Por Zumico Johana Lopez Ugarte, analista  de gestión de Negocios internacionales de Innov@s UNFV

Julián Casanova Ruiz

(ValdealgorfaTeruel1956) es un historiador español. Es catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza  y Visiting Professor en la Central European University. Es uno de los ensayistas españoles más reconocido en Madrid

Resonancia académica y logros y profesionales

Ha sido profesor visitante en prestigiosas universidades británicas, estadounidenses y latinoamericanas, entre ellas Queen Mary College (Londres), Harvard, Notre Dame, New School for Social Reserarch (en Estados Unidos) y Central European University (Budapest). Durante el curso 2018-19 fue miembro del Institute for Advanced Study de Princeton, USA. Es miembro del consejo de redacción de varias revistas científicas (entre ellas, Historia Social, Cuadernos de Historia de España –Buenos Aires- y The Internacional Journal of Iberian Studies).

Es colaborador habitual de la páginas de opinión de El País y forma parte del Gabinete de Julia en la Onda, Onda Cero. Participa también en el programa 24 horas de RNE. Ha publicado además numerosos artículos en diferentes  revistas especializadas. En el año 2007 fue nombrado Hijo Adoptivo de la ciudad de Zaragoza.

Asesor histórico y presentador de La guerra filmada, serie de ocho horas de programas documentales sobre la Guerra Civil Española, TVE, 2006 (editado por Filmoteca Española, Ministerio de Cultura, 2009). Ha sido asesor histórico de la serie de TV “El día de mañana” (“What the Future Holds”), 2018, 6 episodios, dirigida por Mariano Barroso, MOD Producciones; y del film ”Mientras dure la guerra” (“While at War”), 2019, dirigido por  Alejandro Amenábar, MOD Producciones.

Participa frecuentemente en actividades de divulgación científica, con decenas de conferencias y cursos para estudiantes (invitado por diferentes universidades), en centros de Enseñanza Media y otras abiertas al público en general, organizadas por instituciones públicas y privadas. Coordinador permanente de jornadas científicas, en Universidades y centros institucionales.

Ha dirigido 35 tesis doctorales, ha sido investigador principales en diferentes proyectos de investigación financiados por el Ministerio de Educación y Ciencia y por el Gobierno de Aragón, y ha impartido conferencias en más de treinta universidades y centros internacionales.

Director científico y autor de los textos del Memorial del Cementerio de Torrero de Zaragoza (el memorial más importante que se construido en España para las víctimas de la guerra civil y de la dictadura de Franco) y creador y autor de los textos de la ruta de la memoria en el mismo Cementerio, una ruta de seis lugares de memoria de los vencedores y vencidos en la guerra civil española.

Casanova ha escrito numerosos libros sobre la Guerra Civil Española y sus orígenes, muy bien documentados, y ahondando en los papeles del anarcosindicalismo y la Iglesia Católica. De entre su obra habría que resaltar títulos como Europa contra Europa o De la calle al frente. El anarcosindicalismo en España, 1931-1939.

En 2008 fue elegido, a propuesta de las partes (los familiares de desaparecidos y las asociaciones para la recuperación de la “memoria histórica” denunciantes), miembro del grupo de expertos encargado de búsqueda de fosas comunes y la identificación de las víctimas en el sumario contra los crímenes del franquismo promovido por el juez Baltasar Garzón, destacó su trabajo en la identificación de los más de 3.500 republicanos fusilados en Zaragoza. 

Cabe resaltar a su vez al periodista Ricardo Querol Alcaraz quien realizo este articulo a Julián Casanova por su trayectoria y en especial a la admiración que provoco en él, tras leer el libro acerca de las percepciones de Europa por parte del autor.

RICARDO DE QYUERIROL ALCARAZ (Madrid, 1968) es licenciado en Ciencias de la Información por la Complutense. Inició su carrera en 1988 en el diario Ya y trabajó más de 10 años para Diario 16.  En 2006 se incorporó a EL PAÍS, del que ha sido redactor jefe de Sociedad, Mesa Digital y Babelia. Desde marzo de 2016 y hasta el pasado septiembre ha sido el director de Cinco Días. Además, fue responsable del lanzamiento de El País Retina. Desde enero de 2019 es subdirector de El País. Destacable el trabajo de sus artículos e importante énfasis y criterio que aplica en ellos. Un claro ejemplo de su trabajo se ve plasmado en este articulo presentado

Julián Casanova repasa la violencia política que azotó al continente en el siglo XX señalando a los responsables concretos y a las élites que fueron cómplices.

Por RICARDO DE QUEROL

En la imagen, varias mujeres y niños, en junio de 1993, en Bosnia Herzegovina durante la guerra. En vídeo, entrevista con el historiador Julián Casanova.

En la imagen, varias mujeres y niños, en junio de 1993, en Bosnia Herzegovina durante la guerra. En vídeo, entrevista con el historiador Julián Casanova.

No tuvo por qué ser así el sangriento siglo XX europeo. No fue inevitable el Holocausto, ni el terror estalinista, ni el genocidio de los armenios, ni las masacres en Yugoslavia. Tras esos fenómenos había circunstancias favorables al desastre, sí, pero también personas que decidían, y élites que apostaron por las soluciones equivocadas. Es el siglo de la “brutalización” de la política y de la guerra. El historiador Julián Casanova disecciona en Una violencia indómita: El siglo XX europeo (Crítica) quiénes y cómo gestaron ese odio, esas matanzas, esos sistemas totalitarios, esa represión militar o paramilitar.

“En la historia, más allá de las estructuras y las explicaciones, hay personas. Las decisiones de esas personas del mundo intelectual, político, militar, empresarial o mediático son muy importantes. Por fanáticos que fueran Hitler y Mussolini, solo adquieren legitimidad cuando los de arriba piensan que merece la pena apostar por ellos”, explica el autor por videoconferencia. Una enmienda a la totalidad al historicismo, esa creencia de que lo ocurrido tenía que ocurrir así. “La historia no va en una sola dirección, hacia el progreso, ni los retrocesos son leyes generales, sino que los va marcando la opción humana”. Una triste lección es que no todos los actores de aquel horror pagaron por ello.

Julián Casanova (Valdealgorfa, Teruel, 64 años), catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza y profesor visitante en otros campus internacionales, se planteó recorrer las “carreteras secundarias de la historia”, escapar del relato dominante, el franco-británico. Frente a quienes miraban con nostalgia a los “buenos tiempos” previos a 1914, recuerda que el colonialismo ya incluyó episodios “pregenocidas”. En las metrópolis europeas estaba arraigada la idea de la superioridad racial: “Estaba legitimada intelectual, política y religiosamente, era capital en la civilización europea”. Incluso tras la Segunda Guerra Mundial, cuando Europa occidental avanzó —con ayuda de EE UU— en la democracia y el Estado de bienestar, hubo un cruento conflicto colonial entre Francia y Argelia, y se toleraron las dictaduras fascistas de España y Portugal, como luego la de Grecia.

En una de sus conferencias de historiador Julián Casanova

“La guerra en Yugoslavia no fue causada por el sectarismo étnico, sino que fue la propia guerra la que lo causó”

Una de esas carreteras secundarias discurre por la Europa central y oriental, donde han ocurrido las peores atrocidades antes, durante y después de las dos guerras mundiales. Por ejemplo, es un tópico referirse a los Balcanes como un polvorín de odios ancestrales, relato que sirvió para justificar la inacción occidental. Pero había dirigentes locales inflamando la tensión identitaria, nada espontánea. “La guerra no fue causada por el sectarismo étnico, sino que fue la propia guerra la que lo causó”.

Una aportación del libro es una mirada específica a la violencia contra la mujer como “el arma de guerra más barata”. El ensayo se fija en la violación sistemática de alemanas por el Ejército Rojo al caer el nazismo, algo que volvió a ocurrir en Bosnia en 1992. Y se refiere a humillaciones como el rapado de mujeres rojas por el franquismo (las “pelonas”) o de las colaboracionistas en la Francia liberada.

La última carretera secundaria es la religión, todavía clave en los conflictos. Lo demuestra “que la limpieza étnica de los armenios fuera porque eran cristianos, que en Bosnia fuera contra los musulmanes, o en España el anticlericalismo atroz en la Segunda República generara después la complicidad de la Iglesia católica con el franquismo…”. Casanova trata de mirar más allá de las clases e ideologías. “El tema de la religión abrió en canal a la sociedad europea cuando se pensaba que las guerras de religión estaban ya superadas”, dice. Claro que, en el caso del antisemitismo, pide diferenciar “las visiones ideológicas y religiosas de animadversión de lo que es una visión militar de destrucción de un pueblo”.

“La izquierda durante mucho tiempo se tragó ese mito del paraíso comunista y no lo investigó”

Destaca en estas páginas el crudo relato de los crímenes del bloque comunista desde la Revolución de Octubre hasta casi el fin de la URSS en 1991. “La izquierda durante mucho tiempo se tragó ese mito del paraíso y no lo investigó. La dominación soviética no era solo los tanques, era la atmósfera inclemente que se creó. Hoy ningún historiador serio deja de mirar el terror rojo, sea el republicano en España o el soviético”.

Una pregunta peliaguda queda sin respuesta: ¿era tan genocida Stalin como Hitler? Casanova cita a especialistas que llegan a conclusiones diferentes, sin tomar partido. Pero remarca que “hay una diferencia entre la eliminación en nombre de la raza y el gulag”. O, lo que es lo mismo, “hay una gran excepcionalidad en el Holocausto”.

La guerra en Yugoslavia alertó a Europa de que el pasado más negro podía volver. Casanova trata de tranquilizarnos: ya no tenemos el paramilitarismo, el elemento desestabilizador en el periodo 1914-1948 y en los Balcanes. “Puede haber mucha crisis, quiebra política, pero los Estados hoy tienen el monopolio de la violencia. No tienen quién les tosa desde el punto de vista armado”.

Yugoslavia durante la Segunda Guerra Munidial.

 

Pone de ejemplo el procés. “La gran diferencia entre Cataluña y lo que pasó en Yugoslavia, salvando todas las distancias, es que no se dividió el aparato de coerción”. Pero, advierte, aún hay lugares, como México, donde la violencia está fuera del control del Estado. “Y en EE UU mucha gente que tiene armas no las debería tener. Eso es un factor de inestabilidad en la democracia más importante que ha tenido el siglo XX”. Un ingrediente explosivo para el caso de que, tras las elecciones, Donald Trump se negara a reconocer el resultado de las urnas.

El debate político se ha vuelto más tóxico, admite, pero no estamos en los años treinta. “Hay un caldo de cultivo de división social, de odio, que huele mucho a lo que he tratado. Aunque si tienes una lucha parlamentaria o en las redes sociales, pero el Estado controla las armas y los Ejércitos no se dividen, el futuro será mejor”.

De la Hungría de Orbán al asalto nazi al Reichstag

Casanova empezó a trabajar en este libro en Budapest, donde era profesor de la Universidad Centroeuropea hasta que esta organización, promovida por George Soros, tuvo que trasladarse a Viena por el acoso al que le sometía el Gobierno húngaro de Viktor Orbán. Buen ejemplo de que los autoritarismos del siglo XX no están del todo atrás, y de que aún funcionan las teorías de la conspiración como las que demonizaban a los judíos en los tiempos más siniestros. “En Orbán antes eso era una agenda oculta; ahora lo deja muy claro”, señala.

Benito Mussolini y Adolf Hitler

 

Al historiador le inquietan los discursos de odio que recorren las redes y que se escuchan en boca de líderes políticos. “Cuando la gente cree que la historia está tranquila, vive procesos de aceleración. Hoy vivimos un proceso de aceleración”. Admite que se sentía más seguro en el año 2000 que ahora, después de la crisis de 2008, del ascenso de Trump y otros movimientos autoritarios o de ver, hace pocos días, a neonazis tratando de asaltar el Parlamento alemán. “Hoy me resulta más difícil decir que todo está calmado y la democracia es sólida. La democracia es frágil, hay que cuidarla. Eso solo se logra con sociedades civiles fuertes y Estados cargados de legitimidad”.

Fuente: El País

¿Por qué el SIGLO XX fue TAN VIOLENTO? | Charla con el CATEDRÁTICO DE HISTORIA Julián Casanova. Fuente: La cuna de Halicarnaso

 

35 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Muy interesante, ya que nos da a el historiador Julián Casanova acerca de sus importantes artículos que nos hablan sobre la realidad como las guerras mundiales y violencia política , lo que sucedió en el siglo XX la guerra de Yugoslavia que fue causada por el sectarismo étnico sino fue la propia guerra la que lo causo, nos da a conocer sobre la historia de Europa que en todo país siempre existe violencia política y crisis económicas.

  2. Definitivamente un gran aporte. Esta historia nos ha transmitido que entre 1914 y 1948 existieron grandes guerras y revoluciones, pero que tras ese periodo prevalece la paz y la democracia; eso es lo que se ha denominado como una carretera principal histórica. Pero, por otra parte, existen lo que compara con carreteras secundarias que pasan por paisajes diferentes: el centro de Europa, Europa del Este, España, Portugal…

    Mientras en la carretera principal del siglo XX la violencia se interrumpe, hay carreteras secundarias, no siempre las mismas, donde hay elementos profundos de violencia en muchos momentos, en forma de dictaduras, torturas, guerras, revoluciones y contrarrevoluciones, colonización y descolonización. Efectivamente, se puede concluir que el siglo XX europeo fue un continuo de violencia.

  3. Excelente articulo, el historiador Julián casanova uno de los mas reconocidos en Madrid por sus aportes quien ha publicado numerosos artículos , siendo asesor en varios programas y documentales señalando los responsables a la violencia política y las élites en el siglo XX que azotaron el continente. Llamado el siglo de la “brutalización” de política y de la guerra entre la derecha y la izquierda influenciados por las grandes élites, con sistemas totalitarios y represión militar como el estalinismo y nazismo quienes cambiaron el mundo tal y como lo conocemos a día de hoy, como reza una frase ” la historia la escriben los vencedores” y jamás llegaremos a conocer a ciencia cierta, si no fuera por los grandes historiadores con tinta y papel reconstruyen las historias para entender nuestro pasado y jamás repetirlos.

  4. Artículo para más interesante, que nos da a conocer lo que gracias a libros de historias, películas entre otros medios sobre la total brutalidad que viene de ambos bandos tanto de derecha e izquierda, donde los que arman la historia cuentan partes que otros cuenta desde su perspectiva pero todos sabes que tanto como Stalin y Hitler eran brutales genocidas, que también nos muestra la historia de Europa como en todos los países existen violencias políticas que azotaron grandes países, llevando a estos paises a presentar crisis económica y social y sin olvidar las innumerables pérdidas humanas que surgen por las guerras o persecuciones políticas o por el racismo de los nazis contra los judíos, estos problemas llevan a un país a la ruina

  5. El autor Casanova transmitir no parte de la historia europea un como en el siglo XX es una gran guerra y violencia además destacan muchos datos tanto de la violación, el dominio, el terror que las guerras transmiten como son los militares mediante estrategias bombardearon ciudades, arrasando completamente con todos, porque no compartían la misma ideología y los genocidios que en cierta forma convierten a la persona como un monstruo creando masacres por las diferencias culturales ideológicas que pueden tener.
    Donde el origen sobre la conquista del poder ejército impresionante que manejó el estado regresó realizaron la revolución, Pero eso no es justificar la violencia que tiene el ejército en lasdiferentes guerras, es donde crean clases dominantes.
    Como el dominio que tenía en estas fuerzas políticas y la violencia que había,pero hay que tener en cuenta de lo que sucede en el pasado siempre va a influir en el futuro y es por ende que estos historiadores tratan de plasmar cuáles son las historias a las cuales nosotros nos podría interesar y para poder estudiar la sino por cometer los mismos errores.
    historia de grandes imperios al caer, donde se forma gobiernos militares, donde nosotros pensamos que esa historia está desligada de nuestra realidad, pero no, eso nos va a perseguir solo faltaria darnos cuenta.

  6. La historia del siglo XX es muy interesante por los acontecimientos sucedidos como las 2 guerras mundiales, problemas políticos y económicos. Sobre todo la brutalidad de las guerras y los daños que dejó a la población de los países afectados. Esa época fue muy violenta.

  7. La cruda realidad que nos muestra que el poder de las élites es mucha vestí lisado para generar daño a los pueblos y a las masas que según nos narra el autor fueron controladas en Europa para así por perpetuarse en el poder por generaciones y me visto como muchos villanos han controlado estos territorios en el pasado y actualmente sí existiendo ese tipo de autoridades y este mismo tipo de políticas pero se manifiestan de una forma más tenue y sutil lo más importante que puedo rescatar del artículo es que la única forma de hacerle frente a este tipo de intentos por someter al mundo es mediante la unión del pueblo y la lucha por la democracia quienes al final serán genes defenderán los derechos de todos.

  8. Casanova realiza un recuento a través de la historia europea y nos demuestra como es que el siglo XX no fue un oasis de paz antes de la Gran Guerra y que la violencia no conoce fronteras. Así, por destacar uno de los aspectos más llamativos y novedosos, la violación sistemática de mujeres, convertida en instrumento de dominio y terror durante la última guerra balcánica, nos ha abierto los ojos para reinterpretar muchos episodios de las décadas anteriores por ejemplo, el avance del Ejército Rojo hacia Berlín en clave de agresiones y humillaciones sexuales.
    No contentos con destruir instalaciones militares o estratégicas, los ejércitos asumieron con naturalidad bombardear ciudades de modo indiscriminado hasta arrasarlas por completo, pero a veces ni eso bastaba para colmar las expectativas de destrucción total que anhelaban determinadas ideologías, empeñadas en borrar de la faz a supuestos enemigos por razones de etnia o nacionalidad. El genocidio se convirtió así en una monstruosidad recurrente, desde el que sufrieron los armenios a manos turcas la masacre en Yugoslavia.
    Sin embargo, Casanova concluye que la historia, a pesar de diferencias étnicas, religiosas o culturales, la hacen los hombres. Entonces, ¿ quiénes son los verdaderos culpables de las grandes matanzas o declaraciones de guerra? Estas sin duda fueron resultado de decisiones de líderes o dirigentes con nombres y apellidos. Fueron ellos los responsables de las atrocidades que se cometieron en nombre de la etnia, la religión, la patria o cualquier otra excusa para saciar las ansias de destrucción.

  9. Interesante artículo en que nos explica por medio de los antecedentes históricos (Guerras mundial y violencia política) como el continente europeo en el siglo XX ha llegado mantenerse la ideología de las elites que aun marcas una distinción racial por creerse el de la una mejor estirpe. Donde se propago el odio, matanzas, sistemas totalitarios con una represión militar. El protagonista de este articulo no deja en claro que la violencia contra la mujer ha sido “el arma de guerra más barata” y que el tema religioso fue considerado como un pretexto más para generar hostilidades entre países. También no destacaba el hecho que “Puede haber mucha crisis, quiebra política, pero los Estados hoy tienen el monopolio de la violencia, es decir, no tiene quienes los pare desde el punto de vista, armado. Por ejemplo, hay lugares, como México, donde la violencia está fuera del control del Estado. “Y en EE UU mucha gente que tiene armas no las debería tener. Eso es un factor de inestabilidad en la democracia más importante que ha tenido el siglo XX. Donde El debate político se ha vuelto más tóxico, admite, pero no estamos en los años treinta. “Hay un caldo de cultivo de división social, de odio”. Para finalizar, en de este articulo termina indicando lo siguiente, le inquietan los discursos de odio que recorren las redes y que se escuchan en boca de líderes políticos. “Cuando la gente cree que la historia está tranquila, vive procesos de aceleración. Hoy vivimos un proceso de aceleración”. Admite que se sentía más seguro en el año 2000 que ahora, después de la crisis de 2008, del ascenso de Trump y otros movimientos autoritarios o de ver, hace pocos días, a neonazis tratando de asaltar el Parlamento alemán. “Hoy me resulta más difícil decir que todo está calmado y la democracia es sólida. La democracia es frágil, hay que cuidarla. Eso solo se logra con sociedades civiles fuertes y Estados cargados de legitimidad”.

  10. La crudeza de una historia ensañada hacia los pueblos y dominado por gente de la política, militar, gente con poder y élites económicas los cuales ven gracias al historiador Julián Casanova una violencia hacia la mujer denigrante en los cuales cuenta que el ejército luego de la caída del nazismo violaba a las alemanas y también se les rapaba las cabezas, como también nos cuenta la guerra de Yugoslavia la cual traía otra vez la oscuridad a la europa quien comenzaba a ver la luz luego de esta golpeada por anteriores sucesos, el historiador también cuenta que estos tiempos no son tranquilos después de las crisis del 2008 y el ascenso de Trump no deja tranquilo como dices la democracia es frágil y solo con sociedades fuertes se puede combatir y dar lucha a ciertos movimientos e ideologías que son poderosas. Artículo sincero pero con perspectiva de la realidad.

  11. Muy concluyente el historiadorr Julián Casanova sobre el tema de la violencia en Europa en el siglo pasado ,las decisiones de individuos , la aprobación de sectores ,que avizoraban un paraiso sin cuestionarse dejando de lado los derechos, moldearon el curso de la historia, ya había antecedentes de superioridad en las colonias, localidades enfrentadas y la religión todo esto con el paramilitarismo influyo mucho en la muerte de millones por diferentes ideologías de maneras muy crueles , ahora el tema político es lo que más se debate pero en regiones de America sigue la violencia en las calles o grupos subversivos, tras periodos de calma ahora hay tensión entre las grandes potencias y en el Medio Oriente tambien, el pasado siempre influye en el presente gracias a muchos documentos , relatos recabados por historiadores.

  12. Que artículo para mas interesante, que nos lleva a reconocer que el totalitarismo que viene de derecha e izquierda son tal para cual y no aprendemos nada de nada ¿Quién cuenta la historia los vencedores o los Dictadores?. Stalin fue tan genocida como Hitler y Hitler tan genocida como Stalin. Podría valer como respuesta a esa ‘peliaguda pregunta’. España con su guerra civil crónica y demás e Italia con sus miserias históricas Stalin mato a los que iban con los malos y perdedores por que es normal después de la de rusos que entraron a morir por el mundo ya es bien conocida también la historia de Alemania con su representante Hitler y la persecución de los Judíos. También, el fin de la Guerra Fría ha dado pie a los populismos con tendencias nacionalistas dictatoriales y bélicas (Balcanes); así como los fundamentalismos religiosos. Pero Lenin (que hasta avisó sobre Stalin) ya dijo que había que acabar con todo y todos para construir un país comunista desde las ruinas. Stalin no iba a ser menos y también antisemita, un pasado realmente terrible lleno de tantas muertes y lucha por el poder dejando un gran rastro de sangre detrás.

  13. Excelente artículo, nos muestra la historia de Europa, también muestra la existencia de la violencia política que azotó al continente en el siglo durante varios ciclos señalando a los responsables concretos y a las élites que fueron cómplices, las sociedades europeas se acostumbraron a la muerte en masa y al exterminio, la práctica genocida también en la periferia europea, una simbiosis entre, por un lado, un conjunto de valores heredados de la contra Ilustración el planteamiento ideológico del conservadurismo tradicional, el rechazo a los valores de la Ilustración y a la filosofía de los derechos del hombre, y, por el otro, un culto a la técnica y una idealización de la modernidad en el sentido técnico de la palabra, que es el rasgo de los fascismos modernos

  14. una conclusión del historiador es que le inquietan los discursos de odio que recorren las redes y que se escuchan en boca de líderes políticos. “Cuando la gente cree que la historia está tranquila, vive procesos de aceleración. Hoy vivimos un proceso de aceleración”. Todo esto por la angurria y ambición del poder.

  15. Lo que señala Casanova sobre las mujeres como trofeo e guerra siempre ha sido una constante en la historia e la humanidad. Allí están los testimonios históricos de su libro en una mirada específica a la violencia contra la mujer como “el arma de guerra más barata”. El ensayo se fija en la violación sistemática de alemanas por el Ejército Rojo al caer el nazismo, algo que volvió a ocurrir en Bosnia en 1992. Y se refiere a humillaciones como el rapado de mujeres rojas por el franquismo (las “pelonas”) o de las colaboracionistas en la Francia liberada. Basta ya de abusos a ls mujeres.

  16. Según el autor en la historia, más allá de las estructuras y las explicaciones, hay personas. Las decisiones de esas personas del mundo intelectual, político, militar, empresarial o mediático son muy importantes. Son producto de elites y los que deciden son los grupos de poder económico. Cuando se desatan ambiciones desmedidas con odios que llevan a cruentas guerras con millones e inocentes víctimas.

  17. El siglo pasado fue marcado por grandes guerras influenciadas por ideologías perversas, especialmente el comunismo. Les frenaron otros grupos de derecha y los conflictos se elevaron incontenible que ocasionó millones de muertos