UNA NUEVA FORMA DE TRABAJAR

Reinventarse o morir: Así serán las oficinas del futuro 

Cuál es el futuro de la oficina? La nueva normalidad que se viene.

Las empresas se enfrentan al reto de atraer a la oficina a sus trabajadores, que optan ampliamente por el teletrabajo

Reinventarse o morir: Así serán las oficinas del futuro

La nueva sala de reuniones de Google, Campfire, donde los asistentes en persona se sientan en un círculo con grandes pantallas con quienes teletrabajan. Google

Las oficinas colmena, con largas hileras de mesas y despachos, serán una de las víctimas de la pandemia. Tras un año de teletrabajo, apenas un 4% de los trabajadores desea volver a trabajar todos los días en la oficina, según un estudio realizado por el IESE y Savills Aguirre Newman, aunque también son pocos, un 14%, los que quieren quedarse solo teletrabajando. “Los empleados no quieren volver a trabajar como antes -resume Rodolphe Spina, director financiero y responsable de la transformación de los inmuebles de Bayer en España–. Y si trabajamos de otra manera, nuestros edificios también habrán de ser diferentes”.

“Las empresas están en un momento de reflexión: pensando cómo se organizarán, si fijarán turnos para ir a la oficina o permitirán plena flexibilidad, si obligarán o no a una presencialidad mínima y de qué nivel”, señala Xavier Güell, director de la oficina de CBRE en Barcelona. “Y están pensando también qué van a hacer con sus oficinas, para adaptarse a eso. En un año, vamos a ver muchos cambios”, reconoce.

Las oficinas conservan su papel institucional, de espacio de relación con el cliente y escaparate de la marca y la cultura corporativa

La pandemia ha demostrado que el teletrabajo es plenamente productivo. Además, la demanda de flexibilidad es tan unánime que “ofrecerla será clave para retener a los empleados o para captar otros nuevos”, asegura Paco León, director de recursos humanos de Bayer, firma que ha llevado a cabo en España una transformación cultural y de espacios pionera en todo el grupo.

La interacción física, sin embargo, es importante para aumentar la creatividad, transmitir la cultura corporativa, formar a los más jóvenes o crear lazos entre los trabajadores. “Antes los empleados iban a la oficina porque la empresa les obligaba. Con la nueva flexibilidad, las empresas hemos de atraer a los trabajadores para que vayan a la oficina, aunque estén muy bien trabajando en casa”, señala Vanessa Gelado, directora general de Hines en España. La firma, explica, ha abierto un concurso de ideas para diseñar las oficinas del futuro en su nueva promoción, en el 22@.

Las oficinas conservan su papel institucional, de espacio de relación con el cliente y escaparate de la marca y la cultura corporativa.

14% de los empleos pueden ser hechos por robots, dice la OCDE

La oficina ha de ofrecer una experiencia que atraiga a los trabajadores

Las nuevas oficinas, además, han de aportar un valor añadido a la empresa ante sus trabajadores. “Las oficinas han de ser un factor de motivación, generar orgullo de trabajar en Bayer y permitir ser más eficientes, por supuesto”, señala León. Las oficinas han de reflejar además unos valores compartidos con los trabajadores “porque sobre todo los más jóvenes eligen una empresa o la dejan en función de que se ajuste o no a sus valores”, señala Miquel Àngel Julià, arquitecto especialista en workplace y miembro de la junta del colegio de Barcelona. La oficina ha de ofrecer una experiencia que atraiga a los trabajadores, y es un factor que decide a un joven ingeniero a incorporarse a una start-up antes que a una consultora, aunque el sueldo sea más alto.

“A la oficina no iremos ya a enviar e-mails o hacer llamadas, sino a hacer tareas colaborativas y creativas y a socializar, y eso obliga a cambiar los espacios”, señala Spina. Así, Bayer dedicará el 40% de sus oficinas a espacio de trabajo personal, un 30%-40% a espacios colaborativos y otro 20%-30% a espacios informales.

“La nueva oficina será híbrida: para integrar a las personas que estén fuera, teletrabajando, en las actividades presenciales; y para integrar el trabajo y la socialización”, explica Julià. Así, se parecerán más a los centros comerciales o a los hoteles, con zonas lúdicas y de descanso, comedores informales, como los de una casa, e incluso zonas donde puedan echar una siesta quienes teletrabajan en otra ciudad y vienen ocasionalmente a las reuniones.

El nuevo concepto de oficinas requiere más espacio

El aumento del teletrabajo puede reducir el número de mesas que necesitan las empresas, pero el nuevo concepto de oficinas requiere más espacio, por lo que finalmente se reducirá solo en un 15% o 20% los metros de oficinas. Así, Bayer prevé tener mesas solo para un tercio de sus trabajadores, que no tendrán un sitio fijo asignado. “Inicialmente no hay ahorro, porque haremos una gran inversión en transformar nuestras oficinas. Y en cualquier caso no lo hacemos por motivos económicos”, señala Spina.

Vanessa Gelado explica que en España las oficinas dedican de media 10 m2 por trabajador (aunque los coworkings habían bajado ese ratio, hasta solo 5 m2). “Con la necesidad de distancia social que impone la pandemia y la demanda de más espacio colaborativo nos vamos a ir a 10 o 12 m2 por trabajador”, asegura.

El principal factor que impulsa el teletrabajo es evitar los desplazamientos. Por ello resisten mejor las oficinas situadas en el centro, tienen mejor conexión de transporte y pueden ofrecer a los trabajadores la experiencia de su entorno, lleno de comercio y de servicios, además del atractivo del propio inmueble. Muchas empresas optan también por la “fractalidad”, explica Güell: acercarse adonde viven los trabajadores, con espacios satélite, como coworkings, para tener reuniones.

Empresas, promotores y arquitectos viven en un hervidero de ­ideas. “La pandemia ha sido un gran laboratorio de nuevas formas de trabajar, de más de un año. Y estamos aún en un área desconocida, experimentando”, reconoce Spina.

1

Híbrida

Forma de trabajo presencial y remota

La oficina ha de integrar en las reuniones presenciales a quienes trabajan en remoto. Google, en su nuevo espacio piloto, ha puesto pantallas integradas en las salas que ponen a todos en el mismo nivel. El software para compartir pantallas permite a todos escribir a mano, como en una pizarra blanca. “Las reuniones para compartir información pueden realizarse en remoto, mientras que las más creativas serán presenciales”, señala Spina (Bayer).

2

Abierta

Permite trabajar en exteriores

Las zonas exteriores, que habían sido de ocio, se convierten en espacio de trabajo al aire libre, para frenar el contagio de la covid. Se equipan con red wifi, tomas de corriente y equipos móviles de videoconferencia. En la zona mediterránea se pueden usar todo el año, pero se han generalizado también en ciudades frías como Londres o Nueva York. En la foto, la arquitecta Ana García, en el Zamness Space, una oficina polivalente que ha diseñado en el Poblenou (Barcelona).

Team Pods, con muros y muebles móviles, en la sede de Google en California3

Flexible

Sin sitio fijo para los empleados

Equipos en los que puede haber 2 o 10 personas en la oficina, en función del día y la opción del teletrabajo, obligan a diseñar salas flexibles, con mamparas y mobiliario con ruedas. Los empleados no tendrán un sitio fijo ni estarán en el mismo lugar toda la jornada: hay zonas de colaboración y otras de concentración, para el trabajo individual.

Sala de creatividad en Bayer con mobiliario flexible y muros con pizarra blanca4

Lúdica

Espacios informales y para socializar

La nueva oficina quiere ayudar a reforzar los vínculos entre personas que pasan poco tiempo juntas, la transferencia de conocimientos y la cocreación. Los despachos y las salas de reuniones pierden sentido, y se diseñan espacios para socializar, flexibles, informales, que hagan que el trabajador se sienta a gusto y parte de una comunidad.

Camp Charleston, un espacio experimental de Google en Mountain View5

Sostenible

El teletrabajo, clave para reducir emisiones

La sostenibilidad es cada vez es más importante en el gobierno de las empresas, y las oficinas son el lugar donde demostrarlo. Para reducir la huella de carbono, el edificio prima la madera, usa energía verde, recicla aguas pluviales o crea cubiertas vegetales. El teletrabajo, precisamente, es clave por la reducción de emisiones de los desplazamientos.

Detalle del gimnasio de la sede central de Bayer Hispania en Sant Joan Despí6

Saludable

Políticas de bienestar corporativo

Las oficinas buscan la Certificación Well, que acredita que son un entorno saludable para sus trabajadores, con sistemas de purificación de aire, filtrado del agua, iluminación, confort acústico y en la climatización. Tienen gimnasio, parking para bicicletas, duchas y vestuarios y políticas de bienestar corporativo, como sesiones de yoga o de zumba.

Zona de recogida de envíos del comercio electrónico en la sede de Bayer7

Servicial

Comida y bebida gratis o a precio reducido

La oficina se convierte en un centro de servicios para los empleados, a los que ofrece comida y bebida gratis o a precio reducido para socializar tomando un aperitivo o a la hora de comer; formación como cursos de inglés, actualizaciones tecnológicas, sesiones de yoga o de gimnasia o un servicio para recoger los envíos de las compras online.

Fuente: La Vanguardia. España

Vídeos de apoyo:

La REINVENCIÓN del espacio de TRABAJO | Dale una vuelta. El País

La Oficina del Futuro, Post Coronavirus! Comunidad RH

27 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Excelente información para tener en cuenta en las mejoras y adaptación de las grandes empresas a la coyuntura actual. Mi última experiencia laboral y la actual, ha sido en empresas que estaban en los 10 primeros puestos del ranking Great Place To Work. Debo confesar que ambos han sido muy buenos lugares de trabajo, no solo por los beneficios que te ofrecían como colaborador sino por la calidad humana que tenían sus líderes y jefes. A raíz de la pandemia fue necesario acomodarnos a una nueva forma de trabajo que para muchos era nueva y significó, a título personal: un reto. El trabajo remoto eventualmente me ayudaba con algunas otras responsabilidades en casa pero definitivamente no me sentía como pez en el agua. En mi experiencia regresar al trabajo presencial fue de alguna manera positivo a pesar de la situación y de la posibilidad de contagio que esto significaba, la empresa tomo muchas medidas de protección y cuidado para quienes tuvimos que retornar ya que las labores no podían seguirse manejando de forma remota; pero contemplar todos estos posibles espacios de trabajo en un país como el de nosotros, estoy segura que significarían un gran y positivo cambio en favor de los colaboradores.

  2. Es un artículo muy informativo. La crisis sanitaria continua, durante la pandemia había la posibilidad de que el concepto tradicional de oficina podría llegar a desaparecer, puesto que la mayoría de los empleados prefiere el teletrabajo o algunos desean un modelo flexible en el que se combine el trabajo presencial con al menos uno o dos días a la semana en remoto. Sería interesante saber que medidas estarían llevando a cabo las organizaciones a raíz de esta situación.

  3. Los cambios siempre generan miedo, y eso pasó cuando empezó la pandemia, no sabíamos como seguir trabajando, estudiando y conviviendo entre nosotros. Los estudios y el trabajo se detuvo, cuando volvió fue de forma virtual y adaptarnos nos costó.
    Ahora el ir a la oficina ha cambiado, y la mente de los empresarios también, y cuando regrese el momento de ir en un horario constante, a los empleados les costará, es ahí donde el liderazgo y la creatividad de los jefes tiene que surgir, la flexibilidad de la oficina debe entrar en acción, pues también es necesario estar en contacto con los demás empleados, y no solo a través de una cámara, ya que la tecnología no es perfecta y la conexión y comunicación física entre humanos es necesario para un mejor entorno laboral.

  4. La innovación es necesario para toda empresa más aun en la actualidad tecnológica en el que vivimos y más con esta pandemia que azota el mundo, por ello los trabajos fueron remotos y los empleados ya se adecuaron al trabajo desde casa . Los trabajadores tienen un mejor rendimiento cuando se sienten más cómodos y se estresan menos, por lo que se necesita modernizar e innovar en las oficinas, así como los empleadores deben ser más flexibles con sus colaboradores para la mayor productividad de la compañía.

  5. Actualmente muchos trabajadores optan por el teletrabajo, obligando a las empresas a reflexionar si obligaran o no a un trabajo presencial teniendo en cuenta que la interacción física es necesaria para traer efectos positivos en la empresa. Las empresas deben de pensar en una manera de como atraer a los trabajadores a sus oficinas. El punto que me llamo la atención es como con el teletrabajo se reduce las emisiones de carbono favoreciendo a la sostenibilidad que es de suma importancia en el gobierno de las empresas.

  6. El reinventar los ambientes de las empresas como parte de los desafíos para volver a traer a sus trabajadores a las oficinas, implica un cambio en la forma de trabajar, es cierto que la mayoría se siente más cómodo y seguro laborando desde casa por lo que las organizaciones deben adaptarse a esta realidad. Los trabajadores tienen un mejor rendimiento también cuando se sienten más cómodos, por lo que se necesita modernizar e innovar en las oficinas, así como los empleadores deben ser más flexibles con sus colaboradores, es un hecho real de que el mundo laboral está evolucionando.

  7. La situación de la pandemia ha generado una restructuración en el ámbito de espacios laborales, desde la implementación de ciertas medidas sanitarias como un cambio en la infraestructura de aquellas oficinas de espacio reducido, pero considero que esta situación ha dado hincapié a cambios que se tenían que dar en algún momento, por ejemplo el hecho de trabajar desde nuestras casas, situación que nunca imaginamos que se daría, pero esta flexibilización ha generado que los colaboradores de las empresas sientan cierta facilidad al momento de trabajar.

  8. Entre los jovenes se esconden muchas dosis de creatividad e innovación cuando le ponen ganas. por ello la interacción física, sin embargo, es importante para aumentar la creatividad, transmitir la cultura corporativa, formar a los más jóvenes o crear lazos entre los trabajadores. Buien artículo.

  9. Las oficinas tienen que ser flexibles en su flujo de transito de sus cliente y usuarios de servicios tomando en cuenta los protocolos sanitarios. La interacción física, sin embargo, es importante para aumentar la creatividad, transmitir la cultura corporativa, formar a los más jóvenes o crear lazos entre los trabajadores. “Antes los empleados iban a la oficina porque la empresa les obligaba. Con la nueva flexibilidad, las empresas hemos de atraer a los trabajadores para que vayan a la oficina, aunque estén muy bien trabajando en casa”, Excelente artículo.

  10. “El hábito de ir a trabajar todos los días a una oficina se ha visto alterado, y cuándo un hábito se rompe es cuando se puede crear uno nuevo. La era del escritorio permanente ha acabado”, La pandemia está obligando a pensar de manera diferente a los empleadores sobre la viabilidad de permitir a sus empleados trabajar de forma flexible. Estamos viviendo un momento de cambio real en el mundo laboral impulsado por una crisis existencial. Todas estas consideraciones hay que tomarlas eb favo del talento humano.

  11. Las empresas y sus directivos han abierto los ojos a las maravillas del trabajo remoto. Zoom y otros sistemas de videollamadas no son perfectos, pero nos han liberado de la oficina. Los nómadas digitales, ya lo estaban haciendo, y ahora nosotros aprendemos de sus experiencias. Yo mismo lo hice viajando por Asia y sentí la confianza de que este sistema puede funciona. Cambio o muerte para las empresas que no se adaptan ql cambio tecnológico.

  12. Primero son los trabajadores bien motivados para que sean los mejores en atención al público, en los servicios de iseños de productos para la calidad de vida en favor del cliente. La pandemia ha demostrado que el teletrabajo es plenamente productivo. Además, la demanda de flexibilidad es tan unánime que “ofrecerla será clave para retener a los empleados o para captar otros nuevos”

  13. Tras un año de teletrabajo, apenas un 4% de los trabajadores desea volver a trabajar todos los días en la oficina, según un estudio realizado por el IESE y Savills Aguirre Newman, aunque también son pocos, un 14%, los que quieren quedarse solo teletrabajando. Por ello las empresas se reinventan o desaparecen y quiebran. Lo mejor es adaptarse a los cambios que exige el mercado-