Por: Mg. Miguel F. Barrutia Torres. Historiador y docente del  CEPREVI-UNFV

La música criolla peruana es una mezcla de elementos europeos, indígenas y africanos que se desarrolló en los barrios populares de Lima con guitarra, cajón y castañuelas, acompañados de una potente voz y un buen pisco. Siempre es una alegría y placer, escuchar y bailar un vals, una polka, una marinera en cualquier momento. He aquí  algunos hitos en la historia de este género musical.

A principios del siglo XX, Francisco Ferreyros, bohemio y popular, cantaba a capela y a todo pulmón limpio en la Alameda de los Descalzos  temas destacados como “Luis Pardo”, “China hereje” o “Idolo” y “Celaje”.

En 1915: Eduardo Montes y César Manrique, ‘los padres del criollismo’, grabaron 182 temas de la llamada “Guardia vieja” de la música criolla en Estados Unidos gracias a la Columbia Phonograph & Company, una de las primeras disqueras del mundo, siendo el primer dúo en abrazar la fama internacional.

Entre 1930 y 1950 “La limeñita y Ascoy” (los hermanos Rosa y Alejandro Ascoy)  así como, las hermanas Noemí y Graciela Polo (“Las limeñitas”) marcaban época en la radio.

En 1930, Felipe Pinglo Alva, ‘el bardo criollo’ compuso “El plebeyo”, vals que lo inmortalizó. En 1939 se estrenó “Gallo de mi galpón”, película peruana donde participa interpretando esta canción una adolescente Jesús Vásquez, quien años después se convertiría en la absoluta e indiscutible ‘Reina y señora de la canción criolla’. De su amplísima discografía, destacan dos interpretaciones: “Envenenada” y “Engañada”.

En 1936, César Miró compone “Se va la paloma” en homenaje a la Virgen del Carmen, ‘Patrona del Criollismo’. Tiempo después compuso “Todos vuelven”, un entrañable homenaje a los inmigrantes peruanos en el extranjero.

En esos años el público se rendía ante las magníficas interpretaciones de “Idolatría”, “Madreselva” y “Ocarinas”, compuesta por la extraordinaria Eloísa Angulo.

En 1944, el Presidente Manuel Prado declaró el 31 de octubre como Día de la canción criolla. La celebración fue establecida el 18 de octubre de 1944, para que coincida con la festividad del Señor de los Milagros. ​ En esa fecha, la primera celebración, se realizó un izado de banderas peruanas en todo Lima y Callao y una misa en la Iglesia del Carmen por los músicos criollos fallecidos. Posteriormente se trasladó al 31 de octubre, ​ fecha en que falleció la cantante Lucha Reyes.

En esos tiempos, grupos como ‘Los embajadores criollos’ y su primera voz Rómulo Varillas se apoderaban de los gustos populares a través de temas como “Alma corazón y vida”, “Víbora”, “Alma de mi alma”, “El tísico”, “Lucy Smith”; mientras que ‘Los Morochucos’ se hacían conocidos entre los sectores burgueses de la sociedad con “El huerto de mi amada” de Felipe Pinglo Alva; “Anita”, “Nube gris” entre otras bellas melodías.

En 1950, Chabuca Granda compone “La flor de la canela”, tema emblemático en su amplio repertorio. Luego vendrían otras joyas musicales como “José Antonio”, “Fina estampa”, “Cardo y ceniza” entre otras canciones inolvidables y extraordinarias.

En 1953, el ‘Carreta’ Jorge Pérez triunfa con “Yo la quería, patita” de Mario Cavagnaro, quien compone además “Lima de octubre”, “El rosario de mi madre”, “La noche de tu ausencia”, “La historia de mi vida”.

Por esos años, Óscar Avilés, la ‘primera guitarra del Perú’, fundó y dirigió el grupo ‘Fiesta criolla’, cosechando grandes éxitos. Otro conjunto musical, “Los Kipus”, con Carmen Montoro, logrará una gran aceptación ante un cada vez más exigente público nacional e internacional. Entre sus éxitos figuran “¿Por qué sigues llorando?”, “Cariñito”, “Rosa té” y “Nada soy”.

En 1963: la reconocida cantante y compositora Alicia Maguiña se consagró con “Indio”. Posteriormente sacó brillo a su talento con “Viva el Perú y sereno”.

Esther Granados, ‘la reina de la jarana’ se hace célebre con la frase “Solita me jaraneo” y con canciones como “Suspiros” y “Falso amor”.

Maritza Rodríguez, ‘la princesita de la canción criolla’ encandila, sellando su inconfundible estilo y aguda voz, con “La perla del Chira” e “Ilusión perdida” entre otros. éxitos.

Arturo, ‘Zambo’ Cavero se convierte en ídolo con “Cada domingo a las doce, después de la misa” de Augusto Polo Campos y “Nuestro secreto” de Félix Pasache.

Lucha Reyes, ‘la morena de oro’ se consagró con el tema “Regresa” de Augusto Polo Campos. Luego triunfa también con “Tu voz”, “Como una rosa roja”, “Una carta al cielo” y “Jamás impedirás”.

En 1973, Luis Abanto Morales se identifica con “Cholo soy y no me compadezcas” y “El provinciano”, temas que describen las vivencias y sentir del migrante andino en Lima.

Un 31 de octubre de 1973, día de la canción criolla, fallecía Lucha Reyes y se convierte en leyenda. Poco antes de morir grabó una inmortal interpretación con “Mi última Canción” de Pedro Pacheco.

Entre 1970 y 1980 irrumpen con fuerza las cantantes de la llamada “Guardia nueva de la música criolla”: Edith Barr, Cecilia Bracamonte, Aurora Alcalá, Cecilia Barraza, Verónikha, Tania Libertad, Lucía de la Cruz, Eva Ayllón, Bartola, Iraida Valdivia entre otros grandes, que serán los referentes musicales en los años siguientes.

En 1970, Verónikha triunfó en el Festival de Sullana, reemplazando a la mismísima Lucha Reyes(quien no pudo asistir por enfermedad) con el vals “Yo tengo una pena” de Augusto Polo Campos, iniciando una meteórica carrera musical con temas de José Escajadillo como “¿Qué nos pasó a los dos?”, “Donde tú vayas”, “Cada día”, “Jamás impedirás”, “Las horas que perdí” así como, “Otra vez corazón “y “No sé” de Juan Mosto.

Por su parte, Los Hermanos Zañartu derrochan talento con “Tiéndeme la mano” de Alberto Haro y “Si me quedo, ¿qué me das?” de Óscar Avilés.

En 1975, Augusto Polo Campos compuso en pocos minutos “Contigo Perú”, insuperable en la voz de Arturo, ‘Zambo’ Cavero, la cual es considerada por muchos como un segundo Himno Nacional y que tuviera resonancia internacional en el Mundial de Rusia 2018 emocionado hasta las lágrimas a nuestros compatriotas dejando estupefactos a los extranjeros.

En 1987, mediante una resolución del Presidente Alan García Pérez son consagradas como “Las seis grandes de la canción criolla” Jesús Vásquez, Eloísa Angulo, Delia Vallejos, Teresa Velásquez, Esther Granados y Alicia Lizárraga. Conllevando al 3 de junio de 1987, la Organización de Estados Americanos(OEA), declaró como patrimonio artístico de América a Jesús Vásquez, Augusto Polo Campos, Arturo “Zambo” Cavero, Óscar Avilés y  Luis Abanto Morales.

Mención aparte, hay que destacar el folklore afroperuano con Porfirio Vásquez, los hermanos Nicomedes y Victoria Santa Cruz, Manuel Donayre, Lucila Campos, la agrupación de “Perú negro”, entre muchos más.

Humildemente, pido disculpas por obviar a tantos exponentes de nuestra música ya sea por ignorancia o espacio. Sin embargo, solo me queda decir que todos los 31 de octubre: ¡FELIZ DÍA DE LA CANCIÓN CRIOLLA! y por la fecha de esta publicación ¡Feliz Navidad y próspero Año Nuevo! Que Dios bendiga al pueblo peruano.

Vídeo: Día de la Canción Criolla: un repaso por su historia. Fuente: RPP

Vídeo: La Historia de la Música Criolla – UPC. Fuente: Andrea Chávez.

Vídeo: Sucedió en el Perú – Historia de la música Criolla – Bloque 1. Fuente: sucedióenelperú

Vídeo: Sucedió en el Perú – Historia de la música Criolla – Bloque 2. Fuente: sucedióenelperú

Vídeo: Las 10 Mejores Canciones Criollas. Fuente: Edro Garco

 

26 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. El amor, la tristeza, la belleza. el odio y el perdón, el sufrimiento y la felicidad del pueblo; todo esta´expresado en este artículo.

  2. Me gusto un detalle de la fotografía donde están en un callejón, observar los peinados y vestimentas de la época de los años sesenta – setenta la caja de cartón de cerveza cristal y los músicos de canción criolla, hermosa foto del recuerdo.

  3. El revolucionario de la canción popular: Felipe Pinglo Alva.«El plebeyo» planteó un drama social porque Luis Enrique, el personaje principal, era el plebeyo que amaba a una aristócrata pero su amor es condenado por la sociedad:
    “Mi sangre aunque plebeya también tiñe de rojo / el alma en que se anida mi incomparable amor / ella de noble cuna y yo, humilde plebeyo / no es distinta la sangre ni es otro el corazón / Señor, ¿por qué los seres no son de igual valor?”
    Felipe Pinglo con su abundante y extraordinaria producción, estaba revolucionando e inaugurando un nuevo capítulo en la historia de la música criolla peruana.

  4. Esos guitarristas que hacían hablar y llorar las canciones criollas serán siempre lo máximo. Los cantantes nunca morirán son inmortales viven en nuestros corazones por generaciones. Lindo artículo por su expresión popular. Punto peruano y campeones culturales.

  5. Entre los guitarristas más importantes del siglo XX, se encuentran:
    Óscar Avilés, Lucho Garland, Pepe Torres, Rafael Amaranto, Vicente Vásquez, Alejandro Rodríguez, Carlos Montañez, Álvaro Pérez, Enrique Delgado, Máximo Arteaga, Adolfo Zelada, Javier Munayco, Pepe Ladd, Rolando Gómez y muchos más que cultivan la guitarra tradicional criolla.
    Entre los guitarristas innovadores, el pionero en los años 1950 fue Lucho Garland incorporando elementos armónicos y disonantes al cancionero criollo. Siguiendo y perfeccionando su línea surgieron Carlos Hayre en los sesenta y setenta y posteriormente Álvaro Lagos, Félix Casaverde, Santiago “Coco” Linares, Coco Salazar y Lucho González.
    Comparto esto para los seguidores de la música criolla.

  6. Recordar es vivir con alma, corazón y vida. La primera celebración del Día de la Canción Criolla consistió en una serenata realizada ese 31 de octubre, en la Plazuela Buenos Aires —en Barrios Altos, en el jirón Huánuco (entre los jirones Cusco y Miroquesada)—, y que se inició a las nueve de la noche. Se presentaron glorias del criollismo como La Limeñita y Ascoy, el dúo Romero – Monteverde, y Máximo Garrido, entre otros artistas. Me gusto esta lectura.

  7. Hermoso saber que los emprendedores peruanos y el pueblo en general se impregne de cada momento histórico, desde la época colonial hasta ahora, para ir plasmándose de diferentes maneras en la cultura musical del Perú a través de los instrumentos musicales utilizados, las formas y contenidos de los cantos, los bailes y otros elementos.
    Entre los géneros más representativos de la música criolla incluyen el vals peruano y la polca peruana. Se extiende también como música criolla a la marinera, el huayno, el tondero y el festejo.

  8. Tocaron la yema del gusto de la peruanidad. Los representación de los mejores exponentes de nuestro criollismo, los inmortales de la canción peruana, siempre vivirán en el corazón del pueblo.

  9. Soy un peruano que se emocionó mucho hasta escarapelarme la piel por este hermoso artículo. Sabía que el valses de origen vienés, mazurcas, con la influencia de la música francesa, italiana e incluso polaca, afinaron la cultura popular limeña se fue perfilando a través de la transformación y decantación de géneros, dieron forma a nuestra música nacional que identifican lo peruano.

  10. Un buen aporte para nuestro orgullo nacional. lo mejor de lo mejor de nuestro criollismo. Felicitaciones.

  11. La música criolla es un género variado de la música peruana característico de la costa peruana que tiene influencias y mezclas musicales y rítmicas desde de los colonizadores españoles, la gente indígena nativa del Perú y los esclavos africanos. Un artículo excelente.

  12. El Consejo Directivo de la Revista universitaria Si crees, Innov@s tiene el honor de presentar a Miguel Barrutia Torres, docente de la UNFV con este excelente y emocionante artículo de orgullo de peruanidad: “Una breve reseña histórica de nuestra música criolla”. Bienvenido Miguel con tus aportes históricos de identidad y compromiso nacional.

    • Agradezco al Consejo Directivo de la Revista Universitaria Si crees, innov@s por la oportunidad que me brinda. Muchos éxitos y felicitaciones por ser difusores de ciencia y cultura.