no lo hicieron) verían la magnitud de la falta y las consecuencias.

  23. Interesante artículo, bien sabemos que la puntualidad es importante y no hay excusa para llegar tarde cuando uno se organiza, pero algunas veces no sale como uno espera.

  24. Me pareció un articulo muy interesante ya que en la actualidad vemos que existen una gran cantidad de universidades y en su mayoría son privadas, a mi parecer no esta bien que existan tantas universidades privadas, ya que para poder recibir clases de un nivel superior debemos tenemos conocimientos en diversos temas, ya que esto nos ayudara a poder comprender lo que nos enseñan.
    Con respecto a la puntualidad creo yo que es uno de los pilares mas importantes de una persona ya que va de la mano con la responsabilidad, disciplina y la organización. La puntualidad dice mucho de una persona.

    • Buen comentario aunque creo q sí es bueno la existencia de varias universidades ya que genera competencia entre ellas para brindar un mejor servicio.

  25. Una buena demostración de los casos particulares sencillos pero a la vez de mucha importancia de observación, la puntualidad es ya de por sí un hábito de mucha vitalidad en el campo social como a la vez laboral (e incluso muchas más campos) que puede ser notado por cualquiera con el paso del tiempo, siendo su buena adaptación de ella como beneficiaria para uno mismo y el entorno que te rodea.
    En éstos casos, el artículo demuestra los ejemplos más cotidianos que le puede pasar a cualquier persona que esté entrando en el lugar de los estudios superiores y a la vez trabaja, obviamente el tiempo lo tienes que tener bien contado, pero la persona sabía y que aprenda de sus errores sabrá adaptarse creando un plan para no repetir sus errores y ser más eficiente. Buen artículo.

    • Gracias por tu comentario.
      Cómo mencionas el factor tiempo dependerá de cada uno quién además debe organizarse anticipadamente.

  26. Aplique la técnica de algunos profesores en Villareal : No dejarlos ingresar. Si bien es cierto nadie sabe lo que nos pueda suceder camino a la universidad, pero esos eventos no pueden ser a diario, la puntualidad es un valor que uno debe conservar siempre y se debe aplicar en nuestro día a día. Debemos saber entender que llegar tarde a tus clases e interrumpir en el aula es una falta de respeto, tanto para el maestro como para nuestros compañeros. Porque ese profesor tiene una familia a la cual tiene que dejar en casa para asistir a sus clases y enseñarte, porque ese compañero dejo las cosas que tenia que hacer para llegar temprano a clase, porque el otro compañero que trabaja tiene que salir horas antes que tendrá que pagarlas un fin de semana solo para estar presente en esa clase, porque esos minutos que pierdes de estar en esa clase por tu tardanza van hacer fundamentales en un futuro, son minutos claves, que dejas de aprender, que pierdes de una buena información, de un buen dato, de un buen libro, de una buena recomendación,de un buen consejo, que mañana mas tarde te hará falta. Si queremos tener éxito en la vida debemos empezar por tener una buena imagen, una buena formación, y conservar nuestros valores, dejemos las excusas de lado, dejemos de justificar nuestras malas costumbres y mejoremos, y si realmente tenemos problemas, entonces busquemos soluciones no nos llenemos de excusas porque el camino del éxito esta lleno de obstáculos , y no podemos ir poniéndole “peros” a cada uno de ellos, debemos construirnos a base de sacrificio y eso depende de cada uno de nosotros.

    • Buen día. La técnica que mencionas también se aplica en otras universidades. Eso sólo dependerá del maestro que ponga las reglas claras desde el comienzo.

  27. La impuntualidad es algo que debemos evitar, con organización y autodisciplina debemos dejar volver a repetir lo mismo frecuentemente y más sabiendo que vamos a interrumpir la clase en la cual personas que han llegado puntualmente estan concentrados desde un inicio , porque de alguna manera siempre a lo largo del año suceden percances, pero debemos tratar de que la tardanza se nos haga un hábito ya sea por diversos motivo, algunos alumnos faltan y llegan incluso cuando ya no falta mucho por culminar la clase y esto sucede frecuentemente con los mismos alumnos en el transcurso del año o desarrollo del ciclo y ya sucede sin que tengan una razón jutificable, sino es por costumbre y nosotros somos los únicos que podemos cambiar eso siendo más responsables y entendiendo de que cada clase nutre nuestra mente de nuevas informaciones.

    • Una buena recomendación que planteas es la disciplina y autocontrol que son piezas fundamentales para que cualquier cosa nos salga bien.

  28. Me gustaría recomendar a los irresponsables e impuntuales le siguiente lectura:
    “Se supone que estamos ya en la “civilización del ocio”, preconizada por el economista inglés John M. Keynes a principios del siglo XX. Las máquinas (la tecnología) nos liberarían progresivamente del trabajo asalariado, lo que se traduciría en más tiempo libre. En 1964, Joffre Dumazedier publicó “Hacia una nueva civilización del ocio”.
    Aunque las predicciones de Keynes se cumplieron sólo parcialmente, sirvieron para sensibilizar sobre su importancia. El ocio dejó de considerarse como un aspecto residual de la vida para verse como una realidad autónoma y un derecho cívico. Pero una parte de la población, por la fuerza de la inercia, sigue viéndolo como en épocas anteriores.
    Para algunas personas la nueva situación es una valiosa oportunidad para practicar el ocio activo y creativo, mientras que para otras es un problema: temen que ese tiempo añadido e inesperado les incite a pensar más en sí mismos y a preguntarse por el sentido de su vida. Esto último ha llevado a muchos a evadirse con el consumismo y las diversiones banales. El problema aumenta para quienes creen que los términos ocio y ociosidad son sinónimos.
    La esperada cultura del ocio se está convirtiendo en la subcultura de la ociosidad y en la civilización de los ociosos. Son ociosos los que aparecen inopinadamente cuando te has “escondido” para terminar un trabajo urgente; los que cuando estás pescando (ocio) te preguntan: “¿pican o no pican?”; los que dedican muchas horas a “vigilar” obras y a observar partidas de cartas en los bares; los que se pasan mucho tiempo en una hamaca sin más ocupación que contar nubes”.
    Para ver si cambian en algo…

  29. Llegar tarde proyecta una imagen negativa del tardón. La impuntualidad es sinónimo de desorganización, de no tener palabra, de ser poco profesional. Nadie quiere hacer tratos con una persona irresponsable que llega tarde a sus compromisos.
    La impuntualidad es un motivo de estrés para quien llega tarde y para quien espera. Retrasarse en una cita condiciona el encuentro, porque el enfado que genera en el que espera no desaparece en el instante en el que llega la persona, sino que suele perdurar, y lo que debería ser un encuentro efectivo o divertido se convierte en otra cosa.
    Le desorganiza a usted y a quienes le esperan. Los impuntuales terminan por desorganizar su agenda, su tiempo y el de sus acompañantes. Esa es una de sus peores consecuencias: el efecto arrastre. Dado que todos cuentan con que alguien llegará tarde, terminarán por hacer lo mismo. Empezarán a retrasar su incorporación al trabajo, a la reunión o a la cena. La impuntualidad es contagiosa.
    ¿Que hacer con los impuntuales? SIMPLE: EN TODA EMPRESA HAY RECOMPENSA Y CASTIGOS. HAY QUE SANCIONARLOS PÚBLICAMENTE, ESTAMOS EN EL AÑO DE LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN. LA IMPUNTUALIDAD DEGENERA Y CORROMPE A LOS TRABAJADORES DEL SECTOR PÚBLICO. EMPEZAR CON LAS UNIVERSIDADES NACIONALES PARA EXPECTORAR LO NEGATIVO. ASÍ SE ALINEARA LA GENTE CON DISCIPLINA Y RIGOR. FUERA LOS TARDONES.

    • La impuntualidad es un antivalor y si existe esos malos elementos hay que solucionarlo lo más pronto posible.

  30. Un tema sencillo pero real y toca la fibra de los estudiantes peruanos, mas sin quieren ser emprendedores, no podrían serlo por impuntuales en su fase de aprendizaje. deben tener sólo cinco minutos de tolerancia. La escuela francesa de la administración de mediados del siglo pasado decían que la administración es la organización científica del trabajo que requería mucha responsabilidad, puntualidad, orden, planificación, dirección y control. Iniciados en su época de aprendizaje, de lo contrario es demasiado tarde para cuando se un mal profesional.
    Felicitaciones por el tema abordado para poner los cabellos de punta a esos tardones, impuntuales e irresponsables que no saben racionalizar sus tiempos y movimientos. ¿Que tipo de empresarios van a ser? En otras universidades del mundo desarrollado son rápidamente separados. Si siguen así nunca tendremos un nuevo Perú, sino pésimos profesionales.

    • Gracias por el comentario.
      Creo que la impuntualidad es el 1er paso para ser un mal profesional.
      ¡Cuando entenderánlos estudiantes!

  31. Estimada Maria del Pilar, buen dia.
    Gracias por el comentario. Lo que me impulsó a redactar este artículo fue la constante desorganización de varios alumnos de llegar constantemente tarde.

  32. Juan Carlos, comparto un enlace para bien de los impuntuales: “A las personas nos saca de quicio esperar. Solemos ser poco benévolos con los impuntuales. Más por la sensación de pérdida de tiempo que porque el otro llegue tarde. También existen quienes siempre llegan en punto, a veces en exceso. La puntualidad no es un rasgo de la personalidad, sino un buen hábito que forma parte del orden. Es una filosofía de vida. La idea de que “por más que me organizo, no consigo ser puntual” es falsa. Todos los que deseen llegar a su hora pueden conseguirlo.”
    Felicitaciones por el artículo, una cruzada de valores para todo emprendedor, debiendo empezar por él mismo. Esa es su mejor carta de presentación: la responsabilidad.