Revolución 60

Cuba y Venezuela: adiós, revoluciones

La Revolución cubana encontró en Venezuela el apoyo económico necesario para sostener su fracaso financiero, mientras que la revolución bolivariana buscó en Cuba el prestigio simbólico que le faltaba. Hoy, ambos proyectos insignes de la izquierda latinoamericana parecen ejercicios fallidos y su futuro, indisolublemente unido.

Cuando el 11 de abril de 2002 una componenda de las Fuerzas Armadas y grupos económicos privados venezolanos sacó a Chávez del poder, la ayuda de Castro fue fundamental para que lo recuperara tres días después. Hay quienes dicen que a partir de ese momento Cuba prácticamente gobierna en Venezuela.

La Revolución cubana encontró en Venezuela el oxígeno necesario para alargar su agonía, mientras que la revolución bolivariana buscó en Cuba el pedigrí que le faltaba a su origen extemporáneo. Pero aunque el destino de ambas revoluciones parece indisolublemente unido desde entonces, están muy lejos de ser una misma cosa.

La entrada de Fidel Castro a La Habana en enero de 1959 marcó un hito en la historia latinoamericana y mundial. Durante su discurso triunfal, el poeta nicaragüense Ernesto Cardenal estaba ahí y escribió que “el Espíritu Santo iniciaba una epifanía”. Pablo Neruda, premio Nobel de literatura, le escribió al líder de los barbudos en Canción de gesta: “Esta es la copa, tómala, Fidel. / Está llena de tantas esperanzas / que al beberla sabrás que tu victoria / es como el viejo vino de mi patria: / no lo hace un hombre sino muchos hombres / y no una uva sino muchas plantas”.

La Revolución cubana fue una hija auténtica de su tiempo. No pasó así con la revolución bolivariana. Hugo Chávez encarnó el abandono de las clases populares venezolanas en el momento en que el comunismo caía derrotado y terminaba de perder, entre otras cosas, su poesía. En lugar de ofrecer guerrilleros heroicos —como el Che Guevara— y despertar el fervor revolucionario del sacrificio, Venezuela le ofreció petróleo y dinero a quien la siguiera.

Con los años, ya muerta la ilusión, lo que el castrismo traspasó al chavismo no fue una creencia, sino estrategias de poder, sistemas de vigilancia, mecanismos de control, redes de complicidad: el modo de administrar una iglesia.

Nicolás Maduro dio su discurso durante la reunión de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, en diciembre de 2016, frente a un cartel con los rostros de Hugo Chávez y Fidel Castro.Credit…Yamil Lage/Agence France-Presse — Getty Image
También envió médicos, enfermeras y entrenadores deportivos a Venezuela, pero este personal apenas alcanzó para disimular la cantidad de expertos en seguridad, milicias y grupos paramilitares. Se calcula que para 2007 había 30.000 cederretistas (miembros de los Comité de Defensa de la Revolución cubana) en Venezuela y 300 miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba en puestos claves de sus Fuerzas Armadas. En poco más de una década, lo expertos promedian que a cambio de este apoyo político y policial Cuba recibió alrededor de 90.000 barriles de petróleo diarios, el equivalente a 35 mil millones de dólares.
Un cartel de Fidel Castro vigilaba la entrada de la refinería Camilo Cienfuegos unos días después de su inauguración, en diciembre de 2007.Credit…Alejandro Ernesto/EPA
Es probable que los cubanos hubieran preferido que las cosas fueran diferentes —no tenemos cómo saberlo—, pero lo cierto es que tras seis décadas de Revolución, terminaron generando su propio modo de vivir: una mezcla de resignación y simpleza, algo así como desesperanza sin desesperación.

Cuando Raúl Castro y Barack Obama declararon en diciembre de 2014 la voluntad de restablecer relaciones diplomáticas entre sus países, creí ver el final de una gran historia que me interesaba contar. Desde el Chile neoliberal, exitoso y productivo, viajé muchas veces a esa isla donde el sueño socialista terminaba de desvanecerse. Como dijo el novelista Guillermo Cabrera Infante: “Un sueño que salió mal”. Y fui testigo de ese fracaso, pero también de una sensibilidad y un espíritu que mi país había perdido por la eficiencia y el apuro.

Casi nada se produce en Cuba (hasta azúcar están importando), muy pocas cosas funcionan (los neumáticos se “ponchan”, los ascensores se trancan, se sabe cuándo parte el tren pero nunca cuándo llega); los cubanos hacen colas para todo (para la papa, la guagua, la visa, la recarga del celular en ETECSA, la empresa estatal cubana de telecomunicaciones); en los supermercados compran lo que hay y no lo que quieren; trabajan muy poco. Y si bien la mayoría de ellos parece haber renunciado a sus derechos civiles —cuesta encontrar la palabra “democracia” en su vocabulario—, se las han arreglado para ejercer otro tipo de libertad, una ajena a la eficiencia y a la injerencia política y que radica en la renuncia a todo plan y a toda formalidad.

Un grupo de cubanos juega dominó en La Habana el 24 de febrero de 2008, mientras la Asamblea cubana elegía a Raúl Castro como el sucesor de Fidel.
Credit…Tyler Hicks/The New York Times

 

Supongo que tener la salud y la educación garantizada por el Estado ayudan a esto, porque la vivienda, que alguna vez también fue un derecho universal, escasea. El turista que visita Cuba desde la abundancia capitalista, no encuentra angustia, sino relajo, descuido, liviandad: una comunidad fuerte que así como se vigila se ayuda y como se somete se apoya. Cuba es uno de los países con menos delincuencia en el mundo. Hay, sin embargo, que volverse uno de ellos para adivinar las penas que esconden. El que no aguanta, se va.

En Venezuela, adonde volví hace pocas semanas tras seis años, en cambio, cunde la desazón y no se oculta. Son muchos quienes toman su cabeza a dos manos y se preguntan cómo es posible que el país más rico de América Latina esté viviendo esos niveles de deterioro. Tal como dijo Roger Waters: “Hasta ahora no hay guerra civil… ni hay encarcelamiento masivo de opositores”. Pero otras de las aseveraciones del músico de Pink Floyd, como que “no hay violencia y tampoco asesinatos… no hay eliminación de la prensa”, son lisa y llanamente falsas.

Datos de Naciones Unidas señalan que Venezuela tiene una de las tasas de criminalidad más altas del mundo y, “en 2018, al menos 205 muertes fueron atribuidas a las fuerzas especiales de seguridad venezolanas y otras 37 fueron presuntamente asesinadas en enero de 2019 en Caracas”, dijo la alta comisionada de los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

A propósito de la situación del periodismo, la expresidenta de Chile agregó: “Me inquieta el aumento de las restricciones a la libertad de expresión y de prensa en Venezuela”. Sus grandes diarios históricos, El Universal y El Nacional, están disminuidos a su mínima expresión. El Nacional ya no circula en papel y el edificio de El Universal, en pleno centro de la capital, parece una ruina deshabitada.

Es verdad que han nacido y se han fortalecido los medios independientes digitales —La Patilla, El Pitazo, Efecto Cocuyo, Prodavinci— pero la radio y la televisión están en buena medida controlados por el gobierno y muchos de sus periodistas han sido detenidos o amedrentados por los distintos cuerpos de seguridad del gobierno.

. . . . . . . . . . . . .. . .. . . . . . . . . . . . . . . . ..  . ..

Crímenes de lesa humanidad en Venezuela y Cuba

Por Alfonso Barba Caballero ABC – Luis Alberto Pintado Córdova – Si Crees, Innovas

El éxodo venezolano y los estragos de la crisis económica han generado en el país un paradójico fenómeno colateral: un notorio descenso de los niveles de inseguridad ciudadana y de homicidios.

El Observatorio Venezolano de Violencia contabilizó en 2020 la cantidad de  11.891 homicidios, 50% menos que en 2018, en el cual se registraron 23.000, y que entonces era una de las tasas más altas del mundo. De acuerdo a la OVV, la tasa de delitos en Venezuela ha conocido un declive progresivo desde 2017. El nivel de 2020, todavía muy grave, sería de 45 muertes por cada cien mil habitantes. En 2018, el promedio era de 91.

Los indicadores del Observatorio Venezolano de Violencia son un faro orientador para comprender la evolución de esta dolencia. Desde hace varios años, el Gobierno de Nicolás Maduro no ofrece datos de los niveles de delincuencia alarmantes, mantiene cerradas las fuentes informativas e impone la censura en los medios masivos.

El Observatorio de Violencia establece que, del total de 11 mil homicidios en 2020, 4.000 fueron cometidos por la propia Policía y la Guardia Nacional en este particular limbo en el cual ingresan, por igual, de acuerdo a lo que sostiene la Alta Comisionada de la ONU, Michelle Bachelet y muchas ONGs, culpables e inocentes.

La organización Archivo Cuba, con sede en Miami, señala, por ejemplo, que en el más de medio siglo que lleva la Revolución se fusilaron a 3.116 personas y otras 1.166 fueron ejecutadas extrajudicialmente, aunque reconoce que es “muy difícil” saber los números exactos.

Por su parte, el Instituto de Historia de Cuba, a través de su presidente René González, señala que fueron muchos menos casos y todos “en el marco de la ley, con transparencia y con causas probadas”.

Historiadores señalan que la primera etapa la mayoría de los fusilados fueron soldados o personas vinculadas al gobierno de Fulgencio Batista, quien huyó tras el inminente triunfo de la Revolución.

Así justificaban sus crímenes y el genocidio que declaro  Ernesto “Che” Guevara en 1964, ante la Asamblea General de las Naciones Unidas:

“Es una verdad conocida y la hemos expresado siempre ante el mundo. Fusilamientos, sí. Hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte (…) En esas condiciones nosotros vivimos por la imposición del imperialismo norteamericano. Pero eso sí, asesinatos no cometemos”. Una insana característica patológica de los psicópatas en el poder contra sus adversarios políticos. Ya no respetaban los derechos humanos, la libertad de expresión, la  religión ni la propiedad privada.

Concluyendo con cifras y abusos, repudiamos ambos regímenes totalitarios que devinieron en crímenes de lesa humanidad.

Vídeos para que la historia no se repita:

Inteligencia cubana estaría dominando a Venezuela: investigación – Testigo Directo HD.

Hugo Chávez y Fidel Castro unieron Cuba y Venezuela con su amistad. TeleSur TV

Fuente de galería de imágenes: El País

La policía detiene a un manifestante en Caracas durante las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro.
La policía detiene a un manifestante en Caracas durante las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro.
Activistas antigubernamentales se enfrentan a la policía durante las protestas contra el gobierno de Maduro, en Caracas.
Activistas antigubernamentales se enfrentan a la policía durante las protestas contra el gobierno de Maduro, en Caracas.
Manifestantes antigubernamentales sostienen fotografías de víctimas de la violencia durante las protestas en la Plaza Altamira de Caracas.
Manifestantes antigubernamentales sostienen fotografías de víctimas de la violencia durante las protestas en la Plaza Altamira de Caracas.
Manifestantes se enfrentan con integrantes de la Policía Nacional Bolivariana durante una protesta contra el gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro en la plaza Altamira en Caracas (Venezuela), 12 de marzo de 2014.
Manifestantes se enfrentan con integrantes de la Policía Nacional Bolivariana durante una protesta contra el gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro en la plaza Altamira en Caracas (Venezuela), El éxodo venezolano y los estragos de la crisis económica han generado en el país un paradójico fenómeno colateral: un notorio descenso de los niveles de inseguridad ciudadana y de homicidios de marzo de 2014. MIGInteligencia cubana estaría dominando a Venezuela: investigación – Testigo Directo HDUEL GUTIERREZ EFE

17 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Ambos países mantienen posiciones muy radicales sobre todo si hablamos de sus representantes, personajes que pese a la magnitud lamentable que implica vulnerar los derechos y lastimar a las personas pasaron esos límites y marcaron las historias mas lamentables para cada una de sus regiones. Desafortunadamente las malas decisiones y el hambre de poder ciega a las personas cada una en grado diferente. Muy buen articulo

  2. Ver la realidad de las cosas con estos “politicos” que creían que su ideología sería la mejor para el país, terminó llevándolos a la quiebra. Estos personajes tienen lo mismo en común, ansias de poder, lo cual los ciegan y toman las peores decisiones para su gente, lo cual hizo también que muchísimos se fueran en busca de un mejor futuro. Esperemos que el Perú nunca pase eso, o bueno que no pase por segunda vez.

  3. Situaciones muy preocupantes y lamentables, las dictaduras en América del Sur se caracterizaron por utilizar mecanismos de represión social y política similares, lo que viven estos paises es critica, las personas han sufrido y sufren ante el dominio de sus lideres, los demas paises vecinos y sus pobladores deben ser consientes de lo que una dictadura representa, no podemos por ningun motivo dejar que esto suceda en nuestros paises, por amor a nuestra gente y patria.

  4. Podemos comprobar nosotros mismos, la situación política de Venezuela es cada día más crítica. Frente a la falta de alimentos, una inflación, crisis energética, en 2018 la población se enfrentó al gobierno, pero no tuvieron victoria, por ende, empezaron a migrar a otros países vecinos y algunos se fueron a EE. UU y al continente europeo. El gobierno tiene en control político, militar y cultural, cuentan con una economía extractiva, no es suficiente para mantener a toda la población, por lo tanto, es necesario buscar otras fuentes de financiamiento. Si bien la industria petrolera representó el sustento económico a lo largo de toda su historia, en la actualidad está en declinación y no es suficiente. Es importante el desarrollo económico para los ciudadanos, pero al gobierno no le interesa nada de eso, solo busca sacar provecho de la posición estratégica geográfica en la que se encuentran, obteniendo un sinfín de beneficios y recursos económicos por parte de sus aliados, como Cuba, Rusia.

  5. Si me preguntaran cual es el problema de la izquierda socialista revolucionaria es la duplicidad de taras ya retrógrada, anacrónica y cautiva en el espacio tiempo con una dosis de inactividad y falta de un programa real y viable.
    Es decir, estamos leyendo en el presente artículo como las dictaduras “socialistas” porque de eso ya solo queda el nombre porque solo sirven a una pequeña èlite o un grupo de militares para mantenerlos en el poder.
    A su vez, fuimos espectadores de como el casi dinástico gobierno cubano fracasó en su búsqueda de desarrollo y bienestar para toda la isla, sino que terminó convirtiéndose en lo que juró destruir una anquilosada y gangosa élite corrupta y beneficiaria de los principales cárteles, muchas veces, como en el caso venezolano, asociado con diversos grupos criminales.
    Después de ello, es importante entender que, la ideología como tal debe rebatirse en el campo argumentativo en tanto grupo de ideas se refiere. Sin embargo, es más imperioso que lo ya mencionado comprender que como proyecto nacional es inviable al punto de suspender en la historia a naciones completas, por lo que debemos ser vigilantes, en nuestros países, para evitar que situaciones así se repitan y de hacerlo, saber cómo actuar o qué medidas tomar.

  6. En la larga historia de la Humanidad no ha existido ideología más tiránica ni más criminal que el comunismo, que encarceló a mil millones de personas en sus propios países y asesinó a más de 100 millones de seres humanos, cinco veces más que el horror del genocida Hitler y su nacionalsocialismo (Rummel, 1987; Courtois et al, 1997). En términos absolutos la mayor parte de los asesinatos del comunismo fueron cometidos por Lenin y Stalin en la Unión Soviética y Mao en China. En términos relativos la mayor atrocidad comunista corresponde a los Jemeres Rojos en Camboya, quienes ejecutaron a la cuarta parte de la población de su país (dos millones de personas). De hecho, tras un siglo de experimentos comunistas en docenas de países de cuatro continentes no encontramos un solo ejemplo, ni uno, en que el comunismo no haya sido sinónimo de represión, tortura, corrupción, destrucción de la libertad y muerte, pobreza para el pueblo y lujo para sus dirigentes. Tanto es así que los estados comunistas tuvieron que levantar muros y alambradas en las fronteras no para evitar que entraran los de fuera, sino para evitar que salieran los de dentro, deseosos de huir del infierno comunista. Fue la primera vez en la Historia que ocurría algo así.
    En tiempos más recientes se ha desarrollado en Hispanoamérica un comunismo de corte bolivariano apoyado por la vieja dictadura comunista de Cuba y cuyo mayor exponente ha sido la Venezuela de Chávez y Maduro, tiranía que en tan sólo veinte años ha destruido por completo un país rico, propietario de las mayores reservas de petróleo del planeta, llevando al exilio al 15% de su población y provocando el mismo resultado de siempre: represión, tortura, enorme corrupción, destrucción de la libertad y muerte; hambre y miseria para el pueblo y lujo para sus dirigentes. Todo esto demuestra el fracaso del comunismo en el mundo y pensar que hay jóvenes útiles que todavía siguen estas ideologías genocidas con un sectarismo terco y estúpido.

  7. Las muertes atribuidas indirectamente al Estado cubano, a los fallecidos durante su huida de la isla en busca de libertad, pero no las ahogadas en el mar. La diáspora cubana cuenta con más de 2,5 millones de personas, la mitad de ellas, viven en la actualidad en el estado de Florida, en EE UU. Archivo Cuba no ha podido documentar todos los ahogamientos con precisión, pero calculan que serían unos 20.000. Es fuente internacional que investiga violación de derechos humanos.
    Según los documentos 7.365 personas han muerto y sólo hay un responsable: el régimen de los Castro. Alrededor de 5.775 personas fueron directamente ejecutadas, la mayoría en pelotones de fusilamiento en los primeros años del triunfo de la Revolución, aunque a lo largo de estas últimas décadas también se han registrado asesinatos deliberados o extrajudiciales por parte de las autoridades cubanas.
    El éxodo y fuga de Venezuela superan los 9 millones de personas por el mundo. CASTRO, CHÁVEZ, MADURO MAZETTI, ZAMORA Y VZCARRA SON GENOCIDAS EN DISTINTAS COYUNTURAS.

  8. El régimen castrista tiene un largo historial de ejecuciones, desapariciones, asesinatos extrajudiciales, opresión a la disidencia así como a los periodistas, que tratan de ejercer el derecho fundamental a la libertad de expresión.
    Cuando Fidel Castro murió fueron muchos los que en diversas partes del mundo celebraron su fallecimiento: enemigos, no le han faltado nunca. El líder de la Revolución ha muerto en su cama y en una Cuba comunista, a pesar de lo que se auguró y conspiró en su contra. Por mucho que se quiera almidonar su figura –por respeto a los familiares del nonagenario–, lo cierto es que Castro gobernó el país caribeño con excesiva mano dura y hay muchas sombras que examinar. En los 57 años que lleva en curso el régimen castrista, han fallecido y desaparecido unas 10.000 personas, la mayoría de ellas ejecutadas o asesinadas extrajudicialmente.
    A la muerte del practicante de brujería Hugo Chávez los que sufrieron persecución y sus familiares fueron asesinados celebraron. Ambos grandes genocida, como Maduro. En el Perú Vizcarra por su vacunación junto con toda su familia incluso el enamorado de su hija y de los funcionarios que dejaron morir a miles de peruanos también son demitos de lesa humanidad coludidos con comunistas y morados caviares.

  9. El Archivo Cuba está compilando de vidas perdidas por causa de la Revolución Cubana durante dos dictaduras, la de Fulgencio Batista (1952-1958) y la actual. Dicha organización sin ánimo de lucro sólo reporta casos documentados sobre los cuales ha podido obtener datos fiables, lo que es muy difícil dado el control que hay en Cuba. La entidad estima que la cifra real de víctimas cubanas es más de 10 veces mayor. Hubo más muertos en los tres primeros años de Castro que en los 16 de Pinochet
    Fidel CASTRO SUPERO A PINOCHET Y LAS DESAPARICIONES DE MADURO Y CHAVEZ SUPERAN A TOSOS LOS DICATORES DE AMÉRICA. ESTAMOS ANTE GENOCIDAS
    Además, y de esto nadie acusa a Pinochet, Fidel Castro dejó cientos de miles de muertos regados por el mundo; exportó su modelo tenazmente hacia casi toda la América Latina y África, así como a países de Oriente Próximo, mediante intervenciones armadas, terrorismo y subversión. Los ejemplos sobran. Las víctimas del castrismo incluyen estadounidenses asesinados en el corazón de Wall Street en Nueva York por el grupo terrorista puertorriqueño FALN, apoyado, adiestrado y financiado por Cuba. En Venezuela, las bandas criminales que hoy día siembran el terror y ya se han cobrado miles de vidas fueron entrenadas por Cuba.

  10. Que buen inicio del artículo. La Revolución cubana encontró en Venezuela el apoyo económico necesario para sostener su fracaso financiero, mientras que la revolución bolivariana buscó en Cuba el prestigio simbólico que le faltaba. Hoy, ambos proyectos insignes de la izquierda latinoamericana parecen ejercicios fallidos y su futuro, indisolublemente unido. Un plan político que conlleva muertes es inhumano, es cultura de la muerte. Cayeron en el genocidio. Esperemos que nunca más se repitan y sobre todo en el pero donde abundan los izquierdistas que solo generan contradicciones sociales y se acostumbran a que el estado soluciones todo y su iniciativa privada es nula. La izquierda es una lacra.