“Somos malos ancestros de nuestro futuro”: el escritor que viajó a las profundidades del mundo para conocer todas sus virtudes

  • José Carlos Cueto
  • Hay Festival Digital Colombia@BBC Mundo

Robert Macfarlane

Dice Robert Macfarlane que en las catacumbas de París sintió mucho miedo.

Que allí, aunque creía que había superado la claustrofobia, esta regresó y le estrujó el cuerpo hasta casi provocarle asfixia mental y fisiológica.

Le sucedió al pasar por un túnel demasiado estrecho. Para atravesarlo debía recostarse, poner la cabeza de lado, inmovilizar las extremidades, arrastrarse como gusano.

El espacio era tan estrecho que sentía sus brazos bloqueados contra su cuerpo. Luego vino la opresión en el pecho y los pulmones. Apretó su aliento con fuerza. Si el túnel se estrechaba dos pulgadas más, quedaba atrapado. Pensar en continuar era atroz. Regresar, incluso peor.

“¿Cuándo se acaba el túnel?”, pensaba con angustia Macfarlane, un escritor británico que viajó literalmente al inframundo de nuestro planeta para buscarle las virtudes que, dice, hemos desdeñado como humanidad durante decenas de miles de años.

El susto que pasó en París, y del que afortunadamente salió airoso, fue solo un lunar en una aventura por el subsuelo terrestre que duró alrededor de siete años.

En ese tiempo, visitó cuevas, minas, refugios subterráneos, tumbas milenarias y subsuelos polares.

Macfarlane es miembro del prestigioso Colegio Emmanuel de la Universidad de Cambridge en Reino Unido y se especializa en escribir libros sobre paisajes y naturaleza.

BBC Mundo conversó con él sobre su último libro Underland: A Deep Time Journey (Bajo tierra: Un viaje en el tiempo profundo), en los días previos a la edición digital del Hay Festival de Colombia 2021.

Short presentational grey line

Tras leer tu episodio en las catacumbas parisinas pensé que tu libro, definitivamente, no es para claustrofóbicos. Pero, ¿puede ser algo claustrofóbico y fascinante al mismo tiempo?

La verdad es que mucha gente me ha confesado que tuvo que apartar el libro en ese momento. Algunos ni siquiera han sido capaces de regresar a ese fragmento. Y sí, como escritor eso es algo que me fascina: compartir el miedo, escribir algo que el lector no sea capaz de leer.

Aquella fue una de las dos veces que me sentí propiamente asustado en mi aventura por el subsuelo. Sentí el riesgo, el miedo profundo. La otra vez que me sucedió fue en Noruega, un viaje también difícil y peligroso.

Yo creía que había superado la claustrofobia, pero en esos episodios volví a sentirla. Es algo que también me interesa explorar: la forma en la que el cuerpo siente cosas que se escapan del control de la mente. Todavía sueño con los momentos de miedo bajo tierra.

Es algo paradójico. El espacio bajo tierra está lleno de inestabilidad y peligro, pero también es el lugar más seguro, donde ponemos nuestros objetos más preciados: los muertos, los tesoros, las pertenencias valiosas.

Osarios con restos humanos en las catacumbas de París.

¿Cuándo surgió la idea de emprender un viaje por el subsuelo?

La idea surgió en 2010, un año en el que resultaba realmente difícil no pensar en cuántas cosas suceden bajo tierra. Ese fue el año del fatídico terremoto de Haití, la erupción volcánica en Islandia y de los 33 mineros que quedaron atrapados en Chile y se les recató uno por uno mientras se retransmitía por la televisión.

Recuerdo quedar muy impresionado por esas imágenes, por cómo salían en una cápsula que la NASA había ayudado a diseñar. Realmente me pareció que habían llegado del espacio, de otro planeta.

Conocemos tan poco el subsuelo que para mí es como si fuera, de hecho, otro planeta.

Hombre atravesando un túnel en las catacumbas de París.

Tu primer libro sobre paisajes iba sobre las montañas. El último va sobre el subsuelo. Es un cambio considerable…

Me encanta el alpinismo y mi primer libro buscaba entender qué motiva que las personas escalen montañas. Aquello fue un rompecabezas relativamente fácil de resolver, porque realmente solo hemos estado escalando montañas durante unos 300 años.

Aquel libro se publicó hace alrededor de dos décadas, y me ha tomado todo este tiempo aplicar la lógica contraria e intentar explicar por qué a un humano le puede gustar ir bajo tierra.

Esa costumbre es mucho más antigua que escalar montañas.

Los enterramientos bajo tierra suceden desde antes del homo sapiens. Tenemos registros de la prehistoria de enterramientos y de arte rupestre en cuevas. Resulta muy antiguo y misterioso porque, aún con todo eso, el espacio subterráneo sigue siendo un reino desconocido.

Como especie tendemos a permanecer en la luz, huir de la oscuridad. Probablemente se sepa menos sobre el subsuelo que lo que conocemos sobre la Luna y parte del espacio.

Caminamos sobre secretos todo el tiempo.

Hay un fragmento del libro en que afirmas que los humanos solo entendemos la luz cuando hemos vivido en la oscuridad. Siento que esa frase tiene bastante relación con todo lo que estamos viviendo con la pandemia.

Puede que esa sea la frase del libro que ha acabado siendo más fidedigna y verídica, sobre todo desde que nos golpeó la crisis del coronavirus.

La escribí porque cada vez que emergía desde el subsuelo, ya fuese desde una cueva o desde las catacumbas de París sin poder ver el sol, salir era renacer. Probablemente sea la experiencia más poderosa que conozco. Volver a ver los colores, las aves, los cielos… por unos minutos se convertía en una experiencia psicodélica.

Solo se aprende a apreciar el poder de la luz cuando te la han arrebatado. Es una idea que desde entonces me vuelve una y otra vez. Es lo que siento desde que el covid nos impactó.

Mientras escribía el libro, nuestro mayor trauma como especie eran los peligros del cambio climático. Pero ahora la pandemia es nuestro desafío más urgente.

Las veces que los confinamientos nos han dado un respiro, que hemos vuelto a la luz, mucha gente se ha fascinado por cómo los actos más simples del mundo nos hacen felices.

La pandemia nos enseña a amar la normalidad.

Cantera de pizarra de Gaewern en Gales, convertida en un vertedero inundado para automóviles y otros bienes pesados.

Leyendo el libro me daba también la impresión de que hay tantas cosas por descubrir que la mayoría de nosotros moriremos completamente inadvertidos sobre todo lo que sucede bajo tierra.

Creo que la ignorancia en ese caso puede ser buena, puede incitarnos a descubrir más.

Me fascinó descubrir cómo los hongos, bajo tierra, conectan plantas y sistemas vegetales desde hace millones de años y se transfieren minerales, vitaminas y recursos, y sin embargo solo hemos aprendido suficiente sobre ello en los últimos 20 años. Aunque es verdad que algunas culturas indígenas ya intuían este sistema conocido como wood wide web.

En el capítulo en que me adentré en las profundidades para conocer más sobre la búsqueda de la materia oscura también conocí aspectos interesantes. Y es que apenas ahora es que estamos conociendo mejor la inmensa biomasa que permanece bajo la tierra, al menos a 11 kilómetros de profundidad.

Se trata de masa bacteriana fundamentalmente, pero que supera por mucho en masa a todos los seres vivos sobre la tierra. Es algo extraordinario.

Viajar al subsuelo fue un recordatorio permanente de lo poco que sabemos y lo humildes que debemos permanecer. Es lo que intento con el libro.

Robert Macfarlane en un cementerio nuclear en Inglaterra.

¿De todo lo que viste, qué fue lo que más te impactó?

Siempre es difícil elegir. Fue extraordinario estar en Groenlandia y ver los casquetes polares derretirse más rápido que nunca. Ahí tuve un gran sentido de lo volátil que se está volviendo el planeta.

Lo otro que me impactó sucedió en el último capítulo, en Finlandia, en la instalación profunda donde se alojan desechos nucleares. Esperaba encontrar el lugar más depresivo de mis viajes, y al final fue donde me animé más.

En este lugar la gente estaba tratando de ser buenos ancestros, poniendo a salvo materiales con potencial peligroso durante al menos dos generaciones por venir.

Entrada a una tumba milenaria en el noroeste de Escocia.

En el libro hablas con frecuencia de la forma en que nuestra especie infravalora el espacio subterráneo. Incluso pones un ejemplo de cómo lo hacemos a través de nuestro propio lenguaje.

Infravaloramos el subsuelo y, de hecho, en la literatura solemos llamarlo inframundo, algo negativo. Tenemos muy incorporada la idea de que lo de arriba es bueno y lo de abajo es malo. Son sedimentos en nuestro idioma y pensamientos.

Al subsuelo se le asocia con la muerte, el peligro, el desecho. Es ahí donde con frecuencia metemos las cosas que no queremos ver. Donde, por ejemplo, hemos explotado a mineros durante muchos años. Hay muchas connotaciones negativas sobre el espacio subterráneo que están muy extendidas.

Yo trato de emplear otra narrativa, la de que el subsuelo tiene la clave para ver el futuro y para obtener conocimientos útiles y valiosos. Por ejemplo, con la búsqueda de la materia oscura y la glaciología, donde se investiga y se trata de entender el futuro analizando lo que ocultan las capas de hielo.

Robert Macfarlane bajando por el glaciar Knud Rasmussen, en Groenlandia.IMAGEN,HELESPENCELEY/PIRHUK. A Robert Macfarlane se le ocurrió la idea de viajar bajo tierra en el año 2010. Su libro se publicó finalmente en 2019.

Pero tú tienes el deseo incluso de que cambiemos nuestro lenguaje, que este se vuelva más fidedigno y que describa mejor la animación de lo que nos rodea.

Sí, es una idea que me interesa. Es algo que la botanista estadounidense Robin Kimmerer describe como la gramática de la animación.

Te pongo un ejemplo. El inglés es un idioma desarrollado en los últimos 500 o 600 años con una visión poco animada de lo que es el mundo vivo. Para todo lo que no es humano, lo llamamos “it”, sin siquiera darle un género.

Yo creo que eso al final ha terminado vinculando a la naturaleza como un recurso para ser explotado, más que una comunidad de la que todos formamos parte.

Durante años, el colonialismo europeo capitalista ha expuesto a la naturaleza y al resto de especies como meros recursos.

Me interesa cómo el lenguaje configura lo que para mí es una ideología desastrosa y las formas en que podemos modificar el lenguaje para reconocer la vida que hay en las cosas.

Robert Macfarlane en Noruega.

A lo largo del libro te preguntas continuamente si en nuestra generación estamos siendo buenos ancestros del futuro ¿Llegaste a alguna conclusión?

Sí, concluí que somos malos ancestros de nuestro futuro. Creo que el coronavirus nos ha desviado de la conciencia de estar viviendo un tiempo crítico para la humanidad.

Estamos respondiendo como gobiernos y naciones a un desafío situado en un marco temporal cortoplacista. Y por resolver algo tan inmediato nos estamos volviendo hiperreactivos como especie.

Creo que esto tendrá graves consecuencias para lo que llamamos nuestro pensamiento a largo plazo; nuestra responsabilidad con el futuro, con el clima en particular.

Nuestra posibilidad de ser buenos ancestros me parece otra de las víctimas que ha dejado la pandemia.

Línea

Este artículo es parte de la versión digital del Hay Festival Digital Colombia, un encuentro de escritores y pensadores que se realiza entre de22 al 31 de enero de 2021.

 – – – – – – – – – – – – – – – – – — – – – – – – – – – – – – – –

Robert Macfarlane (nacido el 15 de agosto de 1976) es un escritor británico y miembro del Emmanuel College de Cambridge .

Es mejor conocido por sus libros sobre paisajes, naturaleza, lugares, personas y lenguaje, que incluyen The Old Ways (2012), Monumentos (2015), The Lost Words (2017) y Underland (2019). En 2017 recibió el premio EM Forster de Literatura de la Academia Estadounidense de Artes y Letras . Está casado con la profesora de historia y literatura china moderna Julia Lovel.

Elaborado por Luis Alberto Pintado Córdova

DEEP TIME, inspired by Robert Macfarlane’s book. Underland Fuente: TheBookshopBand

72 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Mientras más conocemos, menos sabemos. Claro ejemplo que conocemos más sobre el exterior, que nuestro propio planeta; y no está mal, la tierra tiene muchas cosas de las cuales no sabemos mucho, poco nada como el subsuelo, fondo del océano, incluso cada año se hallan más especies animales, nuevos tipos. La tierra tiene tanto por ofrecernos, que no viviremos lo suficiente para gozarlo todo. Otra cosa que destaco, es que tiene razón al decir que la pandemia nos ha hecho ver la “normalidad” como algo hermoso, salir después de tanto tiempo del confinamiento nos ha hecho ver las maravillas que hay, como mirar al cielo y ver lo despejado, admirar los animales, el simple hecho de respirar aire fresco. Son lujos que no muchos saben admirar.

  2. Excelente, este articulo nos lleva a reflexionar sobre lo que esconde el subsuelo historia, lenguaje, conocimiento todo lo que podemos aprender de lo carente de luz. Aventuras únicas que con un buen escrito podremos leer y sentir que estar dentro de esos kugare, que buscan inmortalizar dichos lugar que en un futuro no muy lejano serán desconocidos. La experiencia vivida por el escritor nos enseña que hay todo un mundo por descubrir, un mundo de lleno de naturaleza pero que es duro sobrevivir en este y ya vemos lo difícil que fue para el atravesar por cuevas angostas y afrontar así su claustrofobia. Este mundo aun esta en descubrimiento continuo esperando a ser explorado. El saber apreciar la luz tras estar en la oscuridad reflejado en la supervivencia en esta pandemia por la cual estamos desviándonos de otros problemas globales como el cambio climático y no augurando un futuro para las siguientes generaciones.

  3. El principal reto para nuestro futuro es que se convierta en una mejor manera de convivencia para todos los habitantes del mundo y de futuras generaciones. La globalización ofrece grandes oportunidades, pero sus beneficios, en este momento, se distribuyen de manera muy desigual, la búsqueda continua por mejorar el bienestar material de la gente amenaza con sobrepasar los límites materiales del planeta, a menos que se dé un cambio radical, las desigualdades existentes y la lucha para acceder a los recursos naturales escasos, son determinantes clave de situaciones de conflicto, hambre, inseguridad y violencia que a su vez frenan el desarrollo humano y los esfuerzos para lograr un desarrollo sostenible.

  4. El análisis que hace el autor sobre la profundidad, como a lo largo de la historia el ser humano, ha estado fascinado por ello, y como él, en su afán de experimentarla, ha viajado alrededor del mundo, para tener un enfoque más personal.
    Él indica que si bien, muchos entendemos la profundidad como algo negativo, esta puede ser la solución a nuestros futuros problemas, dado que es una parte de la tierra que casi nadie quiere explorar por temor.
    Menciona también que, los seres humanos seremos malos ancestros a las futuras generaciones porque no estamos contribuyendo al cuidado del planeta, que cada día se ve más perjudicado por nuestro accionar.

  5. El mundo contiene tanta belleza natural, lugares majestuosos y que nos dejan sin aliento, tengo la seguridad de que lo que conocemos es solo un pedazo de nuestra tierra, existen lugares sorprendentes que aun están a la espera de ser descubiertos y admirados, cada lugar es mas impresionante que el otro, muchos de estos lugares nos aterrarían y enamorarían por la lo sorprendentes que son y han de ser, el sr. Robert Macfarlane es de admirar que privilegio conocer de manera mas amplia la belleza de la tierra.

  6. Es admirable lo que hizo Robert Macfarlane, pues estuvo dispuesto a enfrentar miedos tan comunes en los seres humanos, como la oscuridad y la soledad, para poder encontrarse así mismo y conocer muchas de las virtudes de nuestro planeta tierra, que los demás ignoramos. Es interesante ver como, el encontrarnos en un lugar sórdido, vacío, oscuro e incluso por qué no, también melancólico, empezamos a valorar la libertad, la claridad de la luz del día, la compañía, los colores, etc., que muchas veces ensimismados en nuestras actividades y ocupaciones ignoramos. Esta historia me hace preguntarme, si yo sería igual de valiente que Robert, y podría realizar la misma hazaña, y la verdad es que a veces es muy difícil dejar nuestro confort y salir a explorar nuevas cosas, descubrir nuevos mundos y frenar algunas cosas que estamos haciendo, para poder encontrarnos a nosotros mismos. Un articulo muy reflexivo e interesante!

  7. En el mundo existe una gran cantidad de maravillas que hasta aún falta conocer, algunas ubicadas en lugares que sin accesorios profesionales no se puede acceder. El libro del autor es muy destacable debido a que descubre lugares recónditos donde nadie o casi nadie ha ido o ha descubierto. Es sorprendente la gran belleza que esconde la misma naturaleza, y por ello este autor la describe, describe lo increíble que es el subsuelo, y distintas capas de la tierra.

  8. Un artículo con un contenido sorprendente, nos comenta Robert Macfarlane que en las catacumbas de París sintió mucho miedo. Que allí, aunque creía que había superado la claustrofobia, esta regresó y le estrujó el cuerpo hasta casi provocarle asfixia mental y fisiológica. Le sucedió al pasar por un túnel demasiado estrecho. Para atravesarlo debía recostarse, poner la cabeza de lado, inmovilizar las extremidades, arrastrarse como gusano. Sin duda el ser humano es de retos y cada día nos superamos a nosotros mismo.

  9. Este artículo, particularmente el escritor pretende resaltar las cosas simples de la vida, lo más mínimo resulta tan importante. Desde apreciar el valor de la luz, que solo lo atesoramos cuando no lo tenemos. Un escritor digno de admirar, capaz de vencer sus propios miedos y además arriesgarse a conocer nuevos lugares, que no eran parte de su rutina. Hay todo un mundo por descubrir, la experiencia del escritor nos motiva nos induce a querer también conocerlo, conocer cada rincón del mundo, desde el lugar más alto hasta el más bajo, en el mundo aún nos falta mucho por conocer y está esperando a ser explorado.

  10. Es increíble las maravillas que desconocemos de un lugar tan mencionado, pero poco descrito como lo son las profundidades de la tierra. En muchas ocasiones se suele hablar sobre la oscuridad o el miedo que se puede llegar a experimentar, pero que hasta no sentir una sensación similar a las descritas en el libro de este autor no podremos conocer y valorar el ambiente que nos rodea. Asimismo, algo que destaco del libro es el hecho que con las acciones y el comportamiento propio de los humanos en el presente estamos siendo malos ancestros de nuestro futuro, y que mediante una pandemia la naturaleza nos mostro lo maravillosa que es y que estamos perdiendo ese ambiente. Sin duda un articulo con bonito mensaje.

  11. Es una investigación muy interesante la que realizó Robert Macfarlane, nos recuerda las acciones erróneas que esta realizando la humanidad, sin darnos cuenta que somos solo una especie más del planeta, por lo que, debemos respetar la naturaleza y la diversidad que nos rodea. Viéndolo a largo plazo él considera, y claramente es verdad, que las acciones egoístas realizadas por los seres humanos han traído consecuencias degradando muy rápidamente nuestro planeta.
    Por otro lado, ha resaltado los pequeños detalles, dándole mayor protagonismo a espacios que normalmente ignoramos, volviéndolos espectaculares desde su enfoque y análisis.

  12. Las bondades que nos presenta el subsuelo es fascinante. Un mundo enriquecido por diversos recursos naturales, flora y algunas otras características.
    Estar en ese territorio debe ser un privilegio , conocerlo y estudiarlo a fondo más aún.
    Con respecto a la idea claustrofobica que tiene el escritor está relacionado con un problema común hoy en día. La ansiedad y pánico emocional son protagonistas en la actualidad para la sociedad.
    El mensaje es certero “solo entenderíamos la luz si hemos vivido en oscuridad”.
    Infrovaloramos lo que no conocemos, le damos ese toque espeluznante a una parte de la tierra que poco se atreverían a conocer.

  13. Qué buena entrevista, de hecho me impactó lo que dijo el sr. Robert Macfarlane, “El subsuelo tiene la clave para ver el futuro y para obtener conocimientos útiles y valiosos”, ya que no es una frase tan común ya que normalmente estamos acostumbrados a escuchar o leer que el subsuelo se le asocia con la muerte, el peligro, el desecho., Sin embargo el sr. Robert nos comenta que no es así, que hay un nuevo mundo por explorar e investigar. Buen artículo

  14. Los seres humanos no valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos, es lo que resalta el autor cuando viajaba en túneles subterráneos donde estaba en completa oscuridad, solo alumbrado por linternas. Me exalta la descripción de como algo tan simple como ver la luz del dia, los sonidos, las aves, la naturaleza en si pueden sentirse maximizada al haber pasado por una experiencia oscura y peligros en el sub subsuelo, representa la emoción mas poderosa que conoce, según describe.
    Además de lo interesante de lo poco que conocemos de las espacios subterráneos que a pesar de la claustrofobia que sentía, lo describe como una experiencia emocionante.

  15. interesante articulo y estoy muy de acuerdo con el escritor Robert Macfarlane, nosotros somos seres que destruimos el lugar donde vivimos y no valoramos las maravillas que nos ofrece la naturaleza sea en el subsuelo o el exterior de ella. Muchas veces nos asusta lo que no conocemos y personalmente me gustaría conocer cuevas o catacumbas, pero el miedo de estar bajo suelo me hace repensar esa posibilidad creo que es como dice el escrito que esto se debe al lenguaje que utilizamos cuando hablamos del subsuelo y lo hablamos como algo aterrador. Al final creo que si no nos arriesgamos a conocer nuestro planeta nos perderíamos de lo maravilloso y complejo que es el lugar donde vivimos. Seamos mas aventureros por que la vida es corta.

  16. Impresiónate Historia en la que nos muestra una aventura por lo desconocido e intrigante ya que muy pocos conocemos sobre el subsuelo, que lo hemos catalogado como algo malo, ruin pero no sabemos lo importante que puede ser para el futuro ya que dentro del subsuelo se esconde materiales nocisvos para nuestra sociedad,. Es entendible huyamos de los desconocido pero es importante conocer más sobre ya que hay muy pocas investigaciones sobre ello.
    Una frase que me llamo la atención que los humanos solo entendemos la luz cuándo hemos vivido en la oscuridad, eso lo demostró el autor cuando estuvo en las cuevas o túneles super estrechos y al poder ver la luz es una sensación inigualables que muy pocos conoces de valorar de los que nosotras pensamos que nunca se acabará.

  17. Un autor con las agallas para vencer sus propios temores con la finalidad de conocer por sí mismo lo más profundo de nuestro planeta, las historias más recónditas, un nuevo universo para muchos de nosotros que vivimos de la luz del sol, de sus problemas y su belleza. Este autor, quien no solo viajó al subsuelo sino también a las montañas, nos muestra más que paisajes inéditos, nos muestra su filosofía de vida, sus mejores ideales, su valentía y su perseverancia, valores que muchos de nosotros deberíamos interiorizar para conquistar nuestros sueños y no vivir en la rutina, aunque al principio sí debemos seguir ciertas recomendaciones, como el estudiar, obtener trabajos fructuosos y aprender a manejar nuestros recursos, puesto que estos viajes para conocer nuevos lugares (mi sueño), o cualquiera que sea tu sueño, puede ser costoso y hay que estar listo para asumir ese costo sin descuidar tu equilibrio económico. Vive la vida como si fuera a terminar, siempre cuidando el no hacerle daño a los demás.

  18. Resalto el valor del protagonista de este artículo, es impresionante como el autor enfrento sus propios miedos con el afán de explorar lo inexplorable y demostrarle al mundo de lo que nos estamos perdiendo cegados por un mundo donde nos dejamos llevar por nuestras emociones, problemas e internet. Donde hay muchas partes del mundo que nos puede demostrar su majestuosidad e experimentar situaciones imaginables que contarlo solo lo hace revivir sus experiencias. Muy interesante artículo, un claro mensaje de arriesgarnos a vivenciar y explorar lo impresionante que se ocultan delante de nuestros ojos

  19. En los últimos años vemos que nosotros tenemos ideas muy cerradas de que solo vivimos el día a día, estamos preocupados por nuestros compromisos, en las tareas que tenemos como personas que nos olvidamos el preciado regalo de la vida que es la naturaleza, por la experiencia del autor me hace reflexionar de que el subsuelo es muy relevante en la vida y lo mucho que nos falta por explorarlo. Un ejemplo claro es lo que estamos viviendo con esta pandemia, nos ha desviado nuestra preocupación mientras en el mundo está pasando un momento crítico, y el futuro que estamos dejando para los nietos de nuestros hijos por tener un pensamiento cortoplacista. Mucho por reflexionar nos deja está lectura.

  20. Llegar a la conclusión de que somos malos ancestros de nuestro futuro nos deja muy desconcertados ya que la humanidad actúa por instinto, esta pandemia que estamos pasando para algunos lo ven como algo simple pero otros si toman conciencia de lo que está sucediendo al rededor.
    Disfrutar de lo que nos brinda la naturaleza es uno de los regalos más hermosos del planeta. Disfrutar de eso es grato y saludable. Descubrir y afrontar tus miedos arriesgándose para poder saber cómo se siente, es decir, vivirlo en carne propia.
    De las experiencias se vive.
    Excelente artículo de reflexión

  21. La naturaleza está llena de lugares que aún no han sido explorados, y lo que hay destacar es que la humanidad es el peor enemigo de la naturaleza y que estamos siendo ingratos con nuestros ancestros al no valorar las reliquias y tesoros que hay debajo de nosotros. Desde tiempos remotos cada lugar, especie, etc. que el humano descubre solo la extingue y/o destruye. La herencia para las futuras generaciones es concientizar a la conservación de los futuros descubrimientos arqueológicos o de especies y de ese modo, la naturaleza preservara los tesoros que tiene escondidos.

  22. El ser humano siempre ha querido conocer todo lo que aún está fuera de nuestro alcance pero todavía no terminamos de conocer por completo nuestro propio hogar, la Tierra. Tenemos mucho que conocer, mucho que explorar y gracias a libros como el científico de este artículo, las personas que no tienen la oportunidad de conocer lugares inexplorados pueden disfrutar de la emoción de encontrar nuevos conocimientos, por ejemplo sobre el subsuelo en este artículo, que pueden pasar desapercibidos.

  23. Me quedo con esta frase del articulo. ¨Hay un fragmento del libro en que afirma que los humanos solo entendemos la luz cuando hemos vivido en la oscuridad¨. realmente creo que esta frase tiene bastante relación con todo lo que estamos viviendo con la pandemia, y es que muchas veces las personas necesitamos tocar fondo o caer bien hondo para saber que existe un limite en ambos extremos, muchos de nosotros han podido identificarse quizás al leer este articulo, los humanos necesitamos experimentar una situacion para saber que es vivir al otro extremo y valorarlo.

  24. Nuestro mundo aún tiene mucho por explorar así lo demuestra el escritor británico Robert Mcfarlane que se aventuró siete años en el subsuelo para plasmar en su libro donde señala lo difícil que es pero también los secretos que aguardan como las antiguas civilizaciones , entierros, bacterias lo desconocido para muchos ,una clave para el futuro en sus capas dejando de lado el negativismo sobre el llamado Inframundo, el apreciar la luz tras estar en la oscuridad reflejado en la supervivencia en esta pandemia por la cual estamos desvíandonos de otros problemas globales como el cambio climático y no augurando un futuro para las siguientes generaciones

  25. Cada vez más nos damos cuenta de lo poco que conocemos realmente, yo tampoco tomaba en cuenta la importancia del subsuelo y lo que esta podía albergar, pero su experiencia me hace volver a pensar sobre ello. Así como el hecho de que apreciamos más las cosas cuando hemos estado privadas de ellas, que es tal cual lo que nos pasa hoy en día. Y lo que es preocupante, que no estamos siendo buenos ancestros para las futuras generaciones, qué sociedad y qué mundo les estamos dejando. Muy reflexivo el artículo.

  26. Hemos visto alrededor del mundo una serie de protestas para poner de manifiesto las responsabilidades de diversas empresas mineras, como en el caso de nuestro país por la problemática relacionada al tema de las aguas contaminadas y los efectos nocivos en las poblaciones aledañas las cuales al no estar en la ciudad capital, Lima, no tienen el mismo impacto ni repercusión mediática. Esto es un error que tiene en sus orígenes la idea de que, al no ser países de primer mundo o estar en vías de desarrollo, estos temas no suelen ser tan urgentes como los temas de índoles político o las convulsiones sociales por la actual emergencia sanitaria. Sin embargo, esto solo es caer en un craso error porque debemos tener claro que luego de pasar por toda esta situación haremos frente a este problema más tarde que temprano y hacerlo sin tener una planificación o fortalecimiento institucional de los principales entes rectores de nuestros recursos naturales o del actuar de las diversas organizaciones que lucran con un mayor impacto ambiental solo nos dejará otra sensación de haber desaprovechado una gran oportunidad.

  27. A lo largo de la historia de la humanidad el ser humano siempre ha querido saber que hay más allá fuera de este planeta, saber más del espacio, planetas, y el universo en general, pero hay algo que aún no termina de conocer en su totalidad y es la misma tierra, el cual este científico cuenta en su libro muchas anécdotas que vivió al hacer sus inscursiones en las cuales de adentraba en catacumbas y espacios menos concurridos, cuenta que en 2010 le surgió está idea al ver los casos que impactaron a nivel mundial como el terremoto de Haití o los mineros atrapados en chile. En sus viajes pudo ver cómo la vida surge desde un punto al cual la mayoría de seres humanos le temen que es el estar bajo tierra en definitiva el hace una observación en la cual está pandemia desvía un poco la atención y la consciencia que debemos tener hacia el cambio climático que es verdadero problema que no aquejara a futuro.

  28. Nuestro país al tener una singular y difícil geografía esconde diversas cuevas subterráneas cada uno con sus características y hermosos paisajes; lugares como lo expresa en el artículo, fuera de lo común, que te enseñan muchas cosas y podemos vivir emocionantes experiencias. Una de ellas es la caverna de Quiocta y las cavernas de Leo en la región Amazonas, el cual visite y quede completamente impresionada por lo maravilloso que es la naturaleza y lo que puede existir debajo del suelo (pozos naturales, estalactitas, estalagmitas y restos óseos). No puedo negar que sentí miedo al ingresar ya que el acceso era angosto, sin embargo como vas ingresando es muy amplio que te cautivara, superando así el miedo.

  29. A veces estamos tan encerrados en nuestro mundo, en nuestros pendientes, en nuestras labores diarias que no nos percatamos en la asombrosa naturaleza que nos rodea, que no vivimos en un mundo lleno de edificios, sino que vivimos en mundo compuesto por montañas, lagunas, penínsulas que debajo de nosotros hay cuevas maravillosas de espectacular diseño.
    La experiencia vivida por el escritor nos enseña que hay todo un mundo por descubrir, un mundo de lleno de naturaleza pero que es duro sobrevivir en este y ya vemos lo difícil que fue para el atravesar por cuevas angostas y afrontar así su claustrofobia. Este mundo aun esta en descubrimiento continuo esperando a ser explorado.

  30. Explorar lo que pocos pueden visitar, encontrar maravillas que muy probablemente pocos podamos conocer .
    Aventuras únicas que con un buen escritos pordemos leer y sentir que estar dentro de esos kugare, que buscan inmortalizar dichos lugar que en un futuro no muy lejano serán desconocidos.
    Lugares que es más seguro guardar nuestras cosas más presiada, porque pocos se atreven a explorarlo.

  31. “Solo se aprende a apreciar el poder de la luz cuando te la han arrebatado”,El subsuelo esconde un sin fin de cosas que no necesariamente tienen que ser negativas y cuanta verdad contiene la frase que nos regala. El punto que toca sobre la connotación negativa que se le ha venido dando al subsuelo asociado a la muerte y lo malo, es algo que se debe de ir quitando del inconsciente colectivo. Este articulo nos lleva a reflexionar sobre lo que esconde el subsuelo historia, lenguaje, conocimiento todo lo que podemos aprender de lo carente de luz.

  32. La idea del libro/crónica de viaje está implantado en nuestro ADN desde el principio de los tiempos: por ahí siguen fluyendo Herodoto y Moisés y Homero y Marco Polo y Dante. Más tarde y entre muchos otros, escritores como Melville, James, Dickens, Twain, London, Dinesen, los Lawrence (D. H. y E. T.), Hemingway, Capote y Naipaul no dudaron en trazar sus vidas nómades como parte importante de su obra sedentaria. Viajando se conoce gente pero, también, se conoce uno mismo. Pero muy pocos escritores se adentraron hacia el subsuelo como Julio Verne y otroa pocos. Este autor Robert Macfarlane nos lleva al interior de nuestros pensamientos haciéndonos reflexionar sobre problemas actuales. Una lectura encantadora acompañado de un excelente vídeo con arte musical.

  33. Solo un gran escritor con gran personalidad y sensibilidad artística y humana puede declarar que mientras escribía el libro, nuestro mayor trauma como especie eran los peligros del cambio climático. Pero ahora la pandemia es nuestro desafío más urgente.
    Luego afirma que las veces que los confinamientos nos han dado un respiro, que hemos vuelto a la luz, mucha gente se ha fascinado por cómo los actos más simples del mundo nos hacen felices. La pandemia nos enseña a amar la normalidad. Un excelente artículo para la reflexión humana.

  34. Hermosa declaración de que los hombres se alejan de la luz para protegerse en las vaernas y profundidades desde la prehistoria. Los enterramientos bajo tierra suceden desde antes del homo sapiens. Declara registros de la prehistoria de enterramientos y de arte rupestre en cuevas. Resulta muy antiguo y misterioso porque, aún con todo eso, el espacio subterráneo sigue siendo un reino desconocido. Una grancultura.

  35. Conocer la inestabilidad y los peligros de su viaje el autor nos dice su verdad que mucha gente le ha confesado que tuvo que apartar el libro en ese momento. Algunos ni siquiera han sido capaces de regresar a ese fragmento. Y sí, como escritor eso es algo que le fascina: compartir el miedo, escribir algo que el lector no sea capaz de leer.
    Confiesa el escritor que fue una de las dos veces que sintió propiamente asustado en mi aventura por el subsuelo. Sintió el riesgo, el miedo profundo. Buena historia para este gran artículo.

  36. Este autor me trajo a la mente “Las montañas de la mente” es un apasionante viaje cultural a través de la historia de nuestra fascinación por estas moles de piedra y hielo. Robert Macfarlane nos brinda interesantes referencias literarias e históricas que acompaña con las evocadoras descripciones de sus propios ascensos, investiga los descubrimientos geológicos y los fenómenos naturales que atrajeron a los primeros exploradores, e intenta comprender el irrefrenable deseo por lo desconocido, el poder de las alturas y las cimas a través de las ideas de aquellos personajes que, a lo largo de las décadas, contribuyeron a forjar el actual imaginario colectivo.
    Excelente artículo de este poeta de la naturaleza y gran narrador británico.